La Redacción

Protestas contra el MendoTran y represión

Publicado en País Martes, 08 Enero 2019 17:42

La desastrosa implementación del nuevo Sistema de Transporte ha generado rechazo y protestas en contra del mismo. Manifestaciones, ruidazos y concentraciones en el gran Mendoza han tenido como objetivo demostrar el rechazo al MendoTran y a un nuevo ajuste que perjudica a las mayorías mendocinas.

El cambio de recorridos y la suba del boleto esconden un plan de ajuste brutal que lleva Cornejo en la provincia de Mendoza alienado al saqueo que implementa Macri en el país. Todo es nuevo en este sistema excepto las mismas familias que son dueñas de las empresas que manejarán todo el transporte público en la provincia. “Manejarán un presupuesto de 6.400 millones de pesos, el dinero que el Estado les pagará“[1] el cual es pagado por la cantidad de kilómetros recorridos. Es por ello que se han eliminado líneas para bajar los costos a las empresas y se obliga al usuario a tomar varios colectivos para llegar a destino.

Como ya hemos señalado antes, todo plan de ajuste que perjudique a las mayorías debe ir acompañado de represión. En el gobierno de Cornejo no hay excepciones y menos con el Código de Faltas vigente. Tal es el caso en Las Heras donde en una manifestación detuvieron de forma arbitraria a 2 hombres (Tomás Francisco Donato y Claudio Omar Guevara) y a una mujer (Brenda Flores)[2], fueron violentados por la policía y aún no han sido liberados. Esta situación revela la hostilidad que reina en la provincia por este nuevo sistema que solo perjudica a los trabajadores, estudiantes, jubilados, etc. es decir, a las clases más vulneradas y desprotegidas bajo el gobierno radical.

VÍDEO:

 

Cambiemos y sus estrategias de siempre, tratar los temas que hoy aquejan a nuestra sociedad por encima del conflicto de fondo. A los argentinos y argentinas nos cuesta cada vez más llegar a fin de mes, ante esto, surge un nuevo proyecto para combatir la inseguridad reinante, en términos propagandísticos para sacarle rédito político, porque en términos reales no parecen observarse soluciones concretas para que el pueblo argentino viva dignamente.

Por Gimena Fuertes

«El que las hace las paga», tuiteó este lunes al mediodía la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, tras haber detenido a un condenado de abuso sexual prófugo. La propaganda punitivista que se enmarca en la seguidilla de propuestas en materia de seguridad –la baja en la edad de imputabilidad, la deportación de extranjeros, entre otras– es analizada por analistas políticos como el eje proselitista que más explotará Cambiemos en el inicio del año electoral.

Más allá de que haya o no resultados concretos para la población en el combate al delito, los encuestadores coinciden en que el discurso de mano dura es una herramienta para desplazar de la agenda a los problemas económicos.

Primero fue el «protocolo Chocobar», el nuevo reglamento que habilita a las fuerzas federales a usar armas letales sin necesidad de dar voz de alto. Le siguió el anuncio de la compra de pistolas Taser que descargan electricidad al contacto con las personas. Y en las últimas horas, el Gobierno reflotó la iniciativa legislativa de bajar la edad de imputabilidad y volvió a hacer blanco sobre los extranjeros.

Los analistas coinciden en que no hace falta que las medidas sean efectivas a la hora de reducir los índices delictivos, sino que es suficiente –en términos electorales– con que el Gobierno sostenga el discurso de mano dura. «No es que les esté dando resultados en términos fácticos o no, sino que les da resultados en la centralidad de la agenda, que es emocional y no tiene que ver con resultados. Nadie cree que se haya reducido la inseguridad, pero le valoran el discurso. No hay ningún focus group que diga que estamos mejor, sino que se premia el discurso sin importar los resultados. Todas las propuestas polémicas aseguran centralidad en la agenda, y desplazan la agenda económica», asegura el sociólogo Ignacio Ramírez.

En diálogo con Tiempo, el director del posgrado de Opinión Pública y Comunicación Política de Flacso Argentina agregó: «Se da la paradoja de que la preocupación por la inseguridad, que siempre perjudicó al gobierno de turno por la responsabilidad que la ciudadanía le atribuye, ahora no se da así. Es el mismo Gobierno el que a través de estas medidas le da centralidad», agregó.

Ricardo Rouvier, encuestador y director de la consultora Ricardo Rouvier & Asociados, analizó los tiempos de la táctica del oficialismo. «Desde la corrida cambiaria el gobierno adoptó una posición más acorde con su íntimo pensamiento», puntualizó.

Y agregó: «Antes, con el gradualismo, había una especie de hipocresía o temor. Ahora son más auténticos y coherentes con su ideología. Este año vamos a ver un festival de comunicación con narcotraficantes en el piso esposados con la droga al lado, acciones duras de la Policía y todas las fuerzas de seguridad como Gendarmería. Va ser parte de la campaña electoral. El gobierno no puede mostrar que el precio de la carne bajó o que los ingresos de la gente subieron. Hay un voto resignado, son votos para que luchen contra los “chorros»».

En ese sentido, Ramírez definió: «Si no hay progreso, que haya orden». «Las credenciales económicas, arquitectura de la marca Cambiemos que incluía gerenciamiento y eficiencia como sinónimo del sector privado, se desarmaron ante el fracaso económico. Para reformular el contenido de la marca es necesario acelerar el desplazamiento ideológico hacia la derecha”.

Y subrayó: “Bullrich y su agenda tienen mucho protagonismo a la hora de explicar el vínculo de Cambiemos con el que electorado que respalda al gobierno a pesar del fracaso económico. A ese electorado el Gobierno le está satisfaciendo una parte de sus demandas y sus pulsiones ideológicas. No alcanza con el anti kirchnerismo», sentenció.

Ramírez sostuvo que el discurso punitivista «al gobierno le está funcionando muy bien, desde la perspectiva de la opinión pública”. Y agregó: “Lo veo eficaz para el gobierno, que no cumplió, sabe que no va a cumplir con las expectativas materiales y se dedica a cumplir y revolver las pulsiones ideológicas de su electorado más de derecha, que le asegura el piso electoral con el que entra a un balotaje».

Una encuesta de Management & Fit –sobre una muestra de mil casos en el AMBA– reveló en diciembre pasado que, si bien el protocolo «Chocobar» es aceptado, también existe una amplia sospecha en la población sobre su utilización proselitista.  

La consultora que dirige Mariel Fornoni reveló que casi el 60 por ciento de los consultados está «muy de acuerdo» (37,4%) o «algo de acuerdo» (21,8%) con que las fuerzas de seguridad puedan disparar sin dar la voz de alto o sin que el delincuente dispare antes. En tanto, casi el 40 por ciento se opone, ya que los que están «algo en desacuerdo» suman un 9,9% y los que están «muy en desacuerdo» son un 29,7% de los encuestados. Esta consultora también reveló que hay una amplia mayoría (61,9%) que considera que el Gobierno busca rédito electoral, contra el 38,1% no lo considera así.

Nota publicada en:

https://www.tiempoar.com.ar/nota/una-estrategia-para-esquivar-la-agenda-economico-social

 

Cornejo también se perdió con el Mendotran

Publicado en País Lunes, 07 Enero 2019 19:29

 

Por Marcelo Zentil

Alfredo Cornejo transita los días más complicados desde que está al frente del Gobierno y también los de mayor riesgo para la continuidad de su proyecto político. Todo por Mendotran. Si logra calmar los reclamos, podrá respirar aliviado. Pero si los usuarios de micros no perciben una mejora real, el camino hacia las elecciones para el oficialismo será cuesta arriba.

El nuevo sistema de transporte ha generado enojo y hasta furia entre los mendocinos como nunca antes lo hizo ninguna de sus reformas. Acostumbrado a un apoyo popular “pasivo”, como el que ofrecen las encuestas, de pronto el Gobernador terminó apuntado por las críticas.

Es cierto que ha debido afrontar otros reveses en los últimos tres años, no muchos, pero en general fueron lo que acostumbramos a calificar como “derrotas políticas”. Integran esa corta lista la frustrada reforma constitucional con reelección incluida que no llegó a presentar; la ampliación de la Suprema Corte de siete a nueve miembros, que aún espera en la Legislatura los votos que nunca pudo juntar, y si se quiere hasta los cambios a la ley antiminera, que impulsaba un sector del PJ y que él acompañaba con callado entusiasmo.

Pero hasta ahora ninguna de sus decisiones había afectado inmediata y sensiblemente la vida de tantas personas ni había logrado unificar las críticas. El ítem Aula, por ejemplo, fue rechazado por el grueso de los docentes y los gremios estatales, pero a la vez fue apoyado por una mayoría silenciosa de mendocinos.

Esta vez, el rechazo trasciende a un sindicato y atraviesa varias capas sociales. En los micros viajan las clases baja, media baja y media, pero también los hijos de la media alta, que no siempre tienen a sus padres dispuestos a llevarlos en auto adonde quieran.

Todos ellos conforman el tercio de los habitantes del Gran Mendoza que a diario usan el transporte público.

Demasiada gente, demasiados votos y poco margen para maniobrar.

Hace algo más de un mes, ya hubo otro plan oficial que despertó más críticas que apoyos: el inicio de clases el 18 de febrero para completar 190 días en el año. La reacción contraria fue tal que se decidió dar marcha atrás rápidamente y el reconocimiento del error fue bien visto.

En el caso del Mendotran es distinto. No se trata de una idea tirada al aire. Lleva dos años de estudio y preparación. Por eso la pregunta que recorre una y otra vez las cabezas oficiales es ¿qué salió mal?

Tal vez lo que más sorprende es que haya habido dos traspiés del Gobierno tan seguidos, algo más típico de la gestión nacional de Mauricio Macri, que ha vivido a prueba y error. Es como si Cornejo hubiera perdido “el toque” que lo diferenciaba y el desgaste por el tiempo transcurrido esté influyendo más de lo que se cree. Ningún equipo puede jugar concentrado los 90 minutos.

El propio Cornejo ha dicho públicamente que el cambio que se venía no lo dejaba dormir.

De hecho, el 1° de enero, tras seis días de vacaciones, regresó apurado de Chile para estar en el arranque.

Pero en la previa del estreno, el Gobierno no pareció poner el énfasis adecuado en la profundidad de los cambios para alertar a todos los usuarios sobre la necesidad de informarse.

Se confió excesivamente en la comunicación a través de redes y en el uso de la tecnología, pero no bastó. Lo cierto es que muchos terminaron de entender qué micros debían tomar cuando recibieron la revista con los nuevos recorridos.

El problema fue que ya estaba en marcha el Mendotran y que no sabían dónde subirse.

Tal vez si las revistas hubieran llegado antes a los pasajeros, se habría evitado el caos de los primeros días. Así como se hubieran ahorrado reproches si el viaje gratuito regía desde el primer minuto y dejaba el aumento a 18 pesos para cuando ya estuviera asentado.

Quizás sea pronto para juzgar si el Mendotran es positivo o negativo, habrá que dejarlo correr unos días más, que las frecuencias se acomoden, que los recorridos que se sumarán desde mañana acerquen al Centro a quienes habían quedado aislados y que los choferes terminen de conocer su camino, porque así como algunos ayudaron a los pasajeros, otros parecieron agitarlos.

El miedo al cambio es intrínseco al ser humano y los usuarios de colectivos pasaron los primeros tres días experimentando la misma sensación que uno tiene cuando se sube al micro equivocado y empieza a recorrer calles desconocidas.

Por eso, el Gobierno debe estar preparado para no conformar a todos. Así como se queja el que antes se tomaba el micro en la puerta de su casa y ya no lo puede hacer, también se queja el que antes debía caminar y ahora tiene un recorrido por su calle que lo despierta de la siesta.

El anterior sistema estaba lejos de ser bueno y nadie estaba conforme con las frecuencias, el estado de las unidades y los recorridos, pero en este caso parece aplicar aquel viejo refrán que dice que “es mejor malo conocido que bueno por conocer”.

Cornejo asumió un gran riesgo cuando, en la larga transición de 2015, le pidió a su antecesor, Paco Pérez, que frenara la nueva concesión de transporte. En aquel momento, la adjudicación se vencía y el anterior gobierno, que parecía encaminado a renovarla sin mayores cambios, no opuso resistencia al pedido del radical.

De cómo termine esta crisis, la mayor que debió enfrentar, dependen en buena medida las chances electorales oficialistas. Si el cambio termina convenciendo, entonces Cornejo podrá pensar en su sucesor y sus opositores internos en candidatearse. Pero un gran traspié será usado por toda la oposición, en particular el peronismo, como principal eje de campaña. El daño puede ser grande.

 

Link de la nota:

https://losandes.com.ar/article/view?slug=cornejo-tambien-se-perdio-con-el-mendotran-por-marcelo-zentil

 

Los argentinos acabamos de finalizar un año terrible. Despidos masivos, incremento de la pobreza y una política de tarifazos que parece no tener fin. De hecho, el 2019 no pareciera ser diferente. A pocos días de comenzar el año, mientas Macri descansa en sus ya 100 días de vacaciones desde que asumió, se publicaron los futuros aumentos de luz, gas y trasporte público.

Un 3 de enero de 1833 las Islas Malvinas fueron ocupadas por fuerzas británicas que desalojaron a la población argentina establecida allí legítimamente.

El ataque fue dirigido por el capitán británico John James Onslow, quien izó la bandera inglesa y deportó a los antiguos pobladores a la Argentina. Desde entonces, las islas están ocupadas ilegalmente por Reino Unido.

Sin embargo, desde la restauración de la democracia en Argentina en 1983, el país suramericano ha emprendido numerosas iniciativas para recuperas las Malvinas por vías legales. Lucha que ha retroceso desde la llegada de Mauricio Macri a la presidencia.

Argentina es apoyada por la mayor parte de la comunidad internacional en su reclamo, como el Grupo de los 77 y China.

Además, las Naciones Unidas reconocen la existencia de una situación colonial en las Islas Malvinas y las define como territorio no autónomo, cuya soberanía es reclamada por Argentina.

 

Retrocesos en el reclamo de las Malvinas 

En entrevista para teleSUR, el profesor de relaciones exteriores de la Universidad de La Plata y miembro del grupo social Quebracho, Facundo Escobar, afirmó que el Gobierno de Mauricio Macri está llevando una política diametralmente opuesta a la del kirchnerismo en relación a las Islas Malvinas.

Facundo Escobar aseguró que el Estado argentino está cediendo el derecho no solo de tres islas sino sobre más de tres millones de kilómetros cuadrados y los recursos naturales y minerales existentes en la zona.

En septiembre de 2016, Macri firmó una declaración con el Reino Unido para promover el intercambio comercial y más vuelos a las islas. De esta forma, fue reeditada la fórmula del paraguas del expresidente Carlos Menem (19891999), que establecía «estrategias» para abrir una negociación por soberanía, que nunca se logró.

El decreto firmado por Macri no incluyó ninguna protesta por la existencia de una base militar británica, en contradicción con la resolución de Naciones Unidas que prohibe acciones inconsultas.

Asimismo, durante su mandato Macri ha olvidado en reiteradas ocasiones el reclamo por la soberanía de las Malvinas.

En septiembre de 2018, durante la Asamblea General de Naciones Unidos, intentó reparar su falla, pero no supo pronunciar el nombre de una de las islas. Mientras daba su discurso ante los líderes de la ONU, Macri dijo «Sánguches» del Sur», lo cual le valió múltiples críticas en su país.

Poco después, el 30 de noviembre, Macri se reunió con la primera ministra británica Theresa May en el marco de la Cumbre del G-20. Los mandatarios  se comprometieron a fortalecer el vínculo comercial entre el Reino Unido y el Mercosur, pero nunca hablaron de la soberanía argentina sobre las Islas Malvinas.

May, por su parte, dijo: «Tengo claro que nuestra posición sobre la soberanía de las Malvinas no ha cambiado. Pero lo que ha cambiado en los últimos meses es que hemos visto mejores relaciones con Argentina».

El 3 de diciembre, Macri se refirió al encuentro con May y expresó que «la reunión fue bajo el entendimiento de que los reclamos históricos permanecen y que nadie renuncia a ellos, y seguiremos batallando y discutiendo y poniendo el tema sobre la mesa».

El mandatario alegó que los reclamos por la soberanía «es mucho mejor» que se den «manteniendo una relación» positiva.

 

Presencia militar 

Gran Bretaña instaló en las islas la base de Mount Pleasant con 1.500 efectivos militares destacados y otros 1.500 de carácter rotativo, la mayor instalación militar en el atlántico sur.

La base posee 1.200 efectivos militares, misiles de tierra y aviones caza, entre otros equipos.

El Gobierno argentino detalló que «las instalaciones británicas en Malvinas comprenden la base de la Real Fuerza Aérea de Monte Agradable, la cual cuenta con dos pistas aéreas y se encuentra ubicada a menos de 50 kilómetros de Puerto Argentino y las instalaciones portuarias de aguas profundas de Puerto Yegua».

De acuerdo al analista Facundo Escoba la base está al servicio de la  Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) de la que recibe fondos, aviones, barcos y un submarino nuclear, que representa una clara amenaza para la soberanía argentina y otras naciones del continente americano.

 

Amenaza para Latinoamérica

En opinión de Facundo Escobar la base de Mount Pleasant representa un puesto de avanzada para las fuerzas de la OTAN y el Reino Unido sobre todo cuando América Latina vive un proceso de restauración de la derecha y el neoliberalismo.

Escobar detalló que EE.UU. mantiene una presencia militar en Colombia, Chile y el mar Caribe con el Comando Sur, por solo mencionar tres casos. Para el analista el objetivo no es otro que facilitar la apropiación de recursos naturales y facilitar el despliegue de las fuerzas militares intervencionistas.

 

FUENTE: www.telesurtv.net

 

El desastroso MendoTran es parte del ajuste

Publicado en País Viernes, 04 Enero 2019 13:56

Ante el nuevo desastre del transporte público cabe preguntarse: ¿Es Cornejo un bobo o un perverso? Los mendocinos comenzamos el 2019 con escandaloso aumento del pasaje y un sistema que no entienden ni los propios funcionarios.

El nuevo Mendotran estaba condenado a la desgracia antes de comenzar por diversas razones. 

Desastrosa implementación

Primero, corresponde al Estado implementar la medida de manera integral y darla a conocer a toda la población. Las paradas de colectivos se encuentran colapsadas de personas y muchos han tardado más del doble de tiempo en llegar a destino (si es que lo lograron). De acuerdo a las declaraciones oficiales, aún quedan más de 500 paradas de colectivos sin ser removidas, 1500 sin ser reubicadas y cientos de micros sin su identificación correspondiente. 

Además la única medida de supuesta divulgación, esta incompleta. “Según confirmó el secretario de Servicios Públicos de la provincia, Natalio Mema, en la redacción de Mendoza Post, faltan cargar recorridos en el sistema de Google Maps, por lo tanto la información disponible online aún no es definitiva.”

Para cerrar la respuesta del sinvergüenza ante el desastre fue: “La gente se comenzó a informar hoy de los recorridos”.

 

Concepto importado

Segundo, se quiere plantear al sistema como un “transporte intermodal”, el cual consiste supuestamente en la articulación de varios medios de transporte para lograr un traslado. Es un concepto surgido del transporte de mercancías durante los albores de la Unión Europea, que luego se adaptó para el transporte urbano de pasajeros y se expandió su aplicación a las grandes urbes del globo.

Un sistema de este tipo necesita la coordinación de más de un medio de transporte, los cuales deben tener una capacidad suficiente para la tarea. En nuestra provincia eso no existe. 

A diferencia de otras grandes ciudades, no tenemos un sistema de trenes encargado de recorrer grandes distancias y transportar un gran número de pasajeros. Una unidad del Metrotranvía tiene una capacidad máxima de 150 personas, bastante lejos de un tren urbano típico que puede transportar cuatro veces más. Además de eso, sólo existe una línea en Mendoza. Típicamente es el transporte ferroviario el que debe encargarse del grueso de la tarea.

Tampoco tenemos líneas de subterráneos, tranvías urbanos y los trolebuses han sido eliminados. Ni siquiera el requisito mínimo, carriles exclusivos dedicados al transporte público, están presentes en la provincia.

Como diría Jauretche, un caso más de intentar “adaptar la cabeza al sombrero”.

 

La cuestión presupuestaria y el ajuste

La tercer razón por la cual el Mendotran es un perjuicio para los habitantes de la provincia implica un análisis más profundo. El aumento del pasaje y la implementación de un nuevo sistema tienen una razón menos divulgada, el ajuste llevado a cabo por el gobierno nacional y provincial.

En 2018 el estado provincial recibió 1.200 millones de pesos por parte del gobierno nacional para el sistema de colectivos del Gran Mendoza y 500 millones destinados a la media y larga distancia. De acuerdo al presupuesto macrista de ajuste para 2019, apoyado también por Cornejo, este año se entregarán sólo 760 millones de pesos divididos en 12 cuotas.

El transporte de colectivos en la provincia de Mendoza se encuentra subsidiado de acuerdo a la cantidad de kilometros recorridos. En complicidad con los dueños de las líneas, el gobierno ha eliminado líneas para reducirles sus costos. A su vez, si la cantidad total de personas que se mueven en transporte público no cambia, un método para recaudar más es simplemente hacerles pagar un pasaje más caro y obligarlos a tomar más colectivos.

Allí se explica el escandaloso aumento del 63% y el nuevo sistema. Los más de mil millones de pesos que le entregó Cornejo a Macri, serán pagados por los bolsillos mendocinos. No sería extraño que comparta destino con los fondos de la Anses y termine siendo usado para pagar deuda. Además teniendo en cuenta la inflación creciente, tampoco sería extraño un nuevo aumento del transporte.

 

El papel de Cornejo y los 7 días de transporte gratis

Ante tal perjuicio, los mendocinos nos preguntábamos si el gobernador era un bobo o un perverso, al igual que varios se cuestionaban durante el 2001 lo mismo sobre De La Rúa. Sin embargo, a Cornejo no se le puede adjudicar falta de inteligencia, después de todo es uno de los arquitectos de Cambiemos y un alfil del macrismo.

Declarar siete días gratuitos, es una jugada típica del gobernador cuando se enfrenta al rechazo. Pero no debe pasarse algo por alto. Decretar esos días de gratuidad en el transporte, además de ser una medida perspicaz, es también una respuesta al embate sufrido por el radicalismo, que el pueblo mendocino no le ha dejado pasar al gobernador. El segundo fuerte golpe en menos de un mes (el otro había sido a mediados de diciembre, con el intento de prolongación del calendario escolar).

Ante la opinión del autor, tampoco es exactamente un perverso, pero no crea que defiendo su ataque contra los trabajadores mendocinos. El gobernador en realidad esta siendo fiel a los intereses que defiende. Al igual que Macri, ha puesto la renta nacional al servicio del capital financiero y sus aliados, fomentando la especulación y el endeudamiento. Ajustar y hambrear a los argentinos, para garantizar las ganancias de los grandes capitales asociados al extranjero es después de todo, el papel de todo gobierno antinacional y gorila. Queda en nosotros entonces, evitar que se repita el desastre de tener a estos personajes en el gobierno.

 

Fuente:

https://rinacional.com.ar/sitio/desastroso-mendotran-tambien-ajuste/

La primera encuesta electoral del año confirma varias tendencias que se arrastran desde hace meses, como la polarización entre Macri y Cristina, pero incorpora un capítulo clave: qué puede pasar con los indecisos y los votantes de otras fuerzas en el balotaje.

Bolsonaro y el fascismo

Publicado en América Latina y el mundo Miércoles, 02 Enero 2019 14:54

Compartimos la nota del blog de Atilio  Boron, la cual no coincide en todos los aspectos y conceptualizaciones con la línea editorial de esta revista, pero creemos interesante su lectura y análisis para comprender el fenómeno Bolsorano en Latinoamerica, la gran influencia de Estados Unidos y el porvenir de países como la Argentina. (RU)

El pueblo mendocino amaneció hoy con una gran confusión con respecto al nuevo servicio de transporte MendoTran. Las paradas colapsadas, malas señalizaciones de las nuevas paradas, poca información de los nuevos recorridos, un mapa de recorridos vía “Smartphone” que excluye a los que no lo poseen, poca frecuencia de micros sumado al aumento de $18 del pasaje y un aumento del 35% de la bajada de bandera de taxis. Mientras los que deben cumplir horario de trabajo, hacer trámites, etc. tratan de encontrarle un sentido a este nuevo cambio de recorridos, el gobernador de la provincia disfruta de sus vacaciones en Chile dejando como cara visible de todo esto a Natalio Mema que poco debe saber cómo afrontar estos reclamos. No es casualidad que las medidas que toma el gobierno cornejista sean en contra del interés popular o sin consultar a la necesidad de las mayorías.(RU)

Cómo el algoritmo secuestró a la democracia

Publicado en Opinión Lunes, 31 Diciembre 2018 17:14

Compartimos una nota sobre el poder de las redes sociales y las tecnologías de la información, las empresas que poseen los datos que de ellas emergen y cuáles son los mecanismos que utilizan para poner en jaque gobiernos del tinte nacional, democrático y popular y extraer del interior de las naciones la mayor cantidad de riquezas posibles. (RU)

El avance tecnológico a cambiado drásticamente las sociedades del s XXI. Esto se puede notar en todas las esferas de la vida humana y, lógicamente, la política no está exenta de ello.

No solo en las nuevas formas de hacer campaña, de buscar votantes o de visibilizar políticas públicas puede notarse esto: la tecnología ha puesto en jaque la soberanía como la conocíamos.

Los estados se ven superados muchas veces por los monopolios internacionales tecnológicos que le imponen condiciones para la explotación de recursos o para la transformación de estos en manufacturas. Las patentes complican la economía de muchas regiones que tienen que negociar acuerdos leoninos en pos de poder acceder a saberes necesarios para su desarrollo.

Asimismo, las redes sociales y las tecnologías de la comunicación transfiguran el acceso a la información, a las noticias y a los hechos. La verdad mediática acaba siendo la única que tiene asidero y la frivolización de la información banaliza y naturaliza hechos violentos, ilegales o  antidemocráticos según convenga a quien distribuye las noticias. Las campañas se hacen por Whatsapp y se amoldan los paradigmas de las redes sociales a medida de los usuarios (que también son electores) para guiarlos lentamente hacia defender o repudiar personas, actos políticos o banderas ideológicas. Esto se agrava más aún por el hecho de que se arman perfiles digitales de todos los usuarios y así se los persuade de adquirir bienes, de tomar ciertas decisiones o de apoyas ciertos dirigentes atacando a los deseos más personales de los usuarios.

Todo esto crea una duda generalizada de la importancia o de al legitimidad de los estados soberanos desembocando en un rechazo hacia la actividad política y a la lucha por derechos individuales y colectivos. Esta respuesta, lógicamente, no pone en duda el “status quo” actual y cementa más la posición de aquellos que gozan del poder monopólico de la tecnología para conservarlo.

¿No estamos cayendo lentamente en un totalitarismo en el que los amos del mundo digital controlan casi todos los aspectos de la vida humana? (Revista Integración Nacional)


Por: Claudio Guevara

Un nuevo paradigma de conocimiento y manipulación de la sociedad emerge de la formidable concentración de datos y recursos que acumulan las redes informáticas. Las aplicaciones interactivas, plataformas de redes sociales, telefonía móvil e inteligencia artificial colectan cada día millones de datos personales y dominan cada vez más la vida de la gente. Cinco corporaciones planetarias que hunden sus raíces en el corazón del sistema financiero mundial. Lo saben todo sobre nosotros.

El conocimiento íntimo de los individuos, el control en tiempo real de sus desplazamientos y consumos, pensamientos y emociones, le abre la puerta a una nueva forma de gerenciamiento político de las sociedades. Totalitarismo 2.0 puede ser un nombre apropiado: el ciudadano depende de las redes de servicios para casi todas sus operaciones vitales, es sujeto de un espionaje cibernético permanente y crea su idea del mundo en la burbuja perceptual del sistema. El poder puede aspirar a un control total de su vida. Y –a través de la manipulación, el chantaje o el crimen contra personajes influyentes– de la entera sociedad.

Cómo Internet está matando la democracia

José María Espona en Totalitarismo Tecnológico Versión 2.0: Por qué el avance tecnológico y la crisis financiera nos lleva inevitablemente al Totalitarismo” advierte que se está configurando una dictadura electrónica sin precedentes, un sistema controlado por una minoría capaz de manipular la mecánica de los partidos políticos, de los grandes medios de comunicación, cambiar la legislación y utilizar el propio aparato del Estado de Derecho. Espona denomina “tiranía bancaria” a este régimen disfrazado de “democracia”.

Jaime Bartlett, que estudia la relación entre nuevas tecnologías y democracia, en su libro “El pueblo versus la tecnología: cómo internet está matando la democracia”, pronostica que si la política no impone su autoridad sobre el mundo digital, la tecnología destruirá la democracia y el orden social tal como los conocemos.

Por el momento, mientras se demora un marco normativo que detenga su concentración en manos privadas, la tecnología está ganando esta batalla. Sociedades enteras están siendo capturadas, teledirigidas, heterodeterminadas por una sofisticada coordinación de dispositivos. Un puñado de programadores está imponiendo una nueva forma de control social a escala planetaria.

América Latina es un territorio vulnerable. Países como Argentina, Brasil y Ecuador son laboratorios avanzados de la tendencia, donde bajo el ropaje formal de la democracia se va consolidando un nuevo modelo de gestión política: el Totalitarismo 2.0. ¿Cuáles son sus características, sus patrones más visibles?

Tendencias del Totalitarismo 2.0

El poder colonial se deslocaliza y se invisibiliza. Décadas atrás, las estrategias de dominación colonial eran manifiestas y visibles. El Imperialismo industrial, de violencia explícita, hería sentimientos nacionales y provocaba procesos de resistencia y acumulación de fuerzas populares. Ahora el Imperialismo financiero pone el énfasis en la invisibilidad y en la creación de una subordinación consentida. No se sabe a ciencia cierta dónde ni quién encarna el poder. La tecnología digital sobrepasa el modelo “democrático– nacional” y es no-geográfica y descentralizada. Las redes tecnológicas son poderes supra-nacionales sin domicilio fijo.

Describe Adolfo Moreno: “Este grupo de corporaciones domina el mundo como antes lo hicieron las potencias coloniales. Sin derramar sangre, logran capturar miles de millones de “almas”. Su poder reside en el algoritmo”. Rosa Miriam Elizalde lo llama Colonialismo 2.0.

En esta etapa, los golpes de Estado y los magnicidios son reemplazados por revoluciones de colores, golpes suaves y asesinatos encubiertos y selectivos. Las invasiones militares con ejércitos de bandera dejan su lugar a ejércitos difusos y tropas mercenarias. La proscripción de partidos y los prisioneros políticos han sido reemplazados por el lawfare, el linchamiento mediático y el aislamiento de los líderes por la propaganda. Las metrópolis imperiales vuelven a someter a las antiguas colonias emancipadas, pero ahora merced a “la voluntad de las urnas”, “el clamor de los mercados” y el deseo de los usuarios.

Una simbiosis gobierno-justicia–medios impone su propia realidad virtual. La antigua división de poderes propia del Estado de Derecho se va convirtiendo en una gestión monolítica y sin fisuras de un poder homogéneo y unificado. Las instituciones republicanas son cooptadas. Una extraordinaria coordinación de acciones e intereses mancomunados reemplaza las diferencias de criterio, las deliberaciones y los contrapesos entre los diferentes poderes. Los noticieros crean culpables para explicar el siempre creciente empeoramiento de las condiciones de vida. Mediante un retorcimiento de leyes y procedimientos, ciertos objetivos políticos son encarcelados en procesos judiciales aberrantes y exhibidos como delincuentes en las pantallas.

Se profundiza la militarización y el Estado policial. A la par que el lenguaje cotidiano de los medios glorifica la guerra y la represión, se multiplican las leyes antiterroristas y los dispositivos represivos. Una nube negra de exabruptos en boca de presidentes y ministros advierte a los ciudadanos que las garantías constitucionales y la presunción de inocencia son casi cosa del pasado. Decretos y leyes especiales van configurando un estado de excepción, donde las ejecuciones sumarias y la justicia por mano propia son aplaudidas y alentadas. La TV vocifera consignas y señala culpables y enemigos. Se multiplican los muros y se eliminan derechos. Las negociaciones interclasistas son suprimidas y reemplazadas por un fascismo contractual, donde los más fuertes imponen sus criterios sin contrapesos.

Se avanza hacia el voto electrónico. En las sociedades subalternas se tiende a encerrar dentro del espacio cibernético, pese a que cualquier tecnología electrónica que suplante al voto manual, controlable por cada partido, conlleva inseguridad, vulnerabilidad y posible distorsión de la voluntad ciudadana. Los programadores globales intentan cerrar el cerco. Con el control de los procesos electorales, la dictadura electrónica consagraría el control total del sistema político. Boaventura de Souza lo denomina Fraude 2.0.

El Totalitarismo 2.0 aplica una combinación de ciencia y tecnología, acompañada de una manipulación de las instituciones republicanas, para normalizar el pasaje hacia un régimen político de control centralizado, inadvertido por la población.

Es, como dice Boaventura, la muerte democrática de la democracia.


FUENTE: TeleSUR