Black Mirror y Los Juegos del Hambre: Las películas favoritas de la era macrista

 

Al igual que una película de terror o suspenso en donde las tecnologías parecen dominar el mundo y quienes se encuentran detrás de éstas actúan impersonalmente para esconderse del miedo de sus víctimas. En el mundo del revés todo puede suceder.

 

Pareciera que la realidad supera ampliamente la ficción, ya que las víctimas no son actores y actrices contratadas para las mismas, sino que son personas de carne y hueso que sienten verdaderamente el dolor, al desamparo de un Estado que promueve la política de los victimarios.

Tanto en una como en otra película, se explora el lado oscuro de la era tecnológica en la que vivimos y la paranoia de ser vigilados como un panóptico, en donde sin percibir la misma, se esconden los usos terroristas de las nuevas “herramientas” y su relación con la experiencia cotidiana.

En el día de la fecha fueron “despedidos” de la empresa PedidosYa alrededor de 450 personas que trabajaban para la misma.

Los repartidores se enteraron de la decisión de la compañía de delivery online cuando intentaron ingresar a la aplicación y hallaron que sus usuarios (ID) en la app habían sido bloqueados.

Si, leyeron bien, fueron “bloqueados”. Es decir que las nuevas plataformas laborales, donde acuden miles de trabajadores para encontrar un trabajo, despidieron a todas estas personas, sin mediar notificación alguna y solamente dandolos de “baja” a través de un “click” para que la relación de “dependencia” de la empresa con sus trabajadores se extinguiera. Algo que pareciera inaudito pero que va más allá de la cruda verdad.

Frente a esto los trabajadores denunciaron “persecución sindical”, ya que los despidos se dan en el marco de la elección de delegados para el nuevo sindicato denominado Asociación Sindical de Motociclistas Mensajeros y Servicios (ASiMM), conformado con el objeto de garantizar los derechos laborales de los trabajadores de este “novedoso” rubro económico.

Las compañías se defienden y afirman que ellos simplemente ofrecen la plataforma para contactar a los repartidores con los clientes y remarcan que los ciclistas “tienen la libertad para trabajar cuando quieran, el tiempo que quieran”. Esta situación ya fue denunciada en varias oportunidades por trabajadores y sindicatos como “precarización laboral” y acusan al Ministerio de Trabajo de ser “cómplice”.

La realidad es que en la era de Macri el desempleo y la precarización laboral están a la orden del día. Esto demuestra una vez más como detrás de la “modernización laboral”, que tanto auguran desde el gobierno, se esconden los oscuros intereses de esta nueva economía de plataformas que solo trae más explotación laboral para aquellos que buscan en estos trabajos una forma de sobrevivir frente a la acuciante situación económica que vivimos.

 

FUENTES

https://www.iprofesional.com/economia/287378-paro-sindicato-despido-Pedidos-Ya-despidio-a-450-trabajadores