El Libertador Suramericano y la vigencia de su legado

 

Un día como hoy, en 1778, nacía en Yapeyú, Corrientes, el General Don José de San Martín.

En tiempos donde la patria está en peligro es indispensable rememorar la obra de quien supo liderar la revolución del criollaje oprimido contra la monarquía absolutista española y recordar su capacidad para comprender la necesidad de sublevación del pueblo al calor de la ansiada libertad.

El gobierno de Mauricio Macri no solo nos condena a una debacle política-económica, sino que nos extirpa con ella la ilusión de un futuro mejor para los argentinos y las argentinas. Para lograr su cometido, anhelan despojarnos del conocimiento de nuestra historia, y de la mano de esta, la actividad política revolucionaria como la que ejerció San Martín.

El General señalaba en la última de las máximas que le escribió Merceditas el “amor por la Patria y la Libertad”. Pero lo que recibió su única hija de su padre, fue legado para todo un pueblo. Para la liberación primero hay que tener sentido de pertenencia y para eso hay que conocer lo propio. Vale decir, comprender la historia para actuar en el presente, defendiendo el interés nacional con un profundo amor colectivo.

La vigencia del pensamiento del Libertador, sirve para identificar a los personajes antinacionales y antipopulares que hoy conducen los destinos d latinoamericanos. En referencia a la austeridad abusiva que exigían desde la monarquía española para con los criollos, San Martín decía “el rey nos decía que si no podíamos comprar leña que nos emponchemos, que si por pobre no podíamos alimentar a nuestro caballo que no lo tengamos, que si alimentarnos era costoso que comamos menos. Entonces decidimos ahorrar gastos y nos liberamos del rey”.

Muchas similitudes se observan entre lo que se le exigía a los criollos y criollas de hace más de 200 años con el sacrificio que exigen en la actualidad desde la Rosada. Es hora de recuperar los sentimientos emancipadores y actuar de forma en que sea inadmisible no defender nuestro suelo de las garras de quienes hoy nos dominan a base de la miseria del pueblo.

¿Ha llegado la hora de que el tan vapuleado pueblo argentino se “ahorre gastos”  innecesarios y en un sentir nacional de unidad se libre del “virrey” Macri y de la monarquía fondomonetarista?

En ese camino, nada mejor que la figura del General Don José de San Martín como personaje político, el cual nos servirá de guía para reconstruir la patria.