La Redacción

En caso de aprobarse el Proyecto de la Ley de Presupuesto 2019, las funciones del gasto público sufrirán una baja, a excepción del pago de intereses de deuda, según prevé el último informe del Observatorio de Políticas Públicas de la Universidad Nacional de Avellaneda.

Para el próximo año se proyecta que los intereses de la deuda aumentarían en $195 mil millones, totalizando unos $596 mil millones, es decir, un crecimiento de 49% con respecto a 2018

En este marco, cada $100 destinados a gastos por la deuda, corresponderán $38 a Educación; $25 a Salud; $11 a Protección Social; $7,7 a Ciencia; $4,8 a Vivienda; 4,1 a agua potable; $1,8 a Trabajo y 0,1 a Industria.

La propuesta del gabinete económico implica una aceleración del ritmo de reducción del gasto. El Gobierno dispone toda su artillería en pos de alcanzar el equilibrio fiscal en 2019, relegando el resto de objetivos que suelen guiar el accionar del Estado”, advierte el informe de la UNDAV.

Asimismo, el comunicado remarca que «el fuerte sesgo ideológico liberal del oficialismo conlleva una sobredimensión de la importancia de la consecución del déficit cero como fin último de la política pública», además enfatizo en que se omitirán los factores que inciden «sobre nuestra idiosincrasia, extrapolan análisis de manual, inaplicables a la realidad argentina actual”.

Estiman que el porcentaje destinado a deuda subirá en 2019 y ocupará 14,9% del gasto total, en deterioro de otras áreas como por ejemplo: Educación y Cultura (descendió a 1,2 puntos). 

En lo que respecta a Salud, las variaciones se harán palpables en diversos indicadores con recortes en asistencia nutricional con leche (-13.113.200 litros); cobertura médica a pensionados (-1.075.206 beneficiarios a atender); asistencia con medicamentos (-800.824 remedios a entregar); atención oftalmológica (-127.292 atenciones en unidades móviles); prestaciones de discapacidad (-52.233 prestaciones a entregar) y atención odontológica (-28.064 atenciones en unidades móviles).

En lo que respecta a la inversión nacional en Vivienda y Urbanismo se verá un nuevo ajuste, esta partida ya se redujo un tercio de lo que representaba en 2015, donde los pagos de servicios de deuda superan más de 20 veces los asignados a este rubro. 

Ciencia y Tecnología no será la excepción a la norma y mermará casi todas las partidas en comparación a la inflación proyectada, con el agravante de que el presupuesto destinado a cubrir intereses de la deuda superará casi en 13 veces al destinado para esta área.

Ahora bien, en lo que respecta a la proyección inflacionaria, el período 20162019 cerrará con una inflación acumulada de 212,5%.

 

 

Nota publicada en:

https://www.baenegocios.com/economia-finanzas/Presupuesto-2019-todas-las-funciones-del-gasto-publico-bajaran-excepto-el-pago-de-intereses-de-deuda-201810220004.html

 

 Compartimos la siguiente nota de análisis político que explica como los límites ideológicos de clase de los últimos gobiernos “progresistas” de nuestra región le sirvieron en bandeja a las clases dominantes el poder. Dicha nota nos ayuda a comprender como una amplia porción de las clases populares termina votando por sus propios verdugos, entre una de sus causas destaca el error de los gobiernos populares de la última década que no elevaron el nivel de conciencia política de los pueblos latinoamericanos.

Como capas de una cebolla, ante resultados electorales como el de la Argentina de 2015, o los del pasado 7 de octubre en Brasil, aparecen “razones” que subyacen a otras explicaciones, estudios, prejuicios y sobre todo, reverdece el sufrimiento de quienes ya padecieron las consecuencias funestas de aquel comportamiento electoral o las perspectivas de lo que podría venir.

La pregunta misma sobre ¿por qué votar en contra de sí mismo?, si se limitase a la retórica, constituiría un preconcepto, una sentencia sin fundamentos que permitan comprender los sucesos. Desconocería, por ejemplo, que en 2017, ya era raro no conocer un chico o un joven del Morro da Cruz, la mayor periferia de Porto Alegre, que no fuese admirador de Bolsonaro, a quien pensaban votar, convertido en un fenómeno, en un “símbolo totémico de identificación juvenil masculino, similar al papel que Nike o Adidas”, desempeñaban en tiempos de crecimiento económico y defensa gubernamental del consumo por parte de quienes menos tienen, un proceso desarrollado por Lula y su Partido de los Trabajadores, según el estudio de las antropólogas Rosana Pinheiro Machado y Lucía MuryScalco. 

La respuesta más sencilla a la interrogante podría ser que se vota de ese modo “porque no se sabe que es en contra de sí mismo”. Y porque “cambiar” (en la Argentina poskirchnerista) siempre es bueno, o porque un “mesías” (brasileño), inevitablemente, debe mejorar la situación, sobre todo de aquellos mismos despojados, ya que así lo dicen los “evangelios”, y lo confirman los militares. 

Por ambas cosas, un sector de los afrobrasileños, de las mujeres, de los homosexuales, de los trabajadores, de  los jubilados…, colocaron al borde de la Presidencia de la República Federativa de Brasil a Jair “Mesías” Bolsonaro, racista, misógino, homofóbico, defensor de la tortura, que quiere terminar con las paritarias, considera una “excentricidad” al aguinaldo, pretende suprimir el derecho a las vacaciones y a las indemnizaciones por despido y se propone privatizar las jubilaciones, ya que no se puede “gastar” en esa franja sociolaboral.

Por ambas cosas Mauricio Macri se instaló en la Casa Rosada el 10 de diciembre de 2015, cuando logró trepar hasta el 51,34% de los votos, desde su techo del 34,15% de la primera vuelta electoral del 25 de octubre del mismo año. Lo consiguió anunciando que haría todo lo que no hizo durante su gestión y que no haría todo lo que hace, esta política que sumergió en la miseria, la pobreza, el hambre y el frío a las mayorías argentinas, causando la mayor cantidad de daño socioeconómico en menos tiempo de la historia constitucional argentina. Y lo logró también en base a criticar al gobierno que produjo la mayor redistribución de renta desde la década peronista de 1945 a 1955.

Cuando los resultados brasileños del domingo 7 de octubre confirmaron la estrella del hombre de la contradicción entre los militares nacionalistas y los ultraliberales de la escuela de Chicago, algunos se preocuparon por lo que podría suceder en la Argentina, guiados por el viejo mito de que el brasileño es un reloj argentino que adelanta. Sin embargo, un análisis más serio aunque no menos pesimista, indica que Bolsonaro ya gobierna la Argentina desde diciembre de 2015, el Bolsonaro posible en un país con historia peronista, clase media desarrollada, sindicatos fuertes, movimientos sociales con capacidad organizativa y control de calle, sostenido rechazo transversal a la dictadura cívico militar y un movimiento de género convertido en factor de poder,  también por encima de las adscripciones partidarias. 

La economía, sobre todo la de todos los días, la que se siente, en el bolsillo y hasta en el estómago cuando las cosas se agravan, juega un papel determinante en el comportamiento electoral, aunque sus efectos no necesariamente son reflejos ni inmediatos. La Argentina posapocalíptica que heredó Néstor Kirchner en 2003 tenía una desocupación formal del 21%, una pobreza del 57,5%, con una indigencia del 27,5% y, por ejemplo, el consumo anual de carne vacuna por persona era del 59,3%. En 2007 había saltado hasta los 69,9 kilos.

En 2015, cuando Cristina Kirchner dejó la Presidencia, la situación, medida a partir de cualquiera de los parámetros que se eligiesen, era mucho mejor que la inicial, aunque en un marco de deterioro económico producido en los últimos años de su mandato, producto de los límites del “modelo” elegido por la pareja presidencial que vino del Sury por las crisis internacionales que impactaron en las economías de los países dependientes, como lo es la Argentina.

En general, las sociedades determinadas por el capitalismo no comparan su presente material con los indicadores del inicio del proceso de mejora de sus consumos (en este caso 2003) sino contra el pico de “bienestar” (por ejemplo 2010). Si en una familia se comían4 milanesas semanales, subió a 10 y después bajó a 7, lo que se registra no son las 3 milanesas más sino las 3 menos…  Un cálculo de carnicería que grafica operaciones tan profundas como no conscientes de la psiquis de quienes eligen o descartan candidatas y candidatos.

Ese es el comportamiento del ser humano dentro del sistema socioeconómico imperante, el de “suma y sigue”; cuando se llega a la subidita de una loma, se quiere escalar la siguiente, más alta. 

 

Medios y mucho más

 

Mauricio Macri, presidente de un club popular de fútbol, se convirtió en Presidente de la Nación a pesar de ser gerente de uno de los grupos económicos más beneficiados por los negocios generados durante la última dictadura cívico militar, condenado y exculpado por prescripción como contrabandista, referente de la cartelización y los sobornos durante todos los gobiernos constitucionales argentinos desde 1983. Desde ese momento la mitad de los analistas analizan el “milagro” por el cual la derecha ultraliberal pudo llegar al gobierno nacional por elecciones; la otra mitad se rasga las vestiduras “progresistas” y reniega de “los pobres que votaron en contra de sí mismos”. 

Desde las carteras costosas de una ex presidenta hasta el peso decisivo del Grupo Clarín y el conjunto concentrado de medios; desde los globitos amarillos hasta los límites de un modelo que no transformó las estructuras básicas que oprimen a las mayorías ni tomó parte de los recursos de las corporaciones concentradas de la economía, se plantean a diario como variables de lo que no sucedió y del desastre económico y social que sí sucede en el presente. Mesías Bolsonaro y el estrépito del apoyo logrado reinstala dudas, dilemas e ignorancias argentinas.

Los medios de comunicación, obvio, juegan un papel extraordinario. En un sistema capitalista, la ideología que domina es la de los grupos dominantes; a través de los aparatos de esos grupos comunicacionales circulan los contenidos de ese mecanismo inconsciente que se pone en funciones desde el día mismo del nacimiento, el que impone y naturaliza que el pobre es “menos” que el rico, la flaca tiene un modelo estético mejor que el de la gorda,  el del alto que el del petiso, el negro es peor que el blanco, y así… hasta el fin de los prejuicios, que sentencian sobre “lo bueno y lo malo”, lo “correcto y lo incorrecto”, lo lindo y lo feo” y, sobre todo, acerca de lo valioso y útil y “lo inútil y peligroso”, casi casi, el “vago y malentretenido”, del Juan Moreira, el de Favio más que el de Eduardo Gutiérrez. 

Los medios de comunicación son los vehículos que distribuyen esa visión.Los consumidores de sus productos degluten no solo curvas de mujeres hermosas, peripecias de inspectores y forenses, gambetas y atajadas de equipos de fútbol, penurias novelescas o… debates políticos, en realidad mastican y digieren aquel modelo pautado de consumir y vivir, que disimula los mecanismos del empobrecimiento. 

Ese mundo comunicado hasta hace pocos años se circunscribía a los medios. Las nuevas tecnologías de distribución y recepción de “datos”, “noticias”, “imágenes”, series, música, generaron un espacio aún más veloz de contacto y, sobre todo, mucho menos controlado de veracidad. El 60% de los votantes de Bolsonaro en primera vuelta se “informan” –de manera exclusiva– por “WhatsApp”, un vehículo al alcance de todos, más cuando más joven se es, a través del que, cualquiera, puede asegurar que los rivales de determinado sector partidario van a secuestrar a los chicos del barrio para encerrarlos en mazmorras adoctrinadoras, anunciar el restablecimiento del “derecho de pernada” medieval, el retiro de los planes sociales o, por el contrario, asegurar que determinado candidato va a distribuir pantallas Smart de 50 pulgadas para cada vecino. En el caso brasileño con el sostén del complejo ideológico, movilizador y comunicacional del sector evangélico pentecostal. 

Sin criterios de verdad, sin datos, sin comprobación, se tiran honras a los perros, se viralizan y se convierten en “certezas” que, también, influyen sobre el comportamiento electoral de sectores importantes del electorado. Las redes “sociales” constituyen el complemento del accionar de la banca transnacional en el mecanismo de dominio de un mundo como el del presente.

 

Cultura del descarte 

 

En su actual fase financiarizada, al capitalismo le interesa más que las sociedades consuman a que produzcan; en consonancia, el trabajo no constituye una forma de generar bienes y obtener un salario que permita satisfacer el conjunto de necesidades, apetencias, deseos de todas las mujeres y hombres en capacidad de ejercitarlo.

Una vez más son los medios los encargados de distribuir esa visión. Miles de millones de personas de todas las edades, religiones, géneros, condiciones económicas, comprando cualquier tipo de bienes, servicios e inutilidades en el mundo entero, testimonian el “éxito” del Capital en convertir el consumo en “aspiración fundamental de la sociedad”.

Sin embargo, el consumismo no es una ventaja, un bien, una superación de los problemas de la sociedad; por el contrario, encarna una enfermedad del capitalismo. 
El fraile dominico brasileño Frei Betto, teólogo de la liberación reconocido mundialmente, considera que la mayoría de los recientes gobiernos de la región permitieron que “la gente haya mejorado de vida. Los pobres tuvieron acceso a bienes personales, como celulares, computadoras, hasta coches”. Piensa sin embargo que “no se garantiza el apoyo popular a los procesos dando al pueblo sólo mejores condiciones de vida, porque eso puede originar en la gente una mentalidad consumista” y es necesario desarrollar en simultáneo un “trabajo político, ideológico, de educación, sobre todo en los jóvenes”.

El elemento “consumista” forma parte del conjunto de variables que determinan el comportamiento electoral, en poblaciones de las características descritas por Betto. En países que vienen de procesos beneficiados por economías inclusivas, parte de esos sectores, a partir de la pérdida parcial del poder adquisitivo alcanzado bajo esas administraciones, protestas, se desencantan, siguiendo el “ejemplo de las milanesas”y, por último, cambian el signo de su voto, tratando de seguir el Norte del tener y no la meta del “ser”.

En esa dirección, el ya citado estudio de la periferia de Porto Alegre sostiene que “se podría inferir que la  pertenencia bolsonarista (del sector juvenil analizado) tiene una de sus raíces en el  propio modelo de desarrollo lulista, “centrado en la capacidad individual y el consumo. Y no en el cambio estructural de los bienes públicos vinculados a un proceso de movilización colectiva”. 

 

Participación, movilización, organización

 

Solo la práctica consciente permite, primero, comprender la trampa que impone el sistema; después, evitar, al menos parcialmente, sus consecuencias.

En términos sociales, participación, movilización y organización (populares) constituyen las herramientas con capacidad para contrarrestar las imposiciones ideológicas del sistema, del mismo modo que contribuyen a la acumulación política que fortalece a los sectores que defienden los intereses de empobrecidos y marginados y se rebelan contra las injusticias. 

Esas “prácticas” son las que posibilitan la batalla, por dispar que sea, contra la cultura dominante, contra el “sentido común” dominante, en el marco de la disputa por la construcción de sentido; instituyen la diferencia entre los productos de un proceso histórico determinado, y no un mero conjunto de afirmaciones “verdaderas”, “dadas”, “naturales”, que “siempre fueron de ese modo” y “siempre lo serán”. 

El sentido común dominante, la ideología dominante, son la forma de concebir el mundo, la sociedad y el modelo de producir de la clase dominante, del bloque social dominante en ese momento histórico. Es decir que el conjunto social comprende su realidad con la visión del sector minoritario que tiene en sus manos el control del aparato ideológico, productivo, económico y financiero que, además, determina la cultura y sus expresiones. 

Sin embargo, la presencia de un bloque dominante, implica la existencia –mayoritaria– de los dominados y la puja entre ambos sectores genera una dinámica de tensiones, en cuyos resquicios anidan las posibilidades de transformación.

Cuando las condiciones, las correlaciones de fuerza y las fortalezas de los despojados se organizan y avanzan sobre las lógicas de explotación, las transformaciones profundas están más cerca. En la Argentina lo saben los centenares de miles de movilizadas y movilizados por todo tipo de injusticias en su contra, y se lo hicieron sabes al gobierno del presidente Macri  que, con su nave escorada, debió abrazarse a la soledad del palo mayor que le arrimó el FMI

El “Bolsomito” puede llegar a comprobarlo en poco tiempo; aunque los plazos electorales sean cortos, el camino de la Historia y de sus pueblos, es tan paciente como implacable.

 

Link de la nota:

https://www.telesurtv.net/opinion/Votar-en-contra-de-si-mismo-Bolsonaro-ya-gobierna-en-la-Argentina-201810150030.html

Desde Revista Universitaria, entrevistamos Franco Gili, candidato a la presidencia por el Centro de Estudiantes de la Facultad de Derecho. En la entrevista se trata su posición respecto a la situación de la Universidad argentina en un contexto de severo ajuste, las consecuencias ante la ausencia del turno noche de cursado y el proyecto para “regular la matrícula” de abogados y abogadas en nuestra provincia.

Revista Universitaria: ¿Qué está en juego en las próximas elecciones para Centro de Estudiantes?

Franco Gili: Hay que recuperar el gremio estudiantil, hoy  está en manos de la agrupación que defiende al macrismo  y su  severo ajuste que  ha llevado a los argentinos y argentinas a la miseria, poniendo en tela de juicio los derechos humanos como el acceso al trabajo y al salario digno, a la educación, salud, etc.

Es por eso por lo que hemos conformado el frente Mayoría Estudiantil, compuesto por la AUN y estudiantes independientes que encuentran en Macri el enemigo del pueblo argentino.

RU: ¿Qué harían con el Centro de Estudiantes?

FG: Las últimas conducciones no han dado una mejoría verdadera para los y las estudiantes; y no han sido eficaces en sus acciones por defender los derechos conquistados. El CED solo ha funcionado como una extensión de las oficinas de la facultad ante los problemas de los compañeros y compañeras.

Una acción necesaria es el reclamo por la inexistencia  de turno noche de cursado en toda la Universidad Nacional de Cuyo , que requiere de una tarea conjunta de todos los centros de estudiantes de esta casa de altos estudios. En los tiempos que corren, trabajar y estudiar es muy necesario. El turno noche permitiría que los actuales estudiantes trabajen mientras realizan su carrera y puedan ingresar los que hasta ahora tienen vedado el ingreso, por no tener horarios acordes a los/las trabajadores.

Además es fundamental recuperar la fotocopiadora para los /las estudiantes. El servicio de fotocopiado a cargo del centro garantizaría un precio accesible  del material de estudio, rompería con el monopolio de los apuntes que hoy lo tiene un privado, ingresaría dinero a las arcas de CED y este podría ser redistribuido en diferentes tipos de becas (transporte, fotocopias, almuerzos, etc.), en el financiamiento de jornadas y cursos que permitan el mejoramiento en lo académico, etc.

Es por eso que ante la crisis interna y la crisis externa necesitamos un Centro de Estudiantes que tenga una autonomía económica que nos permita transformar la realidad de la vida universitaria y la colaboración con los asuntos que hoy aquejan a los argentinos y argentinas.

 Para concluir, lo que esta en juego es la dirección que tomará nuestro Centro con respecto a lucha no solo de sus agremiados, sino también a si se opondrá o no al proyecto de país que tanto daño hace a los argentinos.

RU: Para finalizar ¿qué opinan sobre la “Regulación de la Matricula” que quiere llevar adelante Alfredo Cornejo?

Esta reforma es antidemocrática. No ha consultado el interés de los/las principales afectados que son los futuros graduados de la carrera de abogacía. Además el proyecto de  Cornejo donde coarta la libertad de ejercicio para los futuros abogados, porque asegura el monopolio de las grandes firmas, que a su vez son participes del colegio de abogados y que son los propulsores de este proyecto.

En estos momentos donde se  ven vulnerados nuestros derechos como futuros abogados, es donde el gremio (CED) debería encabezar y llevar la discusión a cada estudiante de la facultad. Pero la actual conducción del Centro, Franja Morada tiene los mismos intereses de Cornejo, es decir, opuestos a la de sus agremiados. Hay que recordar que no solo le hicieron campaña a Cambiemos si no que forman parte en cada uno de sus ámbitos que conducen: Universidad (rectorado, secretaría de bienestar, etc.), provincial (Alfredo Cornejo fue militante universitario de FM) y nacional (Secretaría de Políticas Universitarias). Estos personajes están acompañando cada acto del gobierno que permitió el ingreso del FMI nuevamente a nuestro país.

En los últimas semanas hemos hecho  jornadas invitando a todos los/las legisladores a participar del debate en conjunto con abogados, profesores y estudiantes. Solo estuvieron dispuestos a debatir legisladores de la oposición de diferentes bloques (Protectora, Partido Justicialista, Fpv, Unidad ciudadana, FIT). Nos interesa debatir este proyecto de ley porque se van  a recibir abogados sin  trabajo y no se va a modificar lo urgente de la carrera de abogacía: el fin del lucro de las universidades privadas, la falta de turno noche en la Uncuyo; la ausencia de contenido nacional-latinoamericano en los planes de estudio, etc.

Desde Revista Universitaria, entrevistamos a Camila Valot y Álvaro Curelli, candidatos a la Coordinación de Ciencia Política y Administración Pública por Fuerza Estudiantil (Lista 8). En la entrevista se trata su posición respecto a la situación de la Universidad argentina en un contexto de severo ajuste y el proceso de reforma del plan de estudio de la carrera.

Revista Universitaria: A cien años de la Reforma del 18 ¿Qué deudas pendientes tiene la Universidad argentina?

Camila Valot: A cien años de la Reforma Universitaria y a 69 de la gratuidad universitaria creemos necesario profundizar aún más las conquistas que se supieron conseguir durante los dos movimientos nacionales del siglo XX como lo fueron el yrigoyenismo y el peronismo.

Entendemos que nuestro país atraviesa una de las peores crisis de nuestra historia de la mano de Mauricio Macri y el FMI. La situación económica y social de la gran mayoría del pueblo argentino se empeora y al correr de los días los derechos de las mayorías pasan a ser privilegios. Esto se puede ver en la UNCuyo y como muchos estudiantes han dejado de asistir u optan por cursar algunas materias porque deben trabajar más horas para ganar lo mismo o salir a buscar trabajo ya que el contexto de crisis nacional lo exige.

Revista Universitaria: Se habla mucho de que la “Universidad se vista de pueblo” ¿Qué significa para ustedes?

Álvaro Curelli: Creemos que la Universidad no debe vivir divorciada de la realidad y que la misma debe servir como herramienta para la liberación nacional y social. Sin embargo para lograr esto creemos necesario aplicar el Turno Noche de cursado en la Universidad para que los o las que trabajan durante el día puedan acceder a la Educación Superior. Nos resulta un reclamo justo pero además lo creemos estratégico para lograr la vinculación del estudiantado con el pueblo que nos financia los estudios.

Producto de una larga lucha por la implementación del Turno Noche y por el trabajo conjunto de la dirección de carrera de Sociología y nuestra facultad, el año que viene en esa carrera se aplicara en los primeros años el mismo, funcionando como una prueba piloto.

Camila Valot: También creemos que este reclamo parte aguas en las discusiones y en las propuestas sobre el proyecto de universidad que deseamos. Hace más de un año por Asamblea Universitaria Pizzi y sus aliados se pronunciaban en contra de la aplicación del Turno Noche y esto nos dejaba enfrentados a los que no querían (ni quieren) democratizar a la Universidad en su composición. Nosotros/as bregamos por una universidad nacional, popular, democrática, latinoamericana y feminista  por ende, con un profundo carácter antiimperialista.

RU: Respecto a la reforma de los planes de estudio ¿Qué proponen impulsar ustedes?

Álvaro Curelli: Hoy nuestra carrera está condicionada e impuesta, por la Ley de Educación Superior, sancionada en el gobierno de Menem, escrita por el Banco Mundial; la cual terminó extranjerizando sus planes de estudios, colonizando culturalmente a nuestro país, para finalmente pasar como inadvertidos los conflictos argentinos y latinoamericanos.

Nosotros proponemos que se continúe con la reforma del plan de estudio, para así tener una Universidad con un sentido nacional, como la que se ideaba en la Ley Universitaria del 74 sancionada en el gobierno de Perón.

El mejor ejemplo de esta concepción es la Cátedra de Pensamiento Político Argentino en Latinoamérica, que venimos promoviendo desde el Centro de Estudiantes como cátedra libre. Debe existir una materia que tenga contenido político, y a su vez promover autores del pensamiento político nacional como Jorge Abelardo Ramos, Mariano Moreno, Arturo Jauretche, Marcelo Gullo, entre otros.

Al hablar de Latinoamérica, vamos más allá de lo geográfico. Hablamos de un contenido situado políticamente en el conflicto propio de un país semicolonial, como Argentina y el resto de América Latina, oprimido por el imperialismo. Es por esto que proponemos incluir esta materia en la reforma del plan de estudio ya que nos ayudaría a pensar en los conflictos, como lo que somos, latinoamericanos, para así encontrar posibles soluciones con las características que tiene nuestro continente, reforzando el pensamiento autónomo y crítico.

 

 

 

¿QUÉ ES UNA DEUDA ILEGÍTIMA?

Publicado en América Latina y el mundo Domingo, 21 Octubre 2018 22:08

 

Es inexplicable el siglo XX y parte del siglo XXI sin ese mal que aqueja a los países coloniales, semicoloniales e incluso a muchos centrales: LA DEUDA EXTERNA. Considerado por teóricos como parte de un sistema de dominación mundial que han denominado DEUDOCRACIA. Para poder adentrarnos en esta categoría y comprender un poco más el gobierno de Cambiemos, compartimos una nota del Comité Para la Abolición de las deudas ilegítimas que explican este conflicto mundial.

POR MAS CINE, POR MAS MIRADAS

Publicado en País Domingo, 21 Octubre 2018 19:33

Trabajadores y trabajadoras del cine nacional desmienten los dichos del Presidente del INCAA referidos al estado actual del funcionamiento de la producción nacional del cine. Afirman que el Presidente miente sobre las cifras de financiamiento y en la cantidad de despidos producto de un gran recorte en la industria del cine argentino. A continuación compartimos el comunicado. (RU)

Conversatorio post Encuentro Nacional de Mujeres

Publicado en Universidad Domingo, 21 Octubre 2018 13:18

Luego del Encuentro Nacional de Mujeres creemos necesario seguir discutiendo temas troncales que hacen a la construcción de la justicia en nuestra sociedad. En un contexto de crisis económica, social y política impulsada por Mauricio Macri y el FMI, las grandes mayorías se ven avasalladas por la falta de trabajo, el recorte de pensiones/jubilaciones/asignaciones, el aumento abismal de los impuestos, la elevada inflación, la pérdida del poder adquisitivo del salario, etc.

Este 7 y 8 de noviembre los estudiantes de la Facultad de Educación participarán de las elecciones de Centro de Estudiantes y votarán a quienes los representarán este próximo año. Desde Revista Universitaria  entrevistamos a la candidata a presidenta,Tatiana Elgueta, estudiante de la carrera de Educación Primaria y militante de la Agrupación Universitaria Nacional.

Revista Universitaria: ¿Cuál es su posición en estas elecciones de Centro?

Tatiana Helgueta: Desde la Agrupación Universitaria Nacional entendemos que la importancia de los centros de estudiantes es que tienen el deber de bregar y defender la Educación pública, gratuita y al servicio del pueblo que la financia.

Es fundamental que como gremio denunciemos el ajuste masivo sobre la educación y el bolsillo de muchos argentinos y argentinas que sufren el avasallamiento sobre sus derechos, y la concentración de la riqueza de nuestro país en manos de un sector concentrado de la sociedad aliado al FMI.

Es necesario reapropiarnos del debate y tomar frente a esto acciones concretas en conjunto. Estas acciones deben permitirnos una universidad que enfrente a quienes atacan a la educación y a el derecho del pueblo argentino a vivir en una sociedad más justa.

RU: ¿Cuál es la principal  necesidad de los estudiantes de la facultad de educación?

TE: Desde nuestra fundación hemos defendido la necesidad de implementar el TURNO NOCHE de cursado en la UnCuyo. Esto es para que los que trabajan puedan acceder a la educación pública y gratuita, y no se vean obligados a dejar de estudiar o a pagar altas cuotas en las universidades privadas para seguir alguna carrera debido a que estas tienen el turno noche, dándoles la posibilidad de estudiar y trabajar al mismo tiempo.

Resulta irónico e injusto que por un lado quienes trabajan paguen con sus impuestos la educación pública, y que por el otro lado del mostrador tengan que pagar un arancel para estudiar. Eso ha permitido el lucro constante por parte de las universidades privadas a costa de las falencias de las públicas.

La bandera del turno noche significa luchar por una universidad con verdadera composición popular, que les da la posibilidad a muchos trabajadores, madres y padres de seguir estudiando. Esto hace a la defensa de los derechos del conjunto, y a la democratización de la Universidad.

RU: ¿Qué los diferencia de las otras listas que se presentan en la Facultad?

TE: Los centros de estudiantes no pueden hacer caso omiso ante la grave situación por la que está atravesando la Argentina. Sin embargo sabemos que quienes conforman actualmente el centro de estudiantes (Libres del Sur y Franja Morada) no denuncian a quienes atacan a la educación y al pueblo argentino, sino que son funcionales al gobierno actual. Es por eso que nos presentamos en estas próximas elecciones  de centro contra  los representantes del ajuste del gobierno de Mauricio Macri a nivel nacional, del gobierno de Alfredo Cornejo en Mendoza, y de su fiel alumno en la universidad, Daniel Pizzi (quien ha votado en contra de la implementación del turno noche en todas las facultades, entre otras cosas que atentan contra los estudiantes y trabajadores de la educación).

También hemos demostrado claramente tener la voluntad política  de reapropiarnos de lo que por derecho nos pertenece: que cada estudiante tenga libre acceso al banco de apuntes y por un servicio público de fotocopiado. Hemos logrado que el servicio de fotocopiado sea público en las facultades donde conducimos el Centro de Estudiantes, recuperando nuestra soberanía económica sobre nuestros recursos. 

Es por esto que invitamos a todos los estudiantes de la Facultad de Educación a participar de estas elecciones y a acompañarnos con su voto en defensa de la educación pública y gratuita.

 

Los radicales quieren fórmula propia o poner el vice

Publicado en País Sábado, 20 Octubre 2018 20:58

La UCR tiene clara sus prioridades. El país está siendo devastado, pero lo importante son las internas. «Construir desde adentro» diría algún iluso. Si las movilizaciones multitudinarias convocadas por los gremios son desoídas, que hablar de las críticas «constructivas» de Cornejo y compañia. Meras declaraciones testimoniales que salvarán los pruritos «progresistas» de algún Franja Morada. A grosso modo somos todos lagardistas. Están bien decididos a ir a fondo con el Fondo (Revista Universitaria).

José Cano le marcó la cancha al macrismo en nombre de la Unión Cívica Radical al decir que, al momento de definir «la estrategia electoral» de Cambiemos para el año próximo, «estará en la mesa de debate” del centenario partido “la posibilidad de participar con una fórmula propia», aunque matizó y señaló que el radicalismo «tiene hombres y mujeres que son referentes nacionales que pueden en un esquema integrar una fórmula».

El diputado nacional por Tucumán, que además es secretario general del Comité Nacional de la UCR, señaló en declaraciones radiales que aun “no ha habido ninguna definición” y que “la estrategia electoral de Cambiemos será discutida en el momento que corresponda, porque hoy estamos enfocados en la coyuntura política y económica del país».

Sin embargo, planteó que la UCR “evaluará la mejor estrategia electoral de cara al proceso de 2019″ y manifestó que hay hombres y mujeres en el partido que “son referentes nacionales que pueden en un esquema integrar una fórmula o eventualmente pueden participar de las PASO, como ocurrió en 2015″. Aunque aclaró que «esa posibilidad no forma parte de la agenda central», el tucumano insistió en que «en la estrategia electoral estará en la mesa de debate la posibilidad de participar con una fórmula propia». Y justificó: «No es por voluntarismo sino que hay dirigentes de envergadura».

El dirigente dejó claro que su fuerza quiere hacer sentir el peso territorial respecto de sus socios en Cambiemos. “Vamos a apostar muy fuerte a que sean los candidatos a gobernadores o encabezar listas en aquellos distritos donde no existe ningún tipo de duda y hay contundencia respecto a hombres del partido», dijo sobre los referentes provinciales del radicalismo. En ese sentido, dio como ejemplo a los senadores Julio Martínez y Eduardo Costa, de La Rioja y Santa Cruz, respectivamente.

«Vamos a empezar a recorrer los distintos distritos acompañando a nuestros principales referentes en donde el partido en el marco de Cambiemos tiene la posibilidad de ganar distintos gobiernos», cerró Cano su diálogo con Radio Continental.

¿Qué quiere hacer en el fútbol?

Publicado en País Sábado, 20 Octubre 2018 20:53

Reproducimos el artículo de opinión de Revista Un Caño sobre qué quiere hacer Mauricio Macri con el fútbol argentino. (Revista Universitaria)

 - — -

En 1993 El Gráfico entrevistaba a un tal Mauricio Macri. Lo presentaba como “un empresario exitoso que sueña con que un equipo de Primera juegue de local en Mar del Plata…”

«Cualquiera puede ver el futuro, es como un huevo de serpiente. A través de la fina membrana se puede distinguir un reptil ya formado». ­(Dr. Vergerus, en el film de Ingmar Bergman El huevo de la serpiente.)

Corría el segundo semestre de 1993, el festín menemista estaba al dente, el uno a uno sin tormentas a la vista y el festival de las privatizaciones refulgente con un Estado en retirada. Ese espíritu de época no podía pasar de largo sin involucrar al fútbol en su lógica de mercado.

El novedoso fútbol codificado empezaba a parecerse a un pozo de petróleo del que convenía estar cerca. La televisión paga significaba plata fresca para los clubes, beneficiarios, junto con la AFA, del cobro de los derechos de transmisión en exclusividad. Fue en ese tiempo en que los emprendedores empresarios argentinos vertiginosamente se apasionaron con el fútbol y comenzaron a pergeñar alguna estrategia para quedarse con los clubes. Si se podía comprar Aerolíneas Argentinas, si se podía comprar Entel, cómo no se iba a poder comprar un club de fútbol. Sentido común epocal puro y duro.

Lo que en principio desbarataba esos planes eran cuestiones legales. Los clubes eran –son– Asociaciones Civiles y para que pudieran convertirse en Sociedades Anónimas, la AFA debía cambiar sus estatutos. Ese marco regulatorio era la carta que daba cierta tranquilidad a los socios de los clubes que en absoluta mayoría rechazaban la idea de privatizar sus colores y su historia.

En dicho escenario la ultramenemista revista El Gráfico estaba, desde luego, del lado de los malos. Con sonsonetes copiados y pegados del nuevo paradigma del discurso oficial argumentaba que los clubes, administrados de modo ineficaz fomentaban la burocracia, la politiquería y la corrupción. Y llamaba desde un editorial de su director a revalorizar el fútbol:

Revalorizar el fútbol por Aldo Proietto

AI parecer, el fútbol carece de la vocación y capacidad necesarias para encontrar dentro de sus propias estructuras las soluciones que reclama. Por eso no deben extrañar ni preocupar estos intentos de grupos empresarios –al menos los más serios y respetables como el encabezado por Mauricio Macri– que buscan incursionar en un mundo apasionante con la sana intención de encarar un negocio lícito, en lo posible rentable, y casi con seguridad tendiente a mejorar un producto que ofrece fisuras severas, distando de tener la jerarquía que su prestigio mundial y este especial momento económico reclaman y posibilitan.

Que el Comité Ejecutivo de la AFA se haya quitado la venda de los ojos, propiciando una Asamblea en la que todos quienes corresponden ser consultados para adoptar modificaciones profundas podrán expresarse libremente, es un dato positivo de la realidad. Que Julio Grondona haya mantenido reuniones en el más alto nivel –son públicos sus encuentros con el presidente Menem en los últimos tiempos-revela que está dispuesto a no quedar encerrado en la peligrosa cápsula del aislamiento soberbio y estéril.

A pesar de la drástica decisión de los socios del Deportivo Español, quienes impidieron la concesión del fútbol de su entidad al incipiente grupo futbolístico Macri, puede ocurrir que la idea llegue a buen puerto con ése u otros grupos empresarios en otras entidades cuyos asociados, ejerciendo un derecho tan elemental como los de Español, decidan lo contrario.

En definitiva, deben ser bienvenidas todas aquellas propuestas sanas y honorables que contribuyan a mejorar la situación de las instituciones en particular y del fútbol en su totalidad, siempre y cuando cumplan con todos los requisitos legales sin trampas ni subterfugios.

Más que asustarnos por la presencia e intención de estas nuevas alternativas, debería preocuparnos y avergonzarnos la patética situación que viven algunos clubes, empeñados en prolongar sus agonías en vez de aceptar los cambios imprescindibles.

El fútbol argentino hoy exige un campeonato más competitivo y donde intervengan instituciones que, por su convocatoria, su infraestructura y su estado patrimonial merezcan jugar en Primera División. A nadie escapa que hay clubes que no justifican su militancia en la categoría superior y cuya presencia es difícil de sostener. Los socios de Español usaron su derecho soberano y dijeron “no”. Pero esta intención del grupo Macri no tiene por qué invalidarse definitivamente.

Mientras ciertos sectores prefieren que nada cambie, acaso porque les conviene seguir igual, lo peor que podríamos hacer es rechazar sin fundamentos a quienes tratan de modernizar.

Así como el país encaró impresionantes transformaciones en áreas mucho más complejas y el presidente Menem no dudó en arriesgar su popularidad ni su prestigio, cuesta creer que el fútbol siga distrayéndose en las pequeñeces sin advertir la necesidad de producir cambios importantes que lo revaloricen.

 

Impresiona la comparación entre aquel periodista que levantaba la voz para mandarle un terminante mensaje al presidente  de la AFA de parte del presidente de la República y el señor que hoy apenas consigue que se lo escuche en una fragorosa y amontonada convención de panelistas de programa de tele de la tarde.

Impresiona, con el diario del lunes, la asociación de las palabras cambio y modernidad con la figura de un joven empresario, Mauricio Macri, “…que busca incursionar en un mundo apasionante con la sana intención de encarar un negocio lícito…” mientras que ese joven empresario llevaba a cabo desde su vicepresidencia de SEVEL una maniobra de contrabando por la que la fiscal María Gabriela Ruiz Morales establecería tiempo después que se habían evadido —sólo en ese año 199314 millones de dólares y por la que fue procesado.

Dos semanas más tarde El Gráfico insistía y avanzaba con su lobby sobre Grondona tratando de imponer al sentido común de la sociedad las ventajas de privatizar los clubes, publicando un reportaje que justifica la elección de la cita con la que comienza este artículo y, en el que entre otros muchos centros, se le preguntaba a Macri qué quería hacer con el fútbol:

 

Macri, ¿Qué quiere hacer con el fútbol?

Es un empresario éxitoso y tiene un sueño: que un equipo de Primera juegue como local en Mar del Plata…

La mira de reojo, la acaricia, la acomoda en la punta derecha del escritorio que ocupa en el piso 15 de un edificio de Catalinas Norte. La Adidas Tango descansa plácidamente junto a Mauricio Macri, el hombre fuerte de un holding que facturó 1.392 millones de dólares en 1992. “Lo que intenté en Español lo hice en forma individual, no en representación del grupo SOCMA”, dice, y hay que creerle. Ese vínculo afectivo que lo une con el fútbol es más sólido que el frío saldo de una memoria y balance.

–Todo esto no fue planeado, les diría que se trató de la suma espontánea de una vieja idea que tenía con la necesidad del Deportivo Español y con la ilusión de toda Mar del Plata. Porque detrás de este proyecto hay mucha gente que quiere lo mejor para una ciudad. Más allá de que esto se concrete ahora o no, lo bueno es que el Comité Ejecutivo de la AFA llamará a una asamblea y que de esa manera están más cerca de aceptarse las sociedades anónimas.

–El modelo de las S.A. ya funciona en países como Italia, Francia y España. Sin embargo, es muy común escuchar allí que dirigentes están presos o procesados por actos de corrupción…

–Es cierto, la diferencia es que la gente sabe quién fue el que robó, que el que hizo algo mal rinde cuentas ante la Justicia. En la Argentina no se puede seguir sin ese vehículo que ha permitido el desarrollo del fútbol italiano, el español, y también del básquetbol, el béisbol y el fútbol americano en Estados Unidos. Son todas sociedades anónimas que, a través de un grupo de empresarios, toman diariamente decisiones económicas de las cuales se hacen responsables poniendo su prestigio y patrimonio al servicio del crecimiento de la institución. Acá tiene que pasar lo mismo, se debe dar la convivencia de las sociedades sin fines de lucro con las sociedades anónimas, como en España, y cada uno adoptar la figura jurídica que mejor le convenga. Muchos clubes que hoy no son viables económicamente van a conseguir algún empresario responsable o un grupo que esté dispuesto a poner su plata y hacerse cargo de las decisiones que toman.

–Le insisto sobre si realmente es la solución. Los antecedentes que bajan desde Europa no son tan absolutos y contundentes en favor de las S.A…

–Sí, porque ahora ningún dirigente se hace responsable de los actos que realiza. Si el presidente de un club cualquiera compromete, como sucede en estos momentos, el futuro económico de la institución, no responde ante nadie por sus actos.

 -¿Le consta que esto ocurre en el fútbol argentino?

–Sí, en el caso de la televisión, la publicidad, la estática… Los actuales dirigentes de los clubes están cobrándose a cuenta contratos que terminan dentro de tres años sin preocuparse por el futuro de la entidad a la que, supuestamente, quieren. Después, el directivo se aleja con las manos limpias y deja al club fundido, sin hacerse responsable de lo que ha hecho.

Los sábados en su quinta de Villa de Mayo no acaricia la pelota, le pega con una zurda más que respetable. Ordena los movimientos de su equipo y transpira al ritmo de los demás. Es su gran pasión, no hay dudas. Por eso el empresario y el hincha se mezclan constantemente, aunque a la hora de los negocios cambia los botines por una corbata. Entonces se pone serio.

-¿Por qué cree que hay tanta resistencia en los socios y en el ambiente del fútbol en general?

–No sé, pero estoy seguro de que clubes de poca convocatoria no tienen otra salida. Además, nadie dice que las sociedades civiles deben desaparecer: pueden convivir las dos figuras. Pero también en cada club donde se quiera permanecer, como una institución sin fines de lucro, habrá que hacer una modificación en los estatutos por la cual el dirigente se haga responsable de las decisiones que toma. Que los mismos dirigentes tengan que demostrar que durante su mandato no ha habido una administración fraudulenta ni negligencias. Si como resultado de todo este periplo que se armó con el tema de Español, la asamblea de la AFA termina sancionando esto, ya será un éxito…

–El mercado del fútbol parece ser un negocio altamente rentable, de acuerdo con la repercusión que tuvo este posible desembarco de empresarios prestigiosos como usted y a la relevancia de los volúmenes de inversiones que se manejaron.

–Pienso que a partir de ahora muchos empresarios se interesarán aún más por canalizar su capacidad y sus recursos a través del fútbol. No como hoy que es todo muy desordenado, con empresarios que llevan jugadores, por simpatía o porque lucran con esos jugadores, con sociedades que comercializan carnets para los clubes y sociedades para vender la publicidad. Los argentinos no tenemos que inventar nada, ya está inventado y desarrollado en otros países del mundo, nosotros debemos copiar.

-¿La industria del fútbol va hacia el desastre si continúa de esta manera?

–Creo que todavía no es una industria. Industria es todo aquello que produce con algún tipo de rigor o método, y el fútbol argentino tiene parte de pasión y sentimiento, y a la vez posee una parte de flujo de ingresos y egresos que pasan. Esa parte es el desorden… Se maneja con la misma pasión y el mismo sentimentalismo, pero sin ningún tipo de racionalidad. Es lo que lleva al fútbol a una crisis muy grande. Hoy por hoy los clubes se comprometen con cifras que distorsionan todo el mercado, que después no pueden afrontar, y se termina con pasivos que no es posible levantar, impuestos, cargas sociales, servicios públicos… Contraen todo tipo de deudas y años después aparecen sentencias, compromisos que quedan impagos, y se remata una sede social, un estadio. iNo puede ser!

La mira una vez más, la toca, la vuelve a acomodar. La pelota forma parte de la vida de este empresario de 34 años. Una de sus debilidades es jugar al fútbol, por eso ironiza: “En el Mar del Plata Fútbol Club el nueve era yo…” Habla con admiración de Menotti y lo define: “Es capaz de venderle agua a Obras Sanitarias, es el técnico que quiero”. Sigue coqueteando con la Tango y opinando…

-¿El fútbol está inmerso en un caos general? –Totalmente, un caos absoluto. Vivimos una pequeña luna de miel este último año, gracias a que el negocio de la televisión irrumpió con tanta fuerza y tanto capital. Lo ha financiado adelantando los recursos de años futuros. Pero hoy encontramos clubes que ya han cobrado la televisión del año que viene, los derechos de estática y todo tipo de ingresos. ¿Qué va a pasar con el próximo presidente de una institución, cuando llegue y se encuentre con que no tiene ingresos por televisión de partidos que todavía no se han jugado, que tiene vendida y cobrada la publicidad de la camiseta por dos años, con un pasivo vencido? El responsable de eso tiene que dar la cara.

–El acuerdo con Deportivo Español se firmó en la quinta de Olivos, en una reunión en la que participó también el presidente Menem. ¿Coincide él con esta lectura de la realidad del fútbol que hace usted?

–Sí, él está a favor de todo esto y pienso que la gente sensata también coincide con lo que ocurre en el fútbol. Además, está preocupado, como cualquier hincha de fútbol, que ve que las cosas están empantanadas. Lo mismo piensa el presidente de la AFA, personalmente me lo ha comunicado.

-¿El fútbol es negocio

 –No es un negocio fácil y creo que hay diez negocios más fáciles que el fútbol.

–Entonces, ¿por qué el fútbol?, ¿cómo un hombre que pertenece al grupo económico que más factura en la Argentina se embarca en semejante responsabilidad?

 –Lo hago por pasión. Estoy dispuesto, para revitalizar al fútbol argentino, a llevar adelante este proyecto, con cualquiera que quiera hacerlo y que tenga un equipo en Primera, que ceda su derecho y juegue de local en Mar del Plata con el nombre de Mar del Plata Fútbol Club.