La Redacción

¿De que hablamos cuando hablamos de dolarización?

Publicado en País Martes, 18 Septiembre 2018 13:17

Un interesante artículo publicado en El Cronista, titulado Convertibilidad / Dolarización otra vez: primero la avivada, después lo guantes, ofrece un análisis de las consecuencias de aplicar un esquema de convertibilidad con rigidez cambiaria o directamente, reemplazo de la moneda nacional por dólares norteamericanos.

En primer lugar, el autor atribuye a la posibilidad de dolarizar la economía argentina a la ruptura de un orden monetario, expresado sobretodo en la crisis cambiaria que hoy atravesamos y que ha llevado al dólar por encima de $ 40. Pero la sustitución de un sistema monetario por otro, no deshace las causas político económicas y sociales que determinaron la crisis cambiaria; al contrario, las agravan y las expanden. 

Modificar el orden monetario actual por uno fundado en el dólar implica modificar todo el orden económico vigente. La política monetaria sería, en caso de una posible dolarización, fijada por la capacidad que mantenga el gobierno de acceder a divisas externas, sea por medio de aumento de las exportaciones o endeudamiento. En otras palabras, reemplazar a la moneda de curso legal emitida por el Estado nacional (peso) por una divisa extranjera (dólar), es un renunciamiento a la soberanía nacional. La política monetaria (¿por qué no, la cultural, social, educativa, etc.?) sería fijada por quien nos proveyera de esos dólares.

En el estado actual de las cosas, con una fuerte escasez de dólares (o más bien, más dólares que se transfieren al exterior de los que ingresan al país), la baja disponibilidad de divisas en una economía dolarizada implicaría una política necesariamente restrictiva: ajuste, ajuste y más ajuste. No hay guita para repartir. Una cosa es dolarizar la economía, fijar al dólar como moneda de curso legal; otra muy distinta es que EXISTAN esos dólares necesarios para que funcione el sistema.

En materia de producción interna, el valor de los productos argentinos estarían fijados en una moneda fuerte y cara, tal y como es el dólar, pero sin los bajos costos de producción que tienen, por ejemplo, los Estados Unidos. Es decir, un celular de fabricación nacional que vendemos al mercado internacional sería caro, porque producirlo sale caro, y encima habría que pagarlos en dólares. La producción argentina pierde competitividad ante el mercado internacional. Ingresan, por lo tanto, menos dólares aún.

La contracara de esta situación es que importar sería extremadamente más barato que producir en el país.  Si nos manejamos en dólares, comprar el celular yanqui un dólar me resulta más conveniente que comprar el argentino a veinte dólares. Esto determina entonces, un permanente saldo exportable negativo. Con la dolarización, SE VAN MÁS DÓLARES DE LO QUE ENTRAN. Barrida de la producción nacional, caída de la actividad, menor consumo, menor recaudación, más ajuste.

Si esto no fuese suficiente, la experiencia histórica del modelo convertible de Menem — De la Rúa (similar con rígidez cambiaria y tipo de camibio uno a uno, a una dolarización), no fue que «funcionó al principio» pero después «se hicieron las cosas mal». Fue lo que fue y se sostuvo en tanto hubo acceso al crédito externo. Según Eric Calgcagno, de u$S 20.000 M anuales. A partir de 1995, no ese flujo disminuyó drásticamente, y explotó en diciembre del 2001. Todo el sistema se fue por la borda.

Pero, aclara finalmente el autor, que hay quienes si se benefician de este modelo. Y son, obviamente, los sectores ya dolarizados de la economía argentina, vinculados a la propiedad de la tierra y la especulación financiera.

BAJO LA ESPADA DE DAMOCLES

Publicado en Opinión Domingo, 16 Septiembre 2018 22:45

La Argentina es el tercer país emergente con mayor riesgo cambiario

El 11 de septiembre el Banco Central emitió un nuevo comunicado de política monetaria, en el que se decidió mantener al 60% la tasa de las Letras de Liquidez con vencimiento a 7 días. Según se comunicó, esa tasa va a mantenerse sin variaciones hasta fin de año. Las graves condiciones económicas que está sufriendo el conjunto de las unidades, que progresivamente van cayendo del entramado productivo, seguirá profundizándose con el correr de los días. Se nota a la legua que el Banco Central no tiene plan, ni capacidad de proyectar una estrategia en términos de política monetaria orientada siquiera al cumplimiento de alguno de los objetivos previstos en la Carta Orgánica. No logró reducir inflación, proyecto que paso a mejor vida ni bien se comprobó el desacierto del esquema de metas. Tampoco logra estabilizar el tipo de cambio, que durante esta semana volvió a reactivarse a raíz de la mayor demanda que sigue produciendo el desarme de LEBACs. Las reservas internacionales siguen cayendo, en lo que va del mes una cifra de 2.658 millones de dólares, colocándose el monto total de reservas informadas por la autoridad monetaria en 50.003 millones.

El martes 18 habrá vencimientos de las letras del Banco Central por el orden de los 400.000 millones de pesos. De acuerdo al cronograma de cancelación elaborado por su titular, del total de letras (actualmente en torno a los 600.000 millones de pesos), se ofrecerán hasta 150.000 millones para ser suscriptas por entidades no bancarias (fondos de inversión, empresas y personas físicas), sobre la base de un total de 300.000 millones en manos de no bancos; es decir que la apuesta proyectada será cancelar una mitad y renovar la otra. Para los bancos, se ofrece la misma medicina que en la anterior operación de canjes: optar por una nota a un año de plazo (NOBAC) o volcarse masivamente a la Letra de Liquidez (LeLiq) con vencimiento a una semana. En paralelo, el cronograma de canje aclara que el Tesoro emitirá Letras para ser suscritas por los tenedores de LEBACs a modo de inversión sustituta, pero aclarando que “el BCRA y el FMI han acordado modificaciones al programa que permiten la disponibilidad de recursos adecuados en moneda extranjera para asegurar el buen funcionamiento del mercado de cambios a lo largo de esta operación. En el caso de que sea necesario, el BCRA ofrecerá dólares de sus reservas mediante subastas” (http://www.bcra.gob.ar/Noticias/Comunicado-lebac.asp).

La tensión cambiaría se va a profundizar. Los datos del informe monetario del BCRA al 13 de septiembre indican que las LEBACs vienen bajando agresivamente pero esa dinámica se traslada rápidamente en presiones al tipo de cambio. En simultáneo el stock de letras de liquidez ya alcanza los 243.727 millones de pesos, que a un tipo de cambio de 40 representan unos 6.000 millones de dólares, es decir aproximadamente el 38% de las reservas netas del Banco Central. Mientras este stock crece, también aumentan las presiones frente a las renovaciones semanales, que a su vez se intensifican si se tiene en cuenta que al Tesoro le cuesta cada vez más caro renovar vencimientos de LETES. Esta semana el Tesoro pactó tasa del 7% anual, la más alta de toda la serie de emisiones de este instrumento, pero no obtuvo resultados satisfactorios: solo se renovó un 65%.

La gravedad de la situación golpeó a Nicolás Dujovne, que terminó internado en una clínica con controles médicos. Pero Luis Caputo habló en la Convención Anual del IAEF y suelto de cuerpo sostuvo que el mercado había “exagerado con la corrida”, pero luego de la intervención de la mesa de operaciones del viernes 7 de julio entendió y se calmó. La calma duró menos que “chicha y limonada”, porque esta semana volvió la corriente compradora presionando sobre el umbral de los 40 pesos. Por más que el gobierno realice esfuerzos, se telefonee con Trump o con Merkel, la fragilidad financiera que atraviesan las cuentas externas sumada al peso que continúan adquiriendo los intereses de la deuda externa, es tan aguda que difícilmente el deseo de déficit cero permita ocultar que el país no va a salir de la crisis si no cambia drásticamente de estrategia.

En el gobierno lo saben pero están presos de la alianza de intereses que los llevó al poder. El campo no permite el uso de un esquema de derechos de exportaciones porque limita su tajada en la renta agropecuario-financiera. Los bancos, especialmente aquellos de capital extranjero, tampoco están dispuestos a aceptar que el gobierno establezca medidas de orientación del crédito y controles cambiarios. Su negocio es dolarizar y fugar. Este esquema puede estar precedido por inversiones en instrumentos del Banco Central o por adquisiciones directas de dólares a precio subsidiado. En cualquier de sus formas, la dinámica está orientada a la colocación de esas divisas en plazas financieras del exterior. El sector energético tampoco va a permitir que los precios en boca de pozo vuelvan a expresarse en pesos, a pesar de que el petróleo y gas estén bajo suelo argentino.

En el mercado nadie da por cerrada la batalla del dólar contra el peso. Mientras la inestabilidad cambiaría siga generando turbulencias, difícilmente se puedan sentar las bases para el rediseño de un plan de gobierno en materia económica. El mejor equipo de los últimos 50 años trabaja bajo un plan de emergencia permanente. Esto se nota cada vez más y profundiza la dinámica de la crisis que desde inicios de septiembre comenzó a pegar en los depósitos en dólares, que sufrieron una caída total de 1.354 millones (480 millones del sector público y 874 millones del sector privado). Es una cifra que hay mirar con atención. Podría profundizarse ante eventos climáticos adversos.

El indice del Banco Namura

Recientemente el Financial Times publicó una nota sobre exposición al riesgo cambiario en mercados emergentes, dando cuenta de la publicidad del Índice Damocles elaborado por el Banco Namura (en la ilustración principal de esta nota). El país más expuesto a sufrir corridas cambiarias es Sri Lanka, ubicada al sur de la Inda y conocida como la isla de los mil nombres. El segundo país es Sudáfrica, cuyo Presidente del Banco Central se desmarcó de la situación de fragilidad financiera que vive nuestro país hace unas pocas semanas. Y a nosotros nos tocó el tercer lugar, con un puntaje de 140 sobre 200, que mide la máxima exposición (referencialmente, 100 es el umbral que diferencia la región entre economías emergentes con baja y alta exposición). Turquía quedó muy por detrás, es decir que la verdadera tormenta la causó el gobierno argentino.

La moneda de Sri Lanka cerró el viernes en torno a los 163,8 por dólar. El 13 de septiembre de 2014, es decir hace cuatro años, cotizaba en torno a las 132,25 rupias por dólar. La variación de la moneda frente al dólar alcanzó una depreciación del 23,6% durante ese lapso. País tormentoso, pero no tanto como el nuestro. Sri Lanka tiene en común con nuestra economía un fuerte grado de exposición externa causado por el desequilibrio en la cuenta corriente cuyo déficit ronda el 2,2% del PBI, mientras que la relación de deuda externa sobre producto bruto es del 77%,  el más endeudado de los países asiáticos. A diferencia de nuestro país, que ha caído bajo las garras norteamericanas en el conflicto geopolítico financiero y comercial con China, Sri Lanka recibe fondos financieros del gigante asiático (que han sido utilizados para obras de infraestructura), al tiempo que muestra cierta aversión a tomar fondos del FMI, que, por su lado, le recomendó la venta de empresas públicas como receta para resolver los problemas de déficit externo. En medio de este proceso, ese país está ensayando reformas orientadas a mejorar la capacidad tributaria del país. El Financial Times remarca que Sri Lanka ha caído bajo la dependencia de China.

Nuestro país está atrapado en el entramado de las habas que se cuecen en el seno del FMI y en medio de una guerra de monedas global en la cual las potencias más importantes están actuando mientras nuestro país permanece desnudo y sin defensas, debido a que optó por eliminar todos los controles prudenciales al movimiento de capitales.

El pasado

El gobierno se empecinó en seguir una estrategia conocida por su doloroso fracaso: el déficit cero, cuyo cumplimiento pleno implicaría un esfuerzo fiscal por el orden de los 6.000 millones de dólares, de los que 1.000 millones se intentan pasar en el proyecto de presupuesto para este año y el resto en el del año próximo. El proyecto es inviable políticamente siquiera en términos de establecer alguna previsibilidad de tipo de cambio promedio que funcione para los próximos cinco meses. Los gobernadores lo saben, el parlamento y el FMI también. El camino del déficit cero nos enfrenta a los escenarios más crudos de la crisis social y también al resurgimiento del dilema monetario que padecen todas las economías emergentes, cuando la crisis financiera revela su costado más dependiente del poder global. Ese dilema se resume en crear una nueva moneda o adoptar directamente el dólar como unidad de cuenta, reserva de valor y medio de pago. La primer variante del experimento, es decir el cambio de moneda por otra emitida nacionalmente, se ensayó en varias oportunidades a lo largo de la historia monetaria argentina. El peso moneda nacional (convertible con peso oro, excepto en períodos en los que se decretó la inconvertibilidad monetaria: 1885, 1899, 1914) fue sustituido por el peso argentino, introducido mediante sanción de la ley 18.188. De este modo, M$N 1.000 pasaron a equivaler a $10; M$N 50 eran $0,50; es decir, el remplazo implicaba colocar una coma o eliminar dos ceros. Como muestra el afiche publicitario del Banco Central emitido en aquellos años, los centavos volvían a tener valor.

El 15 de junio de 1985 Alfonsín lanzó el Plan Austral, que modificó la moneda nacional a razón de 1 Austral por cada $1.000. Esta vez fueron tres ceros. La escalada hiperinflacionaria asociada a la devaluación de la moneda destruyó rápidamente ese ensayo, que fue reemplazado por el peso convertible al dólar. Cavallo introdujo el modelo como una experiencia intermedia entre cambiar la moneda o adoptar localmente una de corte mundial. Fundó esa concepción en la idea de darle libertad al público para elegir en que moneda moverse; la contratacara de la pesificación forzada, es decir la inconvertibilidad monetaria. Ninguno de estos caminos resolvió el problema de la inflación, cuya génesis hasta ahora no ha sido comprendida en sus reales dimensiones. Salvo contadas excepciones como fue el Programa Precios Cuidados, el abordaje de este asunto deja siempre de lado el factor formador de precios que opera a lo largo de las cadenas de producción y distribución dentro de la economía. Esta dimensión enfrenta a los expertos de la economía y las finanzas con el poder económico, algo que los incomoda mucho porque pondría a crujir las bases de sustentación de una gran mayoría de tecnócratas.

El segundo camino, es decir la dolarización plena —que consistiría en sacar de circulación el peso y reemplazarlo por un nuevo Dólar Argentino—, hasta ahora no ha sido intentado. Esta es la verdadera espada de Damocles que pende sobre las fuerzas vivas del trabajo, la producción y la clase media. Sectores del establishment verían con buenos ojos esta idea, promovida localmente por algunos miembros del CEMA y expresamente por Guillermo Calvo y Exturzenegger, quien cabildeó fuerte, primero en los ’90 y luego como Presidente del BCRA.

En el año 1983, las asociaciones de bancos ADEBA, ABIRA (Asociación de Bancos del Interior de la República Argentina) y FaBa (Federación de Asociaciones de Bancos Argentinos), realizaron la Primera Convención de Bancos Privados Nacionales. En esa oportunidad presentaron un documento titulado “Lineamientos generales para un sistema financiero”, donde sostenían que “si en una sociedad las tensiones de su sistema económico son tan intensas que sólo son posibles tasas de interés real muy elevadas, deberá concluirse que esa sociedad no puede tener un sistema financiero viable en su propia moneda”. Desde aquellos años ya está vigente en el país una oleada de pensamientos que presionan por eliminar la soberanía monetaria y reemplazar el Banco Central por un Currency Board que, yendo a los bifes, implicaría delegar la política monetaria en manos de la Reserva Federal de los Estados Unidos.

Las palabras del jefe de asesores de la Casa Blanca, Larry Kudlow, revelan que en la comunicación telefónica entre Macri y Trump se analizaron otras alternativas además de un desembolso de dinero que los Estados Unidos no está dispuesto a realizar, excepto bajo la forma de una exportación de dólares argentinos que el gobierno nacional utilizaría para reemplazar el peso por un nuevo dólar con curso legal. Esto sería asumir el camino de la dolarización estricta, es decir una propuesta más radical incluso que la adopción del modelo de convertibilidad planteado por Cavallo. Este nuevo modelo dolarizador, sería compatible con un tipo de cambio flotante, tal como tienen otros países también dolarizados (Ecuador).

La dolarización no resuelve ninguno de los problemas estructurales que generó Macri como resultado de la desregulación cambiaria, el acelerado endeudamiento y la desregulación financiera. En el blog de Domingo Cavallo se puede leer una entrevista que el periodista Fernando Laborda le realizó en el CEMA. Allí sostuvo que el gobierno se apuró en liberar los controles de cambios y recurrir al endeudamiento externo https://www.youtube.com/watch?v=FCV1GQzGV8E&t=56s.

Tomando el dato de Base Monetaria + LEBACs  + LeLiq / Reservas Netas, si el gobierno decidiera mañana avanzar por este sendero debería llevar el tipo de cambio a 133 pesos por dólar (232% de devaluación). Este escenario provocaría mayor recesión y un impacto inflacionario mucho más grave que el actual. Parte del sistema bancario sufriría un golpe explosivo por el lado del riesgo de crédito como resultado del cierre de empresas. En el hipotético contexto de bancos en crisis (situación que hoy no está planteada), capitales internacionales podrían regresar al país para comprar activos de bancos, generando una mayor concentración en el sector, especialmente sobre bancos nacionales y del sector de banca especializada. El camino de la dolarización aumenta además las exigencias de ingreso de divisas y no resuelve el estructural problema del endeudamiento externo. Genera mayor fragilidad financiera, pauperización social y beneficios para un pequeño grupo de empresarios ligados al capital externo, especialmente el norteamericano, dado que los costos de transacción tenderían a ser más bajos.

Con menos rigorismo, si el cálculo se hiciera sobre reservas brutas, el tipo de cambio daría en 42 pesos, pero quedarían atrapados los depósitos en dólares. Entonces, como me dijo un joven dirigente sindical del Ministerio de Economía: “Hay dos estafas diferentes: o toman netas y generan un genocidio social o miden sobre brutas y confiscan depósitos”.

De nuestro lado, el país pierde la soberanía monetaria y la capacidad del Banco Central de actuar como prestamista de última instancia. Una opción alternativa que podría estar en carpeta sería la redefinición del acuerdo con el FMI para que el desembolso financiero conforme un fondo intangible que facilite una relación de conversión a una tasa de cambio menor.

Sin embargo, nada de esto podría tener lugar por fuera de los marcos políticos del Honorable Congreso de la Nación, entre cuyas atribuciones se encuentra la de emitir moneda (75.6 CN), fijar su valor y el de las extranjeras (75.11 CN). Pero además el Congreso de la Nación es el responsable de “proveer lo conducente al desarrollo humano, al progreso económico con justicia social, a la productividad de la economía nacional, a la generación de empleo, a la formación profesional de los trabajadores, a la defensa del valor de la moneda, a la investigación y al desarrollo científico y tecnológico, su difusión y aprovechamiento” (CN 75.19); atribuciones suficientemente poderosas y legitimas como para frenar cualquier desaguisado que se esté tramando en torno al cambio de moneda.

En América Latina existen pocas experiencias dolarizadoras. Panamá, la más antigua. Salvador y Ecuador son casos más modernos. Algunos estudios empíricos realizados por el Banco Central de Guatemala (que no es la FED, ni ningún otro banco central de los que gustan citar los expertos en finanzas) muestran que el país centroamericano que peor respondió a los efectos de la crisis del 2008 fue precisamente el dolarizado (https://www.banguat.gob.gt/Publica/Conferencias/cbanguat255.pdf). La siguiente nota muestra cómo percibe la sociedad Salvadoreña los efectos de la dolarización. No están conformes: https://www.laprensa.hn/honduras/apertura/39447498/dolarizacion-en-el-salvador-cumple-13-anos-con-exiguos-resultados. Estos simples elementos evidencian que dolarizar la economía no garantiza ni mayores tasas de crecimiento, ni reducir los impactos de la volatilidad externa.

El fin de los derechos

15.000 pacientes con HIV están en peligro como efecto del ajuste que está aplicando el gobierno como contratara del proceso de valorización financiera y fuga de capitales. Este costado de la crisis muestra que frente al poder financiero y el poder político que acumulan los CEOs, es necesario diseñar nuevos controles constitucionales que garanticen el respeto pleno de derechos económicos y sociales. El impacto de la crisis también afecta los derechos de libertad individual por el grado de perjuicios ocasionados a las familias. En este contexto, la Presidencia de la Corte Suprema pasó a estar en manos de un jurista  formado en la defensa de los intereses económicos de las grandes corporaciones. Bajo este esquema, el desafío por establecer controles sobre el abuso de las finanzas se vuelve una tarea más difícil y a su vez un campo de disputa más necesario que nunca.

 Fuente: «El cohete a la luna».

La mitad de los funcionarios que Cornejo sigue promoviendo dentro de su gabiente tienen antecedentes por violencia de género; y aquellos que ya no están, si los ha tenido que desplazar ha sido contra su voluntad. Esto es un gran indicio que nos permite comprender cuáles son los intereses de este gobierno. Si Cornejo o alguien en su gabinete realmente se preocupara por las mujeres, por la gran opresión que sufren, la violencia a la que las someten, etc. encararía de otra manera estos asuntos. Sin embargo, la mayoría de estos casos han pasado como si nada, y algunos de estos funcionarios violentos o machistas siguen lucrando dentro del gabinete Cornejista.

Está más que claro que Cornejo no pretende ni va a defender a las mujeres, y su gabinete tampoco. Están allí para cumplir a rajatabla el modelo de ajuste macrista, que va necesariamente contra las mujeres. A veces hasta supera al maestro aplicando el Ítem Aula, no adhiriendo al Protocolo de Aborto No Punible, manteniendo a funcionarios violentos y evitando toda discusión que le permita a las mujeres reclamar por un poco más de justicia. 

Rechazo al Código Contravencional de Cornejo

Publicado en Opinión Sábado, 15 Septiembre 2018 15:00

Compartimos la nota del Dr. Leandro Fontán y Dr. Gabriel Delgado (Partido Movimiento Integración) con respecto al RECHAZO al Código Contravencional que pretende aprobar Cornejo. Éste criminaliza la pobreza, la exclusión, la precariedad laboral y, por sobre todo, la movilización popular que cuestiona la injusticia social. (Revista Universitaria)

 

La iniciativa es la primera de las promesas de campaña impulsadas por el presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, que recibe el beneplácito del Congreso.

El FMI amaga y el «mercado» se espanta

Publicado en País Viernes, 14 Septiembre 2018 23:07

Mientras el principal asesor económico de Trump desliza la posibilidad del retorno a la convertibilidad o bien, de dolarización de la economía argentina, el FMI retrasa el desembolso que tenía previsto para este mes. Ni los suyos confían en ellos. El dólar vuelve a escalar por encima de los $ 40 pesos y los «capitales golondrinas», en palabras de Prat Gay, migran nuevamente para el norte (Revista Universitaria).

El FMI se hace desear

 
Mauricio Macri tendrá que esperar. Los 3000 millones de dólares del Fondo Monetario Internacional que en principio se había previsto que llegaran este mes y que se esperaban el próximo lunes no vendrán. Ese desembolso estaba previsto el primer acuerdo que el Gobierno firmó con el organismo que preside Christine Lagarde, pero ahora quedó supeditada a lo que se resuelva en el marco de la renegociación de lo pactado meses atrás.

De los 50.000 millones de dólares que el FMI decidió destinar al salvataje de la Argentina, hubo un desembolso inicial en junio por 15.000 millones. El resto se giraría a razón de 3000 millones cada tres meses si el gobierno de Macri así lo solicitaba.

Lo esperado era que el segundo tramo de la ayuda llegara el próximo lunes, pero en unos pocos meses la cosa cambió. La corrida del dólar obligó al Gobierno a volver al FMI en busca de mayor auxilio. La renegociación del acuerdo frenó el envío del dinero.

Vamos a tener que esperar al nuevo acuerdo”, explicaron en el equipo económico. La postergación de la llegada los fondos agrega una cuota mayor de incertidumbre en un mercado en el que, tras unos días de calma, el dólar retomó su camino ascendente para volver a superar la barrera de los 40 pesos.

El FMI tiene sus tiempos. Más allá de la premura argentina para tratar de tranquilizar a los mercados, el procedimiento del organismo establece que el nuevo acuerdo que selle Lagarde con el equipo económico debe ser refrendado luego por el directorio. Hasta entonces no habrá dólares del FMI para socorrer a Macri.

Luego del secuestro y tortura de una maestra en protesta en Buenos Aires, la Policía porteña amedrentó a un grupo de jóvenes militantes  y estudiantes en solidaridad con la docente Corina De Bonis. El recrudecimiento del drama argentino en épocas de Macri rompe poco a poco el cerco mediático que este gobierno ha tenido. La injusticia social se hace indisimulable, y la contrarreacción se vuelve cada vez más violenta. Los apologistas del «regreso a la normalidad» y la «reconstrucción de las instituciones» son los primeros en romper con el Estado de Derecho. (Revista Universitaria).

Una zona liberada para generar miedo

Estudiantes y militantes de Moreno fueron interceptados e intimidados por la Policía Local cuando se dirigían al acampe instalado frente al Consejo Escolar del distrito. El episodio sucedió minutos después de la multitudinaria marcha que se realizó el jueves para repudiar las agresiones recibidas por Corina de Bonis, la maestra secuestrada y torturada con un punzón por realizar ollas populares en el Centro Educativo Complementario 801, en el que trabaja. “¿Por qué vas al acampe de los maestros de mierda que no van a dar clases?”, le dijeron a uno de los chicos al que maltrataron y pusieron contra una pared por no tener encima su documento. Las intimidaciones ya no solo apuntan a los docentes y directivos: durante las últimas horas, en un clima de creciente violencia, padres y estudiantes también fueron blanco de amenaza.

Luego de la marcha, cuatro chicos de la UES y del JP Movimiento Evita se dirigieron al Centro Cultural Hugo Chávez para dejar las banderas que habían utilizado en la movilización. Al salir, camino al acampe que los docentes mantienen frente al Consejo Escolar del distrito, fueron demorados por un hombre y una mujer de la Policía Local, quienes exigieron que mostraran sus documentos. Como uno de ellos no lo tenía encima, lo pusieron contra la pared y le preguntaron a dónde se dirigía. Según el relato de los estudiantes, cuando el joven les contó que venía de la marcha y se dirigía hacia el acampe, los uniformados le respondieron con violencia: “¿Por qué vas al acampe de los maestros de mierda que no van a dar clases?” .

Los chicos me dijeron que los policías ya los habían visto entrar al Centro Cultural. Y que los trataron con mucha violencia al demorarlos, sobre todo la policía mujer”, informó Mariel Fernández, responsable del Movimiento Evita Moreno. “Al chico que se había olvidado el documento lo pusieron contra la pared y lo trataron muy mal. Lo provocaban para que él reaccionara mal. Pero es un chico muy tranquilo. Los compañeros empezaron a filmar la situación, porque son chicos formados que conocen sus derechos. Pero eso no les cayó bien a los policías, que les decían que no se podía filmar”, continuó.

‘Vamos a ver si sos tan importante para el Movimiento Evita y te vienen a buscar cuando te llevemos a la Comisaría’, le decían provocándolo”, detalló Fernández, que ayer a la tarde acompañó a los jóvenes a realizar la denuncia a la fiscalía. Allí, sin embargo, tardaron en ser atendidos porque la sede estaba “desbordada de denuncias de otros docentes que también recibieron amenazas”, según informó la responsable del Evita.

Minutos después de demorar a los jóvenes, aparecieron otros compañeros para auxiliarlos. “Cuando ellos comenzaron a llamar a representantes de organizaciones sociales y gremiales, los policías decidieron liberar al chico”, relató.

Horas más tarde, una adolescente de 16 años, militante de la UES, salía del mismo centro cultural e iba hacia la parada del colectivo, luego de una actividad de “Jóvenes y Memoria”, cuando notó que dos hombres, también de la Policía Local, la seguían. “Cuando vio que la seguían, cruzó de cuadra. Pero los hombres hicieron lo mismo. Esto lo repitió tres veces más, pero las tres veces fue imitada por los policías. Como estaba sola y con miedo, comenzó a llamar a sus compañeros, que fueron a buscarla”, detalló la responsable del Movimiento Evita Moreno.

Todo esto se da en un contexto de amenazas constantes a docentes, directores y padres. Y ahora se la están agarrando con los estudiantes. Varios chicos que yo conozco me contaron que reciben llamadas pero cuando atienden no les dicen nada, solo silencio”, denunció Fernández sobre el clima de violencia que se vive en el distrito.

Los niveles de desempleo, de inflación, de la devaluación alcanzada y el dólar amagando pasar los $40, son síntomas que ya demuestran la crisis económica instalada en nuestro país. Como consecuencia de ello, las manifestaciones y marchas, se han vuelto medidas cotidianas. Miles y miles de argentinos y argentinas descontentas con el gobierno salen a las calles a expresarlo. Vale decir, la crisis social también ha estallado. En un contexto como el actual, no hay modelo político que aguante.

Ya está casi cantado que el macrismo no termina de gobernar, que los argentinos y argentinas le pondremos un límite a tanto avasallamiento de nuestros derechos. Lo único que nos resta discutir es cuál será la salida más incruenta, cuál es la forma para evitar que se derrame una sola gota de sangre.
Y es en situaciones como las que vivimos, con tanto parecido al 2001, que los centros de estudiantes toman una relevancia crucial para la organización y politización de sus agremiados. Lejos de deslegitimar y desprestigiar a la herramienta más eficaz que tenemos los y las estudiantes para debatir nuestros problemas y volcarlos hacia acciones concretas, debemos profundizar en el conocimiento de sus funciones, su historia y el papel que ha jugado para el movimiento estudiantil argentino a lo largo de la historia.

Para discutir de política, comer algo y pasarla bien un rato, los invitamos el día de mañana, viernes 14/09 a las 21:30 hs a asistir a la Fundación Solidaridad e Integración.

 

 

Amenazas en Moreno

Publicado en País Jueves, 13 Septiembre 2018 23:56

En un video, los maestros de la comunidad educativa de Moreno denunciaron las amenazas que recibieron por su lucha luego de la explosión en la escuela 49. Tras las amenazas, una docente fue secuestrada e introducida en el baúl de un auto, donde le escribieron en la panza, con un punzón: “Ollas no”.

Funcionario de Trump insiste en el plan de Cavallo

Publicado en País Jueves, 13 Septiembre 2018 23:09

Este gobierno cada vez se parece más a aquellos que hace no muchos años terminaron con récords de pobreza, indigencia, desempleo, hambre y tristeza en el pueblo argentino. Quizás es por eso que desde la Casa Blanca se animan a decir que hay que «dolarizar la economía», volver a la Convertibilidad, al «uno a uno».

Se atrevieron a argumentar que «funcionó en los años 90: derribó la inflación y mantuvo la prosperidad». Sin embargo, la medida cuya invención salió de la cabeza de Cavallo, quien sabemos que ha tenido algunos acercamientos a este gobierno, a nuestro juicio peligrosos, trajo una bola de problemas para esos gobiernos y lo peor para los argentinos. Luego de la Convertibilidad siguió el Megacanje, el Corralito y finalmente el Estallido.

Aunque sabemos que este gobierno está agotado, esperamos que aquellos acontecimientos no se repitan para evitar el dolor y el sufrimiento de más del 50% de la población que se encontraba bajo la línea de pobreza y menos aún, que se vuelva a derramar la sangre de compatriotas.