Un pobre laburante

¡Hola! ¡Soy Joaco! Acá… con los negros

Publicado en Universidad Martes, 07 Agosto 2018 21:22

 

Fue sorprendido el presidente de la Federación Universitaria de Cuyo en la “Asamblea General Universitaria” en apoyo al paro docente.

Joaquín Rodríguez, radical macrista, militante de Franja Morada fue visto en el corte al ingreso de la Universidad junto con la heterogénea convocatoria en repudio al ajuste universitario de Macri y sus cómplices (Pizzi y Cornejo). Estos últimos sus patrones.

Al verlo, sin sus correligionarios, ni distintivos de la Franja Morada, los interrogantes fueron in crescendo entre los percatados. ¿Qué hacía ahí?

Inmediatamente nos pusimos en contacto con quienes lo conocían para poder satisfacer esta inquietud.
Lo primero que pensamos es que el Joaco había iniciado una entretenida partida de pokemon go y en plena caza de un bulbasaur se encontró rodeado de gente en contra de su gobierno. En ese caso ¿por qué no se retiró inmediatamente? Habrá visto otro pokemon, dicen algunos, o simplemente decidió no levantar sospechas de su terrible adicción. Claro, ¡eran horas laborales!

Otra fuente apuntó a que posiblemente Pizzi o quizás el mismo Chucky Cornejo le indicó que asistiera, para espiar, vio. Pero quien esto escribe debe admitir (en su favor) que en ningún momento el sindicado sacó libreta alguna o fue visto tomando nota por otro medio. Quizás al ser estudiante de Ciencias Económicas pudo desarrollar la habilidad de contar sin papel, y retener la información. Quienes lo conocen desmintieron categóricamente esa posibilidad.

Si no estaba cazando pokemones o espiando, ¿qué hacía ahí?

¡Estaba de acuerdo con la manifestación!, dijo uno. Poco prosperó esta posibilidad, consultados sus allegados más cercanos juraron y perjuraron que nunca (acá algunos repitieron fórmulas sacramentales, otros se persignaron incluso*) lo habían oído realizar alguna declaración política.

¿A qué fue?, insistimos entre nosotros…
¡Hasta que nos dimos cuenta!
¡Fue a sacarse una selfie!

En eso también coincidieron todos, el Joaco es de sacarse selfies asiduamente. Quizás vio gente y no perdió la oportunidad de inmortalizar su adolescente sonrisa entre la multitud. O para lavarse las manos y continuar con la política de la Franja de estar con dios y con el diablo…

En un momento incluso se lo vio cerca del micrófono. Con cara de aturdido, quizás con miedo, quizás sin saber incluso qué pasaba ahí… Inmediatamente, algún correligionario que lo acompañaba lo despabiló y ya no lo vimos más.
¿Habrá cazado su pokemon?



Nota pie de página:
* bien, no como Macri