UNA FORMA MÁS DE MERCANTILIZAR LA EDUCACIÓN

 

El programa político del gobierno de Macri, basado en el ajuste, la inflación, el desempleo, el endeudamiento para garantizar la transferencia de renta nacional al exterior, el recorte (cada vez mayor) sobre el presupuesto en educación, la ciencia y la técnica; no es posible sin las supuestas verdades académicas que reproducen las instituciones educativas en nuestro país.


Dichas instituciones regidas por una ley inspirada en los principios bancomundialistas que cuestionaron la gratuidad, la autonomía, el acceso irrestricto y el sentido nacional en los años 90, hoy vuelven a tomar cuerpo en la ley UniCABA, que consistirá en una reforma del sistema educativo que incluirá la eliminación gradual de los 29 profesorados que hay en la actualidad en la Ciudad.
Quizás lo más grave del proyecto de ley que crea una “Universidad” docente para la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, es el cierre obligatorio de los profesorados que existen en la actualidad. Son unos 29 los profesorados estatales y 44 privados en total, y llevaría a cientos de trabajadores de la educación a perder sus trabajos.
Si bien el artículo que disponía el cierre inmediato de los terciarios fue modificado y el proyecto aprobado contempla la posibilidad de la coexistencia. Al manejo discrecional de los recursos se agrega que van a ser sujetos a varias evaluaciones periódicas para calificar su desempeño y utilidad. La ley llevará a un cierre paulatino de todos estos centros educativos.
Una educación en estos términos busca formar a los próximos especialistas en cerrar escuelas, mantener cuentas off-shore, lavar dinero y gobernar en función de intereses antinacionales. Educar al estudiantado en estos principios bancomundialistas es arruinar el destino del país.
A los mendocinos y las mendocinas, este tipo de políticas ya no nos sorprenden, la implementación del ITEM AULA, que perjudica enormemente a nuestros docentes, las bases que sentó el actual rector de la Universidad Nacional de Cuyo, Daniel Pizzi, que a través de la FIESA, hace algunos meses atrás de mercantilizar la educación, entendiendo cuales son las carreras rentables y las que no, y su concepción profundamente antinacional, alejada lo más que se pueda del pensamiento situado que nos permita comprender los problemas de nosotros como argentinos y argentinas, no olvidemos que se quiso arancelar de manera encubierta hace unos años atrás una cerrara universitaria.
Hoy le toca a Buenos Aires, y no es casualidad. existen hoy en la educación dos modelos que se encuentran en disputa, uno conducido por Mauricio Macri, que se expresa en la ciudad de Buenos Aires con Horacio Rodríguez Larreta, y en Mendoza con Cornejo y Pizzi, quien quiere abrirle las puertas al Banco Mundial para que este diseñe y controle lo que debemos estudiar, siéndole funcional al mundo de las finanzas, cuyo jefe es el Banco Mundial. Y otro modelo Nacional, democrático, popular y latinoamericano que no quiere internacionalizar la educación, sino nacionalizarla.

Valora este artículo
(0 votos)