Imprimir esta página

¿Cómo sigue la lucha estudiantil por la educación en la UNCuyo?

 

Pasadas las históricas jornadas en donde miles de estudiantes se plegaron a la lucha docente, se tomaron rectorados y facultades a lo largo y ancho del país y multitudinarias marchas telúricas conmovieron las calles y plazas se hace necesario parar la pelota y pensar un segundo. ¿Qué pasó hasta el momento? ¿Cuáles fueron los aciertos y cuáles los errores? ¿Cómo seguir?

Quizás lo más interesante fue la dimensión que alcanzó el conflicto y cómo fue creciendo, semejante a una bola de nieve, en convocatoria y en toma de conciencia. Lo que empezó como un reclamo gremial paritario docente rápidamente sumó la cuestión del ajuste presupuestario y el recorte sobre las universidades nacionales. Pronto millones comprendimos que lo que está en tela de juicio en la Argentina excede al sistema universitario, pues se trata de una profunda crisis en la Educación Pública y Gratuita producto de la política antinacional y antipopular aplicada por la Alianza Cambiemos desde el 10 de diciembre del 2015. Esto trocó en un rechazo tajante a la dictadura mediático-financiera macrista y entonces sucedió el milagro: Grandes sectores del movimiento estudiantil y del movimiento obrero organizado (los dos sectores más dinámicos de la sociedad) confluyeron en la calle y demostraron que para defender la educación pública y gratuita hay que enfrentar al gobierno de Macri.

Sin embargo, una vez resuelta la paritaria docente universitaria y levantado el paro (la mayoría de las federaciones docentes entendían que no era conveniente seguir con la medida de fuerza sin aceptar el aumento salarial que aunque escueto es mejor que nada), parecemos asistir a un período de relativa calma en donde es más necesario que nunca aprovechar los cursos llenos de estudiantes, rescatar el debate político y poner sobre la mesa la discusión sobre el presupuesto 2019 que está dictado lisa y llanamente por el FMI y en donde se prevé otro ajuste que afectará al sistema educativo.

Pero también es justo reconocer que la lucha estudiantil pasó por diferentes vaivenes. Las asambleas de centros de estudiantes conducidas por sus gremios demostraron ser un gran éxito en cuanto a convocatoria y nivel de discusión. De hecho de las asambleas de Ciencias Políticas, Filosofía y Artes y Diseño salieron las mociones que hicieron posible la Asamblea General Universitaria (conducida por los tres centros de estudiantes previamente mencionados pero con la participación de otras facultades) en donde se decidió unánimemente la toma del Rectorado, hecho que desencadenó la lucha en la Provincia y que fue la antesala de las grandes marchas de las semanas siguientes. Sin embargo, ese impulso inicial conducido por los gremios estudiantiles devino en una serie indeterminada de “asambleas interfacultades” promovidas fundamentalmente por agrupaciones de ultraizquierda (PTS, COR, etc) en donde se hacía un culto al falso “independientismo revolucionario” que repudiaba toda acción política gremial-estudiantil. Cuando la ultraizquierda no puede conducir, simplemente se dedica a tratar de “burócrata” a toda dirigencia para poder desprestigiarla y ganar adhesiones. En estas asambleas interfacultades, que no tienen autoridades democráticamente electas ni estatuto ni legitimidad, se desvió el eje de la discusión a si debía estar o no la estatuilla de la virgen en el predio universitario o se promovió cortes del ingreso a la UNCuyo sin participación real que afectaron a la mayoría de la comunidad universitaria que paradójicamente está de acuerdo con el reclamo justo de defender a la educación del ataque macrista. El tono de intolerancia política que tiñó esas asambleas, en donde se bastardeaba a todo aquel que opinara diferente, terminó por decretar la disolución de las mismas. Algo similar ocurrió en la Facultad de Psicología de la UBA en donde grupos minoritarios se atribuyeron la legitimidad de todo el estudiantado tomando el edificio durante dos semanas poniendo en peligro la asistencia para todo el semestre del resto de los estudiantes1. . O como sucede en Córdoba que un grupo de 50 militantes de izquierda (?) tiene tomado el rectorado hace casi un mes2.

En síntesis, es necesario retomar el debate político a través de los órganos democráticos gremiales por excelencia del estudiantado que son sus Centros de Estudiantes. Esperamos poder contribuir con eso retomando la discusión del Turno Noche de cursado, el Boleto Educativo Gratuito y la Elección Directa de autoridades universitarias sin ponderación. Mientras los estudiantes a través de sus gremios han sabido conquistar sus derechos (Fotocopiadora de los Estudiantes en Políticas, Filosofía y Artes; o Medio Boleto Estudiantil) algunos “iluminados” que creen ser “la vanguardia revolucionaria” tristemente se han dedicado organizar derrotas desprestigiando al resto del movimiento estudiantil.

 

 Referencias:

1https://www.infobae.com/educacion/2018/09/14/los-estudiantes-de-psicologia-de-la-uba-perderan-el-cuatrimestre-si-no-se-levanta-la-toma/

 

1https://www.infobae.com/educacion/2018/09/22/tras-casi-un-mes-de-ocupacion-grupos-de-ultraizquierda-decidieron-continuar-con-la-toma-de-la-universidad-nacional-de-cordoba/

Valora este artículo
(0 votos)