Mientras Macri hambrea y saquea al país nos quieren plantear el siguiente sofisma: El apoliticismo militante es “revolucionario”

La crisis argentina se agudiza cada vez más. El gobierno de Macri parece acercarse a su fin y cada vez hay más olor a 2001. Al igual que con la caída de De la Rúa el estallido del modelo económico y la implosión del régimen político anuncia un nuevo “que se vayan todos”, “los políticos son todos iguales”. El desengaño y la decepción al ver hundirse la Argentina tienen como consecuencia el descreimiento en la actividad política.

 

Mientras tanto Duran Barba (el sofista estrella del siglo XXI) se regocija al ver cómo, mediante sus efectivos artilugios, los argentinos perdemos el eje de la discusión y entramos en debates que poco tienen que ver con la crisis del país. Toda la UNCuyo distraída con la polémica de si debe haber o no símbolos religiosos en el predio (el escándalo de la virgen) mientras la Educación Pública y Gratuita se va al carajo.

Además surge una nueva moda: El apoliticismo militante es “revolucionario”. No existe nada más rebelde que militar un falso independientismo que defiende consignas aisladas y desprecia cualquier tipo de organización política.

Para charlar y profundizar sobre estos temas nos juntaremos el día viernes 7 de septiembre a las 21:00hrs en la calle Paraguay 2560. Los esperamos.

Valora este artículo
(0 votos)