De la desaparición forzada de Santiago Maldonado al cambio de doctrina de las FFAA: los radicales morados miran hacia el costado

Por los pasillos de las facultades aún se escucha un resonar de mentiras que corresponden a ciertos personajes vestidos de morado. Estos, siguen negando su obvia vinculación con el gobierno provincial y nacional que tanto mal le está haciendo a nuestra patria. Son militantes que pertenecen al brazo universitario de la UCR que podrán decir que su agrupación es independiente a lo que hace su partido en Cambiemos pero… ¿Cómo? Si los hemos visto militar, ligar cargos, candidaturas, y hasta reunirse con los ministros de la alianza saqueadora. Josefina Mendoza, Tamara Salomón, Juan Pablo Cebrelli  por mencionar algunos nombres.  Vale aclarar que no nos molesta que estén al servicio del gobierno con lo antes mencionado sino el manejo impune negando su verdad que desorienta al estudiantado.

 

Se merece hacer estas precisiones para explicar a continuación, la gravedad del silencio cómplice.

Con Cambiemos gobernando hemos perdido, entre otras tantas cosas, nuestra soberanía nacional. Mauricio Macri decide entregarnos al FMI para tratar de seguir sosteniendo los privilegios de una minoría mafiosa de las finanzas a la cual él y su gabinete pertenecen. Pero el Fondo conducido por Christine Lagarde solo cumplirá si se sigue al pie de la letra su recetario, garantizándose así que el dinero prestado se devuelva. Entonces la política económica, social y cultural será trazada por la lapicera de Lagarde. Es aquí donde Macri pasa a ser un títere de la extranjería y el pueblo argentino pierde su soberanía popular. ¿Qué quiere decir esto? Que no votamos a la Lagarde para que maneje el destino de la Nación.

La deuda tomada por este gobierno alcanza niveles colosales. La misma ya representa casi un 90 por ciento del PBI y se anticipa que será impagable[1]. Ponerle caros impuestos a las grandes empresas extranjeras, gravar la renta financiera con altos impuestos o colocarle retenciones a la soja, no serán opciones que considerará Macri para recaudar lo que se debe. Es decir, no se atacarán a los beneficiados por las políticas liberales que saquean y entregan nuestro país. Por el contrario, un brutal ajuste recaerá sobre el bolsillo de las mayorías laburantes y serán tratadas como “lo que sobra en la Argentina”  para que estos delincuentes sigan tranquilos su fiesta.

Para que todo esto se cumpla sin que nadie patalee y con la excusa de luchar contra el terrorismo y el narcotráfico,  el ejecutivo nacional lanzó un decreto que trae de nuevo las botas a la calle. El decreto 683/18 reforma la doctrina de las Fuerzas Armadas para que intervengan en conflictos internos ya que antes se limitaban a la defensa de la soberanía nacional ante intromisiones militares extranjeras por la Ley de Defensa Nacional del 2006.

¿Cuál será el criterio para intervenir conflictos internos? ¿Se referenciarán en la Ministra de Seguridad, la “Pato”, que por una decisión política nefasta se cobró la vida de Santiago Maldonado y Rafael Nahuel? ¿O se refundarán en la doctrina Chocobar, tomando un disparo por la espalda como detalle?

Es necesario traer a la memoria a Santiago Maldonado y Rafael Nahuel ya que fueron tratados como terroristas por no pensar igual que los macristas, por no callar las injusticias que los aquejaban. O también a Facundo Burgos de 12 años que fue identificado injustamente como un delincuente por conducir una moto de “manera sospechosa” dejando esta vida por un disparo por la espalda.

Con estos precedentes en la era macrista, su lógica entonces sería reprimir a manifestantes, organizaciones políticas, ciudadanos a pie que reclamen por sus derechos vulnerados consecuencia de acudir al préstamo con el FMI. Las FFAA serán puestas, a su criterio, en contra de su pueblo.  Mientras tanto la ilusión de justicia social del pueblo argentino es robada por manos locales puestas al servicio del lucro foráneo.

Es de vital importancia denunciar estas brutalidades desde cada lugar que nos toca. En el ámbito universitario es mediante centros de estudiantes y federaciones, que pretenden organizar el movimiento estudiantil para luchar en contra de los que atentan nuestro intereses, pero difícil está cuando agrupaciones que los conducen inyectan anestesia en las discusiones.

A modo de ejemplo: la presidencia morada de la FUA y FUCuyo poco y nada dijeron sobre el accionar asesino del gobierno hacia Santiago, Rafael, Facundo y cuantas más víctimas. Tampoco repudiaron la gravedad de la reforma de la doctrina de las FFAAEn esa línea, no se han expresado públicamente en contra de las medidas tomadas por este gobierno corrupto, mafioso, represor y despilfarrador de recursos nacionales. Y si lo hiciesen sería contradictorio por la mención primigenia de esta nota.

Hacer silencio frente a las desigualdades y ser indiferentes al dolor de un pueblo los convierte en cómplices. Ser parte de este gobierno, en menor o mayor medida, en responsables.

Modificado por última vez en Jueves, 26 Julio 2018 13:29
Valora este artículo
(0 votos)