¿Por qué el Turno Noche debe implementarse en la UNCuyo?

 

Desde la Agrupación Universitaria Nacional venimos planteando la necesidad de implementar el Turno Noche de cursado en la UNCuyo para que todos aquellos que trabajan durante el día, puedan acceder a la educación pública y no sean expulsados de la formaciónsuperior u obligados a pagar una altísima cuota en una universidad privada. Resulta muy injusto condenar a miles de ciudadanos a pagar por “ventanilla doble” su acceso a la educación: con sus impuestos financian la universidad pública y gratuita a la cual no pueden asistir por los horarios de cursado; y además destinan gran parte de su salario al pago de la cuota de las universidades privadas que se han convertido en empresas que lucran con la educación, pero que ofrecen un horario nocturno.Producto de esto, mientras que en el país la matrícula se reparte 80% de estudiantes para las instituciones públicas y 20% para las privadas; en Mendoza lo hace en un 50% y 50%. Vale decir, las universidades privadas de Mendoza existen, engordan su “clientela”, por los déficits de la pública.

El Turno Noche en la Universidad Pública permitiría a miles de compatriotas mejorar profesional y culturalmente, pero por sobre todas las cosas a ascender socialmente debido a la mejora de la calidad de vida futura que implica obtener un título profesional. Con el Turno Noche, la Universidad reforzaría su condición de ser una herramienta de asenso social en nuestro país.

Por esta sencilla razón, es una medida justa.Pero el Turno Noche también es estratégico, porque cambiaría la composición de clase de la universidad permitiendo el ingreso de los trabajadores hasta donde hoy lo hacen en mayoría los hijos de la clase media urbana más acomodada.

Esto cambiaría la correlación de fuerzas en la Universidad y permitiría que las consignas y reclamos históricos del campo nacional tengan mayor arraigo en la Institución que le pone el tono a todo el aparato cultural argentino. De esta forma, confluirían en la Universidad los dos sectores más dinámicos de la sociedad argentina: los trabajadores y los estudiantes, que luego serían una sola y misma cosa. L a historia nos demuestra (Cordobazo y Mendozazo mediante) que cuando estos dos sectores han marchado juntos y a la par, se han realizado grandes transformaciones en tren de una mayor justicia social. La Universidad también puede ser transformada con la acción conjunta de estos dos sectores.

De nada sirve conmemorar el centenario de la Reforma Universitaria de 1918, o la gratuidad universitaria conseguida con el peronismo; si no se aplica el Turno Noche. Son parte de una misma lucha, son diferentes etapas de una misma historia.

Lo cierto es que el planteo del Turno Noche es decisivo porque  PARTE AGUAS. De un lado estamos los que queremos una Universidad nacional en su contenido, realmente popular en su composición y por ende, al servicio del pueblo argentino que la está financiando. Del otro lado están los que en la última Asamblea Universitaria votaron en contra de la incorporación del Turno Noche en el estatuto universitario, vale decir, Pizzi y compañía.

En definitiva, hoy levantar la bandera del Turno Noche es defender la Educación Pública y Gratuita en la Argentina. Es luchar por una Universidad con verdadera composición popular. Al que le quepa el saco, que se lo ponga.

Valora este artículo
(0 votos)