¿Por qué Pizzi tuvo que recular con los “aportes voluntarios”?

Los “aportes voluntarios” de trabajadores y trabajadoras de la Universidad para financiar la campaña del “Interclaustro”, agrupación política del Rector Pizzi, fue noticia en nuestra provincia. Un nuevo escándalo de corrupción en la UNCuyo, faltando tan poco para que se elijan nuevamente autoridades universitarias, merece un repaso para saber qué ocurrió y cómo se manipulan los recursos que pertenecen al pueblo argentino. Veamos.

1)      El 19 de Abril el Rector Daniel Pizzi firmó la resolución 1310/2018 que permite el descuento por bono de sueldo de los trabajadores de la UNCuyo bajo la figura de “aporte voluntario” para depositar en una única cuenta bancaria, de la agrupación política Interclaustro, y así costear la campaña electoral que busca llevar a Pizzi a la reelección.

 

2)      El 3 de mayo a raíz de las denuncias perpetradas por el resto de la comunidad universitaria, Pizzi y compañía, en nombre de la “TRANSPARENCIA”, justificaron a través de un comunicado los controversiales “aportes voluntarios”.

 

 

3)      Tan solo dos días después frente a los reclamos de docentes; no docentes hartos de ser hostigados; notas en diversos diarios de la Provincia; un comunicado de Adriana García (candidata por Convocatoria Universitaria) exigiendo real transparencia en el manejo de fondos; y denuncias estudiantiles, Pizzi decidió dar marcha atrás con la resolución con un comunicado por Facebook (¡!) también en nombre de la «TRANSPARENCIA”.

 

 

 

4)      El miércoles 09/05 Pizzi deberá dar explicaciones en al Consejo Superior frente al malestar generado en la comunidad universitaria. No docentes y docentes preocupados por el descuento “político” de sus sueldos, más estudiantes y graduados, pedirán que se derogue la medida y que se explique la maniobra del Rector.

Ahora bien, puestos los hechos vamos a sacar algunas conclusiones.

Los “aportes voluntarios” de “voluntarios no tienen nada porque se terminan convirtiendo en una herramienta extorsiva para ver quién aportó y quién no al financiamiento de una campaña política de una agrupación universitaria. Así se podría llegar a “apretar” a los trabajadores universitarios e inducirlos, de forma cuasi mafiosa, a “aportar y votar por fulano si quiere conservar el trabajo”.

Tampoco es cierto que se favoreciera la transparencia y pluralidad ya que la única cuenta habilitada por la resolución era la del Interclaustro. De tal modo los trabajadores no podrían aportar “voluntariamente” a otras listas o agrupaciones. Sólo pueden hacerlo a la agrupación del circunstancial “patrón” que les paga el sueldo, que es a su vez, candidato a Rector. Terrible apriete.

Pero como si esto fuera poco, Pizzi se contradice a sí mismo en sus comunicados. Primero en nombre de la “transparencia” justifica el aporte, luego, tan sólo dos días después y también en nombre de la transparencia deroga la resolución. Vale decir, o lo primero era poco transparente o simplemente era falso.

En definitiva… ¿por qué Pizzi tuvo que recular y dar marcha atrás?

Hasta ahora la única explicación a la vista es que quisieron mandarse una “jugarreta” para sacar provecho electoral. “Si pasa, pasa” habrán pensado en el Rectorado. Pero no pasó.

¿Qué hubiese ocurrido sin las denuncias de miembros de la comunidad universitaria? ¿Qué hubiese pasado si no lo tomaban los medios locales? La maniobra corrupta se hubiese ejecutado metiendo mano en el salario de trabajadores universitarios.

Otra vez quedó al desnudo la corrupción y la poca transparencia de quienes hoy conducen la UNCuyo. Manosean, para beneficiarse a sí mismos, los recursos públicos. El dinero que aportamos los argentinos y argentinas para sostener la Universidad, está siendo utilizado por el Interclaustro para beneficiar a un puñado de atorrantes. Desde aquí los denunciamos.

Modificado por última vez en Martes, 08 Mayo 2018 14:38
Valora este artículo
(1 Voto)