Opinión

El pasado miércoles 7 de marzo se llevó adelante una asamblea estudiantil extraordinaria para debatir temas de vital importancia para todo el estudiantado de la UTNFRM.

Lo primero que se puso en discusión fue el tema de las Becas Comedor, con una gran concurrencia de becados que dieron su opinión al respecto y acompañaron una larga discusión sobre todas las opciones. La posición de la mayoría de los estudiantes, con apoyo de la AUN y la agrupación Manuel Savio, fue la que sostuvo que se lleve adelante una beca base de un monto de ($50) y si el becado o becada desde ahora en más prefiere ir a comer en algún lugar de comidas fuera de la facultad lo puede hacer, teniendo en cuenta que la diferencia la deben bonificar los mismos. La contra cara fue la opinión de Franja Morada, la cual no puede ocultar su afinidad con lo privado, levantando la mano para que la exclusividad de las becas siga siendo del buffet actual. Por otra parte, se decidió que el CETEM pase a otra instancia para tratar y dar forma a una especie de becas escalonadas. La idea consistía en que cierta cantidad de becas se entreguen por completo y otra cantidad, por un monto menor monto de dinero para poder superar el número de becas que se brindan actualmente. Teniendo en cuenta el antecedente del año anterior en el cual se inscribieron más estudiantes que el anterior para recibir esta beca y, siendo probable que este año se inscriban aún más dado el contexto hostil en el que vivimos los argentinos, responsabilidad de quien conduce hoy el Estado nacional, Mauricio Macri, y su mejor alumno, Alfredo Cornejo. Desde la Agrupación Universitaria Nacional, seguimos sosteniendo que no podemos depender más de un Buffet terciarizado en manos de un privado. Entendemos que la realidad nos empuja a seguir bregando por un comedor universitario como un servicio público con presupuesto genuino.

El segundo tema que se llevó adelante fue el de la modificación del plan PROG.R.ES.AR, su transformación en beca y su traslado de la dependencia del ANSES al Ministerio de Educación. La Asamblea por completo coincidió que a este perverso decreto no le importó ni un poco la disminución de la equidad que osciló entre el 15 y el 30% entre los jóvenes; ni que el criterio que se implementará de ahora en más, para que los beneficiados mantengan la beca, será el del 50% de las materias aprobadas del año en curso. Esta actitud de premiar el mérito por parte de estos personajes deja a las claras que no les interesa la realidad de todas y todos los estudiantes, ponen trabas en las carreras consideradas de ciencias aplicadas por sus extensos cursados y complejidad. Toda la asamblea, menos la Franja Morada que defendió esta decisión en comisión directiva, afirmando que es una forma de optimizar los recursos del Estado, se opuso a la Beca PROG.R.ES.AR. Se agrava la situación, si se tiene en cuenta que esta agrupación conduce la Federación Universitaria de Cuyo y dice defender la educación publica y gratuita.

Se decidió por una unanimidad el apoyo a la movilización del 8M y al paro internacional de mujeres llevados a cabo en todo el país, adhiriendo como Centro de Estudiantes. Cuando el país se viene de retranca las más perjudicadas son las mujeres. Ejemplos claros son: el ITEM AULA y el cierre de paritarias a través de decretos por el Gobernador Alfredo Cornejo, el cual repercute en todas las mujeres mendocinas vinculadas a la educación, muchas de ellas sostén de hogar, con familiares enfermos, con distancias enormes para llegar a sus colegios, etc.

El último tema que se propuso fue el de los despidos que sucedieron en estos últimos días en el INTI (Instituto Nacional de Tecnología Industrial) en todo el país, teniendo en cuenta las incumbencias que podríamos tener los estudiantes de la Universidad Tecnológica en los distintos rubros que desarrolla este instituto. Desde la Secretaria General de la FUCuyo, con Mariana Abrego a la cabeza, se apoyó el acampe en Luján de estos compañeros y compañeras preocupados por lo que pueda pasar con su futuro.

Celebramos una instancia tan democrática como la asamblea estudiantil, recalcando el papel fundamental del gremio máximo de los estudiantes. A partir de esta instancia, se pudieron canalizar todos los reclamos, acompañar las diversas situaciones que nos afectan como argentinos y argentinas poniendo en tela de juicio las medidas que se están llevando a cabo por este personaje que funge como presidente. Las consecuencias las vemos en todos los ámbitos de nuestras vidas. La asamblea de los estudiantes de la UTN no fue la excepción.

Leer más …

«La inflación está en tu mente; las expectativas son la clave para bajarla» twitteó el economista, amigo de cambiemos, Martín Tetaz. Siguiendo la línea de Mugricio, quien nos avivó, resulta que hay crecimiento, pero éste es «invisible».

Graduado de la Universidad de La Plata, no habla desde la completa ignorancia o la equivocación, sino desde lo aprendido en los planes de estudio de nuestro país.  Es sabido que la política que beneficia a intereses extranjeros llevada a cabo por Macri y compañía no podría ser tal sin el apoyo que brinda la cátedra universitaria.

Así, Tetaz suele expresar en diarios, programas de televisión, redes sociales, conferencias, en su actividad docente y demás, lo que la educación Argentina le enseñó.

Algo de lo que piensa (con nuestras palabras): que los de arriba no paguen tantos impuestos. A esto lo subsanamos endeudándonos hasta los cuernos, aplicando un «último» tarifazo (política de «shock») y sacando los subsidios para los de abajo, que estos últimos se las arreglen.

Así es como le responde al pueblo que le financió la Educación, condenándolos a la miseria y siéndole funcionario a un gobierno de empresarios amantes de las empresas offshore.

En su web, este economista fundamentó la afirmación que encabeza esta nota [1]. Un estudiante de la Facultad de Ciencias Económicas podría legitimar lo allí escrito, puesto que al ingresar a cualquiera de las carreras que esa facultad ofrece, es uno de los primeros temas que aprenden. Pero nosotros no podemos confiar en un texto que afirma que: «Cuando un aumento de precios no reduce las cantidades demandadas de un producto, es porque no está siendo interpretado por los consumidores como un encarecimiento de ese producto en relación a otros, sino como la consecuencia de una suba general de precios.» ¿No será que si sube el precio de un bien o servicio básico y necesario, los consumidores se ven obligados a seguir pagando por él? Esto huele a un abuso de los grandes comerciantes y demuestra que el «libre juego» de la oferta y la demanda es muy lindo en la teoría, pero no es aplicable a la realidad.

En el mismo texto, el economista escribe: «¿Subieron realmente el dólar o las naftas? O, ¿subió todo más o menos en la misma proporción?» Realmente subieron Martín, subió todo, los impuestos, la deuda, la desocupación, la mala imagen del presidente. Todo, menos nuestros salarios.

Un dato que no nos sorprende es que Tetaz fue militante de la Franja Morada, y el año pasado visitó nuestra provincia para desertar en el Congreso Nacional de Ciencias Económicas (sí, el del PAPELÓN de los $800.000 que Pizzi les «prestó» a los morados), congreso que profundiza el único modelo económico que se enseña en la Facultad de Ciencias Económicas, digna sede de la Universidad de Chicago en Mendoza.

Ya está dicho: es necesario una reforma de los planes de estudio para que la Universidad no sea una herramienta más de los que nos quieren perjudicar. Para que en cambio sirva para cumplir lo que nos proponía Jauretche: “una Universidad politizada, donde el estudiante sea parte activa de la sociedad, y lo aprendido sirva como medio para la realización nacional”. Para que el prestigio que otorga el título universitario no sólo le de autoridad a los personajes como Tetaz, que difunden sólo las ideas que a los CEOS que nos gobiernan les interesa difundir.

 

 

 

 https://www.lagaceta.com.ar/nota/762966/actualidad/cinco-ejes-economicos.html

 https://www.lanacion.com.ar/2090799-martin-tetaz-la-inflacion-va-a-seguir-siendo-escandalosamente-alta

 https://www.lanacion.com.ar/2071637-martin-tetaz-en-el-coloquio-se-respira-la-idea-de-que-vamos-a-ser-australia

[1] http://www.martintetaz.com/la-inflacion-esta-en-tu-mente-para-dummies/

Leer más …

El instrumento que forma a los “inteligentes” en nuestro país  (o sea el sistema educativo en general y la Universidad en particular), se encuentra desvinculado de su fin esencial, que es el de la creación de pensamiento genuino y crítico con un sentido nacional; sin embargo a los profesionales que emanan de la Universidad nos  hacen observar nuestra realidad con anteojeras impuestas y no con ojos propios.

Decía un amigo  una vez, la Universidad es como un supermercado; en las góndolas están las carreras que se ofrecen, algunas con ofertas, descuentos, 2×1, y uno entra con un carrito buscando la que más le conviene, o en la que podes ingresar, porque ya sabemos que la ausencia de turno noche y la intensión de promover algunas carreras y otras no en Mendoza, no es casualidad, no nos dan tanta libertad de elegir.

Ese es el sentido que hoy  le dan  a nuestra educación, un sentido mercantil. De mercado educativo, como dirá María Marta Ferreyra, economista del Banco Mundial, que fue invitada estrella en la FIESA por parte de Daniel Pizzi. En este mercado educativo lo único que importa es, tanto para el Banco Mundial,  Mauricio Macri, y en la Universidad Daniel Pizzi, la creación de profesionales altamente calificados pero despojados de la historia de su país, de los problemas de los latinoamericanos, y de las necesidades que tenemos.

No pensemos en nuestra historia, los que la hicieron ya están muertos, no pensemos en que abogados necesita nuestro país, formemos abogados que litiguen contra el Estado, no pensemos en los médicos que curen, creemos médicos que favorezcan a las grandes farmacéuticas, vale decir, creemos profesionales  que se vinculen a  empresas  multinacionales, o que simplemente cumplan las funciones que el macrismo necesita en la Argentina. Ese es el objetivo.

Un ejemplo de ello, fue la Feria Internacional de Educación Superior Argentina (FIESA), en donde uno de los expositores,  Luis Agustín Landa, vicerrector del área de Desarrollo de la Universidad de Monterrey, en México, en una entrevista,  planteó que, “Es imprescindible la relación con las empresas buscando un “ganar-ganar” para las tres partes: el alumno, la empresa y la universidad”.[1]

Podemos ver, a través de esta declaración, que sintetiza quizá el pensamiento del macrismo en la Universidad, como el Banco Mundial hoy necesita de un sistema educativo que le permita actuar con fluidez en la Argentina, pero el Banco Mundial está muy lejos como para sentarse en las aulas o discutir cada uno de los planes de estudio que existen. Esa es la función de sus aliados menores, en este caso de Mauricio Macri, de  Cornejo y  Pizzi.

O acaso que hoy el progresar se convierta en beca no está abocado a fomentar algunas carreras y otras no, no solo el mérito es lo que vale en esta beca, sino también la carrera que uno quiere estudiar. No por ello creemos que no se debe estudiar ingeniería por ejemplo, que es una de las carreras más “beneficiadas” por esa beca, sino porque esos ingenieros, comunicadores sociales, docentes, etc. Hoy son educados para garantizarle de buenos negocios a quienes se dedican a las finanzas, que claro está, poco les importa nuestro país.

Esto nos lleva a pensar que los estudiantes debemos recuperar la política e inyectarla en los órganos de representación a través de la comprensión de los asuntos comunes. Recordemos  a los reformistas del 18“ que lucharon por una universidad con tradición latinoamericana, popular, nacional y democrática. Hoy nuestra universidad requieren de nuevos reformistas que encarnen el proceso que vivimos los suramericanos y batallen por nacionalizar nuestra educación, y volver a mirarla con ojos propios.

 



[1] http://www.unidiversidad.com.ar/procuracion-de-fondos-vinculacion-laboral-e-internacionalizacion-un-enfoque-integral.

Leer más …

Macri y su nuevo aliado en América Latina: Piñera

Escrito por Domingo, 11 Marzo 2018 20:27 Publicado en Opinión

En la jornada de hoy tuvo lugar la asunción de Piñera como presidente de Chile por segunda vez. La banda presidencial fue entregada por Michelle Bachelet, también por segunda vez. Hacer un paralelismo entre la desvinculación de Bachelet de la conducción del país vecino y la presencia de Mauricio Macri en la ceremonia en el Congreso chileno, merecen un análisis particular.

No es casualidad el apuro del presidente argentino en que este hecho se consumara para empezar nuevamente con las negociaciones referentes a los acuerdos de libre comercio en tratativas. A pesar de que Chile, desde el término de la dictadura pinochetista en la década de los 90 ha estado gobernada por diferentes expresiones políticas tendientes a la derecha, en las últimas elecciones se jugaban, como en la Argentina del 2005, dos modelos de país. Terminó triunfando Piñera, el Macri chileno, quien se ha especializado en hacer negocios de toda índole desde ser accionista y dueño de algunas empresas vinculadas a las telecomunicaciones, pasando por las cadenas farmacéuticas, aerolíneas aéreas, equipos de fútbol, bancos internacionales, hasta llegar a ser presidente de Apple Chile. Como no pudo ser diferente, durante su carrera política-financiera, se desempeñó como consultor del Banco Mundial y del BID. Entre sus semejanzas más profundas con Macri, se encuentra una considerable parte de su patrimonio no declarado en un paraíso fiscal en las Islas Vírgenes.

En el marco de la derechización que está siendo teledirigida por los Estados Unidos en Latinoamérica, Chile es un ejemplo más. El gobierno de los estados latinoamericanos, para estos intereses antinacionales, tiene un doble beneficio: a través sus leyes y medidas políticas permiten engrosar las arcas de las empresas extranjeras y por el otro, cuando puedan los evaden y fugan sus capitales a donde no se les pregunte para qué ni de donde la sacaron.

Bachelet, fue la última mujer que quedaba en pie presidiendo algún país de nuestra gran nación inconclusa. A pesar de las diferencias políticas con dicha mandataria, es un retroceso para las mujeres y para los estudiantes, a quien les concedió la ley de Nueva Educación Pública, su derrota. (Revista Universitaria)

 

 _____________________________________________________________________________________

 

Con la promesa de acelerar la economía, Piñera asumió la presidencia de Chile

Sebastián Piñera Echenique, de 68 años, fue investido por segunda vez como presidente de Chile, con la promesa de acelerar la economía para dejar al país encaminado al desarrollo y lograr consensos para «corregir» algunas reformas de su predecesora, Michelle Bachelet.

«
Sí, juro», dijo con voz firme Piñera cuando el presidente del Senado, el socialista Carlos Montes, le dirigió la pregunta de rigor con la fórmula: «¿Juráis o prometéis desempeñar fielmente el cargo de presidente de la República, mantener la libertad de la nación, resguardar la Constitución y las Leyes?», en una ceremonia solemne celebrada en la sede del Congreso, en el puerto de Valparaíso.

Luego del juramento de rigor, la presidenta saliente, Michelle Bachelet, le entregó la banda presidencial a
Carlos Montes, quien procedió a colocársela a Piñera.

Bachelet puso la nota de humor al preguntarle a senador, que titubeó al intentar colocar la banda a Piñera, «
¿Te ayudo, Carlos?», lo que provocó risas entre los dirigentes que estaban más próximos a la escena.

Tras la ejecución del himno nacional, Bachelet y todos sus ministros y colaboradores abandonaron la sala y se procedió a la toma de juramento de los ministros del nuevo presidente.

Antes de la jura,
Piñera recibió al presidente Mauricio Macri, quien expresó su confianza en que la relación que mantiene con su colega de Chile permitirá avanzar en la integración, con un mejor aprovechamiento de los recursos energéticos, la apertura de más pasos fronterizos y mecanismos que agilicen los trámites aduaneros, entre otras metas.

Durante el encuentro
Piñera formalizó una invitación a Macri a recorrer el estrecho de Magallanes con motivo de los festejos que prepara Chile por los 500 años del descubrimiento del paso que une los océanos Atlántico y Pacífico, indicó un comunicado de Presidencia de la Nación.

Además
acordaron que Piñera visite Argentina el 24 de abril próximo, si bien ambos se encontrarán durante la VIII Cumbre de las Américas, que se llevará a cabo en Lima entre el 13 y 14 de abril próximo, apuntó. (Ámbito Financiero)

Leer más …

 

 

A un año de la Asamblea Universitaria en la que el Rector Daniel Pizzi y muchos docentes se pronunciaron en contra de la aplicación del turno noche de cursado en la Universidad Nacional de Cuyo, recordamos esa oportunidad histórica para democratizar a la Universidad en su composición. Fue desaprovechada por el desacuerdo ideológico y de clase que el radicalismo-PRO expresa ante la posibilidad de ver a los que trabajan sentados también en las aulas de la Facultad.

Al mejor estilo macrista, Pizzi usa pretextos para no incorporar el horario nocturno. Los falsos y antiguos argumentos nos tienen re podridos:

- “Que los docentes no quieren dar clases de noche”, pues contraten nuevos docentes necesitados de trabajo, como todos los argentinos y argentinas.

-“Que los colectivos no pasan en ese horario” ¿No es acaso el gobierno provincial quien tiene la potestad para organizar el sistema de transporte público en la provincia? Alfredo Cornejo es del mismo partido político que hoy gobierna la Universidad. Militó en Franja Morada y ha pintado la provincia de ese color para no olvidarse de sus años mozos; fue promotor del Interclaustro; lanzó a Daniel Pizzi a la palestra; su gabinete está compuesto por muchísimos universitarios de la Franja y están en permanente coordinación para la inauguración de actos y distinciones; pero cuando se trata de modificar el sistema de transporte  para que lleguen los colectivos a la Universidad de noche, sus vínculos políticos se esfuman y no existe posibilidad de concretar acciones para extender el horario de los micros en el predio universitario.

Un detalle más: para  que no te la cuenten, las empresas de colectivo son eso, empresas. Buscan ganar dinero con el transporte de pasajeros. Si hay estudiantes, profesores y administrativos a las once de la noche en la Universidad  ¡obviamente que van a poner más unidades allí! Si lo que buscan es más ganancia, tienen más “clientela” en ese horario. Boludos no son. Y los que conducen el Estado provincial y la Universidad (no nos arriesgamos a decir que no sean boludos) tienen que tener VOLUNTAD POLÍTICA para diseñar y exigir un sistema de trasporte acorde a la necesidad de la comunidad educativa. Por los hechos podemos afirmar que no la tienen.

-“Que no hay presupuesto suficiente para aplicar el turno nocturno” La primera pregunta que nos hacemos es ¿en qué se gastan los recursos que actualmente tiene la Universidad? Prestarle 800 mil pesos a la Franja o pagarle un viajecito a los Intendentes no parece un problema. Pero a la hora de materializar el turno noche, no hay plata.

Pero vamos a suponer que es como ellos dicen ¿por qué no exigir más presupuesto para la UNCuyo, por qué no decirle a Macri que destine más recursos a Educación?  Jamás se ha escuchado un comentario de Pizzi en contra del recorte presupuestario a Educación, Cultura, Ciencia y Técnica. Nunca lo vimos quejarse porque se achique el presupuesto educativo, mientras aumentan los recursos destinados al pago de deuda pública (7% y 14% del presupuesto nacional respectivamente[1]). Tampoco pegó el grito en el cielo cuando el dinero destinado a las Universidades Nacionales bajo de 0,87% del PBI en el 2015 a un 0,77% en 2018[2]. Pero al momento de defender el derecho de los sectores de menos recursos, QUE SOSTIENEN LA UNIVERSIDAD CON SUS IMPUESTOS y  hallan en ella una posibilidad de mejoramiento en sus vidas, chillan y patalean diciendo ¡no hay recursos!

Evidentemente Pizzi prefiere dejar que se lleven nuestros recursos al exterior, en vez de dejarlos aquí para mejorar la Educación. También sabe que es un riesgo aplicar el Turno Noche. ¿Y si  se llena de “esa gente que trabaja”? ¿Votarán como Rector a quienes son la representación del macrismo en la Universidad? Me atrevería a decir que no. Si en las canchas, en el subte y en los recitales, el cántico al Presidente se ha convertido en un himno, en la Universidad con el pueblo en las aulas (y planes de estudio con fuerte contenido nacional), el radicalismo-pro no tiene ninguna posibilidad.

Pizzi y el Interclaustro están en la tesis de impedir el acceso masivo de laburantes. La Universidad es una puerta giratoria y expulsa a aquellos que necesitan buscar un empleo. La UNCuyo colabora con el engorde de la matrícula de las Universidades privadas, que sí tienen turno noche y  se llena de ciudadanos que se las rebuscan para trabajar y estudiar; pero pagan por doble ventanilla, la cuota en la privada y los aportes como cualquier otro ciudadano para mantener funcionando la de Cuyo. 

La inflación no cesa  y cada vez son más los que necesitan combinar el cursado con la búsqueda de recursos para costear sus carreras, ayudar en sus hogares, pagarse las fotocopias o el colectivo. GOBIERNA MACRI SEÑOR RECTOR, necesitamos que la Universidad nos permita, como adultos que somos, trabajar y desarrollar el conocimiento en ámbitos de estudio, discusión y formación  de profesionales al servicio del pueblo que nos banca con mucho esfuerzo para que podamos estudiar.

Será tarea del próximo gobierno universitario porque Pizzi, a punto de dejar su mandato, NO VA A HACER NADA POR APLICAR EL TURNO NOCHE, NO ESTÁ DE ACUERDO.

Lejos de desmoralizarnos nosotros, estudiantes, graduados, no docentes, profesores, ciudadanas y ciudadanos mendocinos, llevaremos la consigna  del TURNO NOCHE DE CURSADO pintada sobre azul y blanco como la bandera de Belgrano, a cada acto, movilización, concentración, asamblea o reunión. El turno noche es una reivindicación de aquellos que consideramos que la Universidad debe cumplir una función nacional y social: darle la posibilidad a nuestros compatriotas de ascender socialmente y ser un instrumento de resistencia cultural frente a quienes se benefician con esta sociedad injusta, dependiente y desigual.  EXIJAMOS LA INCORPORACIÓN DEL TURNO NOCHE DE CURSADO.

 


[1]https://www.minhacienda.gob.ar/onp/documentos/presutexto/proy2018/ley/pdf/planillas_anexas/capitulo1/anexa102.pdf

[2]http://iec.conadu.org.ar/files/publicaciones/1508772076_presupuesto-2018-vfcompressed.pdf

Leer más …

 

“Nosotros suprimimos todos los aranceles, para la Universidad no había derecho de exámenes, ni nada […] De manera que tanto el pobre como el rico podía ir.”

Juan Domingo Perón

 

La Educación en todos sus niveles es un derecho que debe garantizar el Estado. Las políticas que tomen los gobiernos en la materia, sobre todo en aquellos países que pretendan innovar en ciencia y técnica, deben garantizar la devolución de dichos conocimientos al pueblo que los financia. Sin embargo, estamos gobernados por Mauricio Macri y sus aliados, quienes están en desacuerdo con la función estratégica que debiera cumplir la educación para el desarrollo de un pueblo; por el contrario, ven al sistema educativo como una máquina que forma profesionales y funcionarios que les puede garantizar sus negocios.

Esto nos aproxima al porqué son cada vez menos los que pueden acceder a la educación superior. La Facultad de Medicina no es la excepción, formar a unos pocos es su objetivo de todos los años.

 Un claro ejemplo es que en 2018 en la Facultad de Ciencias Médicas sólo ingresaron 144 estudiantes de 2.365 aspirantes. Si bien es un número interesante teniendo en cuenta que en años anteriores han entrado aún menos aspirantes. Pese a esto, nos preocupa la enorme cantidad de estudiantes que no pueden ingresar. ¿Pero, a qué se debe tal desigualdad?

El nivel de exigencia de los exámenes para ingresar a la carrera es muy alto y está muy bien, ya que no se puede pretender bajar la calidad de la educación en ningún aspecto. El problema surge cuando las herramientas para aprobar los exámenes no logran ser accesibles para todos.

Es de público conocimiento que existen institutos privados que lucran con la educación y ofrecen un servicio preparando alumnos para rendir el ingreso a varias carreras, entre ellas Medicina. Pero el costo es muy alto y si no se tiene un poder adquisitivo considerable no se puede pagar. Es decir, no todos tienen la oportunidad de acceder a este tipo de preparación. Esta instancia pareciera ser obligatoria, ya que el preuniversitario de la Universidad es insuficiente, y no hacerlo disminuye notablemente las posibilidades de ingreso del estudiante.

Según reiterados testimonios de alumnos que han cursado dicho pre, los conocimientos adquiridos brindados por la facultad son escasos para pasar las evaluaciones correspondientes, lamentablemente se hace necesario pagar el pre privado para ingresar (pero ojo ni siquiera esto asegura entrar). Entonces, ¿permite la Facultad de Medicina el libre acceso de sectores de bajos, medio o altos ingresos?

Sería ideal que la Universidad pública y gratuita diera las herramientas necesarias para poder ingresar a Medicina. Sin embargo, lo dicho por el Secretario Académico de la Facultad de Ciencias Médicas, Roberto Miatello, en una entrevista a MDZ[1] fue “lo real es que no podemos tener una cantidad enorme e imprevisible de estudiantes».

¿Existe realmente un ingreso irrestricto como dice nuestra Ley de Educación Superior en su artículo 7º logrado por la modificación que sufrió en el Senado de la Nación en 2015? ¿O será que este “filtro de exigencia” es una excusa para que haya pocos profesionales de la salud, y así destinar menos presupuesto en salud y en educación?

¡NO QUIEREN! El gobierno nacional hoy destina más presupuesto al pago de la deuda externa que a la educación y la salud (véase como intentan llevar adelante la Cobertura Universal de Salud). Ellos prefieren seguir mandando recursos para afuera y ganar plata con la timba financiera en vez de hacer que los argentinos entren a la Universidad pública y gratuita. Mientras tanto el rector de la UNCuyo, Daniel Pizzi, y el gobernador de la provincia, Alfredo Cornejo, no dicen nada. Por el contrario, son los aliados menores de Macri y cumplen para esto un papel fundamental, pues hacer oídos sordos a los reclamos de los estudiantes y trabajadores mendocinos.

Es inconcebible que el Estado limite la cantidad de estudiantes en la Universidad; debería ser el mismo el Estado el que otorgue los recursos necesarios para que más personas puedan acceder a los estudios superiores sin distinción. Sin esto, no se podrá lograr nunca una verdadera justicia social.

La única manera de llevar adelante un verdadero cambio en nuestra Universidad es logrando que nuestro sistema educativo responda a los intereses del pueblo latinoamericano; que forme, consecuentemente, profesionales que, a través de planes de estudio con un verdadero contenido nacional, popular, democrático y latinoamericano, logren identificar las cadenas que nos oprimen.

 
 


[1] https://www.mdzol.com/nota/782615-medicina-culpan-a-los-institutos-privados-por-el-bochazo/

Leer más …

Continuando con el ciclo de notas “100 años de la Reforma Universitaria”, explicaremos en esta oportunidad el origen de la revolución y las largas jornadas de lucha que atravesaron los reformistas cordobeses en ese entonces. 

Como mencionábamos en la nota anterior “REVOLUCIÓN DE 1918: DEL INTERIOR AL PUERTO Y LUEGO A AMÉRICA LATINA” (http://revuniversitaria.com.ar/index.php/latinoamerica/1256-revolucion-de-1918-del-interior-al-puerto-y-luego-a-america-latina) “…una expresión del Estado, como lo es la Universidad, no modificaba en sus entrañas estos intereses de transformación social. La contradicción entre la justicia social por la cual bregaba Yrigoyen y una Universidad que ponderaba la tradición histórica antigua, despertó en aquellos universitarios el deseo por revolucionar la Universidad”. El descontento de los estudiantes se empezaba a manifestar en las calles y en el Consejo Superior de la Casa de Trejo hacia 1917. Los Centros de Estudiantes de Ingeniería y Medicina adherían y encabezaban el reclamo.

 Pero… ¿cuál fue el germen de este hecho político? El cierre del Internado del Hospital de Clínicas, única escuela práctica para estudios médicos. Especialmente era necesario para aquellos estudiantes con un nivel socioeconómico bajo ya que les brindaba un lugar donde estudiar, dormir y poder comer. La furia fusionada con angustia de los estudiantes quedó en un memorial que elevaron al Ministerio de Justicia e Instrucción Pública, cuestionando duramente el régimen docente vigente en la Facultad y la supresión del internado.

“No sólo es el régimen orgánico de los estudios superiores que precisa modificarse: es urgente la renovación del profesorado, en forma que asegure la competencia de los docentes designados; es indispensable la reforma de los planes de estudio para modernizar y mejorar la enseñanza, y queremos, por fin, los estudiantes, otra organización disciplinaria, menos meticulosa, más sincera y más útil”[1]

Todo comenzaría allí. Pasado el receso vacacional, los Centros de Estudiantes de Ingeniería, Medicina y Derecho llamarían a sumarse al reclamo de cambiar lo establecido en aquella Casa de altos estudios. No matricularse o no asistir a clases fue su forma de expresar el descontento; sin estudiantes… ¿a quién se le daría clases?

El 10 de marzo se lanza una huelga estudiantil y se crea el Comité Pro-Reforma que contaba con la presencia de un estudiante por unidad académica. La respuesta no fue favorable por parte de las autoridades; el paro estudiantil seguía y las clases no comenzaban por aquel 1 de abril. Los reformistas empezaban a zarandear la tierra de Córdoba, pero el pueblo no los acompañaba. La situación se agravaba y al gobierno nacional le empezaba a hacer ruido el revuelo. El Comité Pro– Reforma logró obtener una entrevista a solas con Don Hipólito Yrigoyen, al cual viajarían tres muchachos designados: Gumersindo Sayago, Horacio Valdés y Eduardo Rennella (quien no viajará y será reemplazado por Enrique Barros)

El que lideró la entrevista con el Peludo fue Barros (que de rebote había quedado allí). “No hemos venido a ver al Presidente de la República, sino al hombre que ha conspirado durante treinta años contra la oligarquía, y pudo haber muerto antes de alcanzar la primera magistratura”, así se expresaba Barros al Presidente Yrigoyen, el cual decidió acceder a mandar un interventor del gobierno a la Universidad, José Nicolás Matienzo.

La cosa iba tomando color para aquellos revolucionarios al adquirir el apoyo y respaldo de Yrigoyen. En Buenos Aires, los cordobeses aprovecharon y en su visita a compañeros que estaban en la misma lucha conformaron la Federación Universitaria Argentina. Un acto de celebración con más de 500 acompañantes de la Reforma reflejó el carácter latinoamericanista de la Reforma ya que participó un invitado especial: Manuel Ugarte.

Cabe destacar que no todos los estudiantes adherían y apoyaban la reforma, algunos estudiantes un tanto seniles crearon el “Comité pro Defensa de la Universidad”. Un personaje destacable del mismo fue Atilio Dell´Oro Maini, quien luego sería en el 55 Ministro de Educación de la «fusiladora». Además, fue el que comenzó los revuelos de “Laica o Libre” en Argentina permitiendo a las instituciones privadas (especialmente católicas) a otorgar títulos universitarios habilitantes.

De igual manera, nada parecía detener a aquellos universitarios que estaban atravesando y viviendo su hora americana. El interventor Matienzo al llegar a Córdoba comprobó la veracidad de los hechos y presentó un proyecto para reformar el estatuto ya que reconocía que las antiguas autoridades habían creado tal inmovilidad en los puestos de gobierno de la Universidad que todo funcionaba de forma vitalicia. Los estudiantes creían imprescindible su participación en aquellos cargos.

En aquella Universidad donde la decisión política de Yrigoyen de intervenir la misma promovía un clima de esperanza, los cimientos arcaicos empezaban a ser impulso motor para los estudiantes. ¿Cómo siguieron las jornadas de lucha en mano de los reformistas?

 
 
 


[1] Adriana R. Chiroleu, “La reforma universitaria”, en Nueva historia argentina, tomo VI, capítulo IX, Buenos Aires, Sudamericana, 2000.

Leer más …

 

La reforma impulsada por la juventud universitaria cordobesa allá por 1918 fue una conquista que marcó un precedente no sólo en nuestro país, sino en toda América Latina.

Pero hoy, a casi 100 años de aquel hecho, seguimos luchando para que las banderas levantadas por aquellos días se lleven efectivamente a cabo y así, lograr el fin último de esta reforma: una Universidad pública, de alto nivel, con sentido nacional, latinoamericano y democrático, y al servicio del pueblo.

Una de las bases necesarias planteadas por los reformistas es la de la asistencia libre. Esta hace principal hincapié en que “la libertad del estudiante dentro de la Universidad es indispensable para una enseñanza efectiva y esencial”. 

Todos hemos tenido que presenciar alguna clase basada en la mera lectura de un aburrido power point, o de algún profesor o profesora desganado que se limita a recitar lo establecido en el programa. Ante esto, es común que pensemos que estamos perdiendo el tiempo, que podríamos estar haciendo algo mejor, o en ese trabajito que tuvimos que resignar por el horario de cursado. Así. queda de manifiesto que el sometimiento a los estudiantes, a través de ciertas normas establecidas, vulnera su libertad para la formación de sus conocimientos.

Aquí es cuando, a través de la asistencia libre, se termina con la mecanización de la enseñanza y se brinda una herramienta de defensa contra el profesor mediocre. “Sólo tendrá alumnos en su clase el maestro que sepa atraerlos con su enseñanza”.

Si bien en algunas facultades esta modalidad está establecida y los estudiantes pueden mediante la calidad de “alumno libre”, por ejemplo, «hacerle paro» al profesor que no los atrae con sus métodos o combinar sus estudios con el trabajo, en otras unidades académicas esta opción no existe y la asistencia se convierte en un requisito de aprobación de la materia.

Misma situación, pero con mayor desventaja ocurre en las universidades privadas: si el estudiante se encuentra con una clase mediocre no sólo debe cursarla, sino que también está pagando por ella. El hecho de tener inasistencias lo obliga a recursar la materia y, por ende, a desembolsar aún más dinero. Dinero de sus salarios; salarios que también financian la Educación Pública a la que no pueden acceder por los horarios de cursado (nuevamente la asistencia libre solucionaría el problema) o por ausencia de la carrera que quisieron estudiar (tema que no nos compete en esta nota).

En días en que el poder adquisitivo de los argentinos disminuye en niveles exagerados y las becas de ayuda económica para el estudiante se otorgan por pura meritocracia (léase Beca Progresar), los estudiantes de más bajos recursos se ven obligados a trabajar para sostener sus estudios y ayudar en sus economías familiares, cada vez más flageladas.  Esto, en muchos casos, provoca la deserción de dichos estudiantes debido a que el cursado obligatorio no les permite trabajar para sostenerse.

Los docentes no quedan exentos de la pérdida del poder adquisitivo. Deben trabajar en más cargos de los convenientes a raíz de la precariedad de sus salarios; situación que claramente afecta la calidad de sus clases. Por eso creemos conveniente acompañar a quienes son nuestros formadores y exigirle al gobierno de turno para que las condiciones laborales de los trabajadores docentes sean dignas, ya que este derecho es un medio que también hace a la excelencia académica.

Cabe aclarar que no es objeto de esta nota decir que no debería cursarse, al contrario, entendemos que en muchas carreras (medicina o música por dar algunos ejemplos) el cursado es más que esencial para aprender efectivamente. Pero también sabemos que, si las cátedras estuviesen más adecuadas a la actualidad y se centraran en que el estudiante realmente se interese y no en dar la clase para cumplir, el panorama sería otro, pues iríamos a cursar con entusiasmo y ganas y el nivel alcanzado sería mayor.

Ante esto todos estos fundamentos se pone en evidencia que la asistencia libre es, además de un derecho, una solución necesaria y posible que debe ser exigida para garantizar el acceso a la Educación Pública y de calidad a miles de estudiantes, que son nada menos que el pueblo presente en las aulas.

 

Leer más …

 

El interés del gobierno de Cambiemos en destruir las relaciones de solidaridad con los países vecinos, se vio expresado por el intento del cobro de una tasa o seguro a los extranjeros no residentes por parte del gobernador de Jujuy, radical y fiel al gobierno de Macri, Gerardo Morales. Y después del diputado mendocino por la UCR Luis Petri. Este último presentó un proyecto de ley firmado por los diputados Waldo Wolff, Eduardo Amadeo, Facundo Suárez Lastra, Julián Dindart, David Schlereth, Gustavo Menna, José Carlos Núñez, Martín Hernández y Estela Regidor, que busca arancelar la atención en hospitales públicos y universidades nacionales a extranjeros.

Leer más …

 

El presidente de la Unión Industrial Argentina (UIA), Miguel Acevedo, afirmó que «hay que seguir trabajando en bajar el costo argentino y mejorar las condiciones para exportar». «La clave para exportar más y abrirnos al mundo es continuar con este camino de disminución de la presión tributaria».

A pesar de las tibias críticas esbozadas por el mismo debido a los dichos del Ministro de agroindustria Cabrera de que “los empresarios deben tener una agenda más positiva y dejar de llorar”, Acevedo señaló que «el empresariado está completamente de acuerdo con el Gobierno de Macri y sus medidas.”

Aclaremos primero que bajar el “costo argentino” en las condiciones actuales, se traduce en bajar los salarios a los laburantes; “mejorar las condiciones para exportar” es igual a devaluar;  y la baja en la presión tributaria se refiere a la reducción de impuestos como en las contribuciones patronales de la actual Ley de reforma tributaria.

Leer más …

Luego de meses sin sesionar la Junta Ejecutiva de la FUCuyo, la Franja finalmente decidió convocarla para discutir qué hará el gremio en el Paro Internacional de Mujeres.

Leer más …

El crecimiento es realmente invisible

Escrito por Domingo, 04 Marzo 2018 18:31 Publicado en Opinión

En el mes de febrero, la CEOP (Centro de Estudios de Opinión Pública) junto a Página 12 hicieron una encuesta a 1.000 argentinos y argentinas sobre la visión que tienen del gobierno de Mauricio Macri. Los resultados que arrojaron dicha encuesta fue la siguiente: un setenta por ciento ve la economía mal o muy mal. Cuando se ponía el filtro de cómo veían la situación en su hogar, un 60,6 % consideraban que están mal y además que el país está mal. La imagen positiva del presidente habría bajado de 43 puntos a los 40.[i]

La encuesta en manos de la CEOP se volvió a realizar este mes. Los datos son menos esperanzadores para la CEOcracia. Bajo un total de 1.120 encuestados, el 70,2% ven a la situación económica del país como negativa y el 66 por ciento considera negativa la situación económica de su propio hogar. En tan solo un mes, el descontento y preocupación por la economía del país y de los hogares de los argentinos y argentinas subió entre un 4 y 10 por ciento.

Desde Revista Universitaria compartimos la nota con los resultados de la encuesta de Marzo.

Una encuesta demuestra el pesimismo por la economía y las malas expectativas para el año (Revista Universitaria)

- — -

El crecimiento es realmente invisible

Por Raúl Kollmann

El optimismo presidencial aparece cada vez más como un futurismo no creíble, con grandes mayorías que critican la economía, la inflación y el manejo de la pobreza. La imagen de Macri sigue deteriorándose.

 

 

La gran mayoría de los argentinos tiene una visión totalmente contrastante con la expresada por el presidente Mauricio Macri en su discurso de apertura de las sesiones ordinarias del Congreso. Siete de cada diez personas creen que el gobierno maneja mal o muy mal la economía, que la situación del país empeorará en 2018, que también habrá deterioro de las cosas dentro de su propio hogar, que el Ejecutivo maneja mal la inflación y aún peor la pobreza. Tal vez podría tomarse en cuenta el asombroso concepto esbozado por el mandatario: “Hay un crecimiento invisible”. Efectivamente, la gente no percibe ni el crecimiento ni la mejora. Como diagnosticó PáginaI12 a partir de noviembre, el gobierno vive una crisis en la opinión pública, que se agravó en forma notoria a raíz de la reforma previsional y el golpe a los jubilados. Aunque se le busquen las razones más variadas, lo concreto es que los cantitos en la cancha, en los recitales y hasta en el subte tienen como explicación ese mal momento, el mal humor social, que padecen el Presidente y el gobierno en la opinión pública

Las conclusiones surgen de la amplia encuesta, exclusiva para este diario, que todos los meses realiza el Centro de Estudios de Opinión Pública (CEOP), la consultora que lidera Roberto Bacman. En total se entrevistaron 1.120 personas de todo el país, respetándose las proporciones por edad, sexo y nivel socioeconómico. También se tuvieron en cuenta las proporciones entre ciudades grandes y ciudades chicas ya que hoy marcan perfiles muy diferentes. Las entrevistas fueron telefónicas y el sondeo se terminó de procesar este viernes.

Sombras

Desde la última medición, a principios de febrero, no han cambiado mucho los números respecto de la imagen del presidente: sigue habiendo una mayoría, más del 54 por ciento, que opina mal o muy mal del mandatario y sólo 43 por ciento opina bien o muy bien. Cuando no se pregunta sobre la persona del mandatario sino sobre su gestión presidencial, los datos son aún peores. La realidad es que Macri está en números rojos, pero a la vez hay una especie de cambio silencioso. Entre los que se consideran oficialistas, son cada vez más los que se ubican como periféricos y cada vez menos los que se consideran núcleo duro. O sea son adherentes, pero con menos pasión y convicción. En paralelo, las críticas a todo lo que tiene que ver con el manejo de la economía no provienen sólo de los que se reconocen opositores sino también de los que se ubican como independientes. Es decir, hay oficialistas cada vez menos convencidos, opositores férreos e independientes que están muy críticos.

Todo parece indicar que la gestión que conduce Mauricio Macri está atravesando una importante crisis en su relación con la opinión pública –señala Bacman–. Las promesas no alcanzan y es más que evidente que los argentinos no se arreglan con voluntarismo futurista: a esta altura de la gestión es más que evidente que el oficialismo debe mejorar la economía, aquí y ahora. Se acabaron los tiempos de promesas, llegó la hora de realidades concretas. El riesgo es que los argentinos concluyan que el porvenir, la esperanza, no es viable. Hay un dato importante en nuestra encuesta: por primera vez, el núcleo duro que apoya a Cambiemos está por debajo del diez por ciento de los encuestados. Llegó a estar muy por encima del veinte por ciento”.

Clave

Los datos son contundentes:

  • 70,2 por ciento de los encuestados califican la situación económica del país como negativa.
  • 66 por ciento considera negativa la situación económica de su propio hogar
  • 71,8 por ciento evalúa como negativa la gestión del gobierno respecto de la pobreza.
  • 71,4 por ciento dice que también son negativos los resultados de la política del gobierno respecto de la inflación.
  • El 61, 7 por ciento afirma que está preocupado por el aumento del dólar.

Como se ve, la disconformidad respecto de la gestión económica es absolutamente mayoritaria. Y eso se percibe también en la pregunta global: el 61,3 de los consultados afirma que “el gobierno no logra resolver la situación económica que atraviesa el país”.

Cuando se profundiza en la cuestión económica –precisa el titular del CEOP– los resultados desnudan la marcada insatisfacción existente. Los valores son realmente alarmantes. En primer lugar solo basta señalar que, globalmente, siete de cada diez argentinos señalan su insatisfacción. Tampoco se debe tomar a la ligera la percepción de que los ‘ingresos no me alcanzan para llegar a fin de mes’. No sólo porque ya surge como una de las principales preocupaciones de manera espontánea, sino que cuando se pregunta con mayor especificidad, las tres cuartas partes de los entrevistados afirman que sus ingresos no les alcanzan, o bien a lo sumo, ‘apenas llegan a fin de mes’. Tan sólo uno de cada diez argentinos responde que sus ingresos le resultan suficientes. Sobre llovido mojado, las promesas de campaña y hasta el discurso del presidente en la apertura de las sesiones ordinarias del Congreso, son puestas en tela de juicio. Ya no alcanza con proyectar hacia un país futuro, sin reconocer las dificultades del presente y proponer un plan concreto para enderezar una economía que, según la amplia mayoría, sigue sin arrancar”.

Lo peor

Como ya se ha dicho, el presidente volvió a señalar que “lo peor ya pasó”, algo que repitió en los años anteriores. PáginaI12 y el CEOP vienen insistiendo desde noviembre en que existe una notoria baja de las expectativas, es decir que el ciudadano común no cree que las cosas vayan a mejorar sino que más bien existe una mirada pesimista.

El 21 por ciento de los encuestados afirma que la economía empeorará mucho durante 2018 y otro 37 considera que empeorará algo. La suma, 58 por ciento, tienen una perspectiva lejana al “lo peor ya pasó”.

Bacman afirma que “el precio del dólar vuelve a quitarle el sueño a los argentinos”. Y aquí no se trata de la posibilidad de comprarlos y hasta de atesorarlos. Se trata de otra cosa: la gente está convencida que el aumento del dólar se traduce de manera inmediata en alta inflación. Hablan de la inflación que impacta en su vida cotidiana, a la hora de comprar alimentos y artículos de primera necesidad, además de pagar los servicios que en los últimos años han sufrido aumentos desorbitantes. Solo para tomarlo como ejemplo, las facturas de gas, una vez que se aprueben los aumentos planteados, en muchos casos puede llegar hasta el mil por ciento.

La cuestión pasa por entender los motivos que influyen en la conformación de estas opiniones, que incluyen una percepción de una economía descontrolada, y que pone en jaque a la gestión de Cambiemos en el conjunto de la opinión pública, incluyendo a una importante porción del segmento de los independientes, que en estos últimos dos años se han constituido en una especie de equilibrio de la balanza electoral. Tampoco resulta extraño que las expectativas de futuro de los argentinos sean cada vez más sombrías. Casi el 60 por ciento habla, en algún nivel, de que empeorará. Y esos son diez puntos más que hace dos meses. Es pesimismo que crece”.

Cantitos

Los resultados de la encuesta de marzo, pero también ya la de febrero, vienen mostrando el clima de malestar social y caída en las expectativas que son la base de la irrupción de los cantitos contra el presidente. Se han buscado razones futbolísticas y hasta manipulaciones políticas, pero si hasta los independientes están críticos y desesperanzados tiene lógica que hayan prendido todas las variantes de la famosa canción.

Del otro lado, hay que decir que esto no significa que Cambiemos está contra las cuerdas en el terreno político-electoral. Tiene una base –disminuida– que respalda al presidente y su fuerza política y, además, cuenta por ahora con la división de los opositores.

Aún así, como viene señalando este diario junto al CEOP, las luces amarillas están encendidas. El grosero recorte a los jubilados, las tarifas, los aumentos en el transporte y el apriete en las paritarias son lo que lleva a una mayoría a decir lo que marca la encuesta: “no llego a fin de mes” o “llego justo”. Seguramente siete de cada diez personas estaban esperando que se hablara de eso en la inauguración de sesiones.

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.


 Evaluación sobre la situación económica del país

 


 Evaluación sobre la situación económica personal

 


Evaluación sobre el combate a la pobreza 

 

 


Preocupación por la suba del dólar 

 

 

 

 

 

 

Leer más …