Opinión

Luego de la media sanción obtenida en Diputados, el proyecto de IVE (Interrupción Voluntaria del Embarazo) no logró pasar por el Senado. El tema no podrá ser tratado hasta marzo del 2019, sin embargo algunos piensan que es mejor esperar a que cambie la composición del Congreso para así obtener mayoría en las dos cámaras.

Entendiendo que por tratarse de una cuestión de salud pública y que con el rechazo al proyecto IVE no dejarán de practicarse abortos clandestinos que ponen en peligro la vida de mujeres que se ven en la delicada situación de recurrir a esa práctica, es que consideramos urgente que mientras tanto se aplique en todas las provincias el Protocolo de Aborto No Punible o Interrupción Legal del Embarazo (ILE).

Ante las noticias de que en Mendoza se empezará a tratar este tema es que exigimos a las autoridades que den un tratamiento rápido y serio. A la espera de que se sancione la IVE es que creemos necesario que por lo menos se garantice la ILE.

 

Lisandro Vergara — Secretario General CECPyS / María José Made — Subcordinadora de la Carrera de Ciencia Política y Administración Pública

PARA LEER EL PROTOCOLO COMPLETO INGRESE A PROTOCOLO ILEMINISTERIO DE SALUD

Leer más …

Compartimos a continuación una entrevista realizada al José Mujica, ex presidente de Uruguay, donde aclara su opinión acerca de la interrupción legal del embarazo y la despenalización del consumo de marihuana. Lejos de encarar el tema desde una óptica individual, Mujica lo propone como problemas sociales a los cuales, más allá de sus convicciones personales, no le es posible eludir. En ese sentido, apoya la despenalización del aborto teniendo en mente a las miles de mujeres que por razones económicas o familiares, deciden interrumpir su embarazo de manera clandestina. Con lo que respecta a la marihuana, apoya el consumo regulado por el Estado como una forma de restarle  mercado al narcotráfico (Revista Universitaria).


Leer más …

¿Llegaron los días tormentosos?

Escrito por Miércoles, 08 Agosto 2018 18:55 Publicado en Opinión

En agosto se viene (otra vez) un ajuste fiscal: luz, gas, transporte, salud, combustibles, trámites, etc.  No parece ser ninguna novedad ya que desde que asumió Macri, el aumento de los servicios, la inflación y el desempleo son el pan nuestro de cada día.

Sin embargo, lo que diferencia estos aumentos de tarifas y políticas de ajuste de las anteriores, es el hecho de que son parte de las medidas requeridas por el FMI. En el Memorándum de Políticas Económicas y Financieras, donde se detallan los distintos aspectos del acuerdo stand by con el Fondo, sale muy claro: “reducir el déficit fiscal”. Obviamente, en vez de intentar frenar la cantidad astronómica de dólares que se transfieren al exterior cada día con la bicicleta financiera, en vez de hacer una reforma impositiva que le quite a los que más tienen, el gobierno prefiere seguir ajustando sobre los trabajadores y sobre tantos otros que están desempleados y no consiguen empleo en ningún lado.

Ahora bien, veamos qué dice el gobierno al respecto… Hace poco más de una semana el jefe de gabinete Marcos Peña advertía que «los próximos meses van a ser un poco más recesivos, tormentosos y fríos». La realidad es que los días tormentosos para las grandes mayorías, empezaron el 10 de diciembre de 2015 cuando asumió Macri. Del otro lado del mostrador, están todos de fiesta; principalmente el sector financiero. El resto de los sectores concentrados y extranjerizados de nuestra economía no se puede quejar (exportadores, terratenientes, petroleros, supermercados, etc.), también ha ligado una tajada gorda de la torta.

La inflación pronosticada para este año supera el 30%. El desempleo sube cada día, el cierre de paritarias parece ser algo normal, los gremios hacen paro y el gobierno ofrece aumentos ridículos del 5%. En fin, el panorama general no pinta para nada bien.

No obstante, y como para variar un poco, los dirigentes de nuestro gobierno han decidido cambiar su discurso, dejando el repetido “el próximo semestre vamos a estar mejor” a “estamos atravesando una tormenta, pero mantenemos el rumbo”. Es verdad, el rumbo se mantiene, pero no apuntamos hacia un lugar mejor. Es destino parece ser el ojo de la tormenta. El plan económico es y será el mismo, ahora profundizado por las condiciones del FMI. El fin de las políticas de este gobierno ha sido siempre la transferencia de renta desde los sectores mayoritarios hacia sectores reducidos, en general, de la extranjería y hacia cuentas offshore. Nuestros propios funcionarios sí que han sabido dar el ejemplo. No olvidemos que Macri y sus amiguitos están incluidos en los Panamá Pappers.

Repudiamos el ajuste del gobierno sobre el bolsillo de los trabajadores y consideramos necesaria la unión entre los distintos sectores gremiales y estudiantiles para enfrentar las políticas que se están llevando a cabo por nuestros mandatarios.

Fuentes:

http://www.ambito.com/929429-tras-nuevo-aumento-de-tarifas-consultoras-proyectan-mas-de-32-de-inflacion-para-fin-de-ano

https://www.lanacion.com.ar/2155819-marcos-pena-los-proximos-meses-van-a-ser-un-poco-mas-tormentosos-y-frios

–Aumentos de agosto: https://twitter.com/C5N/status/1024489899343327232

–Memorándum de políticas económicas y financieras (acuerdo con el FMI):

https://www.argentina.gob.ar/sites/default/files/argentina_loi_-_mefm_-_tmou_-espanol3_0.pdf

Leer más …

Seré curioso – Mario Benedetti

 

En una exacta
foto del diario
señor ministro
del imposible

vi en pleno gozo
y en plena euforia
y en plena risa
su rostro simple

seré curioso
señor ministro
de qué se ríe
de qué se ríe
(…)

aquí en la calle
suceden cosas
que ni siquiera
pueden decirse

los estudiantes
y los obreros
ponen los puntos
sobre las íes

por eso digo
señor ministro
de qué se ríe
de qué se ríe


usté conoce
mejor que nadie
la ley amarga
de estos países

 

ustedes duros
con nuestra gente
por qué con otros
son tan serviles

cómo traicionan
el patrimonio
mientras el gringo
nos cobra el triple (…)

por eso digo
señor ministro
de qué se ríe
de qué se ríe


aquí en la calle
sus guardias matan
y los que mueren
son gente humilde.

 

 

Esta mañana, apenas lo vi llegar al presidente de la FUCuyo, no pude pensar en otra cosa más que en este poema de Benedetti.

Leer más …

En el día de ayer, se realizó la movilización y Asamblea General Universitaria de todos los claustros (Docentes, estudiantes, graduados y personal de apoyo académico) a los efectos de discutir la situación salarial docente y reclamar un mayor presupuesto para las universidades. En este marco, desde Revista Universitaria entrevistamos a Camila Sosa, representante del Colegio Martín Zapata quien hizo uso de la palabra en dicha asamblea.

Leer más …

Compartimos el documento redactado por Ivana Cia, Secretaria de Bienestar del CECPyS y Consejera Directiva de la FCPyS y por Agostina Manchini, Coordinadora de la Carrera de Trabajo Social. El mismo fue presentado en el «Conversatorio sobre la Interrupción Voluntaria del Embarazo: Reflexiones desde el Trabajo Social» organizado por la Dirección de Carrera.

Leer más …

Sobre la legitimidad del paro docente y lo abyecto del macrismo

Escrito por Martes, 07 Agosto 2018 19:08 Publicado en Opinión

“Poner un techo a la suba nominal de los salarios estatales al 8% entre junio de 2018 y junio de 2019

Documento de evaluación del FMI sobre la Argentina.

En todo el país en esta semana –y algunos hasta “por tiempo indeterminado”- los docentes universitarios han llamado a paro de actividades como modo de reclamo ante el ajuste que vienen sufriendo, al igual que la mayoría de los argentinos, sobre sus salarios y reclamando, al mismo tiempo, por las pésimas condiciones de trabajo.

En este sentido, y dada la indiferencia al tema planteada por los grandes medios de comunicación, financiados por la ingente pauta oficial, como así también el descrédito al que son sometidos los trabajadores de la educación por parte del macrismo, es que nos proponemos plantear sucintamente las causas que legitiman la medida de fuerza, que siguen como una sombra a la despiadada, servil y abyecta política económica y cultural del macrismo.

El libreto fondomonetarista es claro y preciso: reducir los salarios de los trabajadores de la educación, al mismo tiempo que se impone congelar los ingresos al Estado. Cada peso que el Estado destine fuera del pago de deuda, intereses, y “papelitos” emitidos, según el FMI y sus obedientes ejecutores locales está mal gastado. Es al mismísimo FMI que le dijo el gobierno que el aumento inflacionario para este año rondaría entre 22% y 32%. Claramente el límite inferior será superado según el mismo Macri. Por lo que no sería descabellado solicitar un 32% de aumento.

Las ideas se materializan en el bolsillo de los trabajadores: cada profesor universitario perdió $65.000 en dos años y medio de gobierno macrista, según números de la CONADU.(2) Mientras que para el Centro de Estudios para el Desarrollo Nacional (1) un profesor titular perdió $24.000 y unos $13000 un ayudante de segunda. En el siguiente gráfico se muestra comparativamente la escalada inflacionaria respecto las paritarias logradas.

La expoliación de los salarios no sólo se da en los trabajadores de la educación universitaria: en el caso de los docentes de nivel primario la pérdida supera los $24.000 por cargo.

Otro aspecto reclamado por las 57 universidades nacionales que no van a comenzar el dictado de clases durante este semestre, tiene que ver con la subejecución de Programas del Ministerio de Educación. Éste, es el mecanismo de ajuste utilizado por el macrismo en la educación, salud y desarrollo social: se presupuestan los fondos, se asignan, pero no se pagan.

Por ejemplo: en el ítem “mejoramiento de infraestructura edilicia” están asignados $3.000 millones, sin embargo, su ejecución es del 0%. Es decir, no se ha destinado un sólo peso al mantenimiento y mejoramiento de los edificios universitarios. Exigimos tener en cuenta este aspecto, más teniendo en consideración que la semana pasada le costó la vida a dos trabajadores de la educación en Provincia de Buenos Aires y el día lunes 06 un ordenanza en una escuela mendocina tuvo que ser atendido de urgencia luego de haber recibido una descarga eléctrica.

Otros de los planes son de fomento para la investigación de docentes universitarios, asistencia financiera para los hospitales universitarios y Programa Argentina Beca. En todos los casos la ejecución presupuestaria sólo ha sido del 38%.

A esto se le debe agregar el grave retraso que están teniendo el conjunto de las universidades en los pagos que reciben desde el ministerio para cubrir gastos corrientes. Tal como se observa en el siguiente gráfico, si bien el gobierno devengó el 48% de lo presupuestado a la fecha, al conjunto de universidades nacionales, están ocurriendo considerables retrasos en los pagos. Es decir, que desde el gobierno se marca la partida como devengada pero luego se demoran en liberar el pago.”

Respecto del presupuesto, un informe (1) indica que, si contamos el aumento nominal del 27% en el marco de una inflación estimada superando el 30% (32%, para el FMI) “el incremento interanual correspondiente al período se convierte en una disminución del 4%”. La situación no es homogénea en todas las Universidades, pero podemos destacar siguiendo este informe que “casi el 80% de las UUNN ven disminuir su presupuesto anual”. Factor a considerar, dado que “varias de ellas se han declarado en emergencia presupuestaria”.

Un ejemplo de cómo repercute el ajuste en las universidades, está en la Universidad Nacional Arturo Jauretche en la que sus autoridades han declarado que disponen de fondos para funcionar sólo hasta el mes de octubre si desde el Ministerio de Educación no pagan los fondos que tienen asignados. Caso contrario deberán cerrar las puertas a los 21.000 estudiantes que a ella asisten.

Acompañamos el paro docente y apoyamos cada una de las razones que motivan a sus trabajadores y organizaciones gremiales a llevar a cabo la medida, entendiendo que no es sólo la defensa del salario lo que los guía, sino el mantenimiento del sistema educativo y la formación profesional de los argentinos que a ella asisten, estando convencidos de la función estratégica de la educación universitaria en el desarrollo del pensamiento nacional.


Con información de:

1) Centro de Estudios para el Desarrollo Nacional ATENEA. https://fedun.com.ar/wordpress/wp-content/uploads/2018/08/Informe-FEDUN-38-18.pdf

2)Observatorio de Políticas Públicas de la Universidad Nacional de Avellaneda.

Leer más …

¿Hacia donde va el movimiento obrero? (Parte I)

Escrito por Lunes, 06 Agosto 2018 16:56 Publicado en Opinión


Compartimos a continuación este artículo publicado en la Revista Integración Nacional

Por Cristian Svrsek


La situación actual del movimiento obrero en nuestro país encuentra al gobierno de Mauricio Macri en franca caída. Aun así, mantiene su principal herramienta para seguir avanzando sobre las conquistas laborales: la fragmentación constante del movimiento obrero, para que este no encuentre elementos de unidad que le permita sostener un plan de lucha. ¿De qué depende esto entonces?

SITUACION POLITICA-ECONOMICA

El gobierno de Mauricio Macri necesita cumplir a rajatabla con los imperativos determinados por el FMI para garantizarse un colchón de dólares que le permita llegar bien parado a las elecciones del 2019. Los auditores del fondo le exigen dos objetivos primordiales para que este reciba los dólares prometidos para su blindaje económico. Reducción del déficit fiscal y bajar la inflación vía “costo salarial”.

Pues estos dos objetivos parecen incompatibles con moderar las “inquietudes” del sindicalismo y ahorrarse conflictos con estos. Sin embargo, dichos objetivos afectan de forma distinta, según la rama económica a la que pertenecen cada uno de ellos y la relación de los mismos con sus bases.

Es en este panorama que la CGT, permanece desde hace un buen tiempo cuestionada por parte de otros sectores opositores a la actual conducción. Se pone en marcha un particular ejercicio de la democracia sindical que tiene como participantes a gremios de mucho peso –por la cantidad de afiliados– con o sin una larga historia de lucha y relaciones políticas más o menos aceitadas y en distinto grado de confrontación con el gobierno actual.

RELACION APARATO PRODUCTIVO-SINDICATOS

Aunque las medidas de Macri afecten a la totalidad de la masa de trabajadores –la inflación, por ejemplo– una serie de sindicatos son los más afectados por las políticas impulsadas por el gobierno de “austeridad salarial” mientras que otros tienen una actividad un poco más independiente de las políticas económicas actuales. Entre estos últimos podemos encontrar a dos de los principales gremios más reacios al gobierno de Mauricio Macri: Camioneros, conducidos por Pablo Moyano y los bancarios por Sergio Palazzo.  Ni el comercio con camiones ni la actividad bancaria se ve fuertemente afectada en este gobierno. Los detalles y excepciones no son objeto de la presente nota. Por su ubicación en el aparato productivo se encuentran alejados de tener efectos adversos sobre el nivel de empleo, lo que les permite tener un poder de presión distinto a otros. No casualmente estos han obtenido aumentos muy por arriba del techo salarial impuesto por el gobierno (pauta salarial del 15%). Gracias a ello, son justamente estos dos dirigentes, quienes se han propuesto como fórmula para conducir una nueva CGT.

A estos le siguen los gremios industriales que, por su ubicación en el aparato productivo, dependen casi exclusivamente de la producción de bienes. Si bien tienen un alto grado de movilización de sus afiliados, dependen de la política de restricción o apertura comercial que tenga un país a la entrada de productos provenientes del exterior. Esto los hace más indefensos frente a políticas de tipo aperturistas que afectan directamente la demanda de trabajo en este sector, para lo cual ante una pérdida de puestos de trabajo, pueden resignar reclamos salariales.

En los últimos meses estos han vivido una abrupta caída en el nivel de afiliados y estarían alineándose con la estrategia de la formula Moyano-Palazzo para conducir la CGT. Tras la debacle de la industria desde los tiempos de Martínez de Hoz y a pesar de la –tibia– recuperación en los años Kirchneristas no han podido ponerle el tono al movimiento obrero como en el gobierno del Gral. Perón. Se comprende entonces la marcha realizada el viernes 13 de julio al ministerio de producción, organizada por la UOM (Antonio Caló) y SMATA (Ricardo Pignanelli), para manifestar su preocupación por “los embates de las políticas económicas aplicadas” sobre el sector y reclamar medidas en resguardo del empleo.

Lo propio ha sucedido dentro de la Confederación de Trabajadores del Transporte (CATT), decisivos en la estructura de la CGT para garantizar la contundencia de una medida de fuerza, quienes han decidido iniciar un proceso de reorganización para calar con más protagonismo en la interna de la CGT. En ese sentido es que en la última reunión plenaria echaron a dos gremios cuyos dirigentes son abiertamente afines al gobierno de Macri: gremio de conductores de taxis, que encabeza José Ibarra y el de remiseros de Alejandro Poli. Ibarra es adjunto del rural Ramón Ayala (Uatre) en el grupo de gremios que reivindica el sello de las 62 organizaciones peronistas, hoy alineada totalmente con Cambiemos.

Esta medida puede ser vista como un guiño a Omar Viviani, líder del otro gremio de peones de taxi, enfrentado a Ibarra, y hombre fuerte del MASA, hoy fuera de la conducción de la CGT pero con franca vocación de volver a tener participación en ella.

También existe de dentro del sector privado un tercer grupo de sindicatos denominados “gordos” o “independientes”, en el cual la relación de sus afiliados es mínima, como mínima la participación en la vida interna del sindicato por parte de sus afiliados. Lo que sí importa en sindicatos con estas características son las contribuciones que sus afiliados realizan para sostener su gremio y sus obras sociales principalmente. Pues la manera más próxima de relacionarse que tienen es a través de la prestación de servicios que sus sindicatos brindan.

Al ser ésta su principal preocupación, son más proclives a tener una relación “dialoguista” o “negociadora” con los gobiernos de turno, ya que la asistencia estatal para mantener dichos servicios se torna fundamental para garantizar la preponderancia de sus dirigentes a la cabeza de sus gremios. Prueba de ello fue la relación de apoyatura que tuvieron estos gremios durante el gobierno de Menem y la actitud actual de escaso enfrentamiento al gobierno de Macri. Muchos de ellos son parte de la actual conducción cegetista, el principal es Daer de Sanidad y Cavalieri del SEC.

En la próxima nota, abordaremos el Sindicalismo en los trabajadores del Estado y un actor relativamente nuevo: la CETEP. (Revista Integración Nacional)

Leer más …

Desde Revista Universitaria repudiamos el ataque, afortunadamente fallido, que sufrió el Presidente de Venezuela Nicolás Maduro, una de las mejores expresiones en la defensa de los intereses de los latinoamericanos.

Evo Morales es agudo con lo que está pasando en Venezuela: «después del fracaso en su intento por derrocarlo democrática, económica, política y militarmente, ahora el imperio y sus sirvientes atentan contra su vida».

Bien lo explicaba John Perkins, ex miembro de la CIA (Central de Inteligencia Americana) que, en su condición de arrepentido, escribe el libro “Confesiones de un gánster económico”, donde explica cuáles son los mecanismos que utiliza el Departamento de Estado de los EEUU para perpetrar el saqueo a pueblos y países. Las etapas sucesivas van desde la captación de la dirigencia política hasta su asesinato si no se entregan a los designios norteamericanos. En Venezuela están agotadas todas las instancias. Hay que matar a Maduro. 

Dice Perkins que la primera variante es la penetración cultural que funciona como sustento para el accionar de los “gánster económicos” o “asesinos económicos”, mafiosos, delincuentes de traje y corbata. Cuenta el ex sicario que cuando le ofrecen el trabajo, le describieron lo siguiente: “tu trabajo consistirá en estimular a líderes de todos los países para que entren a formar parte de la extensa red que promociona los intereses comerciales de Estados Unidos en todo el mundo. En último término esos líderes acaban atrapados en la telaraña del endeudamiento, lo que nos garantiza su lealtad. Podemos recurrir a ellos siempre que los necesitemos para satisfacer nuestras necesidades políticas, económicas o militares. A cambio, ellos consolidan su posición política…”. Esta estrategia en Venezuela fracasó, primero con Chávez y posteriormente con Maduro. No así en el caso de la Argentina, donde Mauricio Macri llegó al poder a través de los votos y ha consumado el endeudamiento más grande la historia del país, cuyo monto alcanza casi el 90 % del PBI.

Lejos de someterse a los dictados de los EEUU, Maduro es uno de los dirigentes políticos de la región que más ha resistido en la defensa de la soberanía cultural, política, económica y territorial de su país.

Otros países de Latinoamérica también han sufrido intentos de “golpes blandos” a sus gobiernos a través de distintas maniobras. Lula, frente a quien ha actuado el “partido judicial” en perjuicio de su persona, encarcelando al dirigente con más apoyo popular de todo el Brasil, entre otras cosas por haber sacado a más de 40 millones de personas de la pobreza. Correa ha sufrido lo propio en Ecuador, también lo quisieron asesinar. Manuel Zelaya fue desplazado del poder en Honduras a partir de la connivencia de los medios de comunicación, el poder judicial y los representantes del poder legislativo. Podríamos seguir con los ejemplos.

El objetivo es siempre el mismo: derrocar a quienes se niegan a aplicar las políticas estadounidenses de pérdida de independencia económica, entrega de los recursos naturales, apertura comercial y financiera, etc. La estrategia para lograrlo va variando. Los golpes militares están fuera de época, la implementación de «GOLPES BLANDOS» es la nueva maniobra. Gene Shrap lo sintetiza en pocos puntos:

“Promover un clima de malestar en la sociedad, destacando entre ellas denuncias de corrupción o divulgación de falsos rumores, acompañadas de acusaciones de totalitarismo contra el Gobierno en el poder. Propiciar manifestaciones y protestas violentas que amenazan a las instituciones; y políticas desestabilizadoras que creen un clima de «ingobernabilidad». Se tiene por objeto forzar la renuncia del Presidente de turno mientras se mantiene la presión en la calle. Paralelamente, se prepara el terreno para una intervención militar, mientras se desarrolla una guerra civil prolongada y se logra el aislamiento internacional del país”.

Venezuela es caso testigo de esta estrategia. El aislamiento y bloqueo que aplica EEUU determina conflictos sociales (por falta de bienes y servicios básicos que necesitan los ciudadanos del país) en los que se montan los enemigos de Maduro para voltearlo. Como esto no es suficiente, a pesar de la ayuda de la USAID y los medios de comunicación oligopólicos y extranjeros, lo que sigue es matar al Presidente.

Un ejemplo claro es el de Irak. País petrolero que se negaba a adecuar su economía a las necesidades norteamericanas. La promoción del conflicto social, la invasión, la guerra y el asesinato del presidente fueron las etapas sucesivas del sometimiento. La conclusión es clara: cuando toda maniobra  fracasa, te mandan los tanques. En palabras de Perkins: “El petróleo no era el único tema. Intervenían así mismo el agua y las consideraciones geopolíticas. Los ríos Tigris y Eufrates pasan por Iraq. De entre todos los países de esa región del mundo, Iraq controla las fuentes principales de esos recursos hídricos cada vez más escasos”. Bisnes son bisnes. Los negocios son los negocios. ¿Y si las condiciones no dan para una invasión? Hay que matar al presidente.  “Hay que matar al General” fue la consigna en los bombardeos que intentaban matar a Perón.

Maduro ha responsabilizado por el intento de asesinato directamente al Presidente Juan Manuel Santos y a la ultraderecha de Venezuela y de Colombia, que han participado de la política trazada por el Departamento de Estado de los Estados Unidos para derrocarlo a través de una política de aislamiento comercial y ahora en términos directos contra su vida.

La crueldad con la que el sistema financiero internacional y las clases dominantes locales, someten a pueblos y países a la miseria y la desesperanza, los transforma en incapaces para vencer en las urnas. La historia de los Golpes de Estado en toda América Latina así lo demuestra. Sus métodos son cada vez más sofisticados, ahora es a través de drones explosivos. No obstante cuando los pueblos deciden hacerse artífices de su propio destino no hay dron que aguante. Nos solidarizamos y saludamos a los hermanos venezolanos en estos días difíciles.

Para saber más sobre cómo funcionan los “drones asesinos manejados por inteligencia artificial” compartimos el siguiente video.

Leer más …

 
Dejamos a continuación un video del programa de Señal U «Distintos Parecidos» donde se trata las virtudes de deportes no convencionales. Resaltamos la intervención de Antonella Ruiz (la Troska para los amigos), estudiante de Ciencias Políticas, de Música y militante de la Agrupación Universitaria Nacional (AUN), acerca de los beneficios para el cerebro que trae aparejado practicar el ajedrez, como así la lectura y la composición musical.

 

 

 

 

Leer más …

Reforma militar: la soberanía confiscada

Escrito por Viernes, 03 Agosto 2018 22:32 Publicado en Opinión

Compartimos a continuación un artículo de Enrique Lacolla acerca del reciente decreto que modifica la doctrina de las FF.AA. en nuestro país. Lejos de una postura antimilitarista, Lacolla rescata la función estratégica de las Fuerzas Armadas ante la intromisión extranjera y en custodia de nuestros recursos naturales, siempre que estén dispuestas al servicio del interés nacional. Por el contrario, si responden a las exigencias de ajuste del FMI sirven como herramienta represiva del sistema financiero ante la protesta social (Revista Universitaria).

 

- — -

El gobierno ha decretado una reforma de las FF.AA. que equivale a su extinción como herramienta de defensa y como bastión de los intereses estratégicos de la nación.

Las malas noticias no son novedad para la Argentina desde que asumió el gobierno de Cambiemos. No vamos a recapitularlas; venimos haciéndolo desde hace años. Pero no se puede dejar de mencionar la  última, que el presidente Macri dejó caer de sus labios cuando el lunes anunció la reforma de las fuerzas armadas. Por un decreto, el ejecutivo nacional ha decidido modificar la ley vigente y autorizar el empleo de las FF.AA. en tareas que hasta hoy estaban fuera de su ámbito específico. En palabras del  presidente, se trata  de que las fuerzas “puedan colaborar con la seguridad interior… teniendo un rol fundamental en la custodia de objetivos estratégicos… y dotándose de capacidad para enfrentar los desafíos  y amenazas del siglo XXI, como el narcotráfico y el terrorismo internacional”.

El gobierno modificó el decreto 727/2006, reglamentario de la ley de defensa nacional, que desde la gestión de Néstor Kirchner sólo permite el empleo de las fuerzas armadas ante agresiones de origen externo cuando estas sean perpetradas por otros estados. No está claro todavía si la nueva ley será remitida o no al Congreso para su aprobación.

Es evidente que las fuerzas armadas argentinas deben ser reformuladas. Pero no en el sentido de su abolición como custodio de la soberanía, como indicaría el discurso presidencial al asignar al narcotráfico y al terrorismo el rol del “enemigo principal”,  sino justamente en la dirección contraria: potenciándolas para que puedan cumplir su función originaria y proveyéndolas de una doctrina estratégica que se corresponda con ella. Es decir, con una mirada que reconozca la proyección argentina en Suramérica y la conciba en un encuadre que valore al subcontinente como la región que corresponde a nuestra situación geopolítica y a la composición socio-cultural de nuestro pueblo y de los pueblos hermanos que la habitan.

El narcotráfico y el terrorismo son dos espantajos fabricados por el complejo militar industrial norteamericano para seguir manteniendo la vigencia de un presupuesto bélico exorbitante que por un lado mantiene en vida a la economía del gigante norteño y por otro sirve para atemorizar o reducir a la obediencia a aliados y enemigos. No bien cayó la Unión Soviética se hizo preciso para el “estado profundo” (deep state), que controla las palancas del poder en Washington, hacerse de un punching ball para seguir golpeando algo y fomentar la ficción de que se está frente a una amenaza mortal contra la cual es preciso prepararse. Cobertura necesaria también para proseguir con los planes de una globalización asimétrica que,  con guerra comercial o sin ella, con Trump o sin él, sigue siendo la línea conductora del Departamento de Estado y el Pentágono. Hoy el rol del enemigo preponderante ha vuelto a recaer sobre las espaldas de una Rusia rediviva y de una China demasiado próspera en materia económica, pero la funcionalidad del terrorismo y del narcotráfico como pretexto conserva su vigencia; este último en especial en las tierras al sur del Río Bravo.

El rol que compete a América del Sur en el siglo XXI es importantísimo para el balance del poder global y para nuestra propia determinación como sociedades capaces de conectarse con el mundo en calidad de organismos capaces de tener vida propia. Desde la óptica del sistema-mundo nuestro papel, por el contrario, es el de la subordinación y la obediencia, usando para esto a las burguesías compradoras que nos presiden y que están predispuestas a todo para mantener su conexión privilegiada con el imperio. Los recursos con que cuenta el subcontinente son no sólo objeto de codicia de parte del imperialismo, sino esenciales para mantener viva su pretensión a alcanzar la preponderancia. Los minerales estratégicos, la Amazonia, los hielos continentales, las reservas acuíferas, las tierras propicias al desarrollo agrícola y ganadero, la riqueza pesquera, el espacio abierto y propicio al desahogo poblacional de otras zonas del planeta azotadas por la guerra, la miseria y el atraso convierten a Suramérica en un objetivo para el poder central y para la provisión de sus necesidades. Tener unas fuerzas armadas  en capacidad para llenar la misión de defender estas ventajas la asechanza externa,  que se agiganta a medida que crecen el deterioro ecológico y los rivales de Estados Unidos, es por lo tanto fundamental para la supervivencia del país y de la región.

Y bien, el proyecto de Cambiemos implica todo lo contrario.  Supone el abandono por las Fuerzas Armadas de su función específica para reducirlas a desempeñar el papel de policía interna y de frontera. No hay nada malo en esa tarea; el problema reside en que las FF.AA. no fueron creadas para esos cometidos y que ya existen los contingentes especializados –gendarmería, prefectura, policía– que están preparados para ellos. Está también algo que produce mucho temor, sobre todo en los sectores progresistas: que al dar paso a este tipo de reforma, se habilite la posibilidad de una vuelta al pasado, cuando las fuerzas armadas habituadas al intervencionismo político, violaron la legalidad y se encaramaron al poder, poniéndose al servicio de una planificada represión interna que confundió sus objetivos y se convirtió en un instrumento del programa del imperialismo y del establishment para restaurar la república conservadora. Fue el nadir de las fuerzas armadas, el momento en que, perdido el rumbo, dieron zarpazos de ciego, se mancharon y casi se autodestruyeron moralmente junto a su objetivo: los movimientos armados que pretendían subvertir, sin medir los riesgos, el orden social.

Ese horrible momento por suerte está superado. O debería estarlo, aunque hay rencores que persisten. Pero al menos desde un punto de vista biológico, las FF.AA. de hoy no tienen nada que ver con las del proceso: un alto oficial del ejército actual era apenas un niño o un adolescente en la época que ocurrieron los hechos. Y algo se debería haber aprendido desde entonces, tanto entre los militares como entre los civiles y las diversas facetas que componen el espectro ideológico.

El verdadero problema, sin embargo, no pasa tanto por el recuerdo, sino por la naturaleza del compromiso en que se mete a las fuerzas armadas si la anunciada reforma se implementa. No hay más que remitirse al ejemplo mexicano para ver lo inútil y contraproducente que resulta esta clase de “reforma”. En México el ingreso del ejército a la lucha contra el narcotráfico trajo aparejado un incremento exponencial de la violencia y de la corrupción que se deriva del contacto con las extensísimas redes del tráfico y con el flujo de cantidades ingentes de dinero.  Cien o doscientos mil muertos en una guerra larvada y sucia que lleva décadas han convertido al país azteca en una caricatura de sí mismo. En Argentina el mal no está tan enraizado, pero  el peligro se encuentra ahí y al desviar a las FF.AA. de su función natural  ese riesgo aumenta. Ahora bien, este desvío no es casual, no es solo la consecuencia de una ocurrencia de Cambiemos; es en todo caso la disposición de este gobierno a cumplir todos y cada uno de los puntos del nuevo “estatuto del coloniaje” que viene dictado desde arriba. En ese cuadernillo de ruta del impeialismo lo decisivo es la disolución de los referentes que estructuran la nación, empezando por el Estado, que abandona su función de contralor para convertirse en el agente ejecutivo del “diktat” de los mercados. Dentro de esta demolición, la liquidación de las Fuerzas Armadas y su conversión en policía interna, son un factor principal. Han de olvidarse de cualquier consideración geoestratégica y reducirse a ser colaboradoras de la DEA o de las fuerzas especiales extranjeras que custodiarán los reservorios de las materias primas. ¿Para qué pensarse estratégicamente si somos pensados por otros para cumplir esa función?

Me pregunto qué opinarán los militares, en su fuero interno, de esta perspectiva. Ya están reducidos a su mínima expresión en lo referido a presupuesto, equipamiento y entrenamiento para el combate. Ahora, en concordancia con el discurso presidencial, les ha de caber la función de relevar a los gendarmes en la custodia de las represas y de la interceptación del contrabando, a la espera de que puedan ser llamadas a actuar como policía interna para reprimir la protesta social si la crisis que estamos viviendo se tensa, como es posible, hasta el punto del estallido.

Virtual desactivación del INVAP

Como guinda que corona el postre, hace apenas un par de días el presidente de la República informó en Bariloche que INVAP (Investigaciones Aplicadas) no ha de contar con llevar adelante los proyectos firmados durante el kirchenerismo, que montaban una inversión de alrededor de 1.000 millones de dólares para que esa empresa del estado realice diversos trabajos de actualización tecnológica en su mayor parte contratados en el país. El actual gobierno no va a sustentarlos: “Los fondos no están y se acabó el tiempo de la magia”, dijo el presidente, sin explicar cuál habría sido la magia que permitió al Estado, a lo largo de décadas, sacar adelante un emprendimiento tecnológico de avanzada que se encuentra al nivel de los mejores del mundo. Por otra parte el gobierno no abonará la deuda de U$S  1.400 millones que tiene con esa empresa nacional de alta tecnología por trabajos concluidos entre 2017 y 2018. El INVAP tendría que buscar esos recursos afuera, provenientes de capitales privados. Esto supone una virtual paralización de ese milagro que para la Argentina es esta empresa, de gran prestigio internacional y apta para desarrollar sistemas satelitales completos, reactores nucleares, radares, sistemas médicos, proyectos de energía alternativa, sistemas de seguridad y de defensa, etcétera. En su lugar se propone su eventual apertura a la colonización por la inversión extranjera. Se habla también de una cifra aproximada de 400 despidos en el personal de planta de la empresa. Son profesionales altamente calificados que, inevitablemente, como sucediera en la década infame del menemismo y el delarruísmo, habrán de tomar el camino del exilio en busca de mejores horizontes. Como un ritornelo fatídico vuelven a la memoria las frases que moldearon a la Argentina de espaldas al continente: “El mal que aqueja a la Argentina es su extensión” (Sarmiento), “Hay provincias que son inviables” (Domingo Cavallo), a quien también se le debe el académico consejo que diera a los científicos: “¡Qué se vayan a lavar los platos!”

Sin pretender en absoluto igualar la estatura intelectual e histórica de estos dos personajes, se debe reconocer que ambos expresan una filosofía del achicamiento y de la reducción del país a una dimensión que resulte manejable para la casta poseedora, interesada cuando mucho en dotarlo de un barniz de modernidad mientras disimula apenas su atraso como productor de materia prima sin elaborar, de la cual extrae una renta parasitaria que dilapida en gastos suntuarios o fuga al exterior.

Desarme, demolición tecnológica, fuga de cerebros, creciente anomia social, falta de metas reconocibles para la mayoría de los argentinos; este es el saldo provisorio de la gestión del actual gobierno.

¿Hace falta decir algo más para definir el camino que recorremos?

Leer más …

Luego del acuerdo realizado por el lacayo del sistema financiero mundial, Mauricio Macri, con el Fondo Monetario Internacional que suscitó un gran rechazo por parte de partidos políticos, organizaciones sociales, agrupaciones políticas y organizaciones sindicales, es decir la mayoría de la sociedad, el triunvirato que conduce la Confederación General del Trabajo acordó una reunión con representantes del FMI.

 Dicha reunión que aún no se ha efectuado, está prevista para el mes de octubre, fue la resultante de un primer encuentro entre las partes días posteriores a la firma del acuerdo. En esta reunión la cual había sido solicitada por los representantes del organismo monetario para consultar la opinión de los trabajadores frente a un nuevo empréstito contraído, la cúpula cegetista expuso un fuerte rechazo a la medida afirmando que traería aparejado consecuencias nefastas para los trabajadores/as del país.

Semanas atrás, el triunvirato de la C.G.T había intentado reunirse con Christine Lagarde (titular del FMI) para discutir el impacto negativo que tiene y tendrá el programa económico, político y social dictado por el fondo en el país. Frente a la imposibilidad del encuentro los dirigentes de la central obrera se manifestaron de forma pública a través de una conferencia de prensa, una carta simbólica dirigida a la titular del FMI y una marcha en oposición al acuerdo. En sendas declaraciones se criticó la naturaleza del acuerdo que someterá a la mayoría de los argentinos a sufrir un ajuste brutal que recae principalmente sobre los sectores más débiles, ajuste que es insostenible en una economía que se encuentra en recesión y cuyos niveles de inflación, desempleo, pérdida del poder adquisitivo, endeudamiento, pobreza e indigencia, etc. aumentan mes a mes.

La reunión pendiente entre la CGT y el FMI estaría acordada para el mes de octubre, está previsto que asistan el triunvirato de la CGT (Carlos Schmid, Héctor Daer y Carlos Acuña), Roberto Cardelli, un italiano que es el responsable de auditar las cuentas públicas argentinas, y Alejandro Warner director del departamento del hemisferio occidental, ambos personajes en representación del organismo crediticio. Los dirigentes gremiales ya han anticipado que las conversaciones rondaran en torno “al aspecto social y al costo que tiene el acuerdo para el país” y expondrán una vez más, su rechazo.

Si bien falta mucho tiempo para dicho encuentro, existen críticas y posiciones encontradas producto de esta reunión. Hay quienes opinan que los dirigentes gremiales actúan en contra de los intereses de los trabajadores al conciliar una reunión con el fondo y los tildan de traidores y hay quienes, fundamentalmente los gremios acuerdistas con el gobierno nacional, que lo ven con buenos ojos.

A pesar de que aún no conocemos a ciencia cierta que conversaciones se desarrollaran, ni cuál será el reclamo expreso que llevaran los representantes de los trabajadores, podemos afirmar que si el dialogo gira entorno a una crítica y una advertencia por parte de los gremialistas de que en el que caso que se profundice el brutal ajuste, a sabiendas de que así será, la central obrera se pondrá a la cabeza de los reclamos y llevara adelante diversas maniobras para enfrentar el paquete de medidas que nos están imponiendo, nos parece bien.

No nos parece mal, en tanto y en cuanto, se defienda el interés de la mayoría del pueblo argentino. Ya lo estipula un antiguo refrán “el que avisa no traiciona”. Esperemos que la finalidad del encuentro sea la de advertir que los argentinos y argentina, retomando nuestras mejores tradiciones de organización y lucha, sabemos cómo enfrentarlos y que no estamos dispuestos a enajenar ni un poco nuestra soberanía nacional y nuestra soberanía popular.  

 

Leer más …