Ivana Sandez — Profesorado de Lengua y Literatura

Nuestro gobernador ha salido a hacer campaña con furia. Dado que su cabeza de lista es muda, se ha puesto al hombro el proceso electoral, que entiende como un plebiscito a su gobierno. Recientemente concedió una entrevista al diario Los Andes (el más leído de nuestra provincia) para defender los ejes principales de su actual y futura política.

Entre las frases más destacadas y lamentables se encuentran algunas como “hay que mantener esta política de mano dura”, que según él, es la única forma de que Mendoza crezca económicamente. Ningún sofista lo habría hecho mejor. Lo que sus entrevistadores muy amablemente le dejan pasar es el hecho de que para que la provincia crezca, es necesario dejar de endeudarla en el exterior, darse una política para hacer crecer la producción y fomentar el consumo, generar líneas de crédito para industria, entre otras medidas que en este gobierno han brillado por su ausencia. Por supuesto no esperamos menos de un gobernador alineado al macrismo.

Pero quizá la joya verbal más brillante de toda la entrevista sea su respuesta cuando le preguntan por la herencia cultural del kirchnerismo a lo que responde: “la alta propensión al consumo”, para luego especificar que no puede ser una prioridad comprarse un celular o zapatillas y que hoy “estamos volviendo a un estado normal”.

¿Cuál sería el estado normal de cosas para el señor gobernador? ¿El del 2001, quizás? Lo normal entonces es que la mayoría de los argentinos vivamos en la desocupación y en la miseria y que ni se nos ocurra querer dejar de usar un par de alpargatas viejas, porque eso no corresponde. Más allá de todos los déficits que se le puedan imputar al anterior gobierno nacional, es agresivo, no para el gobierno anterior sino para los argentinos que nos vengan a decir que no tenemos derecho a vivir con dignidad.

Desgraciadamente, este tipo de planteos no son nuevos en la historia de nuestro país. La tradición intelectual a la que se filia Cornejo al decir estas cosas viene de la Revolución Fusiladora. Esa misma que proscribió al peronismo (en ese entonces, fuerza política mayoritaria), que fusiló opositores en basurales. Cuenta Ernesto Sábato que el contraalmirante Arturo Rial dijo a trabajadores municipales: “Sepan ustedes que la Revolución Libertadora se hizo para que en este bendito país el hijo del barrendero muera barrendero”.

Sepan los lectores que Cornejo y Macri han llegado al gobierno para lograr lo mismo.

Fuentes:

Ernesto Sábato, “El otro rostro del peronismo. Carta abierta a Mario Amadeo”

http://www.losandes.com.ar/article/alfredo-cornejo-donde-algunos-maliciosamente-ven-autoritarismo-yo-veo-autoridad

http://www.losandes.com.ar/article/alfredo-cornejo

No es ninguna novedad para los argentinos la crisis que viene atravesando la educación pública. Durante el gobierno anterior se intentó abordar el problema con el aumento del presupuesto educativo, sin obtener resultados sustanciales. Lejos de querer resolver el problema, se lanza desde el macrismo la reforma educativa para el nivel medio, aplicable a partir del próximo año.

Martes, 09 Mayo 2017 14:33

La esquizofrenia morada

Breve advertencia preliminar: la intención de quien esto escribe no es criticar la realización de una campaña política por parte de ninguna agrupación, por el contrario, lo que incomoda es el oportunismo y la falta de coherencia. Hay una incompatibilidad clara entre formar parte del actual gobierno universitario, que ajusta sobre trabajadores y estudiantes y decir defender la educación pública.

Jueves, 16 Marzo 2017 18:34

El duranbarbismo también conduce la FUA

Hace unos días atrás publicábamos en Revista Universitaria la carta que le dirigió Josefina Mendoza (presidenta de la FUA, militante de Franja Morada) a Roberto Baradel de SUTEBA. En ella se expresaba en contra del paro docente y acusaba a los trabajadores de estar utilizando el paro como una herramienta electoral. A continuación una ilustrativa comparación:

Hace días atrás el conocido diario Los Andes publicó una editorial refiriéndose a la situación de las economías regionales y los problemas que afrontan en la actualidad. Realiza un recuento de lo que viven los productores y los consumidores, los principales afectados por la concentración de las etapas intermedias de distribución y comercialización. Una de las consecuencias es la enorme distancia entre la miserable suma que percibe el productor y la gigantesca suma que abona el consumidor final.

Hace ya tiempo que desde esta Revista venimos impulsando un proceso de democratización del gremio que nuclea actualmente a todos los centros de estudiantes de la universidad pública. Esta Federación, pese a haberse constituido con el retorno de la democracia en la Argentina, poco tiene de democrática. Es, actualmente, desconocida por la gran mayoría de los universitarios. Esto se debe a ciertos défi­cits fundamentales, expresados en su estatuto.

En otro de sus derrapes claudicantes frente a la situación semicolonial de la Argentina, Fernando Iglesias (autor del libro, “Es el Peronismo, estúpido”) nos deleita con una nota de opinión en el diario Los Andes. Dicha nota se titula “El antiamericanismo, una pasión totalitaria”. Con un contenido que resultaría indigno hasta para el más chupamedias del colegio secundario, legitima párrafo tras párrafo la sumisión al imperialismo yanqui en todos sus aspectos.  Aquí el link de la nota: http://www.losandes.com.ar/article/el-antiamericanismo-una-pasion-totalitaria.

Como ya hemos relatado en esta Revista anteriormente, en la provincia de Mendoza los docentes se encuentran en un agudo conflicto salarial. Luego de los bajísimos ofrecimientos por parte del gobierno de Alfredo Cornejo, la paritaria no llegó a un acuerdo y el gobernador decidió sacar por decreto el aumento miserable que incluía además el tan mentado ítem aula. Medidas indefendibles que frente a los mendocinos tienen quien las defienda. Sí, estamos hablando del (lamentablemente) muy leído Diario Los Andes.

La oposición a Dilma Roussef en Brasil dio otro ataque contra el ejercicio de su mandato (constitucional y legitimado en el voto popular). A través de una cautelar, intentaron impedir el nombramiento de Lula Da Silva como jefe de ministros. Los argentinos ya conocemos bien que una medida cautelar puede estar por arriba de la voluntad popular. No podemos catalogarlo como otra cosa que una tentativa de golpe institucional. Es que hoy, los sectores más reaccionarios de Latinoamérica, cómplices del capital concentrado a nivel mundial, ya no se buscan la complicidad de los altos mandos de las fuerzas armadas, sino que se sirven de los medios de comunicación y el poder judicial.

Recientemente hemos visto crecer en la Argentina los reclamos trabajadores, no ya en pos de una ampliación de derechos, sino en función de conservar los recobrados en los últimos años. La fuerte oleada de despidos, las paupérrimas propuestas salariales y la represión de las que han sido blanco los sectores asalariados de nuestro país han motivado la salida a las calles de numerosos argentinos, encabezados por un sector de la dirigencia sindical.

Página 1 de 2
Copyright