Turno Noche de cursado para que los trabajadores puedan acceder a la Universidad — Editorial

En el año 2007 un grupo de compañeros y compañeras fundaban la Agrupación Universitaria Nacional (AUN) bajo tres banderas que persiguen una Universidad Nacional Latinoamericana, popular y profundamente democrática: “Turno Noche de cursado”, “Elección Directa de Autoridades” y “Reforma de los planes de estudios”. Tres consignas claras, donde en este caso el orden de los factores sí altera el producto.

 

La Universidad argentina actualmente es una institución compuesta en su mayoría por sectores pertenecientes a la clase media con escasos laburantes y muy pocos humildes. Sus horarios de cursado, en la mañana y en la tarde, impiden que los trabajadores puedan acceder a los estudios superiores. Pero si miramos hacia los institutos y universidades privadas podemos ver que está plagado de estudiantes que trabajan. La respuesta: su turno de cursado en horario vespertino y nocturno.

La matrícula de estudiantes que estudian en la privada y en la pública hoy está aproximadamente en un 50 y 50. Vemos como la falencia de la UNCuyo ha sido bien aprovechada por las universidades privadas que le ofrecen al estudiante carreras con rápida inserción laboral y con horarios flexibles para poder cursar y trabajar. En un país donde los trabajadores financian la educación pública mediante sus impuestos no podemos permitir que no puedan ingresar, obligándolos a pagar una cuota en la privada.

Además, las privadas obtienen dos beneficios: a corto plazo, la cuota del estudiante; y a largo plazo, dictando los contenidos que el dueño de la universidad privada prefiera, formando profesionales a su gusto. Famoso es el caso de Daniel Vila que da clase sobre “medios de comunicación” en la Universidad de Congreso.

Sin embargo, en la UNCuyo no solo tendremos por primera vez en la historia la oportunidad de discutir en una Asamblea Universitaria el Turno Noche de cursado; sino además la oportunidad para modificar la composición social de la universidad.

Los representantes estudiantiles y graduados de AUN adelantamos nuestra moción: “Aprobar el Turno Noche de cursado para todas las unidades académicas de la Universidad Nacional de Cuyo”. No solo por una cuestión social, sino porque es estratégico. En la Universidad confluirán dos de los sectores más dinámicos de la Argentina: los estudiantes y los trabajadores. Estos pueden ser la punta de lanza para incorporar contenido nacional a las cátedras y que se dicten autores “negados” por los actuales planes de estudio como son: Jauretche, Scalabrini Ortiz, Ramos, José Luis Torres, entre otros.

En estos tiempos donde el empleo corre peligro y la transferencia de renta nacional al exterior aumenta provocando pobreza y hambre, el Turno Noche de cursado se transforma en fundamental porque el fin social de la universidad no debe ser separada del fin nacional de la misma. La universidad debe ser “la cuna del alma argentina”, como decía Yrigoyen. Debe bregar por la formación de dirigentes políticos que persigan una sociedad más justa y entendemos que el ingreso de los trabajadores y la posterior reforma de los planes de estudios son el puntapié para lograr este cometido.