Martes, 18 Julio 2017 15:25

Nueva amenaza privatista a la educación

Escrito por 

Ante la insistencia de los distintos medios de comunicación de la provincia en instalar la idea de que la Educación Pública y Gratuita es un malgasto, debemos advertir, una vez más, el peligro que atraviesa nuestra educación ante una renovada amenaza privatista. La historia ya es conocida: instalar que lo manejado por el Estado es ineficiente, da “pérdidas” y por lo tanto es mejor que sea privatizado y luego “gestionado” por el mercado.

 

 

Hace unos días el diario UNO publicaba una nota titulada “De cada 100 estudiantes que ingresan a la UNCuyo, sólo egresan 33. Plagada de palabras de corte puramente mercantilista como “gasto”, “malgasto”, “costos”, “ineficiencia”, el artículo planteaba que “gran parte del presupuesto se pierde” y “a la Universidad Pública le sale caro graduar un alumno”. Lo que el diario de Vila pareciera decir es: “¡Ciudadano, mire cómo los impuestos a usted cobrados son desperdiciados por los vagos que no quieren estudiar. Mejor privaticemos la educación!”.

En la misma dirección MDZ (diario del radical Gabriel Conte) publicó una nota titulada“Universidad pública: ¿Inversión rentable?” que de forma malintencionada abona a esta idea de que la Educación Pública es ineficiente.

El debate que quieren instalar es: «si la Educación Pública es un costo o si es una inversión rentable». Ninguna de esas concepciones le cabe a la Educación. Esta debe ser concebida por fuera de la lógica del mercado porque es un DERECHO que nuestra Constitución Nacional reconoce y el Estado debe garantizar. Si nos pusiéramos de acuerdo en este concepto básico la discusión concluiría.

El problema no es que estos medios de comunicación no lo entiendan, sino que lo combaten, pues sus intereses así se lo indican. Van preparando el terreno en el ámbito cultural para que cuadre el plan de desguace al sistema educativo propuesto por el gobierno nacional y provincial puesto en marcha, a través de:

» Dos años consecutivos de recorte al presupuesto universitario;

» Unificación del Ministerio de Educación y Deportes (sin aumentar los recursos para ambas carteras);

» Quita del plan PROGRESAR a más de 500 mil estudiantes;

» Ítem aula para que los docentes vayan a trabajar enfermos;

» Recorte en ciencia y técnica;

» Paritarias docentes por debajo de la inflación;

» Persecución a dirigentes gremiales de la educación;

» Aumento de pasaje de colectivo por segunda vez en el año en nuestra provincia, etc.

Simplificando, la ecuación sería la siguiente: un fuerte proceso de desfinanciamiento de lo público, seguido de un ataque mediático y cultural que generen el consentimiento social, para una posterior privatización basada en la vulgata de que lo público es ineficiente.

Si seguimos el plan político y económico del gobierno, vemos que su prioridad esta puesta en otro lugar. Deben garantizar los recursos materiales para pagar la enorme emisión de deuda pública, ajustando sobre los sectores asalariados, para luego concentrar y transferir al exterior.

De esta manera se entiende por qué hoy el gobierno destina un 10% del presupuesto nacional en el pago de deuda pública y tan sólo un 6,8% en Educación. Se ve a las claras la prioridad de timbear con recursos de los argentinos para garantizar las ganancias mal habidas de un puñado de bancos y especuladores, por sobre la posibilidad de acceder a la educación pública y gratuita a todos los ciudadanos de nuestro país.

Como parte de la comunidad educativa invitamos a debatir acerca de la Educación que necesitamos los argentinos. Mejorar el nivel educativo (y no la calidad como si estuviésemos hablando de un producto) a partir de la permanente formación de nuestros docentes y de una justa retribución material.

Modificar los contenidos dictados en los distintos sectores de la educación, para que nuestros estudiantes y profesionales encuentren en los conocimientos y las técnicas las claves para comprender el presente y proponer soluciones a la realidad argentina y latinoamericana.

Profundizar en la obtención de nuevos conocimientos, ciencia y tecnología para mejorar la vida de nuestros ciudadanos, cuidando el suelo, aire y agua, préstamo de las generaciones venideras.

Rechazamos todo plan educativo que venga impuesto desde arriba y sugerido por los de afuera. (Plan Maestro). Queremos debatir en cada escuela, en cada Universidad, en nuestros Institutos de Educación Superior e involucrar a los sindicatos docentes y a Centros de Estudiantes, en la determinación del rumbo que va a tomar nuestra Educación.

Desenmascarar la intención del Gobierno, reconocer la finalidad de sus planes e identificar a los garantes del «consenso», es un primer paso.

Mariana Abrego, actual Secretaria General de la Federación Universitaria de Cuyo (FUCuyo) y precandidata a Diputada Nacional por la Lista Nueva Conducción en el Frente Somos Mendoza 

 

Información adicional

Copyright