La Redacción

En sesión especial se votaron los proyectos sobre el tarifazo, después de una larga sesión, los argentinos y argentinas podíamos alegrarnos un poco, ya que por  37 votos en senadores contra 30 (apoyando a  Macri y el hampa financiera) se aprobó la ley contra la suba de tarifas. Los gorilas habían perdido una batalla político-legislativa, y lo que es más importante el pueblo argentino ganaba una batalla fundamental: vivir un poco mejor y con un poco menos de injusticia social.

Compartimos con los lectores el documento que publicó Cristina Fernández de Kirchner el 24 de mayo de 2018 a 15 años de la asunción de Néstor. En este explica las diferencias entre el gobierno de 2003 a 2015 y lo que ha recibido y realizado el gobierno de Mauricio Macri. A pesar de que las diferencias se expresan en diversos ámbitos, creemos que una de las fundamentales es que en el 2005 Néstor pagaba la totalidad de la deuda con el FMI, quitándonos de encima ese organismo que nos imponía qué hacer y cómo pensar. Actualmente, el presidente, a dos años y medio de su gobierno, cede el mando a Christine Lagarde, directora del FMI, y junto con esto entrega nuestra soberanía política para decidir cuál será el destino de nuestro país.

Entrevistamos a María José Made, actual subcoordinadora de la carrera de Ciencia Política y Administración Pública de la FCPyS y candidata al Consejo Superior por el Frente Mayoría Estudiantil

RU: ¿Por qué creés que es importante el próximo proceso de elección de autoridades de la Universidad?

MJ: Pocas veces en la historia de nuestra universidad se ha presentado un antagonismo tan claro puesto de manifiesto. Venimos diciendo desde antes que comenzara a gobernar el macrismo, que la educación pública y gratuita iba a ser jaqueada. En el presente eso es un hecho. El Fondo Monetario Internacional ha vuelto a nuestro país. La última vez que dicho organismo pisó nuestro territorio le exigió a De la Rúa, dentro de las condiciones para darle un préstamo a la Argentina, aplicar un recorte presupuestario brutal en la Educación. Esto termino con la renuncia del entonces ministro de Economía, López Murphy, quien fue el encargado de comunicarlo a la sociedad. ¿Por qué ahora el FMI nos exigiría algo diferente?

RU: Decías que había un antagonismo muy claro en nuestra Universidad, ¿cuál sería entonces?

MJ: Lo que divide aguas hoy en la Uncuyo es el enemigo de la Argentina, Mauricio Macri. Estamos quienes enfrentamos a Macri y a su modelo de universidad extranjerizante, y quienes lo apoyan y quieren seguir replicándolo en nuestra casa de altos estudios. En ese argumento se basa el apoyo de la AUN dentro de Mayoría Estudiantil a la candidata a rectora Adriana García. ¿Quién está enfrente? Pizzi, el macrismo en la universidad. Además, Adriana ha sabido ser la candidata de un frente muy diverso y amplio con un objetivo en común: proteger a la Universidad, a sus planes de estudios y a su presupuesto, del ataque de los organismos como el FMI o el Banco Mundial.

Eso es lo que necesita el país, frentes electorales o políticos heterogéneos, cuyas organizaciones participantes dejen de lado las mezquindades políticas y se ponga en marcha un plan para arrebatarle el poder, en todas sus variantes, a quienes saquean al país empobreciendo a su pueblo. Los ministros de Macri han salido a decir que la imagen positiva tanto del presidente como de su gobierno está cayendo, pero dicen estar tranquilos porque hasta ahora no hay nadie que se posicione fuertemente para capitalizar ese descontento.

RU: ¿Y la Universidad cómo se puede defender de ese ataque que vos mencionás?

MJ: En estas elecciones se eligen las autoridades de la Uncuyo, vale decir el rector, el vicerrector, consejo superior, decanos, vicedecanos y consejos superiores. A 100 años de la Reforma Universitaria  es más necesario que nunca traer al debate actual algunos de los principios de los muchachos y muchachas de 1918. El cogobierno por ejemplo. Debemos los estudiantes, aún en una minoría injusta dentro de estos órganos de decisión, conjuntamente con el resto de los claustros, democratizar las discusiones; debemos politizar y concientizar al movimiento estudiantil para que nos demos cuenta de que nuestros derechos están en la primera página de las variables de ajuste del gobierno nacional. Se presenta una nueva oportunidad para cambiar el rumbo de nuestra Universidad.

La universidad juega un papel fundamental en el destino de un país como la Argentina. Si nuestros planes de estudios hubieran sido modificados y les hubieran arrebatado la orientación bancomundialista de la década de los 90, deberíamos estar todos los universitarios reclamando la pérdida de nuestra soberanía en las calles. Sin embargo, parecemos adormecidos, acallados, aislados de una realidad injusta, preocupados por nuestro personal futuro profesional o inmiscuidos en discusiones intelectuales vacías. Desde Mayoría Estudiantil queremos romper esa desvinculación del estudiante y su condición de argentino o argentina. Por eso, congruentemente, buscamos juntar aquellos que están en contra de una educación elitista y poco solidaria, que no busque una mejor condición de vida para su pueblo que financia la educación publica y gratuita, y tratar lograr una universidad al servicio del interés nacional.

 

Una vez concluido el mandato como presidente de Raúl Alfonsín, desde el llano y con mas claridad que durante su mandato, podía advertir sobre las consecuencias de que el Fondo Monetario Internacional intervenga en los asuntos de los argentinos y los latinoamericanos. 

A continuación compartimos un fragmento de sus declaraciones que nos permite comprender la gravedad del problema en el que nos está metiendo este gobierno:

 

Compartimos a continuación esta nota publicada en «ambito.com» sobre un estudio realizado por la Universidad de Avellaneda acerca de cómo le iría a la Argentina si compitiera contra los demás paises que participan del Mundial de fútbol pero en las variables económicas. El «mejor equipo de los últimos 50 años», dirigido tecnicamente por Mauricio Macri nos deja en los primeros lugares en todas las categorías: en niveles de inflación, de devaluación, de aumento de intereses, mayor deficit de cuenta corriente y fiscal, entre otros.

Adjuntamos a continuación la nota: http://www.ambito.com/922675-mira-como-le-iria-a-la-argentina-en-el-mundial-de-variables-economicas

Bienes naturales y soberanía

Publicado en Universidad Lunes, 28 Mayo 2018 13:42

 

Compañeros y compañeras los invitamos a participar de la charla «Bienes naturales y soberanía», dictada por el senador nacional Fernando «Pino» Solanas. Se realizará el día jueves 31 de mayo a las 18 hs en el hall de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales.

AUN en Mayoría Estudiantil
Lista 11

A continuación compartimos la nota que fue publicada en el día de hoy en el Diario Los Andes sobre, la enorme importancia que tiene la deuda pública argentina en relación al PBI. Esta ya representa el 65,5 % del PBI, debido a la reciente devaluación. Si el nivel de endeudamiento en la argentina continua a este ritmo, el gobierno de Mauricio Macri puede terminar con un nivel de endeudamiento que comprometa casi la totalidad del PBI, aproximadamente 500.000 millones de dólares. La argentina completa debería ser entregada para pagar semejante deuda.

______________________________________________________________________________________________________

El salto que pegó el dólar en lo que va del año impactó en la relación entre la deuda pública y el PBI.

 

Un informe del Observatorio de la Deuda del Instituto de Trabajo y Economía indica que previo a la devaluación, el ratio deuda/PBI era de 59,3% . Con las correcciones de las última semanas, esa relación aumentó a 65,5%.

El ejercicio del Observatorio calcula cuál era el ratio del primer trimestre con un dólar a $ 20,10 y luego lo recalculó con un dólar a $ 23,10«La fuerte depreciación del tipo de cambio que está teniendo lugar en las últimas semanas generaría un nuevo impulso al alza del ratio de la deuda pública,» consigna el informe.

Este 65,5% se asienta sobre un total de deuda en dólares de 224.300 millones, más una deuda en pesos de 90.719 millones. A su vez, el PBI, también por efecto de la devaluación, cayó de US$ 555.000 a US$ 481.000.

Para este año los vencimientos alcanzan a US$ 71.926 millones,con una fuerte incidencia de las Letras del Tesoro, que durante 2017 representaron el 45% del total de las emisiones y cuyo vencimiento es de 3 a 12 meses. El ratio de la deuda viene en alza desde 2011, cuando alcanzaba el 38,9% del producto. En ese momento, Argentina no tenía acceso a los mercados internacionales y se financiaba a través de colocaciones intrasector público.

Además, aún se mantenía el conflicto con los fondos buitres, que no habían aceptado el canje propuesto tras el default de 2001.Finalmente, esa deuda comenzó a saldarse a partir del acuerdo que cerró el gobierno de Mauricio Macri en 2016.

Para el ministerio de Hacienda, la suba del ratio deuda/PBI no es preocupante. 

Desde la óptica del equipo de Nicolás Dujovne, lo que importa no es la deuda bruta, sino la deuda neta, es decir, la que el Estado mantiene con el sector privado y con organismos internacionales. Previa a la devaluación, la deuda neta representaba 28 puntos del PBI.

El incremento del ratio deuda/PBI aumenta la vulnerabilidad del país ante los mercados, especialmente en momentos como estos en los que los inversores especulativos abandonan a los países emergentes.

Fuente: Diario Los Andes

Queda a la vista que el Gobierno de Mauricio Macri no acierta una en las políticas que viene aplicando y sus consecuencias no tardan en llegar, pérdida del poder adquisitivo, caída del consumo interno, devaluación de nuestra moneda, y una balanza comercial altamente deficitaria. El panorama general es desolador, la deuda pública se encuentra in crescendo, precisamente aumentó 52 millones de dólares durante el Gobierno actual. La apertura económica al mundo descuartiza la industria nacional, y la injerencia de los organismos internacionales de crédito en nuestra política económica es cada vez mayor. Frente a esto las puertas para anhelar la derrota de Cambiemos en 2019 se abren más por traspiés intencionales de los adictos a las offshore que forman parte de este gobierno, que por aciertos que puedan llegar a tener los dirigentes opositores. (RUV)

 

|Con un déficit externo galopante, el modelo se muestra inviable y complica los caminos del oficialismo hacia 2019.

Por Roberto Feletti  

La mediocre élite que gobierna la Argentina luce desconcertada frente al súbito desencadenamiento de la crisis en la que han sumergido al país. El Jefe de Gabinete habló de “sensación de crisis” entre la población. El economista ortodoxo y ex funcionario del Gobierno Carlos Melconian graficó el cuadro como la dilapidación de dos años de mandato “boludeando” sin resolver nada y ahora el cambio de escenario internacional amenaza seriamente a Cambiemos.

Sin embargo, el actual resquebrajamiento de liderazgo y confusión que evidencian este grupo de ricos llegados al Gobierno Nacional por el voto popular es producto de una mezcla de aferramiento a sus convicciones ideológicas surgidas de su clara conciencia de clase poderosa y de sus notables límites intelectuales para llevar adelante sus ideas sobre el modelo país deseado.

Macri y su entorno han acometido en los casi dos años y medio de gobierno el proyecto más ambicioso de reestructuración económica y social del país que se conoce desde el lanzado a sangre y fuego por la última dictadura cívico-militar.

La decisión de resolver drásticamente y a largo plazo el conflicto capital-trabajo en contra de este último, removiendo todas la herramientas distributivas del ingreso existentes en el Estado y las portadas por las organizaciones sindicales y sociales es el nítido objetivo del “proyecto dominante”, llevado adelante sin reconocer las restricciones políticas que la Argentina suele plantear para esas decisiones. Macri impulsó la reforma previsional y la política tarifaria sin “Plan B” como le gusta afirmar a la élite.

Más discreta –pero no por ello menos traumática– es la resolución de los conflictos capital-capital no sólo transfiriendo recursos entre sectores de la economía, sino también entre empresas al interior de los sectores favorecidos. Es visible el sesgo anti-industrial de la política de apertura económica, pero también la redistribución de mercado adentro de los sectores elegidos por “el modelo”. Se observa en energía, minería, obra pública, finanzas y agroalimentos.

Trabajadores subordinados y bloque empresarial es el esquema de economía y sociedad que el Gobierno encaró como meta desde su asunción y que decidió llevar adelante sin ponderar los límites internos y externos que podían aparecer. Esto revela una fuerte convicción ideológica aunada a una visible necedad que arroja como resultado un fuerte autoritarismo en la gestión, inédito en la actual etapa de la democracia y a la vez un derrotero inevitable de colisión con la realidad, advertido en varias oportunidades por propios y ajenos. Cierto mesianismo en la concepción de los objetivos de gobierno y una muy pobre lectura de los acontecimientos constituyeron una marea que nos trajo hasta estas playas nada amigables.

Macri se aferró a un modelo de sector externo que era el único posible para financiar la restructuración económica-social del país. Un giro ordinario y habitual de divisas deficitario y un ingreso constante de capitales financieros que solventaría dicho desequilibrio. En la jerga económica se conoce como diseño de Cuenta Corriente del Balance de Pagos deficitaria y Cuenta Capital del Balance de Pagos superavitaria. Una amplia apertura importadora que abaratara costos internos y deteriora la industria como techo al salario, plena libertad de repatriación de dividendos a las empresas extranjeras y abultados servicios financieros de deuda, son los egresos de la Cuenta Corriente a financiar, por la llegada de las divisas por deuda tomada mayoritariamente por el Estado, la provenientes de capitales especulativos y tal vez a mediano plazo las anunciadas inversiones. Este modelo sirvió para que se fueran en dos años u$s 63.000 millones del país por distintos conceptos y que la deuda pública aumentara en u$s 52.000 millones por fondos frescos sin contar las refinanciaciones.

Pero era evidente, sobre todo desde el Brexit en Europa y la asunción de Donald Trump como presidente de los EEUU, que el modelo de apertura comercial y financiera de Macri era insustentable en el actual contexto global.

Desde esta columna se describió la inviable inserción internacional macrista, pero ahora el límite se expresó cuantitativamente en la pérdida de u$s 10.000 millones de reservas internacionales del BCRA en dos meses. Es claro que no hay flujo de dólares positivo por las exportaciones, ni por la inversión y se cerraron los mercados de deuda. El pánico de los agentes económicos frente al choque con la realidad se traduce en la apropiación del stock de dólares (las reservas del BCRA) ante la descripta falta de flujo.

Pero Macri tenaz y desesperado acudió al FMI a pedirle asistencia para sostener su modelo desequilibrado e inviable. Lo que recibirá como respuesta es la exigencia de equilibrar la cuenta corriente del balance de pagos ya que no hay capitales para financiar el déficit. Y equilibrar una balanza comercial que alcanzó a abril un resultado negativo de casi u$s 3.500 millones no es tarea fácil. El Fondo seguramente accederá a financiar los intereses de la deuda contraída para evitar el default pero la corrección de la apertura comercial amplia que han llevado a cabo es tarea del Gobierno. El Ministro Dujovne podrá fotografiarse con sus colegas anunciando prudencia en el gasto público, pero lo que realmente se discute en Washington es el valor del dólar que equilibra la Cuenta Corriente del Balance de Pagos.

El fin del modelo económico de Macri es también el fin de los objetivos planteados como élite, abriéndose la puerta en el 2019 para nuevos rumbos políticos económicos y sociales, o asistiremos todavía a la feroz resistencia de un grupo cargado de ideología y conciencia de clase dominante.

Confiemos en el diálogo y el consenso de la democracia argentina.|

 

Bibliografía

Nota publicada en: https://www.eldestapeweb.com/el-fin-la-macrinomics-el-modelo-del-gobierno-cruje-la-crisis-n44123

Las políticas de ajuste sobre el pueblo brasilero van acompañadas, al igual que las tomadas por el macrismo en la Argentina, de represión. En un estado de crisis como el alcanzado en el país vecino, la única forma de acallar y «domesticar» a quienes reclaman por una mejor condición de vida, es mediante el uso del aparato represivo del Estado. Ahora bien, los gobernantes deben ser conscientes que están jugando con un arma de doble filo: el miedo que pretenden instaurar puede ser proporcional a la profundización de la hostilidad que Temer está alcanzando en las mayorías del Brasil.

La experiencia nos cuenta que los países de América Latina comparten su historia. Tanto Macri como Temer, representantes de los hampones de las finanzas en nuestra tierra, parecen estar llegando al final de su pedregoso camino. (RU)

______________________________________________________________________________________________

El presidente Michel Temer movilizó ayer a “fuerzas federales de seguridad” contra “una minoría radical” de camioneros que ignoró un acuerdo para poner fin a una huelga que desde hace cinco días colapsa a la economía de Brasil.

La crisis, a menos de cinco meses de las elecciones presidenciales, obligó ya a cancelar vuelos por falta de combustible en el aeropuerto de Brasilia, paralizó la totalidad de las cadenas de montaje de automóviles, redujo la actividad de grandes frigoríficos de esta potencia agropecuaria y provocó una disparada de precios de los combustibles y los alimentos.

“Accioné a las fuerzas federales de seguridad para desbloquear carreteras”, dijo Temer en una breve comunicación desde el Palacio de Planalto, en Brasilia. 

“Muchos camioneros están haciendo su parte, pero desafortunadamente una minoría radical ha bloqueado carreteras impidiendo que muchos camioneros lleven adelante su deseo de atender a la población”, agregó, endureciendo el tono. 

Los cuerpos movilizados incluyen a la Policía Federal, la Policía Caminera y las Fuerzas Armadas, según varias fuentes de gobierno, que no supieron sin embargo detallar cuál será la participación de los militares en la operación. 

Está previsto que el ministro de Seguridad, Raúl Jungmann, brinde más informaciones en una conferencia de prensa esta mañana. 

“La propuesta del gobierno de convocar a las Fuerzas Armadas como instrumento de represión es querer apagar el fuego con nafta: va a instigar el conflicto y dificultar una solución equilibrada”, afirmaron en un comunicado conjunto las principales centrales sindicales del país, que se ofrecieron a mediar para encontrar una solución. 

Junto al anuncio del gobierno de recurrir a la fuerza, el movimiento sufrió ayer otras presiones: la Policía Federal abrió investigaciones por posibles delitos de asociación “contra la organización del trabajo, la seguridad de los medios de transporte y otros servicios públicos” y la Abogacía General de la Unión (AGU) pidió a la Corte Suprema que ordene el desbloqueo de las carreteras, cuya obstrucción ha generado un “cuadro de verdadero caos”.

La ciudad de San Pablo, capital económica y financiera del país, decretó el estado de emergencia, una medida que le permitirá entre otras cosas requisar bienes privados, como el combustible almacenado en una estación de servicio.

La mayoría de las estaciones allí y en Río de Janeiro estaban vacías porque desde hace días los transportistas no les llevan combustible. 

El gobierno y sindicatos de transportistas llegaron el jueves a un acuerdo para suspender por 15 días el movimiento desencadenado por las fuertes subidas del precio del diésel, en contrapartida de concesiones fiscales. Pero algunos gremios no se dieron por satisfechos y ayer el movimiento se mantenía con fuerza, con más de 500 bloqueos en 24 de los 27 estados del país.

Luciano Constant, un camionero autónomo de 43 años que participa en un bloqueo de la carretera BR040 en Duque de Caxias (estado de Río de Janeiro), afirma que quienes participaron en las negociaciones de Brasilia “están creando reglas para ellos, y nuestras reglas son otras”.

“Hoy en día, por un flete de 1.000 reales para ir a San Pablo, uno gasta 400 reales en combustible y 400 de peajes. Con los 200 que le quedan ¿cómo va a comer? ¿Qué le va a quedar para su familia?”, dijo.

La crisis cuestiona la capacidad de articulación política del gobierno hasta el traspaso de poder en enero próximo y de dar un respaldo eficaz a su candidato, el ex ministro de Hacienda Henrique Meirelles.

La movilización “pone en evidencia la debilidad del gobierno y va a tener impacto electoral, porque el gobierno va a ser como un leproso: cuando trate de acercarse a cualquier candidatura, todos van a huir de él”, dijo el analista político André César. 

Fuente: Los Andes

¿SE ACABO EL AMOR?

Publicado en Opinión Sábado, 26 Mayo 2018 20:17

Al parecer no todo es color de rosas en el gabinete nacional. La alianza CAMBIEMOS, compuesta por distintas fracciones del capital concentrado, se empieza a resquebrajar producto del mayor problema a resolver según el gobierno: el llamado “déficit fiscal”.

Es lógico que el sector privado especule con qué vamos a hacer pero nosotros no hemos hecho ningún anuncio oficial ni lo vamos a hacer hasta que decidamos cuáles son las medidas que vamos a adoptar en el camino para llegar a un déficit fiscal más bajo que el que teníamos proyectado inicialmente”, sostuvo el ministro de hacienda tratando de aclarar las especulaciones en torno al freno a la baja de retenciones a los sectores exportadores que habría propuesto el ministro para financiarse a través de otros mecanismos legítimos del Estado.

Sin embargo, algunos sectores agroexportadores, como la Sociedad Rural, han salido a poner el grito en el cielo del ante la posibilidad de dicha medida. “Hay gente que está asesorando mal al presidente Mauricio Macri” dijo el presidente de dicha entidad, a raíz de la posibilidad de que se posponga la baja de retenciones a la soja.

Vale recordar que Macri se comprometió con los productores rurales y avanzó con una baja gradual del impuesto a la soja exportable, cumpliendo con una de sus promesas de campaña. Pero ahora, en el marco de la turbulencia financiera y la negociación con el FMI por un préstamo en modalidad “stand by”, las condiciones parecen haber cambiado.

Las exportaciones de soja de la Argentina, uno de los principales proveedores del grano a nivel mundial, estaban gravadas con un tributo del 30% a inicio de 2018, pero mensualmente se redujo en 0,5 puntos porcentuales para alcanzar a un 27,5% actual.

En este sentido, la oligarquía diversificada, que tiene a sus representantes en el gobierno como lo es ministro de agroindustria Etchevehere, ex presidente de la Sociedad Rural argentina, empiezan a perder terreno frente a la fracciones del gobierno que se sienten más identificadas con el sistema financiero y el mundo de los negocios especulativos del mismo.

Pues una alianza que parecía tener un amor tan cercano por los negocios especulativos entre sí ha entrado en crisis. Hoy comienzan a distanciarse a raíz de la manzana de la discordia: “el déficit fiscal”. El FMI y sus aliados locales del Sistema Financiero parecen haber puesto fin a tan linda relación amorosa.

 

Fuente: Revista Integración Nacional