La Redacción

La Corte Interamericana de Justicia de La Haya falló contra la exigencia boliviana de discutir la salida al mar de Bolivia por medio del territorio de Antofagasta, hoy perteneciente a Chile. Desde esta publicación hemos sostenido la reivindicación de la salida al Océano Pacífico de Bolivia como una causa latinaomericana y en solidaridad con el ultrajado país hermano (Revista Universitaria).

Ampliaremos…

- — -

CIJ de La Haya descarta obligación de Chile a negociar una salida soberana al mar con Bolivia

 
El presidente boliviano, Evo Morales, viajó a La Haya para presenciar el fallo histórico de la Corte, que descartó la obligación de Chile para negociar con su país una salida al mar. 

La Corte Internacional de Justicia (CIJ), en La Haya, falló este lunes en favor a Chile y descartó que esa nación tenga una obligación de negociar una salida soberana al mar con Bolivia. Con 12 votos contra tres concluyó que no existe esta obligación. 

Abdulqawi Ahmed Yusuf, presidente de la CIJ, inició la sesión leyendo las consideraciones preliminares del fallo sobre el contenciosos “Obligación de negociar” que interpuso Bolivia contra Chile. 

Asimismo, expuso los ocho argumentos jurídicos de Bolivia para interponer la demanda en la Corte y además las bases de la defensa de Chile. 

Los conflictos por los límites marítimos entre Bolivia y Chile comenzaron en 1828, cuando la Constitución chilena estableció que su territorio llegaba hasta el despoblado sector de Atacama, disposición que terminó con la invasión del lugar en 1879. En este episodio, Bolivia perdió 400 kilómetros lineales de costa y 120.000 kilómetros cuadrados de territorio.

La demanda presentada en abril de 2013, reclamaba una salida soberana al océano Pacífico que Bolivia perdió por la fuerza de las armas hace 136 años cuando fue invadido su puerto de Antofagasta. En septiembre de 2015, el Tribunal de La Haya rechazó la petición chilena para declararse incompetente y se mantuvo analizando las posiciones de las partes involucradas (TeleSur).

En medio de la interna de la CGT, renunció Schmid al triunvirato

Publicado en País Domingo, 30 Septiembre 2018 22:30

El líder de la Confederación Argentina de Trabajadores de Transporte (CATT), Juan Carlos Schmid, abandonó la conducción de la CGT, según confirmó uno de los triunviros de la central gremial Héctor Daer.

La renuncia de Schmid se produjo de manera imprevista y dejó a la CGT sin triunvirato, dado que en la conducción quedarán solo Daer y Carlos Acuña.

Daer confirmó a NA la renuncia de su colega, al señalar que la misma es «de público conocimiento», pero aclaró que «las razones (del alejamiento) las tiene que comunicar él», aunque fuentes cercanas a Schmid evitaron confirmar o negar el paso al costado del dirigente sindical.

Aunque no salían a la superficie pública, hace tiempo que Schmid exhibía matices en la CGT y no se sentía cómodo con el rumbo de la central obrera, que a su entender expresaba posiciones demasiado indulgentes hacia el Gobierno nacional.

La decisión venía madurando hace semanas pero recién tomó estado público este domingo, luego del paro general del pasado martes 25, que para buena parte del arco sindical llegó tarde teniendo en cuenta las consecuencias de la crisis cambiaria en el mundo del trabajo.

«Las medidas de fuerzas son un instrumento legítimo que no hay que desgastar», había dicho el dirigente de Sanidad este mismo domingo.

Schmid ya había amenazado en el pasado con pegar el portazo por sus diferencias con sus compañeros de ruta en el triunvirato, pero por distintas circunstancias se mantuvo en el cargo.

Ahora, el referente de los gremios del transporte podría volver a replegarse en el moyanismo, espacio que está tejiendo un polo de articulación sindical junto a la Corriente Federal de Trabajadores que encabeza el bancario Sergio Palazzo y las dos CTA.

También el portuario tiene aceitados vínculos con los movimientos sociales, y en especial con el emergente líder de la CTEP Juan Grabois, hoy congraciado con el kirchnerismo, a quien fue a apoyar a la comisaría donde el dirigente social estuvo detenido.

Fue justamente Schmid quien promovió que los movimientos sociales se sentaran en la mesa de la CGT con vistas a integrarlos paulatinamente en la mesa de decisiones, proyecto que no prosperó por la resistencia de los popes de sindicatos tradicionales, temerosos de un posible «copamiento» de los espacios de poder en la central.

En los albores del Gobierno de Mauricio Macri, Schmid había sido ungido integrante del triunvirato como representante del ala moyanista de la CGT, pero a los pocos meses de asumir tomó distancia por diferencias políticas.

La nueva coyuntura política, con un Hugo Moyano otra vez ofreciendo una versión de oposición tenaz tras su fugaz apoyo a Macri en la campaña de 2015, podría volver a ubicar al camionero y al portuario otra vez en la misma vereda sindical.

Lo cierto es que el diálogo nunca se había cortado totalmente, y días atrás Schmid y Moyano tuvieron un encuentro en el que recompusieron el vínculo.

La decisión de Camioneros de retirarse de la central de la calle Azopardo habría influido de manera determinante en la ruptura de Schmid con la CGT.

La fuga creciente de sindicatos de peso de la CGT (como Camioneros, Peajes y Canillitas) deja a la conducción en una situación delicada: se desconoce si Daer y acuña citarán en el corto plazo al Comité Central Confederal para normalizar la entidad y convocar a un proceso de elección de nuevas autoridades.

Fuente: “Ámbito Financiero”

El retorno de «El que apuesta al dólar, pierde»

Publicado en País Domingo, 30 Septiembre 2018 14:13

Hace una semana mientras Macri negociaba en los EEUU con el FMI un nuevo préstamo financiero y pedía que toda la Argentina se enamorara de Largarde, en nuestro país medio millón de trabajadores marchaban codo a codo en las calles presenciando el paro nacional frente a las políticas saqueadoras del gobierno nacional. Por otro lado, la mano derecha de Mauricio se retiraba de su puesto. El “Toto” Caputo dejaba su escritorio vacío para que “pase el siguiente”. En reemplazo del aliado número uno del macrismo asumía Guido Sandleris y juega a ser Presidente del Banco Central solo si cumple a rajatablas lo dictaminado por el FMI.

CARTA ABIERTA DE APYME A MACRI

Publicado en País Sábado, 29 Septiembre 2018 20:50

 

 

«Desde la Asamblea de Pequeños y Medianos Empresarios (Apyme) expresamos nuestra profunda preocupación pos sus palabras del día de ayer al ratificar cuál es el camino que propone para salir de la actual crisis y arribar a un futuro de supuesto crecimiento.

 Los micro, pequeños y medianos empresarios constituimos parte esencial del tejido productivo en todo el país. A nuestras empresas les va bien cuando al conjunto de los argentinos les va bien, porque dependemos esencialmente del mercado interno y de la marcha de la economía real, esa que no aparece contemplada en el camino que usted ha trazado desde el inicio de su mandato y que ahora profundiza dejando el timón en manos del FMI.

Desde nuestra entidad, alertamos ante las primeras medidas económicas dispuestas por su gestión: “En estos primeros 30 días de gobierno, hay una certeza: se trata de desmantelar todos los elementos de que dispone el Estado para intervenir efectivamente en áreas esenciales. Desde la perspectiva  de las Pymes y los productores, lo primero que surge es la desorientación en cuanto a las variables en los planos  productivo, impositivo, financiero y de protección de la industria nacional”.

Cuando comenzaron a hacerse sentir las consecuencias negativas de la desregulación cambiaria y financiera, la apertura comercial irrestricta y la caída de la demanda en el mercado interno,  desde la entidad comenzamos a pedir se declarara la Emergencia Pyme. No sólo no se nos escuchó. Se avanzó redoblando la apuesta hacia un modelo económico basado sobre el endeudamiento externo para cubrir el enorme déficit en dólares que esas políticas trajeron aparejado.

Hoy, ante el peligro de insolvencia al que al que llevó el desproporcionado crecimiento de la deuda, se pide a los sectores más castigados  realizar mayores sacrificios, tal como lo demandan las consabidas recetas de ajuste del Fondo Monetario Internacional. Sin embargo, los micro, pequeños y medianos empresarios advertimos que el sacrificio es altamente desigual.

Concretamente: la crisis que perjudica a las Pymes y al trabajo nacional,  beneficia al sector financiero  de intermediación, a los especuladores locales y globales,  a las grandes empresas formadoras de precios, al  complejo agroexportador, las compañías mineras y de energía, que ven crecer sus dividendos con viento a favor. En tanto, las Pymes cierran o deberán “reconvertirse”. Que es lo mismo, porque ninguna pequeña empresa se crea, crece y se sostiene con esfuerzo de generaciones para terminar cambiando de rubro, perdiendo  capital  achicándose y despidiendo a sus empleados.

Esto no sucede a causa de la “ineficiencia” de nuestras empresas, sino por decisiones de políticas económicas que nada tienen que ver con el fomento de la producción y el trabajo nacional, y de un Estado que renuncia a su papel de velar por los intereses del conjunto de los sectores que constituyen el entramado económico y social.

Estas políticas se reflejan hoy en el proyecto de Presupuesto Nacional que su Gobierno y el FMI buscan imponer. Tal como está planteado, es un Presupuesto para el sector financiero, no contempla un crecimiento del consumo  interno ni el fomento de la economía real, quita recursos al trabajo y a las políticas de apoyo sectorial.

Ya que de asumir la “realidad” se trata, el Presupuesto, que determina el futuro económico, debe contemplar los intereses de todos los actores productivos y sociales, que deben ser escuchados en el Congreso. Y además debe adecuarse a los nuevos parámetros monetarios y a la toma de nueva deuda, que parece ser principal objetivo de estas políticas.

Lamentablemente, los recursos obtenidos a través del endeudamiento, no se destinarán a la inversión productiva y la creación de empleo genuino, sino a atender los intereses de la deuda para continuar por el mismo camino que nos ha llevado al aumento de las cifras de pobreza que usted mencionó en su discurso.

Pero la pobreza no es un hecho aislado: es resultado del aumento del desempleo,  la caída de la actividad en todos los rubros de la economía real, la destrucción de la industria, el comercio, los servicios y las economías regionales, la falta de toda posibilidad de financiamiento, las altísimas tasas de interés, el alza de insumos y tarifas dolarizados, la inequidad tributaria, la alta inflación con una perspectiva de devaluación creciente que condena al consumo masivo y a las Pymes a la extinción.

El nuevo programa que anunció la directora del FMI junto con el ministro de Hacienda, como usted mismo lo ha expresado, profundiza este camino de mayor pobreza, recesión y pérdida de puestos de trabajo para millones de compatriotas. El ministro de Producción, por su parte completó el panorama diciendo que el futuro mejor, cuando llegue, será para quienes exporten.  Es decir, para un mínimo porcentaje de empresas Pymes.

Le pedimos que nos escuche, queremos participar de las discusiones para buscar una alternativa a este modelo económico, porque estamos convencidos de que no hay “un solo camino” posible. Es indispensable que, con el mismo realismo con que se dan algunas cifras, se vea la realidad del sector que da el 80 % del trabajo y constituye más del 90 por ciento de las empresas del país. Los empresarios Pymes no somos los que “un día serán grandes”. Ese razonamiento relega a decenas de miles de productores, industriales, prestatarios de servicios y comerciantes  a la base de una pirámide donde sobrevive el más “apto”.

Sin embargo, todos somos aptos, estamos comprometidos en nuestra tarea diaria y dispuestos a poner el hombro  junto con los trabajadores ocupados y desocupados, los jubilados,  la economía social, los cooperativistas, los docentes,  los estudiantes,  los médicos,  los investigadores y científicos, no sólo para arribar a “la otra orilla”, sino para tener un horizonte de bienestar y crecimiento conjunto.

Lo que necesitamos no son prebendas, alivios ni discursos salvadores,  sino un proyecto económico, productivo y social que nos incluya y un Gobierno que no nos deje librados a la peor tormenta, la de un país que renuncia a sus decisiones soberanas, a su propio desarrollo y a una vida digna para todos sus habitantes».

 

La pobreza se infantilizó

Publicado en País Sábado, 29 Septiembre 2018 13:41

La pobreza, el hambre y el desempleo ya son moneda corriente en lo que va de este gobierno cuya única política ha sido la transferencia de renta nacional al exterior, el brutal endeudamiento y para sostener esto ajuste, destrucción de la industria y el empleo y una inflación que no para de crecer.

El actual gobierno se jacta de que ahora el INDEC dice la verdad y ya no miente como durante el gobierno anterior, sin embargo, es evidente que los números que muestran día a día son un claro reflejo de las olíticas económicas que este Macri y su gabinete, conducidos por el FMI, van a seguir llevando adelante  profundizándolas cada vez más.

Crece la fuga

Publicado en País Sábado, 29 Septiembre 2018 13:32

Por Tomás Lukin

 

Al finalizar el primer semestre de 2018 los argentinos tenían 289.700 millones de dólares colocados en el exterior, una cifra equivalente al 60 por ciento del PBI. El registro representa la estimación más conservadora para la magnitud de los capitales fugados. El cálculo que se construye a partir de la Posición de Inversión Internacional publicada por el Indec muestra un incremento del 14 por ciento frente al mismo período del año anterior y una escalada del 22,6 por ciento desde el inicio del gobierno de Mauricio Macri. Las cifras no contemplan el atesoramiento en moneda extranjera por fuera del sistema financiero ni las operaciones canalizadas a través de las guaridas financieras y fiscales. El dato ofrece, por lo tanto, un piso para dimensionar los activos que tienen los argentinos en el exterior.  

El Pro y la UCR se reunieron para brindar su apoyo a Macri

Publicado en País Sábado, 29 Septiembre 2018 11:59

La UCR y el PRO, que entre otros conforman la Alianza Cambiemos, se reunieron el día de ayer para mostrar su apoyo a Mauricio Macri y planear la campaña para el 2019. Entre sus participantes, reconocieron la crisis, o lo que ellos llaman «momento difícil» que estamos atravesando los argentinos y argentinas. Sin embargo su estrategia es continuar con lo que vienen haciendo, con la promesa de que las inversiones, los brotes verdes y la revolución de la alegría van a llegar. En algún momento. No están muy seguros.

Como era de esperarse, el gobernador insigne se hizo presente en su calidad de gobernador de Mendoza y Presidente de la UCR; quien no solo demostró su apoyo al actual Presidente, sino que además demostró su apoyo a las medidas de Dujovne y a la política golpista contra el gobierno Venezolano.

Parece que luego de esta reunión la Franja ya tiene un objetivo claro, en tanto y en cuanto no abandonen los cargos que vinculan a sus militantes al gobierno actual tanto en el país como en la provincia y en la Universidad, CONTINUAR APOYANDO A ESTE GOBIERNO

Pareciera que a Pizzi no le importó el revuelo mediático y moral que provocó el ofrecimiento a la novia de Cobos, de ocupar el cargo de Secretaria de la Cámara Federal de Apelaciones. Así y todo designaron a la esposa de Hécor Smud, actual Secretario Económico y de Servicios de la UNCuyo, hombre de Pizzi hace ya varios años.

Viviana Bosio ahora ocupa un cargo sin haber tenido que concursar. Basta con tener alguna cercanía al círculo íntimo de Pizzi y empieza el curro. ¿Qué pasó con la transparencia que «tanto caracterizaba» al Rector Daniel Pizzi?

Las intrigas de Cornejo y el valor de la República

Publicado en País Viernes, 28 Septiembre 2018 22:11

El gobernador continúa en sus intrigas para dividir a la oposición y acumular poder. Vedada la posibilidad de su reelección y con el miedo de sufrir el destino de sus predecesores radicales, Cornejo busca restarle poder a sus contrincantes y sumárselo a si mismo.

En menos de un año se llevarán a cabo las elecciones, pero en el transcurso podría estallar el país a consecuencia del insoportable ajuste de Cambiemos y el saqueo del FMI. El macrismo podría pasar a la historia, pero Cornejo no esta dispuesto sufrir el mismo destino antes de retirarse del cargo. La estrategia tiene dos objetivos, colocar en importantes cargos a hombres que le respondan a él y limar el poder que tienen los intendentes opositores.

Dos medidas tendría en mente. En la primera, el gobernador estaría buscando un acuerdo con Tanús para eliminar definitivamente la reelección ilimitada de los intendentes de la provincia. Para lograrlo no sólo necesita de la promulgación de un decreto, sino también el apoyo para sostener la medida. Es por esto que retoma su estrategia de acordar con un miembro de la oposición.

No cabe la menor duda que en la próxima discusión sobre el destino de la provincia, se encontrará enfrentado con el mayor partido opositor. A su vez en el armado de un frente para enfrentar al radicalismo, seguramente estarán presentes los dirigentes departamentales. Tampoco sería extraño que la fórmula estuviera integrada por algún intendente actual o pasado que tenga un amplio apoyo en su departamento. Con la medida el gobernador más que restarles poder, busca alternativas que pudieran generar división.

Poco le interesa a Cornejo la alternancia como valor de la república, como demuestra su constante desprecio al resto de sus valores. La igualdad ante la ley tiene poca cabida en un gabinete poblado de nepotismo. Tampoco lo es la tolerancia, prueba de esto es su constante ataque a todo aquel que cuestione sus políticas, desde sindicatos a organizaciones políticas. No dude el lector que, si Cornejo tuviera la posibilidad de ser reelecto indefinidamente, la tomaría sin dudar.

Mucho menos le importa la separación de poderes, ya que se encuentra a la espera de insertar a dos de sus esbirros en la Suprema Corte. En su segunda medida amenaza restringir los salarios que cobran los altos salarios de los jueces. No por un reclamo de justicia social, sino para tener una herramienta más con la que amedrentar y obtener de esta manera una justicia adicta. Sumar otro ajuste presupuestario, tampoco le molestaría.

Los logros de la república, no fueron conquistados nunca gracias a sátrapas de las potencias extranjeras ni mucho menos por sus funcionarios. La alternancia fue concebida para evitar la acumulación de poder en un sólo individuo que pudiera avasallar la voluntad popular. La división de poderes es una garantía más para el control sobre el gobierno y el imperio de la ley.

Todos estas herramientas fueron conquistas históricas de las clases sociales más postergadas, en pos de crear un Estado que lograra una sociedad más justa. Los representantes de las clases privilegiadas siempre buscaron para sí acumular poder y perpetuarse en el poder en pos de sostener y profundizar las desigualdades.

En Europa se formaron primigeniamente las repúblicas liberales al calor de las luchas contra la monarquía. En nuestro país la construcción de la República, se dió en la pugna permanente entre aquellos que tienen su sustento atado al destino del mercado interno (campo nacional) y aquellos que alimentan sus privilegios en sus negocios con el extranjero (campo antinacional). Cada vez que llegó al gobierno un representante de los primeros, impuso por ley alguna medida que combatiera la desigualdad.

Los argentinos en la construcción del Estado no sólo tomamos algunos principios de la clásica república democrata-liberal, sino que le sumamos fundamentales conquistas. Desde los derechos políticos con el yrigoyenismo a los derechos sociales del peronismo por nombrar sólo dos.

Los gobiernos de Macri y Cornejo con su nombramiento de jueces a dedo y por decreto, persecuciones y eliminación de derechos, suman todos los días permanentes atentados contra el Estado de Derecho y el bienestar de las mayorías. Con estos personajes a la cabeza del estado, las instituciones al servicio del bienestar general sufren al mismo tiempo que los estómagos y el bolsillo.

Queda en los argentinos no sólo restaurar los valores fundamentales y los derechos por las vías legales que nuestra Constitución nos otorga. Sino que además, en la construcción de un nuevo gobierno, debemos asumir la responsabilidad de crear nuevas formas de lograr una sociedad un poco más justa.

En caída libre, ¿hasta dónde?

Publicado en Opinión Viernes, 28 Septiembre 2018 20:29
 
Compartimos nuevamente el análisis de Enrique Lacolla ante las frivolidades del tilingo servil de Macri, los fines específicos del desembolso del FMI y los costos que puede traer para un próximo gobierno, sea de la orientación, tener que mantener el pago de intereses de la exorbitante deuda del gobierno de la usura financiera, Cambiemos (Revista Universitaria).
 
- — -
 
La concesión de un nuevo préstamo del FMI tras las gestiones del presidente Macri en Nueva York, lejos de representar un alivio para el país, equivale a la promesa de una crisis infinita.

¿Qué nos ha pasado? Por acostumbrados que estemos a los vaivenes de la política nacional el espectáculo brindado por el gobierno a lo largo de las últimas semanas reviste contornos tan grotescos que hasta las sensibilidades saturadas por la inepcia de la clase política, por la corrupción de una parte demasiado importante del poder judicial y por la falta de una respuesta orgánica a la atropellada de la reacción, tienden a vibrar de repulsa. Se tiene la sensación de que no se puede retroceder más, que la nave ha terminado su recorrido y que la Argentina, como algún barco de la Armada que se hundió en el muelle, está lista para naufragar arrastrada por su propio peso.

Tras caer en la autoemboscada de la eliminación de las retenciones al campo y la minería, y asistir a la devaluación y al saqueo inclemente que el gabinete de Ceos impuso a los usuarios de los servicios en provecho de las transnacionales de la energía; tras recurrir a la contracción de una deuda vertiginosa que nos condena a vivir de prestado por un siglo, arreglando nuestro futuro con vistas al servicio, una vez más, de la deuda infinita, amputándonos de cualquier posibilidad de desarrollo propio; tras la abolición de la verdad con la catarata de “fake news” y la manipulación de escándalos reales o inventados referidos al anterior gobierno, mientras no se dice nada de la corrupción de esta élite “dirigente” que deposita en paraísos fiscales, vive de cara al exterior y en contubernio con el imperialismo; después de abrir las importaciones, destruir el empleo, secar el mercado interno, torpedear el desarrollo educativo, científico y tecnológico, y forzar un crecimiento exponencial de la pobreza, después de todo esto tenemos al presidente bailando en Nueva York e inclinándose  ante los banqueros para conseguir más dólares frescos que reconfirmen nuestro hundimiento. Mientras tanto, en la Asamblea General de la ONU, el presidente Mauricio Macri no pierde la ocasión para sumarse al coro de países latinoamericanos “reformados” por la contraofensiva imperial, que despotrican contra Venezuela y contribuyen a preparar el derrocamiento de su gobierno legítimamente elegido, pero que tiene el mal gusto de diseñar su política de acuerdo a sus intereses nacionales. Esos intereses nacionales que el presidente Trump de Estados Unidos señala que son fundamentales para su país, olvidando añadir que son fundamentales no solo en su propio país, sino que también existen en las restantes naciones del mundo, que no entienden que deban renunciar a los suyos para servir exclusivamente a los norteamericanos…

El espíritu de un período histórico suele tener las imágenes que se merece. El espectáculo de Macri bailando en el escenario de la gala del Atlantic Council en ocasión del premio que le fue conferido como “Ciudadano Global 2018”, sus carantoñas a la jefa del FMI, Christine Lagarde, y el tenor general de sus dichos (en inglés) dan una sensación deprimente, por no decir otra cosa. Hubo un presidente argentino dado a las representaciones de gala y a la sociabilidad con los grandes del mundo, Marcelo T. de Alvear. Pero iba acompañada de la seguridad de un gran señor, propia de un aristócrata de raza y exponente de un país que estaba entre los económicamente mejor posicionados del mundo, en razón de un modelo agroexportador que estaba a punto de entrar en una irreversible crisis, pero que en ese momento conservaba cierto esplendor. El esnobismo de los “Newman boys” es muy distinto y da pena; es propio de advenedizos deslumbrados por las baratijas de la ceremonia del Oscar.

La restauración de la crisis de la deuda obtenida por los exclusivos servicios del gobierno de Cambiemos, viene a anular el logro de Néstor Kirchner al cancelarla en su parte más sustantiva. Esa deuda había sido contraída por los gobiernos del proceso, del menemismo y del delarruísmo, y tuvo como factor común la rúbrica de Domingo Felipe Cavallo. Tras su cancelación, el país retomó un desarrollo que no vamos a denominar como esplendoroso, pero que sí contribuyó a reposicionarlo sobre sus carriles y a abrir expectativas en el sentido de que se lo podía hacer avanzar hacia metas provistas de sentido y abiertas hacia la integración regional, único remedio a largo plazo que nos permitirá resistir los estragos de la globalización asimétrica o del imperialismo clásico redivivo en la política de Trump y su intención de controlar, con mano firme, la parte sur del hemisferio.

Recuperar la memoria histórica

 de las razones dela crisis permanente de la Argentina es el fallo de su memoria histórica. Es inconcebible que se repitan ciclos como los que devuelven al primer plano del poder, una y otra vez, a la misma casta de explotadores que concentran la propiedad de la riqueza en unas pocas manos mientras que el resto debe arreglárselas con lo que puede. Y que esta vez eso haya sucedido a través de una mayoría, aunque sea ínfima, del voto popular. Ahora bien, recuperar esa memoria no es solo cuestión de docencia sino de sentir la urgencia de la comprensión de lo que nos sucede a través del ejercicio del poder popular sobre las llaves de la economía y por medio de la presencia en la calle. Es por esto que la movilización del 24 del corriente y el paro contundente del martes 25 cobran pleno valor. Permiten recuperar la noción de que la política no es solo cosa de profesionales que se mueven en la sombra o por los pasillos del Congreso antes de concurrir al anfiteatro del parlamento, sino un campo donde la presencia popular cuenta. Evaluando políticamente los hechos, se repara en que hasta el mastodonte cegetista conducido por los triunviros da señales de vida después de la huelga. “Si no hay plan B de parte del gobierno (y es evidente que no lo va a haber), acá decimos que no habrá tregua”, afirmó Juan Carlos Schmid, el referente de Hugo Moyano en la conducción de la CGT. Lo dicho por Schmid está indicando que los organismos sindicales empiezan a oler su propia sangre, pues todos saben que el arreglo con el FMI viene acompañado de cláusulas leoninas que condenarán sin apelación a la masa trabajadora y a sus organizaciones gremiales.

Pero el proceso que se agazapa tras las ayudas del FMI no se detiene en los ajustes ni en el dictado de una política económica dirigida a la producción primaria y a la minimización del mercado interno; también apunta a la supresión del estado como ente responsable del conjunto de los bienes soberanos y de la integridad territorial de la nación. El préstamo de 57.000 millones de dólares no está concebido para incorporar capitales que permitan un mayor desarrollo que consienta a su vez el repago de la deuda, sino que estará destinado exclusivamente al servicio de los intereses que esta engendra. En la artificiosa, y repetida ad infinitum, argumentación de los gobiernos neoliberales, esa situación consentirá que desde el exterior fluyan los capitales privados que acudirán –ellos sí– a desarrollar el mercado argentino. Pero, como ha sucedido siempre, esos capitales no van a venir a fomentar el crecimiento interno a través de la potenciación de la industria y de la infraestructura de servicios, sino a acoplarse a la timba financiera, listos a poner los pies en polvorosa a la primera manifestación de crisis.

El grueso del nuevo préstamo del FMI será desembolsado en documentos virtuales que serán ejecutables dentro del ejercicio del actual gobierno. Sólo quedarán 6.000 millones para ser aplicados a los que vengan después de las elecciones del 2019. Es decir, que el próximo gobierno se encontrará casi seguramente abocado a un default a la vuelta de unos pocos meses. ¿Cómo se pagará entonces la deuda, en medio de un escenario que todo indica estará socialmente convulsionado? ¿Será aventurado considerar que la salida más probable sea la enajenación de  territorio y la venta de las nuevas y más grandes joyas de la corona: Vaca Muerta y otros reservorios energéticos o acuíferos?

Quien esto escribe es lego en economía, pero ha vivido bastante para saber algo de historia. Los exegetas locales del neoliberalismo al estilo de los columnistas de La Nación se hacen lenguas de la modernidad de sus opiniones y tachan a los que piensan como nosotros de reaccionarios que viven apegados a las ilusiones del socialismo o el comunismo de principios del siglo XX; pero no parecen reflexionar que sus puntos de vista, desde una óptica social, retrasan más de dos siglos y pertenecen a los albores de la primera revolución industrial. El “laissez faire” fue enterrado por las dos guerras mundiales, y su resurrección, a manos de los profetas de la globalización cibernética, nos está atrayendo peligrosamente a una tercera, a través de la presión desatada contra todo lo que parezca oponérsele. En nuestro país estamos en vías de presenciar otro ensayo en gran escala de las políticas de disciplinamiento burocrático y judicial, respaldadas por un garrote que ya no se esconde y que se imagina como un correctivo contra todos quienes se opongan al curso “liberal” y “económicamente progresivo” de las cosas, teniendo como meta el dominio incontestado de Estados Unidos sobre un subcontinente suramericano desprovisto de conducción propia.

Cuidado. Tanto va el cántaro a la fuente que al final se rompe. La violación y el saqueo de la integridad del territorio decuplicaría el impacto de las políticas regresivas que están en curso. De aquí a entonces, ¿cómo reaccionará el pueblo directamente afectado por las políticas de ajuste? Ante la amenaza de la enajenación o hasta, eventualmente, la desarticulación territorial, ¿no volverá a erigirse la incógnita militar, que ha estado presente en toda la historia argentina como la máscara de Jano?