La Redacción

En diálogo con Cash, los investigadores del área de Economía de la Flacso y autores del libro Endeudar y fugar, Mariano Barrera, Pablo Manzanelli y Eduardo Basualdo, explicaron que la actual etapa se distingue no sólo por la magnitud del crecimiento de las deudas pública y privada, sino por sus rasgos clasistas, por los cambios en su dinámica y su composición, y por su impacto macroeconómico presente y futuro. Es una obra de lectura imprescindible para entender el recorrido de la deuda desde la dictadura militar de 1976, el proceso de desendeudamiento en el período político del kirchnerismo y el comienzo de un nuevo ciclo de endeudamiento excepcional con el gobierno de Mauricio Macri.

El libro Endeudar y fugar (Siglo XXI) se constituye en un material de lectura –y de alerta– imprescindible. El trabajo recorre la trayectoria de la deuda externa pública y privada desde 1976 hasta la actualidad. Los investigadores del Área de Economía de la Flacso y autores de esa obra, Mariano Barrera, Pablo Manzanelli y Eduardo Basualdo, explicaron en diálogo con Cash que la actual etapa de endeudamiento y fuga se distingue no sólo por la magnitud del crecimiento de las deudas pública y privada, sino por sus rasgos clasistas, por los cambios en su dinámica y su composición y por su impacto macroeconómico actual y futuro.

¿Qué particularidades observan en la etapa de valorización financiera que se abre con el gobierno de Mauricio Macri?

Eduardo Basualdo: Se diferencia en varios aspectos del ciclo 19762001, entre otras cuestiones, porque actualmente el capital financiero internacional es directamente el que encabeza y conduce el Estado, mientras que antes lo hacían los grupos económicos.

Pablo Manzanelli: Otra diferencia es la magnitud y característica del endeudamiento. La deuda externa de 2016, que fue de 43.000 millones de dólares, es superior a la de todos los años del período 19762015, en dólares constantes; superó a la deuda externa de la guerra de Malvinas de 21.000 millones de dólares, que había sido record. 

¿Qué más?

Manzanelli: La composición de la deuda pública evidencia un retroceso con respecto al kirchnerismo, período en el cual no sólo se había iniciado un proceso de desendeudamiento externo al pesificar buena parte de esa deuda. Lo que vuelve insolvente el endeudamiento actual no es sólo su ritmo sino que la nueva deuda es con privados –principalmente externos– y en moneda  extranjera. 

¿Y el plazo de emisión?

Manzanelli: Sí, a lo anterior se agrega un pilar en la deuda que es emitida a corto plazo, en las letras del Tesoro, que genera problemas en la carga de intereses a pagar. Una cuestión para nada menor es que, a diferencia de los años noventa, el eje central no es la deuda externa privada sino el endeudamiento público, no sólo para sostener las altas tasas de interés de las Lebac sino además para financiar el déficit fiscal y la fuga de capitales. Estamos frente a una valorización financiera distinta a la del período 19762001, donde lo esencial era el diferencial positivo entre la tasa de interés local y la internacional. En la actualidad, en cambio, lo central es la combinación de altas tasas internas y la relativa estabilidad del mercado de dólar futuro. Por eso la dinámica de la deuda externa privada es distinta.

En este proceso de endeudamiento, ¿cuál es el impacto del pago a los fondos buitre en términos económico-financieros?

Mariano Barrera: De los 43 mil millones de dólares de deuda que tomó este gobierno en 2016, alrededor de 16 mil son nueva deuda para pagar a los fondos buitre. Significa un peso cada vez mayor de los intereses en el presupuesto nacional. El ajuste del gasto público –a partir del recorte de los subsidios en transporte, en energía– fue compensado por el aumento de los intereses de la deuda. En 2015, subsidios más intereses de la deuda representaban un 15 por ciento del gasto público. En 2016, no cambia el monto pero sí la composición: los intereses de la deuda representan el 9 por ciento del gasto frente al 4 por ciento de 2015. Eso muestra una clara intención de reestructurar la distribución del ingreso. 

Frente a la similitud en el nivel de gasto público, ¿dónde reside la diferencia con el gobierno anterior?

Barrera: Durante el último gobierno kirchnerista, la restricción externa se asoció a un proceso estructural de la economía vinculado a la fuga de capitales, al proceso industrial cuya locomotora fue el crecimiento de la tecnología en Tierra del Fuego –polo ensamblador– y el sector automotriz –con baja integración local– y al sector energético, que entre 2006 y 2014 comenzó a tener un déficit de alrededor de 12 millones de dólares anuales. En lugar de resolver esos problemas estructurales de la economía, el actual gobierno sortea la restricción externa con endeudamiento externo. 

Blanqueo

Desde la lógica actual de la valorización financiera, ¿qué características tiene el blanqueo de capitales de 2016?

Basualdo: Este blanqueo de capitales no tiene antecedentes. Primero por el monto, segundo porque la fuga persiste como un fenómeno de gran importancia en Argentina. Además, implica una reivindicación clasista de notable trascendencia.

¿Por qué?

Basualdo: Porque, en un caso extremo, se llega a cobrar el 10 por ciento de lo que se blanquea cuando la mayor alícuota en impuestos a las ganancias de cada año es del 35 por ciento. Por otro lado, esos fondos no están obligados a ser repatriados e invertidos en la Argentina. La deuda no es sólo un problema a futuro, sino que lo es también en la coyuntura actual por su importancia en el gasto del sector público.

Barrera: El contenido clasista del blanqueo también se observa en el hecho de que implica una reestructuración del impuesto a los bienes personales. Se reduce la alícuota de ese impuesto y se modifica la base imponible, lo que redunda en una disminución del 80 por ciento en el monto que ingresa por ese impuesto. De hecho, los 7500 millones de dólares que ingresaron al país con el blanqueo de 120.000 millones de dólares ya salieron en estos meses. 

¿Cómo analizan el hecho de que un gobierno que instala un discurso muy consolidado de equilibrio fiscal, sin embargo haya aumentado el déficit fiscal en 2016

Manzanelli: Apenas asume el gobierno de Macri, hay una importante quita de retenciones –eliminación en varios casos y reducción en el caso de la soja–, lo cual implica una caída de recaudación que se profundiza en este marco recesivo. Por el lado del gasto, un pilar de la retórica del gobierno para corregir los desequilibrios fiscales tiene que ver con los subsidios. La reducción de esos subsidios –por efecto del incremento en las tarifas– se ve más que compensado por el aumento de intereses. Al caer tres puntos el peso de los subsidios en el gasto y, paralelamente, aumentar cuatro puntos el monto por pago de intereses, la ecuación no se resuelve por la vía que plantea el gobierno. En 2016, hubo un aumento del déficit fiscal de medio punto del PIB, que habría sido muy superior de no mediar el blanqueo, concretamente habría aumentado casi 2 puntos el déficit fiscal.

¿Qué efectos tuvo el blanqueo en términos fiscales?

Manzanelli: El blanqueo tiene varias implicancias. Hasta fines de 2016, sirve para sanear, en parte, los desequilibrios existentes que se profundizan durante la primera etapa del macrismo. Pero además, sirve para mitigar el impacto de la fuga de capitales, porque los 7500 millones de dólares que ingresan por el blanqueo significan una repatriación de capitales relevante en el marco de una fuga que está en crecimiento. La fuga de capitales en 2016 fue de 11.700 millones de dólares, un monto equivalente al promedio de la fuga de capitales en las gestiones kirchneristas, donde hubo años de incremento muy significativo –por ejemplo, las corridas en 2008 y 2011– pero en promedio fue de 11.600 millones por año.

Valorización

¿Y en comparación con la fuga de capitales de la década del ‘90?

Manzanelli: Fue menor a la del ‘90, que alcanzó un promedio anual de casi 14.000 millones medidos en dólares constantes. Pero lo fue por efecto del blanqueo de capitales y por la lógica de valorización financiera que mencionábamos antes: las altas tasas de interés de las Lebac le restaron presión a la fuga.

Basualdo: Es una barrera de contención a la fuga de capitales porque se está valorizando internamente y, de ese modo, asegurando la próxima salida con el dólar a futuro. Mientras siguen recibiendo tasas de intereses muy elevadas en pesos y así asegurar su próxima salida en dólares, baja el efecto inmediato de una fuga en el año, la posterga. En general, este gobierno se caracteriza por hacer cosas contrapuestas a lo que dice. Efectivamente, una política que ha declamado es bajar el déficit, sin embargo lo aumenta.

En el libro, asocian el bonapartismo con lo que visualizan como una autonomía relativa del Estado en el momento actual. ¿En qué consiste esta relación?

Basualdo: Un elemento importante del actual retorno de la valorización financiera, que la diferencia de etapas anteriores de valorización como la de la década del ‘90, es que no hay mediación política. El gobierno de los CEO significa el acceso directo de funcionarios de la banca internacional a las funciones de gobierno. Más aún, han subordinado a uno de los partidos tradicionales como el radicalismo en este juego. Esto es de notable importancia porque marca la acción directa de la banca financiera internacional, asociada a sectores internos de una gestión de gobierno.

Disputas

¿En qué consisten las diferencias que marca respecto de otras etapas de valorización financiera?

Basualdo: En la post dictadura fueron los partidos tradicionales los que hicieron políticas de ajuste y recrearon la valorización financiera, pero los funcionarios no eran representantes directos de la banca en la estructura de gobierno. En este sentido, el Estado tiene autonomía respecto de la estructura de clases. El 2001 marcó el punto de quiebre al interior del bloque de poder, entre los grupos económicos y el capital financiero –con iniciativas contrapuestas como la dolarización y la devaluación–, en la situación actual esa ruptura no se da. Desde la competencia política en Argentina, vemos que así como el capital financiero tiene su expresión en este gobierno, los grupos económicos se expresan a través del frente Renovador y allí hay una pugna interna que debemos tomar en cuenta, porque tiene expresiones en esta etapa y las tendrá más claramente en el futuro.

¿En qué situaciones se concretan esas expresiones?

Basualdo: En el conflicto del grupo Techint, en el conflicto con los laboratorios por las importaciones de medicamentos, en el replanteo del sistema aeroportuario con las líneas low cost y en la cuestión de la tierra. Durante la etapa de sustitución de importaciones, incluso durante la etapa de valorización financiera, la conducción de los terratenientes de la oligarquía agropecuaria pampeana fue ejercida por los grandes grupos económicos que son, además, grandes propietarios de tierra.

¿Qué cambió en la actualidad?

Basualdo: Que el capital financiero le está disputando a los grupos económicos locales la conducción del agro pampeano. Si logra ganar esa disputa, implicaría un cambio de notable importancia, pero hoy esa disputa está en pleno desarrollo.

¿Qué tipo de consecuencias traería ese cambio?

Basualdo: Una consolidación de la hegemonía del capital financiero que hoy está en cuestión; se trata de una expresión clara del voto al PRO en las elecciones de 2017. Esta disputa por la tierra, que se origina en la región pampeana, tiene un agregado: la soja, como nuevo paradigma productivo del sector agro pampeano, ha roto las fronteras tradicionales de La Pampa Húmeda llegando a un nivel nacional. Es decir que la conducción de esa fracción del capital se vuelve una problemática significativa en términos políticos, en particular, del ejercicio de la hegemonía en Argentina.

 

La educación pública y gratuita en Argentina está atravesando una profunda crisis. Producto de las medidas políticas llevadas adelante por el gobierno de Macri es que hoy el derecho a la educación está puesto en tela de juicio. La lógica de las finanzas y el mercado imprimen toda la política educativa de la alianza Cambiemos.

Compartimos con nuestros lectores un vídeo realizado por ATE en donde explica la reforma de salud que quiere llevar a cabo Macri a través de CUS (Cobertura Universal de Salud) y las consecuencia que trae aparejada la misma. Donde se verán vulnerados los derechos de los pacientes pero también las condiciones de laborales de los trabajadores de este rubro.


 

La cultura del engaño o la cultura política

Publicado en Actividades Miércoles, 04 Octubre 2017 11:21

¿Cómo se explica que frente a la reforma laboral que se avecina, la precarización en el sistema de salud y la desaparición forzada de personas los argentinos no nos rebelemos del todo?

¿Cómo es que un pueblo puede soportar tanta pérdida de poder adquisitivo, destrucción del empleo y la industria, y un endeudamiento externo sideral?

Hoy el “sentido común” de los argentinos, Duran Barba mediante, está construido de afuera hacia adentro e impuesto de arriba hacia abajo. Esto desemboca en una cultura del engaño que impera sobre el pueblo argentino y lo adormece frente a un futuro más justo. Pero ¿Quién dijo que todo está perdido? Retomar el camino del “buen sentido” a través del conocimiento de lo propio, lo de adentro y lo de abajo; nos rencontrará con la posibilidad de ser un pueblo con cultura política propia que le permita ser, como decía un clásico,  artífice de su propio destino.

Desde Revista Universitaria los invitamos a debatir sobre estos temas el viernes 06 de octubre a las 21:00hs en el salón del sindicato de artes gráficas.

Parece absurdo que a a más de 30 años de haberse terminado la noche más oscura de la historia de nuestro país, se vuelvan a vivenciar estas trágicas escenas. La desaparición forzada de un joven por manifestarse en contra del gobierno de turno (y el encubrimiento del hecho), reinstaura el miedo en la sociedad. Por si no era suficiente, en un acto por los dos meses de la desaparición de Maldonado en la Universidad Nacional de Rosario (UNR) la Gendarmería ingresó a la Facultad de Psicología en un intento de amedrentar a los presentes. A continuación, el comunicado:

 

COMUNICADO URGENTE DE LA UNR, ANTE EL INGRESO DE GENDARMERÍA NACIONAL A LA UNR SIN RESPETAR LAS NOMATIVAS VIGENTES:

«Rosario, 3 de octubre de 2017.

En razón de los hechos que tuvieron lugar en el día de hoy, martes 3 de octubre de 2017, en el predio del Centro Universitario Rosario, mientras se celebraba un acto al cumplirse dos meses de la desaparición de Santiago Maldonado, el Rector de la Universidad Nacional de Rosario hace saber que el ingreso de Gendarmería al predio universitario no contó con el aval ni la autorización de ninguna autoridad judicial ni universitaria, tal como lo exige el artículo 31 de la Ley de Educación Superior Nro. 24.521.

Es por ello que el rector ha instruido a Asesoría Jurídica de la Universidad para que presente de inmediato la denuncia de lo sucedido ante la Fiscalía Federal de turno.

La Universidad Nacional de Rosario repudia de manera enfática cualquier intento de amedrentamiento por parte de la fuerza pública a los miembros de nuestra comunidad, la cual goza del pleno derecho de expresar públicamente sus opiniones en el marco de las garantías que brinda el Estado de Derecho.»
 
 

Este domingo hubo manifestaciones a lo largo y ancho del país exigiendo la aparición con vida de Santiago Maldonado y la renuncia de la ministra Patricia Bullrich. En la provincia de Mendoza, organizaciones políticas, sindicales y sociales junto a miles de ciudadanos de a pie marcharon juntos por las calles del centro. Sin embargo, «hubo una que no fue».

Invitamos al lector a encontrarla en las siguientes imágenes:

 

 

 

No confunda el lector el buzo morado del márgen inferior izquierdo con la vestimenta característica de la aludida agrupación. Siga buscando.

 

 

 

 

¿Pudo encontrarla? Nosotros tampoco. Franja Morada brilló por su ausencia en la movilización de ayer. 

Las razones no parecen ser claras. Hace días la Federación Universitaria de Cuyo (FUCuyo) adhirió a la movilización por medio de un comunicado. Franja Morada, como conducción del gremio, también lo hizo. Pero a la hora de los bifes pegaron elfaltazo.

¿Será que desde el gobierno provincial les pegaron el tirón de oreja para que no asistan? ¿Será causal de despido marchar contra el gobierno autor de la primera desaparición forzada en democracia y del cuál forman parte? 

Es «políticamente correcto» exigir que Maldonado aparezca por fin. Pero cuando se realiza una acción política concreta a los efectos, deciden no participar. Su complicidad por omisión con el gobierno que utiliza el miedo y la represión como arma de amedrentamiento ante la protesta social es innegable.

 

A dos meses de la desaparición forzada de Santiago Maldonado y ante la falta de respuestas de quienes hoy gobiernan el país, invitamos a todo el estudiantado y a la comunidad mendocina a movilizarse para exigir su aparición con vida e identificar y denunciar a los responsables políticos de este hecho tan grave que nos recuerda a épocas oscuras de la Argentina.

Desde la Secretaría General de la Federación Universitaria de Cuyo, compartimos con ustedes el comunicado del máximo gremio estudiantil convocando a la Marcha por la aparición con vida de Santiago Maldonado.

Teniendo en cuenta que hasta el momento la Federación no se había expresado con respecto a este tema, entendemos que deja a las claras que quienes tienen la responsabilidad de representar al estudiantado en la Presidencia no tiene voluntad de discutir acerca de los asuntos que a los estudiantes, a los mendocinos, a los argentinos, nos preocupan. Sin embargo, en conjunto con otras secretarías del gremio, pudimos instalar la discusión y elaborar el siguiente comunicado.

Celebramos los estudiantes universitarios, como pocas veces en la historia de las Federaciones, se acompañe, discuta y defienda la libertad de expresión, los derechos sociales e individuales y el uso del gremio para organizar  movilizar al estudiantado frente a los problemas que se nos presentan.

«No nos van a amedrentar»

Publicado en Opinión Jueves, 28 Septiembre 2017 11:41

Compartimos una nota del diario publicada en Página 12, donde la Facultad de Filosofía y Letras de la UBA de advierte que recibió una denuncia y un llamado de atención del Ministerio de Educación de la Nación, puntualmente de la Secretaría de Políticas Universitarias, por hablar del caso de Santiago Maldonado en sus cursos. 

 

Un botonazo anónimo mando un e-mail al Ministerio Público Fiscal, explicando que en las cátedras de dicha Facultad reflexionaban sobre el caso Maldonado. El Ministerio transfirió  la nota a la Secretaría de Políticas Universitarias y aquí no tuvieron mejor idea que hacer un llamado de atención a la Facultad y al Rectorado de la UBA. Si nos detenemos un momento en la composición de esta Secretaria, vemos que está conducida por Danya Tavela, ex militante de Franja Morada (brazo universitario de la UCR). Reemplaza al antiguo Secretario Albor Cantard, que hoy es candidato de la lista Cambiemos en Buenos Aires y también tuvo su paso por Franja Morada. Es decir que la Franja colabora no sólo con hacerse los distraídos en cada una de las Facultades en donde tienen presencia y evitan hablar de la responsabilidad política en el caso de Santiago; sino que denuncia a aquellas instituciones, agrupaciones, docentes y estudiantes que están preocupados por la gravedad política de que un ciudadano haya sido desaparecido por la Gendarmería con autorización del Ministerio de Seguridad de Patricia Bullrich.

 

No nos sorprende que estos aliados de Macri y Bullrich botoneen a quienes denunciamos que existe un plan de ajuste y represión llevado a cabo por el actual gobierno. ¡Lo que nos asombra es que sean tan caraduras y digan que no lo apoyan y que no están de acuerdo con sus medidas de endeudamiento, tarifazo, desempleo, ajuste, censura y represión! 

 

Insistimos en apelar a la moral de los correligionarios morados para que abandonen sus puestos y jugosos sueldos del Estado (nacional, provincial, municipal y universitario) si quieren ser coherentes al rechazar de la boca para afuera estas medidas antipopulares. Por el momento no lo han hecho y se dedican a amedrentar a quienes libremente reclamamos la aparición con vida de Santiago Maldonado. Les damos una nueva oportunidad.…

 

 

No nos van a amedrentar, no lo van a lograr”, dijo a Página 12 Graciela Morgade, decana de la Facultad de Filosofía y Letras de la UBA, ante la denuncia anónima que llegó a la universidad porque en una cátedra se habló sobre la desaparición forzada de Santiago Maldonado, además de por las “imágenes” que hay en la facultad reclamando la aparición del joven. El hecho generó gran malestar en la comunidad académica, sobre todo porque la denuncia no fue rechazada de plano: el Ministerio de Educación se la giró al Rectorado de la UBA y desde allí fue enviada a Filosofía y Letras. El centro de estudiantes y los sindicatos docentes repudiaron el “ataque a la autonomía universitaria” que enmarcaron en una “fuerte campaña difamatoria de los medios de comunicación”.

 

La denuncia provino de un e-mail anónimo. El correo electrónico llegó inicialmente al Ministerio Público Fiscal de la Ciudad de Buenos Aires, que lo envió a la Secretaría de Políticas Universitarias. Luego, la SPU del Ministerio de Educación reenvió la denuncia a la UBA

 

Desde Filosofía y Letras aclararon que el tema “se mantiene en un nivel extrajudicial ya que no se ha producido expediente”.

 

Cualquier denuncia anónima no tiene entidad –dijo Morgade–. Otro tema, preocupante, es que se le haya dado curso y que nadie la haya frenado ni desestimado. Pasó por la SPU, que sabe de la autonomía universitaria, la tenían que haber desechado hasta por inconstitucional.” 

 

Las autoridades académicas responderán la nota por escrito y esgrimirán la “libertad de cátedra, en el marco de la autonomía universitaria consagrada en la Constitución Nacional en su artículo 75, inciso 19”. Resaltaron, además, que es “sorprendente” que el Ministerio Público Fiscal “desconozca una de las atribuciones constitucionales de la universidad pública y que, por su parte, el Ministerio de Educación no haya invocado la misma norma para desechar el reclamo anónimo mencionado”. En esa línea, sostuvieron que el tratamiento de la desaparición forzada de Santiago Maldonado “revela una creciente política oficial de amedrentamiento e intimidación como correlato de discursos negacionistas y encubridores”.

 

El tema es preocupante y representa una amenaza al derecho a manifestar, a la libertad de cátedra y a la autonomía universitaria. En sí mismo surge de una miserable operación de algún servicio de inteligencia, habilitada en el mejor de los casos torpemente por el Ministerio Público Fiscal de la Ciudad. Pero nos llama profundamente la atención la actitud de convalidación burocrática de la SPU y del Rectorado, que contrasta claramente con el freno que le puso a la operación la decana Graciela Morgade haciéndola pública”, señaló Federico Montero, secretario general de Feduba, gremio de base de Conadu en la UBA

 

Desde el centro de estudiantes de la facultad, dirigido por el Frente de Izquierda, señalaron que esta situación es una “clara muestra de persecución política”, y que no es la primera: recordaron que el pasado 8 de septiembre la policía había amedrentado al docente Federico Mendoza, de Florencio Varela. “Este tipo de ataques vienen de la mano de una fuerte campaña difamatoria por parte de los medios y el Gobierno, responsable de la desaparición, en el marco de un fuerte recrudecimiento del aparato policial, que se pudo ver en las diversas represiones a las movilizaciones por Santiago donde, por ejemplo, se llevaron detenidos a dos estudiantes de nuestra facultad”.

 

Todos los sectores llamaron a movilizar este domingo 1 de octubre, cuando se cumplirán dos meses de la desaparición de Maldonado.

Con la hipótesis del suicidio

Publicado en Opinión Miércoles, 27 Septiembre 2017 12:59

Compartimos dos notas publicadas por el diario Página 12 que hacen referencia a la vinculación que quieren establecer entre la muerte de Nisman y la responsabilidad del gobierno anterior.

Cómo es necesario limpiar el nombre de Gendarmería y del Ministerio de Seguridad de la Nación en el caso de Santiago Maldonado, los peritos de Gendarmería presentaron un informe (agarrado de los pelos) que se opone a las dos principales invesigaciones del caso Nisman que sugieren que fue un suicido: la pedida por la Corte Suprema de Justicia y la del propio Lagomarsino.

 

HOMENAJE A LA ARMADA BRANCALEONE- Por Raúl Kollman

La hipótesis de los asesinos ultraprofesionales como responsables de la muerte de Nisman, un comando iraní-venezolano-kirchnerista, hace agua por todos lados. En especial porque más tarados no pudieron ser.…

 

  1. Usaron una pistola calibre 22, la que nadie usaría para un homicidio que debe aparentar suicidio. Es que en la mayoría de los casos el disparo de 22 no produce muerte, sino lesiones cerebrales graves. Hay centenares de ejemplos. La prueba es que Nisman no murió instantáneamente sino que tuvo agonía.
  2. Usaron supuestamente ketamina, un anestésico que nadie utiliza hoy en día porque no duerme bien, sino que produce alucinaciones, sueños terroríficos y movimientos. No deja un cuerpo dócil. Cualquier integrante de un sofisticado comando sabría que conviene usar barbitúricos, que realmente duermen y son los que hoy se utilizan en anestesias Por algo se dejó de usar la ketamina en humanos y se usa únicamente en animales, porque no produce ese efecto.
  3. Lo llevaron al baño, un lugar incómodo y en el que se dejan rastros, pisadas, en lugar de matarlo en el living. No hay problemas de ruido. Ya se hizo la prueba y el disparo apenas se escucha. Piense que en el baño quedaron 13 huellas, todas de Nisman y resulta alucinante que no haya quedado ni un sólo rastro de los atacantes.
  4. Tiraron el arma debajo del hombro derecho cuando para simular un suicidio obviamente era mejor dejarla en su mano o al lado de su mano. Tuvieron todo el tiempo del mundo –supuestamente– para hacerlo.
  5. Si Lagomarsino era parte del plan, fueron tan tarados que usaron un arma a su nombre, es decir que dejaron la firma de un integrante del comando. Además, ¿por qué Nisman le pidió el arma también a un custodio, Rubén Benítez, y a un comisario retirado, Ricardo Bogoliuk? Los supuestos asesinos ¿por qué no recurrieron a un arma sin identificar, conseguida en el mercado negro? No le hubiera quitado la identidad de suicidio ya que sólo se cambiaría una parte de la ecuación: no se sabría cómo Nisman consiguió el arma…
  6. Si Lagomarsino tuvo que ver con el plan criminal y no es cierto que le prestó el arma a Nisman sino que se la dio directamente al comando asesino ¿para qué fue dos veces a Le Parc el día anterior a la muerte del fiscal? ¿para que habló varias veces por teléfono con Nisman? ¿No le convenía infinitamente más abrirse, desaparecer de la escena? ¿Son esas visitas y llamadas la actividad propia de un homicida? Además, ¿cómo se explica que siempre llamó Nisman a Lagomarsino y no al revés?
  7. Si Lagomarsino no era parte del plan y no sabía que iban a usar su arma para matar a Nisman, ¿por qué se prestó a semejante cosa? La misma pregunta del punto anterior: los supuestos asesinos ¿por qué no recurrieron a un arma sin identificar, conseguida en el mercado negro? Y, sobre todo, por qué no recurrieron a un arma más eficiente, no a una pistola 22, que además llevaba años sin usarse.
  8. Supuestamente lo asesinaron en su departamento, en Le Parc, lo que plantea enorme cantidad de problemas: entrar y salir del edificio; entrar y salir del departamento, en uno de los barrios con más custodias y cámaras del país. No es cierto que las cámaras no andaban, la mayoría funcionaba. Y Nisman tenía todo cerrado por dentro, con traba, como se demostró: tuvo que venir la madre y un cerrajero a abrir la puerta de servicio y la puerta principal no se pudo abrir. El comando, además, tenía que hacer la entrada al edificio y al departamento sin ser visto. Infinitamente más sencillo era pararlo cuando iba a los boliches, llevarlo a un descampado, pegarle un tiro y ponerle el arma en la mano.

 

La hipótesis del comando homicida sofisticado sólo cierra con la farsa que le ordenaron redactar a la Gendarmería y con la cobertura política-mediática-judicial, nacional e internacional, que acompaña este adefesio. Por lo menos le hacen un homenaje a la Armada Brancaleone.  

_____________________________________________ o_____________________________________________________

 

CON LA HIPÓTESIS DEL SUICIDIO- Por Irina Hauser

 

Según los peritos que representan a Diego Lagomarsino, el fiscal Alberto Nisman murió por un disparo “autoinflingido” y es imposible que haya habido otra persona –ni una ni dos– en el baño lo encontraron. Las conclusiones de estos especialistas son opuestas a las que planteó Gendarmería en el informe presentado la semana pasada en la causa en la que se investigan las razones de la muerte de Nisman. Sostienen su postura de siempre sobre la ausencia de terceros, pero es la primera vez que hablan expresamente de suicidio. También plantean dudas sobre la ketamina que apareció en los últimos estudios toxicológicos, después de dos años y medio, aunque señalan que no dura más de un año en condiciones estrictas de conservación. Gendarmería dice que se usó esa droga para dormir al fiscal o dejarlo atontado y matarlo. Para los peritos de la defensa es imposible llegar a esa conclusión porque no se cuantificó la ketamina que había en el cuerpo algo que sostienen que se podría hacer pero fue omitido. La hora de muerte la ubican el 18 de enero de 2015 entre las 8 de la mañana y las 12.  

El informe que entregaron el viernes 28 especialistas de Gendarmería con la adhesión de las querellas de la familia de Nisman, asegura que lo drogaron, lo golpearon y lo mataron, lo que desacredita la autopsia, y toda la evaluación forense y criminalística de los peritos oficiales que ayer fueron denunciados (ver aparte). Se supone según la nueva teoría que lo llevaron al baño para simular un suicidio, pero el arma fue accionada por uno de los atacantes. Una persona sostenía al fiscal por la espalda, y la otra estaba al costado. De acuerdo con este peritaje, los asesinos limpiaron la escena y no se sabe cómo salieron del baño ni del departamento ni del edificio. Tampoco establecen cómo fue administrada la ketamina: para que funcione como anestésico debe ser inyectada, por la cantidad de droga que se requiere para ese efecto; sólo para uso recreativo, psicodélico, se puede esnifar, disolver o consumir en pastillas.

 

Los peritos que firman el informe de Lagomarsino  Luis Olavarría, José Speranza y Mariano Castex. Ellos describen una escena de suicidio. Hablan de un disparo autoinflingido.  

  • Descartan la presencia de otras personas. El modo en que con el disparo salió eyectada la sangre, hacia los cuatro costados, hubiera sido imposible, dicen, si había cuerpos interpuestos. Si había alguien atrás y a un costado, por ejemplo, dicen que no podría haber llegado la sangre a la zona entre el inodoro y la pared o entre el cuerpo y la puerta. Allí había salpicaduras de sangre llamadas “backspatter”, son las adquieren la forma de un rociado similar al de los aerosoles, igual que en ambas manos. Tampoco encuentran explicación de cómo hubieran hecho los agresores para salir del baño, dado que la cabeza estaba trabando la puerta cuando el cuerpo fue hallado sin vida y tampoco había sangre arrastrada por el movimiento que podría haber hecho la cabeza si la puerta era forzada para su apertura.
  • Los peritos de Lagomarsino además hacen un cálculo en función de la altura de Nisman, y concluyen que no podía estar con una rodilla en suelo (por el modo que cayó la sangre cerca de la bacha). Y además las cuestiones de sentido común: cómo entraron los asesinos y cómo salieron si Nisman cerraba las puertas por dentro, no había nada desordenado, ni rastros de ningún forcejeo, y si borraron todas las huellas cómo es que sólo dejaron las de Nisman nada más y la de Lagomarsino en una taza.
  • El golpe que Nisman tenía en la cabeza sigue siendo atribuido por los peritos de la defensa al impacto por la caída tras el disparo. Gendarmería dice que fue golpeado y que, además, tenía una fractura en la nariz, que ninguno de los peritos oficiales y de la policía federal había visto en la autopsia, que concluía “tabique nasal sin lesiones”. No tenía marcas o hematomas. La defensa dice que Gendarmería utiliza una radiografía de frente que no sirve para sacar conclusiones y que la única que podría ser útil es la que se obtiene desde debajo de la nariz. Tampoco tenía lesiones defensivas.
  • La aparición de ketamina en un estudio toxicológico reciente fue la base que usó la Gendarmería para montar la teoría del homicidio. Pero para los peritos de Lagomarsino es llamativa la aparición de esta droga que con suerte dura un año en condiciones impecables de conservación, a 20 grados bajo cero. ¿Cómo es que apareció dos años y medio después de la muerte en una muestra tomada de las vísceras? También parece difícil, sostienen, que estuviera en estado puro, porque el proceso de metabolización es muy rápido, pueden ser cuestión de segundos entre que recorre el cerebro, pasa a la sangre y al hígado. Advierten, además, que no hay ninguna explicación para no cuantificar cuánta ketamina había en el hígado porque es algo sencillo de hacer (a través de fluidos biológicos). En el escaneo del cuerpo del fiscal en la autopsia no aparecieron tampoco rastros de que hubiera recibido una inyección, la vía posible para administrarle una cantidad como para dormirlo.
  • Los peritos de Lagomarsino mantienen que el horario de la muerte fue entre las 8 de la mañana y las 12. Cuestionan el método que usó para calcularlo la Gendarmería, que había sido descartado en los primeros estudios por no ser considerado fiable, y que arrojó 3 de la madrugada con una ventana que llega hasta el sábado a la noche, lo podría llegar a abarcar al informático (aunque es sabido que Nisman intercambió mensajes con tres personas hasta cerca de las 22).