La Redacción


 

Compartimos a continuación esta entrevista publicada en Página 12 que nos da una perspectiva de la situación argentina y las relaciones con el FMI.


 

«No hay país al que le haya ido bien con el Fondo»

Entrevisa a Noemí Brenta, investigadora de la historia del FMI-Argentina

La economista Noemí Brenta estudió en profundidad la histórica relación de la Argentina con el Fondo Monetario Internacional. En diálogo con Cash, afirma que el FMI diseñó una ingeniería financiera para que el gobierno de Macri llegue al 2019. Sentencia que el nuevo acuerdo con el FMI es más de lo mismo proponiendo el Déficit Cero. Y considera que el desprestigio del FMI es muy alto, porque los planes stand-by siempre terminaron en grandes crisis socioeconómicas.

La crisis de principios de siglo, en la que el FMI tuvo un rol crucial, despertó en Noemí Brenta la curiosidad por conocer cuál había sido el vínculo histórico entre Argentina y ese organismo multilateral. Para su sorpresa, nadie había escrito esa historia, por lo que su tesis con la que obtuvo el doctorado en Economía de la UBA con medalla de oro, fue “Argentina atrapada. Historia de las relaciones con el FMI 19562006”, libro que fue actualizado en 2014 bajo el título Historia de las relaciones entre Argentina y el FMI (Eudeba). El último capítulo, aún no incluido en el libro de Brenta pero inaugurado por la Alianza Cambiemos pocos meses atrás, ya tuvo su primer fracaso, lo que obligó al gobierno a hincarse por una nueva oportunidad. Brenta señala a Cash que “el acuerdo fracasó principalmente por su diagnóstico equivocado, que responde al enfoque ortodoxo compartido por el gobierno y el FMI, con la premisa básica y falaz de comparar un país con una economía hogareña, sosteniendo que la crisis se debe al mayor gasto sobre los ingresos. Eso llevó a una medicina equivocada, aunque no ingenua, de reducir el consumo popular, el gasto público y hasta la inversión del Estado, lo cual siempre exhibió resultados catastróficos, aquí y en el mundo”.

Brenta sostiene que el nuevo acuerdo con el FMI “es más de lo mismo”, por estar basado en el tradicional “déficit cero”, con lo que afirma que “si no ponen como mínimo un control de capitales y algún tipo de regulación cambiaria que limite la pérdida de reservas del Banco Central, y restauran también el plazo razonable para que los exportadores liquiden las divisas, solo se estará comprando tiempo para estirar las dificultades de pagos internacionales, e incluso a cambio de profundizar la recesión”.

Ortodoxia

¿Cuál es el problema principal del país?

–Con tanta pobreza y capacidad industrial subutilizada, el problema no es de exceso de gasto, sino las dificultades para afrontar los pagos internacionales, multiplicados debido a la deuda en moneda extranjera que tomó el gobierno, al enorme déficit comercial, y a la salida de divisas por distintas razones, entre las que se destacan las inversiones financieras especulativas”.  

¿Hay un FMI distinto al de 2001?

–Las recetas son las de siempre. El FMI está haciendo una ingeniería financiera para que el gobierno llegue al 2019, al punto que puede llegar a permitir al gobierno ser un poco expansivo el próximo año. Luego culpará de la explosión al gobierno que siga, por supuestamente no haber continuado con su programa de súper ajuste.

¿El acuerdo debió pasar por el Congreso?

–Ningún acuerdo stand-by pasó por el Congreso, porque si bien el Poder Legislativo debe aprobar el endeudamiento externo, esos pactos no son técnicamente un préstamo, sino una autorización para retirar un determinado monto a cambio de un aval, el cual luego se recompra. Eso no implica que los argentinos no podamos por lo menos ver el acuerdo firmado, ya que el mismo se mantiene en secreto.

¿Toda la historia fue igual, o en algún momento tuvo utilidad Argentina su vínculo con el FMI?

–La historia es muy reiterativa, con gobiernos ortodoxos que buscan sostener la apertura económica y financiera, entran capitales, sobre todo, en forma de deuda y se aprecia la moneda, por lo que suben las importaciones y se generan crisis en la balanza de pagos y en la cuenta corriente, entonces los capitales se asustan y huyen, por lo que se convoca al FMI, que solo profundiza el endeudamiento y el ajuste.

Stand-by

¿Las políticas macristas conducían inevitablemente al rescate del FMI o había otra alternativa para evitar el default?

–Creo que había otra alternativa, en principio porque no creo en el pensamiento único, y luego porque estaba la posibilidad de haber puesto un control de cambios para resguardar las divisas, complementada con alguna operación con bancos locales. Pero evidentemente su cercanía con el FMI los llevó a formalizar este acuerdo, que creo que se fue armando mucho antes de las corridas cambiarias, porque todos veíamos como desde 2016 aumentaba el déficit de cuenta corriente y la creciente necesidad de financiamiento, con lo que dudo de que haya sido de la mañana a la noche, como lo presentaron.

¿Por qué razón no recurrieron entonces al FMI desde un principio?

–El desprestigio del FMI es muy alto, los planes stand-by siempre terminaron en grandes crisis socioeconómicas, con lo que no es raro que el 70 por ciento de los argentinos lo rechace. Y ellos no tenían necesidad de pagar el costo político, teniendo abiertos todos los mercados de deuda. Por eso creo que nunca descartaron la opción del FMI, pero lo reservaron para un momento en que pudieran justificarlo.

Los presidentes que rechazaron o plantearon reparos al FMI fueron Perón, Illia, Alfonsín y los Kirchner ¿Cuáles fueron sus diferentes argumentos?

–Illia hizo campaña electoral contra el FMI, y cuando asumió no renovó los acuerdos. Pero en 1965, debido a presiones del establishment y a los vencimientos de deuda, cedió y, si bien no firmó un stand-by, acordó algunos puntos con el FMI, lo cual provocó un fuerte enfriamiento de la economía. Alfonsín tuvo su mayor pelea a través de su ministro Bernardo Grinspun, que era muy opositor al FMI. Pero como Illia, Alfonsín era más político y componedor, pedía comprensión en los foros internacionales, e incluso escribió un planteo unilateral no consensuado con el FMI, que obviamente el organismo rechazó, y finalmente también tuvo que ceder. Perón en cambio fue muy directo, decía que el FMI era un engendro putativo del capitalismo manejado por Estados Unidos, y lo cierto es que las políticas peronistas eran opuestas a las del FMI, desde las restricciones a las inversiones extranjeras hasta el tipo de cambio múltiple, entre muchas otras. 

¿Y Kirchner?

–Néstor Kirchner en 2004 anunció la suspensión del acuerdo, ya que para mantener congeladas las tarifas de servicios públicos y reestructurar la deuda sin intervención del FMI, no podía sostener el vínculo. En 2006 paga toda la deuda y entonces también se despacha y dice que los intereses del FMI son opuestos a los de la Argentina, que nos vienen condicionando y que romper con este organismo es sacarse una mochila de encima.   

Escenarios

¿El costo de salir del acuerdo es mayor a mantenerlo?

–Depende mucho del escenario interno e intencional. El FMI representa la coordinación del sistema financiero internacional y puede limitar varios tipos de operaciones internacionales, pero si hay un banco para los Brics se podrían ver alternativas. De hecho Grecia intentó en algún momento de su crisis financiarse con China en lugar del FMI, pero finalmente el Tesoro de Estados Unidos se comunicó con el país asiático para frenar ese avance. De todas formas, lo habitual es que un acuerdo con el FMI sea por un déficit transitorio del balance de pagos, y no se suele renovar. Lo anormal es lo de Argentina, que vive tantos años con el FMI.

¿Existió algún país que comenzó a desarrollarse a través del FMI?

–He leído mucho al respecto y no tengo ningún registro de un país al que le haya ido bien con Fondo. Sí en cambio de que hayan crecido sin el Fondo, como Corea y Malasia, que no siguieron sus imposiciones y les fue mejor, o el caso nuestro. Algunos señalan que las economías socialistas en transición, que se vincularon al FMI para construir sus instituciones económicas de mercado, tuvieron casos exitosos, pero desde mi punto de vista no se debió al Fondo, sino a muchas otras causalidades. De hecho, el FMI reconoce en sus evaluaciones que sus políticas son recesivas. Además, la cuestión es cómo se distribuye ese costo, ya que habitualmente el beneficio se inclina en favor del capital trasnacional y financiero. 

¿El FMI es simplemente el gendarme de las finanzas internacionales o existe una visión ortodoxa que considera que esa es la vía para resolver problemas de desarrollo?

–Ellos tienen una autonomía muy acotada, están muy influido por el Tesoro norteamericano, no de casualidad el Fondo tiene sede en Washington. Estados Unidos tiene además capacidad de veto y de establecer agenda. Por ejemplo, el Congreso de Estados Unidos puede sancionar leyes que instruyan al Tesoro para que, a su vez, ordene al FMI alguna sanción, que puede ser positiva en el caso de violaciones a los Derechos Humanos y otras no tan buenas como convertirse en gestor de bancos acreedores o castigar a países con políticas proteccionistas. De todas formas, es cierto que también existe en este organismo una ideología ortodoxa bajo la lógica del mercado como asignador de recursos, que viene junto con el paquete de la flexibilización laboral, y la apertura comercial y del mercado de capitales. Así que estos intereses económicos y estratégicos van de la mano con su ideología. 

¿El FMI actúa como un banco?

–Por otro lado, como todo banco, el FMI debe colocar sus fondos, porque sus ingresos dependen en gran medida de los intereses que le cobra a los países a los que le presta, por lo que cuando en la década anterior los países fueron cancelando sus prestamos, el organismo bajo sus ingresos de 2000 a 500 millones de dólares.

¿Cuál será el recorrido económico y social con el FMI?

–Lo que veo es más pobreza, más concentración del ingreso, menos soberanía, y pérdida por privatización de bienes estatales,como los grandes bancos públicos y los recursos naturales estratégicos. También más caída del PIB o un crecimiento muy inestable, ya que basarse en comodities es subirse a una montaña rusa que depende de factores que no controlamos, y lo que sí controlamos, como las tasas, se aplican recesivamente. Al gobierno que siga se le va a ver muy difícil, y no se si antes o después habrá un estallido social, pero espero que no, porque los muertos siempre los pone el campo popular. (Página 12)

 

CONTRA LA RECESIÓN Y LA CRISIS

Publicado en Opinión Martes, 16 Octubre 2018 00:01


Compartimos a continuación este artículo publicado por el sitio «El cohete a la luna» que nos brinda una opinión acerca de por qué la economía argentina se encuentra en esta situación. Compartimos en gran medida la opinión del autor de la nota, salvando una discrepancia: no consideramos que Mauricio Macri haya actuado hasta el momento con impericia, o que no esté capacitado para el cargo, si no que creemos que está gobernando de forma muy eficaz para sus principales aliados políticos, que son la rosca financiera internacional, los grandes oligopolios cerealeros del país y los monopolios empresariales nacionales e internacionales. Pero no es nuestra intención discutir con el autor, sino tratar de brindarnos las herramientas necesarias para poder acercarnos a una reflexión más precisa sobre nuestra realidad y así encontrar las soluciones para hacer de nuestro país y de nuestra Suramérica un lugar más justo.


 

CONTRA LA RECESIÓN Y LA CRISIS

Sólo cuando Mauricio Macri deje el gobierno podrá ponerse a la economía en funcionamiento

Por Horacio Rovelli

 

La clave de una economía es su tasa de inversión, esto es cuánto de lo que se produce y/o se importa, se invierte en máquinas y equipos, infraestructura, insumos, trabajadores y su capacitación, e innovación tecnológica para que aumenten sostenidamente la cantidad de bienes y servicios. Es más, técnicamente debe considerarse cuánto es el ahorro que se dispone (riqueza que no se consume) para que se convierta en Inversión.

La misma Inversión después, al incrementar el producto, va a generar el “ahorro que la paga”, como sostenía John Maynard Keynes.

La pregunta sería: ¿Porque no sucede en nuestro país, o sucede en algunos períodos y deficientemente?  Y las respuestas son dos y ligadas entre sí:

1.

Gran parte del ahorro (en el lenguaje “keynesiano”, atesoramiento) se fuga. Esto es, se convierte en moneda extranjera y se va del país. En mayor o menor medida siempre fue así, por ejemplo, la Comisión Especial Investigadora de Fuga de Capitales de la Cámara de Diputados de la Nación, conformada para investigar la salida de divisas en el año 2001, estimó que el 60% de los fondos transferidos al exterior durante ese año pertenecían a la cúpula empresarial (conformada por las 200 empresas de mayor facturación del país). En la misma línea, la Comisión Bicameral investigadora de instrumentos bancarios y financieros destinados a facilitar la evasión de tributos y la consecuente salida de divisas del país, que funcionó durante el año 2015 en el Congreso de la Nación, halló una predilección de los sectores empresarios a resguardar su riqueza en el exterior, buscando minimizar el pago de impuestos y ocultar la titularidad de los fondos través de la utilización de guaridas fiscales [1]

2.

No existe en la actualidad en el país un perfil productivo, esto es, saber qué bienes y servicios vamos a producir para integrarnos al mundo e integrar la Nación; menos todavía, pensar cómo impacta ese perfil definido sobre el trabajo y las restantes cadenas de valor.

Esto es así porque nuestra burguesía (sectores dominantes) tiene una visión rentística y de corto plazo, solo invierte en aquello que le genera altas tasas de ganancia, pero sin continuidad, esto es, pueden pasarse rápidamente a otro negocio o actividad, de allí la prioridad que le dan a convertir en divisas y fugarlas del país.

Esto explica la política económica de Macri, primero en una alianza con el capital financiero internacional, que aprovechó el retraso cambiario para convertir sus dólares en pesos y lucrar con las altas tasas de interés y, una vez que consideró que había ganado lo suficiente, se fue, dejando la deuda al pueblo argentino. Fracasada esa alianza, el gobierno huérfano de ideas y de apoyo se aferra al FMI.

El FMI no tiene plan económico (y tampoco tiene por qué tenerlo). Lo que prioriza es que se adopten todas las medidas de ajuste del gasto público y del consumo interno para garantizar la generación de un excedente financiero y cumplir con las obligaciones contraídas

El ajuste propiciado por el FMI y aceptado por Cambiemos consiste en despedir empleados públicos y que disminuya su salario real, frenar la obra púbica, reducir aún más los subsidios al transporte y a la energía, no tener ni siquiera para abastecer de medicamentos o de instrumental para la salud, degradar la educación pública, que las distintas administraciones estatales no puedan ni siquiera pagar la luz, las comunicaciones, etc., hecho que se genera con supuestos incumplibles de crecimiento de los precios (para el año 2019 el proyecto de ley de Presupuesto de la Administración Nacional estima un Índice de Precio al Consumidor anual del 34,8% y un dólar promedio de $ 40,1), entonces, al ir agotándose las partidas, no se van a poder desarrollar los gastos necesarios para la prestación de los servicios y de la obra estatal.

Todo esto potenciado por la reimplantación desde el 1° de octubre de 2018 de la tablita de Martínez de Hoz, que implica un dólar esperado que flotaría en una banda cambiaria entre un valor de $ 34 de piso y $ 44 de techo, banda que se ajustará hacia arriba cada día a una tasa equivalente al 3% mensual hasta diciembre de 2018 y luego se recalibraría (a otra tasa o a la misma, en ese momento verán). Si el ajuste fuera siempre el 3% mensual, todos los meses, quiere decir que el valor del dólar en diciembre de 2019 se incrementaría en 55,8%, y el valor del techo de la banda sería en diciembre de 2019: $ 68,55.- (Y no $ 42 como supone el Proyecto de Ley de Presupuesto de la Administración Nacional de Cambiemos), con lo que les está asegurando a los que quieren operar en dólares cual es el precio posible.

Esta nueva Tablita Cambiaria va acompañada por la colocación de LELIQs (Letras de Liquidez del BCRA) a siete días, que abonan una tasa anualizada del 71,9 al 74%, sirviendo de encaje [2] remunerado, pero eso hace que las tasas activas (la que les cobran a los clientes de los bancos) superen el 100% anual. Por ende, las entidades financieras le prestan mayormente al Estado Nacional y tratan desesperadamente de financiar su cartera crediticia con lo que se pueden fondear, sabiendo que cuanto más se incrementan las tasas de interés más se rompen las cadenas de pago, dado que la producción y el comercio sufren confiscaciones de su capital por las tasas, con un mercado que se achica a paso agigantado, con el consabido efecto dominó del freno del nivel de actividad, cierre de establecimientos, suspensión y despido de personal, deudas impagables e incremento de la mora bancaria, etc.

Es más, el mismo proceso recesivo hace que descienda la recaudación tributaria, que en nuestro país está muy ligada al consumo (IVA; Combustible; impuesto internos; etc.) y al nivel de actividad (Impuesto a las Ganancias; impuestos a los débitos y créditos bancarios; contribuciones personales y patronales al sistema  previsional; etc.). Ante las mayores tasas de interés, las empresas prefieren financiarse con no pagarle al Fisco, lo que no solo pone en riesgo las metas de déficit, sino y fundamentalmente, aminora el gasto público.

Esta historia ya la vivimos y siempre termina mal. El Estado Nacional es el mayor tomador, el más seguro y el único que puede pagar altas tasas por un tiempo [3], para después consolidar todas las deudas con los Bancos. Cuando llegue el momento, le va a colocar un solo título público, a tres o más años, tipo Plan Bónex. El 28 de diciembre de 1989, con Erman González como ministro de Economía de Carlos Menem, se concretó un canje compulsivo de todos los plazos fijos que superaban el millón de australes, a cambio de bonos (denominados Bónex 89) que vencían diez años más tarde. La confiscación alcanzó al 60% de la emisión de todo el dinero del BCRA (Base Monetaria), lo que provocó una fuerte recesión, producto de una importante caída de la liquidez.

El otro apretón monetario fue el llamado Efecto Tequila, tras la devaluación de México el 20 de diciembre de 1994 por salida de capitales de ese país. El ministro argentino de aquella época, Domingo Felipe Cavallo, sostenía que la Argentina no era México, dado que había tipo de cambio fijo y convertibilidad de la moneda. Los bancos locales habían tomado dólares en el mercado financiero (aunque si no eran dólares, los bancos los contabilizaban igual como dólares) y habían prestado en pesos y, las empresas extranjeras ordenaron a sus sucursales que se pasaran a dólar a como dé lugar. Eso generó una corrida hacia la divisa norteamericana. Lo que hizo Cavallo fue dejar subir la tasa de interés de manera tal que el costo de oportunidad de comprar dólares era cada vez más caro. Para eso funcionaba la convertibilidad, a medida que los bancos le pedían al BCRA dólares para dárselos a los “ahorristas” que retiraban esos depósitos de los bancos, absorbía dinero y por la ley de la oferta y la demanda al haber cada vez menos dinero en el mercado la tasa subía sistemáticamente.

Pero el 14 de mayo de 1995 hubo elecciones presidenciales y ganó Carlos Menem en la primera vuelta con el 49,94% de los votos. El segundo, que fue el FREPASO, sacó menos del 30% y la UCR menos del 17%.  Y Domingo Cavallo decía que iba haber “convertibilidad de un peso un dólar hasta la eternidad”. Resultado, las mismas empresas extranjeras y los que habían comprado dólares los tuvieron que vender para no pagar las altas tasas de interés. El corsé funcionó, pero el costo fue el cierre de más de cien establecimientos industriales, otros tantos comercios, veinte entidades financieras (Banco Cooperativo de Caseros, Banco Integrado Departamental, Banco Austral, Banco Feigin, Banco Patricios, Banco Mayo, Banco Federal, etc.) y la tasa de desocupación de mayo de 1995 fue del 18,5, la más alta que se había tenido registro en toda la historia, hasta la crisis del año 2002.

 

Cuánto durará la recesión y cuándo se producirá la crisis

En ese marco el gobierno de Cambiemos apuesta a la recesión económica, a que se frene la actividad y con ello los precios, a que la tasa de interés sea tan alta que obligue a los que tienen activos (fundamentalmente dólares) a venderlos para hacerse de pesos, pero no saben, o parecieran no saberlo, que eso tiene por un lado un rol acotado y, por el otro, la capacidad de daño al empleo y a la producción nacional es siniestra.

Lo peor es que no tiene futuro. Entramos en una recesión provocada por la impericia y la negligencia del gobierno de Cambiemos y ahora tomada como mal menor ante la creciente combinación de déficit fiscal y cuasi fiscal. Plantean aminorarlo con la reducción del gasto público, sin contemplar el impacto que tiene el gasto fiscal en la demanda (consumo) total y, por otra parte, que el mismo proceso recesivo hará caer la recaudación, con lo que es probable que el déficit sea de similar magnitud, pero con una economía descendiendo fuertemente.

Descenso que obviamente va a ser mayor que las estimaciones corregidas por el FMI (“Las Américas, Una recuperación despareja” – FMI Octubre de 2018) que predice un descenso del PIB del 2,6% para este año 2018 y del 1,9% para el año 2019. Por supuesto, nada dicen de la tasa de desocupación esperada, porque no les interesa y porque el número sería mayor a los dos dígitos de desempleo abierto este año y cerca del 15 o 16% para 2019.

Tampoco dicen que el 10 de octubre cesó Metalúrgica Tandil. Que Alpargatas cerró sus fábricas en Catamarca y en La Pampa y suspendió sus trabajadores sine die en Tucumán, ofreciéndoles planes de retiro. Que en esa provincia, unos días antes, había cerrado sus puertas BGH y que Molinos Cañuelas abandonó su planta en Tucumán para fusionarse (con menos empleados) en Salta. Que la gran mayoría de las Pymes de la industria, de la construcción y del comercio están asfixiadas por la combinación de las tasas de interés, las tarifas y la falta de ventas. Así como se dio a conocer la encuesta que realiza la consultora Willis Towers Watson, que demuestra que una de cada dos empresas planea echar gente antes de que termine el año, según datos que surgen de un relevamiento de septiembre de 2018, en el que entrevistó a 454 compañías presentes en la Argentina.

La recesión podrá frenar los precios y hasta la suba del dólar, pero es peor el remedio que la enfermedad, los puestos de trabajo perdidos, las cadenas de valor destruidas no se recomponen más. La exclusión social y los planes y paliativos no pueden esconder el drama social que generan.

Y nos preguntamos: ¿por qué un país que cuenta con recursos naturales y energéticos, con una mano de obra disciplinada y capacitada y que se puede capacitar más, condena a gran parte de su población a la miseria, a “cruzar los brazos cuando el hambre viene”, solo para que una minoría, que directamente no llega a ser el 2% de la población, se enriquezca y fugue la riqueza que producimos todos?

El gobierno de Cambiemos especula que le alcanzan para gobernar una política asistencial y la ayuda de los grandes medios, que no difunden la realidad y pueden inventar nuevos entretenimientos circenses, mientras que les concede a los centros urbanos precios y un dólar sin grandes variaciones. Hasta pretende continuar tras las elecciones nacionales de 2019.

Endeudaron al país llevando la deuda externa a unos 400.000 millones de dólares, con exigencias de fuertes vencimientos por títulos de muy corto plazo (LELIQs, LETES, LECAPs) cuando al 31 de diciembre de 2015 reconocían una deuda de 222.703 millones de dólares y el 60% era intra sector público. No sabemos a ciencia cierta la deuda porque el Ministerio de Economía y Finanzas no la informa, como tampoco difunde el “Borrador” acordado con el FMI en septiembre pasado. Nos atan a los designios del FMI, provocan una recesión de la que no se sabe cuándo y cómo se sale. Generan exclusión social y marginalidad que nos denigran como sociedad y potencian la inseguridad y la violencia.

Lo que no tienen en cuenta es que la paciencia se agota, que no es fácil para un padre no poder enviar a su hijo a estudiar, o saber a su vez que sus padres jubilados y pensionados no llegan a fin de mes y no pueden comprar los medicamentos que necesitan, mientras la salud pública se degrada. Que él mismo sufre el deterioro de su poder adquisitivo y que corre el riesgo de quedarse sin trabajo.

El problema económico en la Argentina se resuelve cuando Maurizio Macrì deje el gobierno, dada su manifiesta incapacidad para ejercer el cargo. Que el próximo gobierno se comprometa ante la sociedad a suspender todos los pagos de la deuda, estudiar su reestructuración con quita de capital, desdolarizar las tarifas y aumentar por decreto los salarios y las jubilaciones y pensiones. Con eso  el país se vuelve a poner en funcionamiento, se utiliza más y mejor su capacidad instalada e incluso se abren nuevamente los establecimientos cerrados y generamos el país en que creyeron nuestros mayores. (El cohete a la luna)

 

 

[1] Magdalena Rúa, “La Fuga de Capitales como modo de acumulación de riqueza dela elites latinoamericanas” – del libro Elites y Captura del Estado, FLACSO

[2] Es la parte de las imposiciones que reciben los bancos y guardan como reaseguro de posibles retiros de depósitos

[3] El déficit cuasi fiscal o del BCRA se suma al déficit fiscal previsto en el presupuesto 2019 de la Administración Nacional de un 3,3% del PIB. Según Balance del BCRA al 28 de septiembre de 2018 presenta:

  1. a)    LEBACs (Letras del BCRA):                              $ 340.581 millones
  2. b)    Pases pasivos:                                                $   35.319 millones
  3. c)    LELIQs (Letras de Liquidez del BCRA):            $ 432.851 millones

Total: Pasivo no monetario del BCRA:                 $ 808.751 millones

Pasivo financiero que en conjunto pagan una tasa de interés que ronda el 70% anual o más, por ende, como mínimo eso significa para el año que viene déficit del BCRA por $ 566.125,7 millones y al tipo de cambio presupuestado de $ 40,10 representa unos 14.118 millones de dólares (aproximadamente el 3,06% del PIB). Si se suma el déficit del BCRA al fiscal previsto en el presupuesto nacional 2019 del 3,3% del PIB, estamos diciendo que el déficit estatal total del año que viene es del 6,36% del PIB, con un déficit similar cerró el año 1988 el gobierno de Raúl Alfonsín.

El control del aparato cultural garantiza el dominio del poder político. Hoy internet cumple un rol fundamental para esto. No es casualidad que países como China, con el fin de protegerse de uno de los tantos mecanismos de intervención que tiene Estados Unidos, hayan optado por intervenir su uso utilizando sus propias plataformas virtuales de búsqueda. Caso contrario es el de nuestra región, donde se le ha dado vía libre al avance indiscriminado de internet sin ningún tipo de intervención ni regulación.

Ya en los años cincuenta, John William Cooke mencionó que las cadenas periodísticas, las agencias noticiosas y los diarios de nuestro país funcionaban como “ramificaciones imperialistas en América Latina”. En el año 1966, el pensador fue categórico y destacó que “la televisión está directamente en manos norteamericanas” y que “el pueblo goza de libertad de prensa, que consiste en la libertad de comprar la prensa del régimen”.

La concentración y la extranjerización de medios de la que habló Cooke, caracterizan al funcionamiento de internet en la actualidad. El servicio lo proveen compañías radicadas en Silicon Valley, y llega a la Argentina a través de cables submarinos que ingresan por la localidad de Las Toninas, Provincia de Buenos Aires. El mercado de transporte y distribución que abastece los tubos, cables, fibra óptica, routers y centros de datos, está controlado por las mismas empresas propietarias de las instalaciones de las telecomunicaciones. Un reducido grupo de corporaciones extranjeras son dueñas de los cables de fibra óptica que proveen el servicio¹. Tres empresas tienen, prácticamente, el monopolio de la provisión de internet: dos extranjeras (Speedy de Telefónica y Arnet de Telecom) y un grupo nacional (Fibertel de Clarín, que actualmente es operado por Telecom Argentina).

Internet opera con plataformas de empresas norteamericanas, y el mercado de generación de contenidos también se encuentra mayoritariamente fuera de la Argentina. Las dueñas del sistema operativo de nuestras computadoras (Microsoft, Apple) y de nuestros celulares (Android, Windows Mobile, Iphone) son compañías norteamericanas. Las redes sociales que utilizamos (Facebook, Instagram, WhatsApp) y los buscadores de información, como Google, tienen la misma nacionalidad. Ésta última corporación monopoliza el funcionamiento de la tecnología de navegación y obliga a los usuarios a utilizar sus servicios en celulares y tablets que operen con Android (Google Play, Google Play Music, Google Drive, Google Fotos, Gmail, Google Maps, etc.)

Si bien internet reúne información de una extensa, diversa y compleja red de usuarios y de bases de datos, la ordena y la re-direcciona con buscadores mayoritariamente norteamericanos y el principal de ellos es Google. Esta empresa aplica, modifica y renueva algoritmos que llevan a los usuarios a encontrar, centralmente, algunos portales y datos y a desestimar otros. La información se origina en una estructura similar a una red, pero la búsqueda no es horizontal y hay un grupo reducido de corporaciones que “ordenan” qué leer y qué ver y, sobre todo, qué no.

¿El fin de las libertades individuales?

Las empresas que operan para que internet funcione reúnen toda la información de los usuarios y la almacenan en diversos nodos y esa inmensa base de datos culmina en los archivos de Silicon Valley en los Estados Unidos. El derecho a la privacidad individual se está perdiendo y las corporaciones implementan un sistema de seguimiento y de registro total del movimiento de las personas (GPS), de sus gustos, de sus conversaciones (audios y textos en aplicaciones de celulares, opiniones en las redes sociales), de las ideologías, los consumos (tarjetas, mercados de pago en línea, etc.) o de las orientaciones sexuales. Toda esta información es utilizada comercial y políticamente sin conocimiento cabal de los usuarios de internet. En algunos casos parece no haber conciencia real del peligro que esto origina y cabe preguntarnos, ¿será que el uso de la tecnología es el costo que estamos dispuestos a pagar por la pérdida de la libertad?

El desarrollo de la big data permite utilizar la información y construir mensajes de manera inteligente. El modelo de consumidor tradicional de información que lee un periódico o escucha un informativo, es reemplazado por un esquema construido y direccionado por una máquina, que te dice “qué” vas a recibir según “tu” perfil (construido a la vez por el registro o rastro que va dejando el usuario en la red).

 

La no intervención supone apoyar la extranjerización de internet

Los gobiernos sudamericanos carecen de un programa coherente de regulación y de organización de los flujos de datos y ello está debilitando la soberanía cultural y política de los países. El pensador argentino Arturo Enrique Sampay ya había planteado que la “no intervención del Estado” significa “dejar libres las manos a los distintos grupos en sus conflictos sociales y económicos (…) la no intervención implica la intervención a favor del más fuerte”. En la actualidad y en nombre de la libertad de expresión y comunicación, las corporaciones norteamericanas nos imponen un neocolonialismo cultural, comercial y político.

Una institución norteamericana sin fines de lucro, Internet Corporation for Assigned Names and Numbers (ICANN), administra la asignación de dominio y los identificadores de IP (número de personalización de cada dispositivo). El gobierno de los Estados Unidos sancionó leyes y regulaciones que los habilitan a utilizar la información de internet para controlar a los habitantes de otros países. Lo justifican en nombre de la lucha contra el terrorismo (la famosa seguridad nacional que dio origen a internet), pero en realidad es un instrumento de control geopolítico².

Para revertir en parte esta tendencia, en el año 2011 el Ministerio de Planificación Federal (MINPLAN) y la Empresa Argentina de Soluciones Satelitales (ARSAT), impulsaron el proyecto de “Argentina Conectada” con la finalidad de que el Estado Argentino se convierta en un nuevo proveedor de internet. En 2014 el Gobierno sancionó la Ley 27.078 “Argentina Digital, Tecnologías de la Información y las Comunicaciones” y el artículo 1 de la norma sostuvo: “Declárase de interés público el desarrollo de las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones, las Telecomunicaciones, y sus recursos asociados, estableciendo y garantizando la completa neutralidad de las redes”. 

El gobierno de Cambiemos está desandando la legislación anterior y adolece de una política soberana en la materia, permitiendo que los grupos norteamericanos que organizan los flujos de datos de internet nos impongan su proyecto político, económico y cultural neocolonial.

 

Internet y la disputa geopolítica mundial

El enfrentamiento entre los Estados adquiere una dinámica comercial, política, militar y también comunicacional. En este marco, no es casualidad que los países con vocación nacionalista estén construyendo sus propios cables de fibra óptica, sus proveedores de internet o de contenidos y que fabriquen aplicativos y plataformas.

El manejo norteamericano de Internet le otorga a sus empresas un lugar privilegiado en el mercado. Por un lado, canalizan los fondos de la publicidad y nos cobran los servicios y aplicativos propios de la red. Además, con la información que reúnen construyen consumidores y los llevan a adquirir los productos de las mismas corporaciones. De no modificarse la tendencia, el sistema actual de internet puede debilitar la industria nacional sudamericana.

Si la región no consolida una política soberana en la materia, se pone en serio riesgo la identidad nacional. Asimismo, el manejo político de internet que realizan las corporaciones y el gobierno de los Estados Unidos, están cercenando el sistema democrático. De no revertirse esta situación, los argentinos vamos a tener que redactar un nuevo artículo 22 de la Constitución nacional, uno que diga que “El pueblo no delibera ni gobierna, sino por medio de Internet y la TV y de los representantes y autoridades creadas por esas corporaciones”.

 

Referencias:

¹ Telxius (de Telefónica) y Level 3 son propietarias de la mayoría de cables submarinos que proveen servicio de Internet en Argentina. Además, esas empresas controlan el 72% del mercado mundial junto con Telecom, entre otras.

² Es de público conocimiento que los servicios de inteligencia de Estados Unidos espiaron las comunicaciones de la alemana Ángela Merkel y de la ex presidenta del Brasil Dilma Rousseff.   

Link original de la nota:

https://revistazoom.com.ar/internet-y-soberania-la-amenaza-subterranea/

 

Compartimos la siguiente nota donde se expresan fragmentos de la disertación realizada por el politólogo rosarino Marcelo Gullo en la Universidad de Sevilla. La misma se caracteriza por realizar un revisionismo profundo del conflicto geopolítico de fondo que encubre la famosa “Leyenda Negra”. Dicho análisis ayuda a comprender como la historia se desvirtúa en ciertos aspectos en pos de las clases sociales dominantes que logran imponerse.

A mitad de la Conferencia Magistral que con motivo del 12 de Octubre estaba dictando Marcelo Gullo en la Facultad de Derecho de la Universidad de Sevilla, algunos alumnos y asistentes abandonaron el Aula Magna en señal de protesta. Irónicamente, fue la defensa de la hispanidad lo que provocó la indignación de una parte del auditorio –y efusivos aplausos en el resto– porque España no ha sido inmune al contagio de lo políticamente correcto y su proyección al pasado.

Gullo, politólogo rosarino y autor de varios ensayos sobre las relaciones internacionales y los procesos de construcción de las naciones, dedicó justamente su intervención a atacar la llamada «leyenda negra» de la Conquista de América y a señalar que los españoles son los principales responsables de su difusión «por permanecer pasivos ante semejante falsificación de la historia».

Algunos estudiantes y profesores «de izquierdas» –en plural, como se dice en España-, que permanecieron en el lugar, intentaron interrumpir sin éxito el discurso señalando que el discurso del conferencista era «intolerable». Lo irónico es que el 12 de Octubre se conmemora en España el Día de la Hispanidad.

Y también, que, como lo recordó el propio Gullo al inicio de su intervención, la Conferencia estaba teniendo lugar en Sevilla, que fue «informalmente la capital de Hispanoamérica aunque ella hoy lo ignore».

Marcelo Gullo fue invitado por la Facultad de Derecho de la Universidad de Sevilla para dictar una Conferencia Magistral sobre el tema: «Argentina-España: una relectio de sus relaciones internacionales en el mundo actual». La conferencia fue seguida de un coloquio con la intervención del licenciado en Derecho Aquilino Duque Gimeno, premio nacional de Literatura, y de Diego Palomino Flórez, juez y doctorando en Derecho de la Universidad de Sevilla.

«La “Leyenda negra» de la conquista española de América –dijo Gullo– constituyó el principal ingrediente del imperialismo cultural anglosajón para derrotar a España y dominar Hispanoamérica».

Citó al historiador argentino Jorge Abelardo Ramos, para quien el 12 de octubre «es el día del nacimiento de América Latina y esto, es un hecho irreversible independientemente de que esa fecha sea nominada (como) “descubrimiento de América, o Doble Descubrimiento o Encuentro de dos Mundos, o genocidio, según los gustos, y sobre todo según los intereses, no siempre claros…»  

La invitación a la Conferencia Magistral de Marcelo Gullo

No hay duda de que la conquista española dio lugar a un mestizaje étnico y cultural que fue la base constitutiva de las naciones hispanoamericanas lo que debería bastar para que estos países rechacen la leyenda negra pero sabemos bien que no es el caso, ya que no le faltan voceros a esas teorías a pesar de que socavan los cimientos mismos de sus países.

En su conferencia, Gullo denunció el olvido mutuo entre nuestro continente y la antigua metrópoli: «Pasivamente subordinada, ideológica y culturalmente, a través de la falsificación de la historia de la conquista, Hispanoamérica olvidó a su progenitora pero, más grave aún, España también pasivamente subordinada, ideológica y culturalmente, por la historia que construyeron sus enemigos, olvido su “maternidad metafísica».

La Leyenda Negra de la conquista de América ha sido ya «pulverizada por la crítica histórica seria», advirtió Gullo, como lo reconoce por ejemplo Mario Vargas Llosa, «de quien nadie podría sospechar simpatías franquistas o abrigo de viejos sueños imperiales trasnochados».

El escritor hispanoperuano también reconoce que esa Leyenda Negra está «todavía muy viva porque los propios españoles no han querido ni sabido contradecirla».

«La leyenda contra España erigida por los anglosajones, debe ser desarmada por los hispanoamericanos, más que por los españoles…España tendrá que reconquistarse a sí misma desde América», agregó Gullo, citando al pensador argentino Juan José Hernández Arregui. Y en cierta forma lo que quiso hacer con esta Conferencia.

No podía faltar en ella la referencia a Elvira Roca Barea, la autora de Imperiofobia y leyenda negra, la ensayista española que más ha aportado a la crítica de esta impostura y que recuerda que «la leyenda negra antiespañola fue una operación de propaganda montada y alimentada a lo largo del tiempo por el protestantismo contra el imperio español y la religión católica para afirmar su propio nacionalismo, satanizando a los españoles hasta extremos pavorosos y privándolos incluso de humanidad.»

«Contribuyó a la extensión y duración de la leyenda negra –afirma Vargas Llosa–  la indiferencia con que el imperio español, primero, y, luego sus intelectuales, escritores y artistas, en vez de defenderse, en muchos casos hicieron suya la leyenda negra, avalando sus excesos y fabricaciones como parte de una feroz autocrítica que hacía de España un país intolerante, machista, lascivo y reñido con el espíritu científico y la libertad.»

En el siglo XV, Holanda e Inglaterra, enfrentadas a muerte con España, deciden usar como instrumento de propaganda antiespañola el libro del sacerdote español Bartolomé de las Casas Brevísima relación de la destrucción de las Indias, recordó Gullo. Entre 1579 y 1648 se imprimieron, en Holanda 33 ediciones de ese libro.

«En definitiva –dijo Gullo– la «Leyenda negra» a través de la cual se produjo  la subordinación cultural pasiva de España, que dura hasta nuestros días, fue la obra más genial del marketing político británico».

El politólogo argentino le recordó a su audiencia española que los americanos se alzaron contra los Borbones antes que contra España, aludiendo al hecho de que las Reformas Borbónicas, a fines del siglo XVIII, con su pretensión de instaurar un control más férreo y una mayor exacción de los recursos de las colonias, fueron uno de los detonantes de los movimientos independentistas.

Las Reformas Borbónicas acentuaron el descontento de los criollos y favorecieron los movimientos independentistas

«Por hacer suya la Leyenda Negra, España olvidó que ningún hispanoamericano, moreno, indio, o criollo es extranjero en tierras de Isabel y de Fernando. Es por ello que, la Madre Patria creyendo estar libre, está subordinada, subordinada a esa Leyenda Negra, primer eslabón de su subordinación pasiva», concluyó Gullo.

 

Link original de la nota:

https://www.infobae.com/sociedad/2018/10/15/12-de-octubre-polemica-en-sevilla-por-la-conferencia-de-un-profesor-argentino/?outputType=amp-type

Palos, balas de goma y detenciones en Trelew

Publicado en País Domingo, 14 Octubre 2018 23:03

Muchas mujeres que en este momento se encuentra en el «Encuentro Nacional de Mujeres» que se realizó en Trelew, han sufrido represión por parte de las fuerzas de seguridad. Ha llegado información  a Revista Universitaria de que hay compañeras de la Provincia de Mendoza que fueron detenidas, no hay precisiones respecto al número, creen que han sido entre cinco y ocho las detenidas, a las cuales no se les ha permitido contar con la presencia de sus abogadas defensoras, sino que sólo se ha permitido el ingreso al palacio judicial a las defensoras oficiales. (RU)

______________________________________________________________________________________________________________________________________

La policía provincial desplegó sus fuerzas para reprimir a las participantes del Encuentro en plena desconcentración de la marcha. También golpeó y detuvo a personas que se encontraban en las inmediaciones de la Iglesia de la Plaza Independencia en el centro de la Trelew.

Varias mujeres fueron heridas y al menos cuatro de ellas detenidas al finalizar la marcha de la segunda jornada del Encuentro Nacional de Mujeres, en la ciudad de Trelew. Desde ayer el evento estuvo marcado por las agresiones de grupos conservadores y religiosos (que se tradujeron apedreadas, amenazas y golpes contra algunas de las asistentes).

Según informaron desde la Comisión Organizadora del Encuentro, al momento se conocen los nombres de cuatro detenidas –Luciana Navarro, Ornella Mastronardi, Laura Roca y Martina Discastelli, que se encontraban alojadas en la alcaidía. Pero hay más detenidas, por lo menos dos mujeres de origen chileno, cuyos nombres por el momento se desconocen. También hay participantes hospitalizadas.

 “La Comisión Organizadora se encuentra trabajando junto al grupo de abogadas para liberar a las compañeras que fueron reprimidas y detenidas”, informaron desde la Comisión Organizadora del Encuentro. También pidieron a las mujeres que se encuentren en el centro de la ciudad que desalojen la zona y se dirijan a sus alojamientos o a lugares resguardados para evitar la cacería policial.

Fuente: «Página 12″.

TALLER SOBRE DERECHOS LABORALES, EMPLEO Y GÉNERO

Publicado en Universidad Domingo, 14 Octubre 2018 20:07

Compañeras y compañeros de Trabajo Social, desde la Coordinación de la Carrera los queremos invitar a participar del Taller: «Derechos laborales, empleo y género» que será dictado los días Miércoles a las 19 HS por la Mgter. Flavia Manoni y contará con entrega de certificados.

Compartimos la nota de Ámbito Financiero sobre el 33° Encuentro Nacional de Mujeres en donde se realizarán distintos talleres sobre mujer y educación, mujer y salud, mujeres poder y política y demás talleres referidos a los ámbitos donde se ve involucrada la mujer. Alrededor de 50 mil personas participan del Encuentro que se está llevando a cabo en la ciudad de Trelew.(RU)

¿QUÉ HA HECHO MAYORÍA ESTUDIANTIL EN LA CONDUCCIÓN DEL CECPyS?

Desde Revista Universitaria entrevistamos al Secretario General del CECPyS, Lisandro Vergara, sobre la conducción del frente Mayoría Estudiantil en cinco años a cargo del Centro de Estudiantes de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales.

VIDEONOTASREVISTA UNIVERSITARIA

https://youtu.be/JlYp-e5CEqs (link del vídeo)

 

 

El multimillonario pago del gobierno a las empresas de gas con fondos del Estado, no es más que la continuación de su política que favorece a las empresas energéticas en perjuicio de los argentinos. A continuación compartimos una nota sobre el tema publicada en RIN, antes del estallido de la devaluación y el acuerdo con el FMI. Luego de todo lo que pasó y las últimas maniobras del macrismo, no cabe la menor duda que la estrecha relación del gobierno y las energéticas se profundizará. (RIN)

Nombres como EDENOR o ECOGAS son reconocidos por muchos argentinos a la hora de putear cada dos meses. Ahora bien, es tiempo de conocer a aquellos que están detrás del robo a los argentinos.

Podemos comenzar con el amigo personal de Macri, Nicolás Caputo. Su familia posee el 23% de la Sociedad Argentina de Energía S.A. (SADESA), la segunda generadora de energía eléctrica más importante del país. La misma posee participación en distribución eléctrica y gasífera. Concretamente tiene acciones en Central Puerto, Hidroeléctrica Piedra del Águila, Central Térmica Mendoza y Central Térmica La Plata Cogeneración. Participa en Edesur y controla ECOGAS, la principal accionista de Gas Cuyana y de Gas del Centro.

Otros de los accionistas de SADESA son Carlos Miguens Bemberg (ex dueño de Cervecería Quilmes), Eduardo Escasany (el principal accionista del Banco Galicia), los hermanos Ruete Aguirre (dueños de  las distribuidoras de electricidad Edesal-San Luis, Edelar-La Rioja y Edesa-Salta) y Guillermo Reca (otro amigo de Macri).

En la mayor empresa eléctrica del país, Pampa Energía, encontramos a Luis Caputo, ex Ministro de Finanzas y presidente del BCRA. Este Caputo, más famoso y mentiroso, antes de llegar al gobierno dividía su tiempo entre ser el gerente de Pampa Energía y esconder su fortuna en las Islas Caimán. Para más detalle, en Pampa Energía participa el inglés John Lewis. El mismo que invitó a Obama y Macri a su casa en la Patagonia. Lewis hizo una fortuna especulando por el valor de la libra esterlina junto a George Soros. Ya vemos donde aprendió Caputo a robar dinero a costa de fondos públicos.

Pasemos ahora al dueño de Pampa Energía, Marcelo Midlin. El mismo es también dueño de EDENOR, Transener (la mayor transportadora eléctrica) y TGS (la segunda mayor transportadora de gas) y SACDE (Sociedad Argentina de Construcción y Desarrollo Estratégico). Esta última originalmente se llamaba IECSA, era  la tercera constructora más grande del país, y se la compró al primo de Macri, Angelo Calcaterra. Como detalle, SACDE maneja junto a Oderbretch el soterramiento del ferrocarril Sarmiento en Buenos Aires.

Volviendo a Pampa Energía, sin tener en cuenta los costos operativos y el ocasional soborno, en 2017 ganó $2.845 millones en generación de energía, $ 2.098 millones en distribución de energía y sumó $2.614 millones en la venta de petróleo y gas. Al terminar el 2017, Pampa Energía obtuvo $ 5.670 millones de ganancia pura. La misma empresa es parte de Transener, la cual multiplicó el valor de sus acciones por cuatro sólo un año.

En mayo de 2017, con Caputo en el Ministerio de Finanzas y Basavilbaso en la Comisión Nacional de Valores, habían aprobado la venta de las acciones que tenía la Anses en Petrobras Argentina por 156 millones de dólares. Se vendió a Pampa Energía.

La venta fue a un precio tan bajo que los funcionarios Caputo y Basavilbaso fueron imputados judicialmente junto funcionarios del Fondo de Garantía de Seguridad. La venta de acciones podría implicar un perjuicio por más de 76 millones de dólares y 19 mil millones de pesos a en las arcas del Estado. El día de hoy la Justicia Federal autorizó la fusión de Pampa Energía y Petrobras por 1.300 millones de dólares.

Entre las cinco empresas que más vieron crecer sus acciones en el país, cuatro son empresas energéticas y de estas, tres están relacionadas al trío Nicolás Caputo-Marcelo Midlin-Luis Caputo, todos cercanos a Macri. 

Después de todo esto queda claro que los ganadores del tarifazo son un grupo muy selecto de socios y amigos del presidente, los cuales comparten el botín con el financista ocasional. Sólo a los que manejan el gas, les estamos pagando una fiesta de $21.000 millones en un año.

Brasil: ¡Vista a la derecha!

Publicado en Opinión Sábado, 13 Octubre 2018 22:38
 
Aunque el balotaje dirá la última palabra, la gran votación que logró el líder ultraderechista Jair Bolsonaro obliga a renunciar al pensamiento mecánico y a deliberar con realismo en torno a la política y a la geopolítica.

Será muy difícil que las fuerzas de corte progresista puedan invertir el resultado de la primera vuelta de las elecciones brasileñas. Si lo son, seremos los primeros en felicitarnos. Pero los porcentajes son abrumadores. Jair Bolsonaro, el exmilitar y derechista radical surgido como un meteoro en el firmamento político brasileño con un discurso autoritario, securitario, racista, homofóbico y pasablemente misógino, ha sorprendido a las fuerzas de izquierda. Obtuvo el 46 por ciento de los votos contra el 29 por ciento de Fernando Haddad, el candidato del PT ungido por Lula desde la cárcel. Se esperaba la victoria de Bolsonaro, pero con una proporción de sufragios mucho menor. Después de todo Lula era el favorito indiscutible en las encuestas antes de que, por una maniobra de birlibirloque judicial, el régimen lo mandara a prisión.

No hay duda de que la victoria del jefe del PSL (Partido Social Liberal) es un golpe a las ilusiones de la opinión ilustrada en el sentido de que la alquimia electoral, si es jugada libremente, favorece siempre a los partidos que se definen como antisistema o que al menos dan a entender que sí lo son. El  triunfo (provisorio hasta el balotaje) de Bolsonaro ha dado al traste con esta convicción ingenua, viniendo a confirmar lo que la victoria de Mauricio Macri en Argentina, tres años atrás, había ya demostrado: que ante un bando progresista tendiente a perderse en rencillas particulares o en batallas marginales (como la igualdad de género, el matrimonio igualitario, el aborto, etc.), rebosante de retórica y falto de un programa de cambio en profundidad que proclame y batalle por las reformas esenciales, la intoxicación mediática instilada por los oligopolios de la comunicación y el respaldo económico del capital concentrado son capaces de volcar la balanza del lado de las fuerzas regresivas, antinacionales y antipopulares.

Pero en Brasil se está dando, según algunos informes y algunas contundentes evidencias, un fenómeno aún más serio. Según consigna Marcelo Falak en Ámbito Financiero[i], detrás del ascenso de Bolsonaro está la estrategia de las fuerzas armadas para construir un presidente propio, que debería imponer un programa político ultraconservador y un programa económico ultraliberal, con la misión de dar acceso a los militares a la vida política y de erradicar a la izquierda, al menos a la izquierda “alegre”, que actuaría, según un alto jefe al que entrevistó Falak, como una fuerza que se ocupa sobre todo de imponer un discurso excesivo en torno a lo “políticamente correcto”, intentando imponer en el congreso el matrimonio homosexual y “las cuestiones de género”. Según este militar, Bolsonaro se abrió al diálogo con sus colegas, aceptó sus sugerencias y cambió  muchas de sus posturas. Como pasar del nacionalismo económico al liberalismo. En otro orden de cosas admitió ordenar su vida personal: “Se casó con su tercera mujer, tuvo una hija e hizo dos años de psicoanálisis”. 

¿Puede ser todo esto una opinión caprichosa? Viniendo de un oficial de alta graduación y recordando las afirmaciones del jefe del ejército, el general Villas Boas, contra Lula y la amenaza que profirió acerca de un golpe militar si este volvía a ser presidente, uno tendería más bien a otorgar peso a lo dicho en ese reportaje. Más allá de cualquier otra consideración, el señalamiento del paso del nacionalismo económico al liberalismo tiene que llamar la atención, así como la referencia respetuosa pero llena de conmiseración que en otro paso del mismo reportaje el militar  en cuestión se refirió al ejército argentino. ¿Se trata sólo de un saludo al pasar o de la insinuación a la constitución de una nueva “internacional militar” en el Cono Sur? La geopolítica tiene razones que la política no entiende, y entrevistas como la citada no se conceden por casualidad.

La madeja de problemas y contradicciones que podría subyacer a un proyecto de esa naturaleza, si es que existe, es muy grande y por supuesto escapa a nuestro entendimiento. Pero de cualquier manera hay un interrogante central que cabe plantearse: sea que el proyecto se ciñese a Brasil o abarcase una región más amplia, de contornos indefinidos, ¿sería viable con una concepción ultraliberal en economía y el consentimiento que le iría anejo respecto la cesión o coparticipación de los recursos naturales a unas potencias extranjeras? A Brasil le caben dos papeles en Suramérica: liderar la región con miras a integrarla como una entidad relativamente homogénea y autónoma que esté en capacidad si no de competir sí de hacerse valer en el mundo multipolar que viene asomando; o convertirse en el procónsul de Estados Unidos en el subcontinente. Capitanear el área o fungir a modo de subimperialismo, en una palabra.

Todo esto no está en un remoto futuro. Al paso en que se mueven las cosas, la redefinición del estatus de nuestros países está en plena marcha. Es por esto que todos los estremecimientos de los espíritus sensibles ante la “monstruosidad” del candidato de PSL, las comparaciones tiradas de los pelos con Adolfo Hitler y el temor que infunde respecto a un retroceso en los derechos civiles ya muy malparados de que disponemos, están bastante fuera de lugar o deben encuadrarse  dentro de un debate mayor que tome en cuenta los problemas centrales que nos aquejan: la persistencia de un estamento oligárquico que convive con el imperialismo, el saqueo de los recursos naturales, la desindustrialización, la falta de rumbo de la política exterior, la pobreza, la inseguridad y la violencia que son su secuela; la destrucción de la escuela pública y la abolición de la cultura.

Sólo si se tienen en cuenta estos factores se hará posible evaluar a fenómenos como los del “resistible ascenso del excapitán” y saber cómo dotar a las políticas progresivas de ruptura, de los elementos que le eviten derrotas como la que acaba de sufrir en Brasil o las que ha padecido en los últimos años en Argentina.

—————————————————————————————————————————–

 

[i] “Bolsonaro, un líder construido en pos de un nuevo proyecto de poder militar”, de Marcelo Falak, Ámbito Financiero del domingo 7 de octubre 2018. Falak no da el nombre del oficial al que entrevista, pero lo sindica como ubicado en los más altos rangos de la jerarquía castrense.