Lisandro Vergara — 5to año Ciencia Política y Administración Pública

De lectura obligatoria para quién quiera comprender la dominación que ha sufrido históricamente la mujer, “Calibán y la Bruja” utiliza categorías provenientes del marxismo para analizar la naturaleza de la opresión patriarcal que subyuga a la mujer bajo el capitalismo, desde su surgimiento hasta su consolidación.

Advertencia preliminar

Para evitar erradas  o malintencionadas interpretaciones adelantamos que no omitimos juicio de valor respecto al comportamiento electoral de nadie. No opinamos que votar a tal o a cual esté “bien” o “mal”, simplemente observamos los hechos y a la luz de la política intentamos sacar algunas conclusiones.

Desde hace ya más de un mes, todos los jueves a las 18:00 hs se da una situación un tanto particular en el Centro de Estudiantes de la Facultad de Ciencias Políticas. Un conjunto de estudiantes universitarios, docentes y graduados se reúnen a discutir y polemizar sobre el pasado y presente de los argentinos. Algunos, un poco más audaces, se han aventurado a adivinar un porvenir.

Lo que sucede es que se viene dictando de forma ininterrumpida la Catedra Libre: Pensamiento Político: Argentina en Latinoamérica a cargo del Prof. Mauro Aguirre en conjunto con otros/as docentes de la facultad. La pluralidad de ideas está garantizado ya que los profesores no pertenecen todos a una misma corriente ideologica. Mas de 100 personas asisten a las clases. Son muy pocas las cátedras libres en la UNCuyo que tienen tanto público.

Lejos de ser un curso de historia, en la Cátedra se ha retomado el pasado histórico — político de los latinoamericanos desde Mariano Moreno y su Plan de Operaciones, pasando por las leyes aduaneras de Artigas y Rosas, hasta la federalización de Buenos Aires y la constitución del Estado moderno argentino; pero siempre en vinculación con el presente político que nos toca vivir. Con estas explicaciones, sencillo les ha resultado a los estudiantes trazar la línea Rivadavia-Mitre-Macri para comprender mejor como es la opresión que sufre nuestro pueblo hoy en día. Recién la cátedra se ha adentrado en el siglo XX con el surgimiento del yirigoyenismo y falta todavía mucho por recorrer.

Sin duda lo interesante del contenido y el ir y venir en el tiempo son algunos de los rasgos que se han puesto de manifiesto en las clases.

Pero ¿Qué es lo que distingue a la catedra?

Es el desarrollo de un “pensamiento situado”, vale decir un pensamiento que haga un análisis de situación, que considere cual es la naturaleza del conflicto actual (y como este se vincula al conflicto en términos históricos), que identifique cuales son las clases sociales en pugna y que intereses defiende cada una, que interprete la correlación de fuerzas a nivel internacional, que utilice categorías políticas apropiadas a la realidad de los latinoamericanos y que contemple las características comunes que tenemos los hijos e hijas de esta Nación Latinoamericana, en síntesis, que interprete a la Argentina desde Latinoamérica.

Cuando hablamos de pensamiento situado no lo hacemos en términos geográficos (aunque la geografía, o mejor dicho la geopolítica, tenga gran influencia en el pensamiento situado) sino en términos políticos. Al decir de Alejandro Auat: «El pensamiento no es situado porque se refiera a un “objeto” particular situado en el tiempo y en el espacio, la ciudad de Paraná o la selva Misionera, sino porque el sujeto que piensa está situado.» Un pensamiento situado en el conflicto cultural, social, económico y político en base a una posición nacional-popular y democrática es lo que llama la atención, es que en la catedra universitaria oficial nadie lo utiliza, más bien todo lo contrario.

Es en este sentido que desde el Centro de Estudiantes hemos colaborado con la organización de esta cátedra y su promoción, ya que entendemos que es fundamental que el gremio estudiantil promueva el debate y la discusión política; y que está dotado de un contenido que lo convierta en una trinchera de ideas (al decir de José Martí)  puesta al servicio de los intereses nacionales.

Notas

Los profesores Mauro Aguirre, Manuel Cuervo, Alberto Molina, Lucía Fernández, Enzo Completa y Daniel Peña provienen de distintas corrientes ideológicas.

http://rinacional.com.ar/sitio/pensamiento-situado-hacia-una-filosofia-politica-situada/

 

Pasadas las históricas jornadas en donde miles de estudiantes se plegaron a la lucha docente, se tomaron rectorados y facultades a lo largo y ancho del país y multitudinarias marchas telúricas conmovieron las calles y plazas se hace necesario parar la pelota y pensar un segundo. ¿Qué pasó hasta el momento? ¿Cuáles fueron los aciertos y cuáles los errores? ¿Cómo seguir?

Quizás lo más interesante fue la dimensión que alcanzó el conflicto y cómo fue creciendo, semejante a una bola de nieve, en convocatoria y en toma de conciencia. Lo que empezó como un reclamo gremial paritario docente rápidamente sumó la cuestión del ajuste presupuestario y el recorte sobre las universidades nacionales. Pronto millones comprendimos que lo que está en tela de juicio en la Argentina excede al sistema universitario, pues se trata de una profunda crisis en la Educación Pública y Gratuita producto de la política antinacional y antipopular aplicada por la Alianza Cambiemos desde el 10 de diciembre del 2015. Esto trocó en un rechazo tajante a la dictadura mediático-financiera macrista y entonces sucedió el milagro: Grandes sectores del movimiento estudiantil y del movimiento obrero organizado (los dos sectores más dinámicos de la sociedad) confluyeron en la calle y demostraron que para defender la educación pública y gratuita hay que enfrentar al gobierno de Macri.

Sin embargo, una vez resuelta la paritaria docente universitaria y levantado el paro (la mayoría de las federaciones docentes entendían que no era conveniente seguir con la medida de fuerza sin aceptar el aumento salarial que aunque escueto es mejor que nada), parecemos asistir a un período de relativa calma en donde es más necesario que nunca aprovechar los cursos llenos de estudiantes, rescatar el debate político y poner sobre la mesa la discusión sobre el presupuesto 2019 que está dictado lisa y llanamente por el FMI y en donde se prevé otro ajuste que afectará al sistema educativo.

Pero también es justo reconocer que la lucha estudiantil pasó por diferentes vaivenes. Las asambleas de centros de estudiantes conducidas por sus gremios demostraron ser un gran éxito en cuanto a convocatoria y nivel de discusión. De hecho de las asambleas de Ciencias Políticas, Filosofía y Artes y Diseño salieron las mociones que hicieron posible la Asamblea General Universitaria (conducida por los tres centros de estudiantes previamente mencionados pero con la participación de otras facultades) en donde se decidió unánimemente la toma del Rectorado, hecho que desencadenó la lucha en la Provincia y que fue la antesala de las grandes marchas de las semanas siguientes. Sin embargo, ese impulso inicial conducido por los gremios estudiantiles devino en una serie indeterminada de “asambleas interfacultades” promovidas fundamentalmente por agrupaciones de ultraizquierda (PTS, COR, etc) en donde se hacía un culto al falso “independientismo revolucionario” que repudiaba toda acción política gremial-estudiantil. Cuando la ultraizquierda no puede conducir, simplemente se dedica a tratar de “burócrata” a toda dirigencia para poder desprestigiarla y ganar adhesiones. En estas asambleas interfacultades, que no tienen autoridades democráticamente electas ni estatuto ni legitimidad, se desvió el eje de la discusión a si debía estar o no la estatuilla de la virgen en el predio universitario o se promovió cortes del ingreso a la UNCuyo sin participación real que afectaron a la mayoría de la comunidad universitaria que paradójicamente está de acuerdo con el reclamo justo de defender a la educación del ataque macrista. El tono de intolerancia política que tiñó esas asambleas, en donde se bastardeaba a todo aquel que opinara diferente, terminó por decretar la disolución de las mismas. Algo similar ocurrió en la Facultad de Psicología de la UBA en donde grupos minoritarios se atribuyeron la legitimidad de todo el estudiantado tomando el edificio durante dos semanas poniendo en peligro la asistencia para todo el semestre del resto de los estudiantes1. . O como sucede en Córdoba que un grupo de 50 militantes de izquierda (?) tiene tomado el rectorado hace casi un mes2.

En síntesis, es necesario retomar el debate político a través de los órganos democráticos gremiales por excelencia del estudiantado que son sus Centros de Estudiantes. Esperamos poder contribuir con eso retomando la discusión del Turno Noche de cursado, el Boleto Educativo Gratuito y la Elección Directa de autoridades universitarias sin ponderación. Mientras los estudiantes a través de sus gremios han sabido conquistar sus derechos (Fotocopiadora de los Estudiantes en Políticas, Filosofía y Artes; o Medio Boleto Estudiantil) algunos “iluminados” que creen ser “la vanguardia revolucionaria” tristemente se han dedicado organizar derrotas desprestigiando al resto del movimiento estudiantil.

 

 Referencias:

1https://www.infobae.com/educacion/2018/09/14/los-estudiantes-de-psicologia-de-la-uba-perderan-el-cuatrimestre-si-no-se-levanta-la-toma/

 

1https://www.infobae.com/educacion/2018/09/22/tras-casi-un-mes-de-ocupacion-grupos-de-ultraizquierda-decidieron-continuar-con-la-toma-de-la-universidad-nacional-de-cordoba/

 
Ante la agudización del conflicto salarial docente y del presupuesto universitario (recorte y subejecución) que pone en peligro al sistema público y gratuito de educación en todo el país, desde el movimiento estudiantil debemos ampliar las formas de protesta y hacer visible la gravísima situación que atraviesa la educación en la Argentina, junto a todos los miembros de la comunidad universitaria.
 
En este sentido, desde la Agrupación Universitaria Nacional, proponemos la realización de jornadas de protesta en todas las facultades del Campus Central de la Universidad Nacional de Cuyo para que mediante la realización de charlas, talleres, debates y clases públicas con profesores y graduados propagandicemos el conflicto para que cada vez más compañeros y compañeras se sumen a defender la educación. No podemos ser ajenos a las pretensiones de ciertas agrupaciones que, por intereses partidarios, pretenden licuar el conflicto desviando el foco de atención del enfrentamiento de las Universidades con el gobierno nacional.
 
Quien decide sobre el presupuesto y sobre la paritaria docente es el gobierno nacional encabezado por Mauricio Macri. En la Universidad Nacional de Cuyo cuenta con un aliado incondicional: el rector Daniel Pizzi, quien solicitó hace pocos días la conciliación obligatoria para que los docentes frenen el paro y vuelvan a las aulas. Es allí dónde deben centrarse las medidas de fuerza. Todo lo que sirva para sectarizar la lucha y reducirla a algunos pocos, debe ser rechazado. Todo lo que sirva para ampliar, sumar, multiplicar, es el camino. Frente a aquellos que buscan que la universidad no patalee frente al avasallamiento macrista, los mendocinos y mendocinas nos ponemos de pie y enfrentamos el ajuste.

 

 
 
 

 

 

El debate sobre la legalización de la marihuana siempre ha despertado controversias hacia el interior de la sociedad argentina. Frente al creciente aumento del consumo de drogas en el país1, y ante los reiterados fracasos de las políticas de penalización y “combate al narcotráfico”, se hace necesario observar el caso uruguayo que mediante la legalización de la marihuana sumada a un fuerte control estatal, parece estar teniendo buenos resultados en materia de salud pública.

Promovida por el ex presidente Pepe Mujica, la legalización de la marihuana se viene aplicando en Uruguay desde el 2013. Los consumidores están registrados y pueden acceder a una dosis semanal de 10 gramos en las farmacias habilitadas para la venta. Las últimas solo pueden comercializar el producto envasado y entregado por el Estado que ha llegado a tener sus propias plantaciones (de excelentísima calidad) custodiadas por el ejército. También se permite el autocultivo doméstico, siempre y cuando no supere los 480 gramos anuales y esté registrado. De esta manera se les ha quitado un gran negocio a los narcotraficantes y le ha permitido al Estado tener un certero registro de quiénes consumen. Además se creó un organismo especializado que fiscaliza y estandariza el producto.2

Esto no sustituye las incautaciones que la policía sigue haciendo para desbaratar el mercado negro manejado por el narco.

Lejos de considerarlo como la consagración de un derecho individual, el gobierno de Mujica lo abordó como un tema de salud pública y de intervención del Estado frente a problemáticas que existen, nos gusten o no.  El razonamiento es simple: el consumo de marihuana es real, en vez de prohibirlo y penalizarlo el Estado lo regula y controla.  Obviamente esto debe ir acompañado de una fuerte campaña de prevención no sólo en el consumo de drogas, sino también de alcohol y tabaco, por las consecuencias individuales y sociales del su consumo desmedido.

Algo similar ha planteado Andrés Manuel López Obrador (AMLO), flamante presidente de México, al abrir el debate en el marco de su plan de pacificación. En el país azteca el narcotráfico se ha cobrado 200.000 vidas en los últimos 10 años producto de la guerra entre el gobierno y los carteles. AMLO entiende que una posible legalización sumada a su plan de redistribución de la riqueza y aumento del poder adquisitivo del pueblo mexicano puede contribuir a quitarle mercado y mano de obra al mundo narco.3

Lejos ha estado el gobierno de Macri de plantear algo similar. Su política ha divagado entre las ratas que le comen la marihuana incautada a las fuerzas de seguridad de la Pato Bullrich y el uso de las Fuerzas Armadas en seguridad interior en una supuesta lucha contra el narcotráfico que parece más un show duranbarbista para obtener votos, que una verdadera estrategia antidrogas.

Una última consideración política

Bajo ninguna circunstancia puede considerarse el consumo de drogas como algo beneficioso para la población. Los pueblos necesitan estar lúcidos y despiertos para proseguir en su camino hacia la liberación. Aquellos que están narcotizados, anestesiados, adormecidos, están condenados a la dominación. Si la colonización cultural que se realiza por los medios de comunicación, las redes sociales, la cátedra universitaria y las modas hoy bombardea las mentes de nuestros jóvenes; el consumo de drogas directamente las destruye. Los argentinos/as y latinoamericanos/as necesitamos más que nunca de la cabeza de nuestros hombres y mujeres atentas a identificar los artilugios de quienes nos dominan cultural, política y económicamente para resolver los problemas que nos aquejan.

Sin embargo es innegable que la problemática existe, el debate debe darse, y el Estado debe actuar de forma inmediata para regularlo.

 

 

 

 

 

Fuentes

1–      http://www.observatorio.gov.ar/media/k2/attachments/INFORMACINZPARAZCOMUNICACINZPRENSA.pdf

2–      https://elpais.com/internacional/2017/07/19/actualidad/1500452188_658040.html

3–      https://www.nacion.com/el-mundo/politica/lopez-obrador-propone-debate-sobre-legalizacion-de/YN23MFWKWZEHRB6ZPO7ZY7S42I/story/

Luego de la media sanción obtenida en Diputados, el proyecto de IVE (Interrupción Voluntaria del Embarazo) no logró pasar por el Senado. El tema no podrá ser tratado hasta marzo del 2019, sin embargo algunos piensan que es mejor esperar a que cambie la composición del Congreso para así obtener mayoría en las dos cámaras.

Entendiendo que por tratarse de una cuestión de salud pública y que con el rechazo al proyecto IVE no dejarán de practicarse abortos clandestinos que ponen en peligro la vida de mujeres que se ven en la delicada situación de recurrir a esa práctica, es que consideramos urgente que mientras tanto se aplique en todas las provincias el Protocolo de Aborto No Punible o Interrupción Legal del Embarazo (ILE).

Ante las noticias de que en Mendoza se empezará a tratar este tema es que exigimos a las autoridades que den un tratamiento rápido y serio. A la espera de que se sancione la IVE es que creemos necesario que por lo menos se garantice la ILE.

 

Lisandro Vergara — Secretario General CECPyS / María José Made — Subcordinadora de la Carrera de Ciencia Política y Administración Pública

PARA LEER EL PROTOCOLO COMPLETO INGRESE A PROTOCOLO ILEMINISTERIO DE SALUD

Seré curioso – Mario Benedetti

 

En una exacta
foto del diario
señor ministro
del imposible

vi en pleno gozo
y en plena euforia
y en plena risa
su rostro simple

seré curioso
señor ministro
de qué se ríe
de qué se ríe
(…)

aquí en la calle
suceden cosas
que ni siquiera
pueden decirse

los estudiantes
y los obreros
ponen los puntos
sobre las íes

por eso digo
señor ministro
de qué se ríe
de qué se ríe


usté conoce
mejor que nadie
la ley amarga
de estos países

 

ustedes duros
con nuestra gente
por qué con otros
son tan serviles

cómo traicionan
el patrimonio
mientras el gringo
nos cobra el triple (…)

por eso digo
señor ministro
de qué se ríe
de qué se ríe


aquí en la calle
sus guardias matan
y los que mueren
son gente humilde.

 

 

Esta mañana, apenas lo vi llegar al presidente de la FUCuyo, no pude pensar en otra cosa más que en este poema de Benedetti.

En las últimas semanas ha tomado una considerable relevancia un tema de discusión sobre el cual nos interesa dar una opinión política. Para no caer en razonamientos sesgados  ni simplistas creemos necesario realizar algunas consideraciones para encarar con claridad y seriedad el tema. Veamos:

Laicidad del Estado

En primer término, el Estado argentino ya es laico. No es una “teocracia” (gobierno de dios en griego) en donde los gobernantes coinciden con ser los líderes espirituales de la religión mayoritaria. Tal es el caso del Irán islámico tras la revolución del Ayatolá Khomeini o, para ser más claros, el del Estado Vaticano1.

En la Argentina no es necesario comulgar con la religión predominante (el catolicismo) para ejercer cargos públicos, ni siquiera el de presidente de la Nación. Este proceso de secularización y de consolidación del Estado Laico comenzó bajo la presidencia de Julio Argentino Roca a finales del siglo XIX (desde las famosas leyes laicas en donde el Estado le arrebataba a la Iglesia el manejo del registro civil, pasando por la ley de educación 1420, hasta la expulsión de los delegados papales y el manejo del patronato) y culminó con la reforma constitucional de 1994.

Esto puede prestarse a confusión debido a que, a pesar de lo anteriormente dicho, en el artículo 2do de la Constitución Nacional se deja en claro que “el gobierno federal sostiene el culto católico apostólico romano” debido a que indudablemente ha sido la religión mayoritaria de toda la región y que ha estado ligada a la conformación de una identidad común en el pueblo latinoamericano.

Complementa el marco jurídico un conjunto de leyes (21.540, 21.950, 22.162, 22.430, 22.950) que son aplicadas por el Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto de la Nación y que contemplan desde el pago de subsidios a obispos, jubilaciones a sacerdotes, hasta subsidios a parroquias “de frontera” o ubicadas en “zonas desfavorables”2.

Esto bajo ninguna circunstancia puede ser considerado como Estado No Laico. Quien afirma esto, se basa en el desconocimiento o en la mentira.

Sin embargo, con total justicia puede plantearse la posibilidad de que la Iglesia Católica no reciba ningún tipo de subsidio porque esto representa un gasto innecesario para el Estado. En tal caso el problema  ya es un problema presupuestario. Pero ¿De cuánto dinero estamos hablando?

Presupuesto

El principal argumento de quienes luchan por el “Estado Laico” son los miles de millones que todo el pueblo argentino destina para sostener los sueldos de los curas y el despilfarro de la Iglesia. Sin embargo, lo presupuestado para el año 2018 son $130.421.3003. Esto en términos presupuestarios no es gran cosa, de hecho representa el %0,000004 del gasto público4. A la Iglesia apenas le alcanza para pagar sueldos y mantener algunas escuelas y parroquias.

Quizás, en términos económicos y puramente utilitaristas, al Estado le convenga sostener una institución que muchas veces realiza un trabajo social en barrios carenciados o zonas rurales. Conocidos son los trabajos del padre Mujica, Angelelli, “Pocho” Lepratti, el mendocino “Macuca” Llorens que transformó un basural en el barrio San Martin, o la militancia del padre Contreras en favor de los más desprotegidos y humildes.

Quizás alguien pueda argumentar que aunque se destinen dos pesos con cincuenta es injusto sostener el culto de la mayoría, más no de la totalidad. Ese sería un argumento válido. Quizás algún otro pueda plantear que por tratarse justamente del credo de la aplastante mayoría, merezca recibir un pequeño subsidio sin tachar la posibilidad de que otras religiones minoritarias también lo hagan. O que el destino del subsidio se haga sobre el bajo clero y no sobre la alta jerarquía eclesiástica. De cualquier modo eso ya sería otro tipo de discusión y no el falso debate sobre el “Estado Laico”.

Lo que no puede argumentarse, porque simplemente sería falso, es que “con la guita que le damos a los curas podríamos acabar con los problemas que aquejan a nuestro país”. Los números hablan por sí solos.

Consideraciones políticas

Quien esto escribe no es católico, ni de ninguna iglesia, y sólo se acuerda del “Padre Nuestro” en situaciones futbolísiticas de alto riesgo como el partido de la selección nacional el otro día ante Nigeria.

Simplemente estas líneas surgen de la reflexión al ver como se instalan ciertos temas en los medios monopólicos de comunicación y en las presuntamente “inocentes” redes sociales.

Con los números sobre la mesa, nadie puede justipreciarse de “Revolucionario” por disputarle el %0,000004 del gasto público a la Iglesia. Discutamos cómo se reparte el total de la renta en la Argentina, quienes producen esta renta  y quienes se la llevan en pala a través de empresas offshore a paraísos fiscales, cómo está distribuida la propiedad de la tierra incluso, etc.

Si “ser revolucionario” es plantear el “Estado Laico” entonces hemos retrocedido 100 años y Julio Argentino Roca está a la izquierda de la izquierda.

¿Acaso no será otra jugarreta de Jaime Durán Barba, gurú político del macrismo, para desviar el eje de la discusión? ¿Una vez más el árbol tapándonos el bosque? En los 4 minutos que usted ha tardado en leer esta nota el gobierno de Macri ha endeudado al país en 591.666 dólares, es decir (siempre y cuando el dólar sigua a $28), $16.566.666. En tan solo 30 minutos el gabinete offshore macrista nos endeudó en la misma cantidad de dinero que se destina a la Iglesia al cabo de un año. Así de absurdo es.5

El acuerdo con el FMI, destinado a mantener la bicicleta financiera y la transferencia de la renta nacional al exterior,  equivale a 107.692 veces el presupuesto destinado a la Iglesia.6

Lo cierto es que mientras Macri remata el país y condena a millones al hambre y la miseria, nosotros estamos distraídos en este tipo de debates. Quizás sea un poco más importante y revolucionario que empecemos a pensar cómo hacemos para sacar a Mauricio de la Casa Rosada para instalar un gobierno que nos permita alcanzar una sociedad más justa.

 

Fuentes

1https://es.wikipedia.org/wiki/Teocracia#Ejemplos_actuales

2https://www.mrecic.gov.ar/es/direccion-general-de-culto-catolico

3https://www.telam.com.ar/notas/201803/260241-iglesia-catolica-financiamiento-estado-debate.html

4https://www.minhacienda.gob.ar/onp/documentos/presutexto/proy2018/ley/pdf/planillas_anexas/capitulo1/anexa101.pdf . Esta cuenta surge de hacer una “simple regla de tres simples” con el presupuesto total del gasto público y el dinero destinado a subsidiar la iglesia católica.

5http://revuniversitaria.com.ar/index.php/opinion/1762-argentina-es-record-la-deuda-externa-crece-a-razon-de-213-millones-de-dolares-por-dia . La cuenta surge de dividir los 231.000.000 de dólares por 24 que son las horas del día. Así son 8.875.000 dólares por hora que equivalen a 147.919 dólares por minuto. La nota se lee en un promedio de 4 minutos asi que 147.916 x 4 es igual a 591.666 que luego multiplicamos por 28 que es la actual cotización del dólar-peso y nos da $16.5666.666.

6 La cuenta resulta de dividir los 50.000.000.000 dólares del FMI por los 4.642.857 dólares que representa lo destina a la iglesia católica al cabo de un año.

 

Desde la Agrupación Universitaria Nacional venimos planteando la necesidad de implementar el Turno Noche de cursado en la UNCuyo para que todos aquellos que trabajan durante el día, puedan acceder a la educación pública y no sean expulsados de la formaciónsuperior u obligados a pagar una altísima cuota en una universidad privada. Resulta muy injusto condenar a miles de ciudadanos a pagar por “ventanilla doble” su acceso a la educación: con sus impuestos financian la universidad pública y gratuita a la cual no pueden asistir por los horarios de cursado; y además destinan gran parte de su salario al pago de la cuota de las universidades privadas que se han convertido en empresas que lucran con la educación, pero que ofrecen un horario nocturno.Producto de esto, mientras que en el país la matrícula se reparte 80% de estudiantes para las instituciones públicas y 20% para las privadas; en Mendoza lo hace en un 50% y 50%. Vale decir, las universidades privadas de Mendoza existen, engordan su “clientela”, por los déficits de la pública.

El Turno Noche en la Universidad Pública permitiría a miles de compatriotas mejorar profesional y culturalmente, pero por sobre todas las cosas a ascender socialmente debido a la mejora de la calidad de vida futura que implica obtener un título profesional. Con el Turno Noche, la Universidad reforzaría su condición de ser una herramienta de asenso social en nuestro país.

Por esta sencilla razón, es una medida justa.Pero el Turno Noche también es estratégico, porque cambiaría la composición de clase de la universidad permitiendo el ingreso de los trabajadores hasta donde hoy lo hacen en mayoría los hijos de la clase media urbana más acomodada.

Esto cambiaría la correlación de fuerzas en la Universidad y permitiría que las consignas y reclamos históricos del campo nacional tengan mayor arraigo en la Institución que le pone el tono a todo el aparato cultural argentino. De esta forma, confluirían en la Universidad los dos sectores más dinámicos de la sociedad argentina: los trabajadores y los estudiantes, que luego serían una sola y misma cosa. L a historia nos demuestra (Cordobazo y Mendozazo mediante) que cuando estos dos sectores han marchado juntos y a la par, se han realizado grandes transformaciones en tren de una mayor justicia social. La Universidad también puede ser transformada con la acción conjunta de estos dos sectores.

De nada sirve conmemorar el centenario de la Reforma Universitaria de 1918, o la gratuidad universitaria conseguida con el peronismo; si no se aplica el Turno Noche. Son parte de una misma lucha, son diferentes etapas de una misma historia.

Lo cierto es que el planteo del Turno Noche es decisivo porque  PARTE AGUAS. De un lado estamos los que queremos una Universidad nacional en su contenido, realmente popular en su composición y por ende, al servicio del pueblo argentino que la está financiando. Del otro lado están los que en la última Asamblea Universitaria votaron en contra de la incorporación del Turno Noche en el estatuto universitario, vale decir, Pizzi y compañía.

En definitiva, hoy levantar la bandera del Turno Noche es defender la Educación Pública y Gratuita en la Argentina. Es luchar por una Universidad con verdadera composición popular. Al que le quepa el saco, que se lo ponga.