Carla Bullones — Ciencia Politica y Adm. Pública FCPyS

En el centenario de la Reforma Universitaria es importante rescatar su carácter latinoamericano, democrático, nacional y popular. Estos elementos deben servir como clave para comprender a través de los hechos del pasado, nuestro presente y el porvenir.

Con olor a azufre, finalizó la Cumbre de las Américas con sede en Perú. La octava convocatoria a esta cumbre tenía como tema principal la “Gobernabilidad democrática frente a la corrupción”.

Nuevamente la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) informa como las ventas minoristas mantiene su franco retroceso mes a mes. En el último mes las Pymes registraron una caída del 2 por ciento frente a igual mes del año pasado.

A mediados de los años 70 Estados Unidos sufre un abultado déficit en su cuenta corriente. Nixon, presidente de Norteamérica, decide devaluar el dólar, esto supuso un revés para los principales países productores de petróleo, ya que el precio estaba fijado en dólares, disminuyendo así el valor de sus exportaciones, impulsando a los representantes de la OPEP[1] a cuadriplicar el valor del crudo en solo dos meses.

Este acontecimiento es fundamental para explicar el endeudamiento argentino y latinoamericano, porque a partir de la crisis mundial de los años setenta, surgen  los llamados “petrodólares”, fruto del aumento de los precios internacionales del petróleo. Los países productores de petróleo colocaron una gran parte de estos fondos en grandes bancos internacionales que luego fueron colocados  como préstamos en países necesitados de capitales, y sólo los países del Sur podían ser las victimas de esa maniobra.[2]

Para volcar este chorro de préstamos, era necesaria la imposición de planes liberales basados en una serie de supuestos y “recetas” a ser aplicados. El 24 de marzo de 1976 iniciaba la dictadura cívico militar  de Martínez de Hoz y de Videla, iniciando un nuevo modelo económico basado en la concentración, transferencia de la renta nacional de los argentinos y argentinas hacia el exterior y el endeudamiento externo, y para eso  aplicaron políticas tales como: liberación de precios, congelamiento salarial, devaluación, liberalización del régimen de inversión extranjera y del comercio exterior, desocupación, etc.[3]

Aquí debe encuadrarse el interés del sistema financiero internacional del momento, que tuvo sus enormes ganancias gracias a nuestro endeudamiento.

Al disminuir la tasa de interés de Estados Unidos, y promover una tasa de interés alta  en América Latina, se instala en nuestro país la bicicleta financiera, generando un derrumbe en nuestra industria y destruyendo el mercado interno, que habían crecido exponencialmente durante los gobiernos de Juan Domingo Perón, volcando toda la economía a la especulación.

Durante este periodo la deuda externa sufrió un brutal crecimiento pasando de U$S12.000 millones en 1978 a U$S 43.000 millones en 1982, de ese dinero solo  ingresaron a nuestro país 20.411 millones de dólares. La deuda contraída por la dictadura cívico militar se destinó  en un 33% a pago de intereses de deuda y un 44% para sostener la trasferencia de renta nacional al exterior de forma legal e ilegal. [4]

Para llevar esta feroz política de destrucción del Estado peronista y garantizar un modelo rentístico financiero que ponía a la economía al servicio de la especulación y las finanzas  fue necesario el uso por parte del gobierno del aparato represivo del Estado. Destruyendo al movimiento obrero y la  legislaciónlaboral más avanzados de todo el continente, a la clase trabajadora e instalando el miedo y el terror al pueblo argentino. Ese brutal ajuste nos costó 30.000 vidas y una brutal represión.

 



[1] Organización de países exportadores de petróleo (OPEP) compuesto por Arabia Saudita, Abu Dabi, Irán, Irak, Katar y Kuwait.

 

[2] MARIO RAPOPORT, Las políticas económicas de la Argentina. Una breve historia. Buenos Aires, 2010.

[3]MAURO AGUIRRE,  Estallido del modelo económico implosión del sistema político. Mendoza, 2002.

 

[4] CALCAGNO ALFREDO ERIC, CALGAGNO ERIC La nueva deuda externa explicada a todos. Buenos Aires: Catálogos, 2006.

 

El pilar de este gobierno: La deuda

Publicado en Opinión Martes, 20 Marzo 2018 11:09

 

La feroz política de endeudamiento que se está llevando adelante por el gobierno de Mauricio Macri es desconocida por la mayor parte de los argentinos y argentinas que, diariamente escuchamos que el gobierno volvió a tomar deuda.  No percibimos, producto del ocultamiento que hacen los medios monopólicos de comunicación y en gran parte el sistema educativo, que la pérdida del trabajo, del poder adquisitivo, el aumento de la inflación, el recorte del salario a nuestros jubilados, y lo costoso que es llegar a fin de mes están directamente vinculadas a ello.

Resulta importante analizar el porqué del nivel de endeudamiento de este gobierno, que solo ha servido para financiar las operaciones especulativas de distintos grupos económicos, y el funcionamiento de la bicicleta financiera. Macri tiende a garantizar a los grandes monopolios extranjeros y sus aliados locales las divisas necesarias para que toda esa renta que es resultado del sudor y el esfuerzo de todos los argentinos, pueda ser libremente transferida al exterior. Y los argentinos, que paguen a cien años.

Esta posibilidad de convertir la renta generada en nuestro país en moneda extranjera  es un mecanismo habilitado por el Banco Central. La famosa “convertibilidad” que contrariando a quienes dicen que dejo de tener vigencia, hoy en nuestro país todavía se pueden convertir pesos a dólares o viceversa. Este es el principal mecanismo por el cual la suma de los ingresos que se producen en concepto de bienes y servicios en nuestro país se va al exterior.

A este gobierno le interesa mantener el endeudamiento. Lo necesita, no solo para tapar el enorme déficit fiscal provocado por  la falta de recursos que ha dejado de percibir el Estado luego de eliminar las retenciones agrarias e industriales, la baja de retenciones a la soja, entre otras medidas que achicaron la caja del Estado, sino también para  mantener un tipo de cambio estable. Necesario este para sostener la timba financiera, que le permite a las grandes empresas hacer girar la bicicleta y obtener ganancias a partir del diferencial de tasas y especulando con el valor de la divisa extranjera.

Ahora vamos a los números, veamos. Desde que asumió Macri en diciembre de 2015 hasta mediados del 2017, el monto de la deuda supero los u$s 253.989 millones, un 46% del PBI. Es decir que, en un año y medio, el gobierno  aumentó un 20% el monto total que debe pagar el Estado argentino en términos nominales. Hoy ese monto supera el 35% más de endeudamiento que hace dos años, equivalentes a 342.000 millones de dólares. Según El Observatorio Fiscal Federal se estima que la  relación deuda-PIB ya es del 60%.[1] Estos números, sin embargo, no son finales, porque corren ininterrumpidamente los interesesCada segundo  se suman 862 dólares de nueva deuda.[2]

De esta manera, no todos nos beneficiamos con la deuda, son unos pocos los que hacen negocios con estas políticas llevadas a cabo por Mauricio Macri, mientras tanto los dólares se van, y el gobierno tiene que pedir prestados más dólares para seguir pagando los intereses de la deuda. Mientras esto sucede, además necesita dinero para sostener el Estado argentino, y entonces tienen que ajustar y ajustar, pero no ajustan sobre el negocio que realizan los grandes empresarios, sino a los argentinos y argentinas que no pueden llegar a fin de mes, o que se quedaron sin trabajo, o no les alcanza la jubilación para pagar los remedios. Para Macri el “gasto público” se resuelve cagando a los argentinos. MMLPQTP.



[1] https://elpais.com/economia/2018/01/01/actualidad/1514832832_626904.html

[2] https://www.cronista.com/economiapolitica/Balance-la-deuda-en-los-dos-anos-de-gestion-de-Macri-201712010129.html

¿Qué tipo de profesionales necesita el macrismo?

Publicado en Opinión Domingo, 11 Marzo 2018 22:00

El instrumento que forma a los “inteligentes” en nuestro país  (o sea el sistema educativo en general y la Universidad en particular), se encuentra desvinculado de su fin esencial, que es el de la creación de pensamiento genuino y crítico con un sentido nacional; sin embargo a los profesionales que emanan de la Universidad nos  hacen observar nuestra realidad con anteojeras impuestas y no con ojos propios.

Decía un amigo  una vez, la Universidad es como un supermercado; en las góndolas están las carreras que se ofrecen, algunas con ofertas, descuentos, 2×1, y uno entra con un carrito buscando la que más le conviene, o en la que podes ingresar, porque ya sabemos que la ausencia de turno noche y la intensión de promover algunas carreras y otras no en Mendoza, no es casualidad, no nos dan tanta libertad de elegir.

Ese es el sentido que hoy  le dan  a nuestra educación, un sentido mercantil. De mercado educativo, como dirá María Marta Ferreyra, economista del Banco Mundial, que fue invitada estrella en la FIESA por parte de Daniel Pizzi. En este mercado educativo lo único que importa es, tanto para el Banco Mundial,  Mauricio Macri, y en la Universidad Daniel Pizzi, la creación de profesionales altamente calificados pero despojados de la historia de su país, de los problemas de los latinoamericanos, y de las necesidades que tenemos.

No pensemos en nuestra historia, los que la hicieron ya están muertos, no pensemos en que abogados necesita nuestro país, formemos abogados que litiguen contra el Estado, no pensemos en los médicos que curen, creemos médicos que favorezcan a las grandes farmacéuticas, vale decir, creemos profesionales  que se vinculen a  empresas  multinacionales, o que simplemente cumplan las funciones que el macrismo necesita en la Argentina. Ese es el objetivo.

Un ejemplo de ello, fue la Feria Internacional de Educación Superior Argentina (FIESA), en donde uno de los expositores,  Luis Agustín Landa, vicerrector del área de Desarrollo de la Universidad de Monterrey, en México, en una entrevista,  planteó que, “Es imprescindible la relación con las empresas buscando un “ganar-ganar” para las tres partes: el alumno, la empresa y la universidad”.[1]

Podemos ver, a través de esta declaración, que sintetiza quizá el pensamiento del macrismo en la Universidad, como el Banco Mundial hoy necesita de un sistema educativo que le permita actuar con fluidez en la Argentina, pero el Banco Mundial está muy lejos como para sentarse en las aulas o discutir cada uno de los planes de estudio que existen. Esa es la función de sus aliados menores, en este caso de Mauricio Macri, de  Cornejo y  Pizzi.

O acaso que hoy el progresar se convierta en beca no está abocado a fomentar algunas carreras y otras no, no solo el mérito es lo que vale en esta beca, sino también la carrera que uno quiere estudiar. No por ello creemos que no se debe estudiar ingeniería por ejemplo, que es una de las carreras más “beneficiadas” por esa beca, sino porque esos ingenieros, comunicadores sociales, docentes, etc. Hoy son educados para garantizarle de buenos negocios a quienes se dedican a las finanzas, que claro está, poco les importa nuestro país.

Esto nos lleva a pensar que los estudiantes debemos recuperar la política e inyectarla en los órganos de representación a través de la comprensión de los asuntos comunes. Recordemos  a los reformistas del 18“ que lucharon por una universidad con tradición latinoamericana, popular, nacional y democrática. Hoy nuestra universidad requieren de nuevos reformistas que encarnen el proceso que vivimos los suramericanos y batallen por nacionalizar nuestra educación, y volver a mirarla con ojos propios.

 



[1] http://www.unidiversidad.com.ar/procuracion-de-fondos-vinculacion-laboral-e-internacionalizacion-un-enfoque-integral.

Aumento del boleto: 40% en dos años

Publicado en País Viernes, 23 Febrero 2018 12:42

Ya es un hecho, los mendocinos nos levantamos este lunes con la terrible noticia de que el colectivo cuesta 11 pesos.[1]

Este abrumador aumento del boleto nos perjudica aún más con la forma de evaluación que implementó Cornejo en 2015. Antes el precio de la tarifa se evaluaba por pasajero ahora se realiza a través del costo por kilómetro recorrido.[2] El año pasado el costo del kilómetro recorrido aumentó alrededor de un 25%.

Pero Cornejo ya tiene armada la respuesta frente a la indignación. Hace unos días el gobierno argumentó que era necesario un aumento del pasaje ya que el Fondo de Transporte cubre solamente entre el 30 y el 33 por ciento del costo total del sistema. El resto surge de subsidios nacionales y provinciales, y al “encontrarnos en una época de restricción y ajustes de subsidios, debemos aumentar el boleto”.  

Boleto que desde que asumió Cornejo casi se ha triplicado. Al asumir el primer gobernador morado el transporte público costaba $4.[3]

Sin embargo, en una Argentina que sufrió un 24% de inflación anual en 2017, este nuevo ajuste toma especial relevancia en el contexto actual, en donde se nos hace cada vez más difícil llegar a fin de mes.

Amenazados por el aumento de las tarifas públicas, la falta de trabajo, los despidos y el recorte sobre las jubilaciones y pensiones se nos suma el aumento del precio del servicio del transporte público.

Además, tenemos que tener en cuenta que la cifra de la inflación de enero de este año fue del 3,7 por ciento.[4]

Es decir que la Canasta Básica Estudiantil que se compone de útiles para tomar algún que otro apunte, comida, fotocopias y por supuesto el boleto de colectivo nos costará un 25% más respecto del año pasado. Sin contar aquí el ajuste encubierto del PROGRESAR.[5]

Entendemos que es fundamental como estudiantes universitarios promover la discusión de estos asuntos que nos aquejan, pese a que el rector de la Universidad, Daniel Pizzi no diga nada. Mucho menos dice la presidencia de la Federación Universitaria de Cuyo, conducida por Franja Morada.

Desde la Agrupación Universitaria Nacional rechazamos de forma total el aumento del boleto y creemos fundamental la unidad de los estudiantes y sus gremios como Centros de Estudiantes y la FUCuyo, junto con los trabajadores, para enfrentar este feroz ajuste.



[1] http://losandes.com.ar/article/view?slug=aumento-el-boleto-de-micros-paso-de-850-a-11

[2] https://www.diariouno.com.ar/mendoza/en-poco-mas-dos-anos-el-valor-del-boleto-minimo-casi-se-triplico-20180221-n1560441.html

[3] [3] https://www.diariouno.com.ar/mendoza/en-poco-mas-dos-anos-el-valor-del-boleto-minimo-casi-se-triplico-20180221-n1560441.html

[4] https://www.elnueve.com/cuanto-fue-la-inflacion-de-enero-en-mendoza

[5] http://revuniversitaria.com.ar/index.php/informacion-academica/1239-que-no-te-la-cuenten-que-paso-con-el-prog-r-es-ar

Las políticas que ha llevado a cabo Estados Unidos en América Latina apuntan a no perder el poder de dicho país en el Cono Sur. Es por esto que han llevado un sinfín de estrategias para dominar y saquear nuestros recursos, tan preciados para los norteamericanos y necesarios para su inviable patrón de consumo.

Desde la Agrupación Universitaria Nacional sostenemos  la importancia de tener una Fotocopiadora de los Estudiantes, la cual debe ser  un servicio público  manejada por los mismos para satisfacer las necesidades de todos los miembros de la comunidad universitaria.


Sin embargo, esta bandera histórica que corre la suerte, a veces de ser sostenida por todo el movimiento estudiantil y a veces por un puñado de estudiantes, hoy en gran parte de las facultades de la Universidad de Cuyo y de las Universidades de Argentina en general, se ve impedida de realizarlo.

Ahora bien, ¿Qué ha pasado en la Argentina para que nosotros nos veamos impedidos de este derecho, el cual, no es simplemente el derecho a estudiar en la universidad pública si no también, entre otros, adquirir el material de estudios a un precio accesible y que este no se encuentre en manos de una empresa privada, sino que sea garantizado por el mismo Estado?

Según Gordillo “El servicio público presupone usualmente una organización de elementos y actividades para un fin, una ordenación de medios materiales y personales.  El objeto o finalidad de esta actividad es satisfacer una necesidad pública. Necesidad pública, o necesidad de interés público, significa la suma de las necesidades individuales; no presupone necesariamente que todos los individuos de la sociedad deban tenerla, sino sólo que una mayoría de ellos la tiene”

Para comprender la magnitud de tal reclamo (la fotocopiadora como servicio público de fotocopiado) es necesario repasar la situación respecto al servicio de fotocopiado.

Durante la dictadura cívico-militar de 19761983 surgieron los negociados con el material de estudios a lo largo y ancho de toda la Universidad Argentina. Las bibliotecas se desmantelaron, o la cantidad de ejemplares a disposición se redujo drásticamente, y comenzaron a establecerse empresas privadas que fotocopiaban el material de estudios en los alrededores (o en el interior mismo) de las distintas facultades. Al mismo tiempo que el Estado se desentendía del manejo de los resortes estratégicos de la economía del país, hacía lo propio con la función educativa, dejando la provisión del material de estudios librada a la voluntad de los empresarios.

          En la Facultad de Derecho el servicio de fotocopiado tuvo el mismo destino: desde 1983 hasta la fecha se encuentra concesionada a empresas privadas.

A mediados del 2015 se realizó una Asamblea en la cual los Estudiantes nos expresamos a favor de que el Centro de Estudiantes se haga cargo del Servicio de Fotocopiado. La petición consistía  “En contra  de la extensión del contrato al privado y a favor de un servicio público de fotocopiado, manejado por los estudiantes en conjunto con la facultad. Y que el CED exija por las medidas necesarias al decanato el cumplimiento de la voluntad estudiantil antes del vencimiento del contrato” contando en ese momento con el apoyo de todos los presentes a excepción de la Franja Morada, conducción en ese momento del  CED.

¿Qué hizo la Franja Morada al respecto? No sólo no se opuso a la renovación al privado sino que lo apoyó, y entregó el canon, único medio de financiamiento ordinario del CED (inconsultamente) a cambio de una mínima disminución del precio, tiempo después se volvió a subir la copia.

Actualmente tras una nueva conducción del centro de estudiantes manejada por la Agrupación Derecho Independiente (ADE) la fotocopiadora sigue manejada por un privado, y se ha convertido hoy, en una de las fotocopiadoras más caras del predio universitario.

Producto del monopolio del Banco de Apuntes, el estudiantado permanece como mercado cautivo del concesionario y debe acatar los aumentos de precio y la falta de cumplimiento del contrato, sin poder hacer nada al respecto. Incluso se corre el riesgo de que la empresa se vaya de la Facultad llevándose consigo el Banco de Apuntes: trabajo de estudiantes, docentes y graduados que durante muchos años constituyeron la bibliografía de las cátedras y sin la cual se torna imposible la función educativa de la Universidad.

Por estos motivos, la Agrupación Universitaria Nacional comenzó a realizar una actividad gremial que pretendía abaratar los costos de acceder a la bibliografía: habiendo conseguido una copia de algunas de las principales materias, fundamentalmente de primer año, fotocopiamos por encargo las copias en las Fotocopiadoras de los Estudiantes donde el precio es más accesible .La Agrupación por esta tarea no recibía ni un peso.

                Tan exitosa fue la actividad que, en Abril de este año, el empresario decidió hacer una “mega oferta” en la que bajaba por todo un mes el precio de la copia un 30%,  el problema no es solamente cuánto dinero se deja el privado mensualmente si puede bajar tanto el precio de la copia por todo un mes, sino, quien maneja el dinero de los estudiantes y hacia dónde va ese dinero, hasta ahora la certeza es que a nosotros no vuelve.

En este contexto, el Decano tiene intenciones de volver a  licitar el servicio para que continúe una Fotocopiadora Privada; pero ¿podemos tolerar todavía este resabio de las privatizaciones de los servicios públicos, en una Universidad que es pública desde el 22 de Noviembre de 1949?

 

Emancipación femenina: una cuestión política

Publicado en Opinión Lunes, 08 Junio 2015 14:45

 

“El grado de evolución de una sociedad debe medirse por el grado de emancipación de la mujer” C. Fourier

 

Cuando los argentinos avanzan y mejoran sus condiciones de vida,  también lo hacen las argentinas. Cuando el país sufre periodos de retroceso, despolitización, desempleo y hambre; las más perjudicadas son las mujeres. Esto se evidencia al repasar nuestra historia.