Mariana Abrego — Secretaria General FUCuyo

¿Por qué se perdió la FUA?

Publicado en Universidad Lunes, 14 Mayo 2018 15:13

 

El proceso electoral dejó los resultados sobre la mesa:

–Franja Morada: 310 votos

JUP: 265 votos

–Unidad por una nueva Reforma: 240 votos

–La izquierda en la FUA: 76 votos

- MNR: 75 votos

- MST: 3 votos

El campo nacional y popular, dividido en dos listas, dejó pasar la oportunidad de recuperar el gremio que tiene la responsabilidad de movilizar al estudiantado frente al feroz ajuste que lleva adelante Mauricio Macri. La división dejó en manos de Franja Morada, macrismo universitario, la FUA por dos años más.

Entonces nos preguntamos ¿a qué se debe esta derrota?

Hacer converger las distintas expresiones que representan los intereses populares a nivel estudiantil, no es sencillo. Requiere de voluntad política y de priorizar objetivos políticos generales, por sobre el interés del sector político al cual se pertenece. Nadie dijo que era fácil.

Las organizaciones nacionales de gran trayectoria tuvieron la oportunidad y la responsabilidad de arrebatarle el gremio a quienes lo inmovilizan frente al sufrimiento de nuestro pueblo, a quienes funcionan como «brazo estudiantil» del gobierno nacional. Somos conscientes de los esfuerzos que se hicieron, de las conversaciones que se tuvieron y de los deseos por concretar la unidad, pero no alcanzó.

Priorizar los intereses particulares impidió enfrentar a lo que expresa Josefina Mendoza, militante de la Franja y Presidenta saliente, que se montó en la FUA para atacar a docentes que reclamaban un salario justo y para hacerse elegir Diputada por Cambiemos, aportando un voto más a medidas antipopulares como la Reforma Previsional. Está demostrado que la FUA puede servir para serle funcional a un gobierno enemigo del pueblo, o podría ser útil para enfrentarlo.

Haber consolidado un gran frente de unidad, a pesar de la heterogeneidad, era el camino a seguir. La división de las listas expresaron la falta de un liderazgo claro para enfrentar a Macri, igual a lo que ocurre en el país. Ningún sector de forma individual puede canalizar el descontento que generan las decisiones del gobierno, en la Universidad tampoco.

«A la oportunidad la pintan calva» y no se la puede agarrar por la trenza. La posibilidad de ganar por amplia mayoría el gremio se escurrió entre nuestras manos. Buscar los motivos, repensar los objetivos y asumir la responsabilidad del movimiento estudiantil organizado en la disputa política en la Argentina, nos puede permitir diseñar, de aquí a dos años, un frente político amplio y plural capaz de llenar el gremio discusión sobre los problemas que aquejan a nuestro pueblo. La dirigencia y las organizaciones universitarias tendrán que ponerse a la cabeza del debate si lo que se buscan es movilizar al estudiantado, junto a la ciudadanía, en la búsqueda de una sociedad más justa.

MARIANA ABREGO

SECRETARIA GENERAL FUCUYO

MILITANTE DE LA AGRUPACIÓN UNIVERSITARIA NACIONAL (AUN)

El intento, por el momento fallido, de ampliar la Suprema Corte de Justicia, busca aumentar el poder del “Partido Judicial”. La gravedad del hecho radica en que, si el acuerdo prospera, aumentaría el poder de la Justicia que hoy funciona como instrumento de los sectores más reaccionarios de la región para impedir la expresión del demos.

En Argentina y en América Latina se ha convertido en la herramienta de quienes concentran la renta y  la transfieren al exterior vía off shore, en detrimento de las grandes mayorías. Veamos algunos ejemplos:

1– En Brasil el juez Moro ordenó la prisión de Lula Da Silva, candidato de los sectores populares con mayor intención de voto, por un presunto caso de corrupción del cual no se ha encontrado prueba fehaciente alguna. Pero los vínculos políticos de dicho Juez con el Departamento de Estado y la Inteligencia norteamericana sí están chequeados.[1]

2-La jueza Servini de Cubría intervino  de forma ilegítima al Partido Justicialista. Puso en manos del impresentable Barrionuevo (otro funcional al macrismo) el instrumento electoral  mayoritario del campo nacional y popular, que es al mismo tiempo, el principal partido opositor y que tiene mayores posibilidades reales de convocar y concretar un Frente Único Antimacrista para las próximas elecciones.

3– Jueces de distintos puntos del país aceptaron el tratamiento de cautelares para evitar la adecuación de los grandes multimedios de comunicación a la ley más democrática del último periodo: la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual. Aquella que luego de realizarse audiencias públicas en todo el país y un largo debate en el Congreso de la  Nación, se transformó en Ley. Proponía la desmonopolización en la producción y difusión de los contenidos en los medios de comunicación y era el puntapié inicial para la recuperación  del debate público en nuestro país. Afortunadamente la Corte Suprema de la Nación declaró su constitucionalidad, pero los jueces amigos de los grandes empresarios de la comunicación frenaron su definitiva implementación. Macri, para tranquilizar a Clarín, aliado clave del gobierno, metió dos jueces en la Corte: Rozenkranzt y Rossati. Macri los coló por decretó y hasta Carrió pegó el grito en el cielo.

4-En nuestra provincia la Corte amenaza con dictar la “constitucionalidad” del Ítem Aula pero con modificaciones que no le agradaron a Cornejo. Sin embargo se estaría avalando una medida que atenta contra el derecho constitucional al salario justo, condiciones dignas de labor y el derecho a huelga de los trabajadores y trabajadoras de la Educación. Este es un claro ejemplo de por qué el Gobernador quiere ampliar la Corte, para manejar la Justicia en su totalidad. Quiere una Corte adicta al mejor estilo menemista que santifique, desde la Toga, las medidas antipopulares del Gobernador.

Podríamos dar más ejemplos, pero para muestra sobra un botón. Es clarísimo el papel del Poder Judicial en favor de las clases dominantes en toda América Latina. Es el último resguardo para garantizar los privilegios de unos pocos en detrimento de la enorme mayoría.

Apoyar la ampliación de la Corte es ser funcional a un plan de gobierno que utiliza esta herramienta para pasar por encima de las decisiones de origen popular o que perjudiquen el poder económico y concentrado, local o extranjero.

No cuestionamos la libertad de dirigentes políticos de armar bloques, tomar posturas dispares o disentir con la conducción de su partido. Advertimos sobre la gravedad que implicaría apoyar con hechos concretos estas decisiones.

No dudamos que la Justicia mendocina debe ser mejorada. Confiamos que del debate de los mendocinos y mendocinas debe salir la respuesta para transformar al Poder Judicial en un verdadero poder democrático y republicano. Sin embargo sabemos que la variable de ampliar la Corte es favorecer el manejo impune y antinacional de uno de los principales exponentes del macrismo en el país, que como sus aliados a nivel nacional montan su poder en los medios de comunicación y la Justicia. De esta manera sólo buscan aceitar los mecanismos para concentrar el valor del trabajo de los argentinos para llevárselo lejos, sin que nadie chiste por ello.



[1]https://www.pagina12.com.ar/106178-se-clausura-la-ruta-democratica

https://mundo.sputniknews.com/radio_voces_del_mundo/201709021072048290-sergio-moro-vinculos-eeuu/

La ciudad de Rosario será centro de discusión estudiantil en las trigésimas elecciones de la Federación Universitaria Argentina (FUA).  El 11 y 12 de mayo el máximo gremio de representación estudiantil nacional debatirá acerca del proyecto político-educativo a defender, en un contexto de fuertes embates a la educación superior.

Quienes sean electos y electas tendrán que dirimir su postura frente al recorte y el arancelamiento encubierto a la Educación que está ejecutando el Gobierno Nacional: ajuste y maquillaje al Plan PROGRESAR, aumento del boleto de colectivo, fuerte incremento de alquileres, salarios docentes miserables y un presupuesto educativo vilipendiado por la inflación, por mencionar algunos ejemplos.

La actual conducción de la FUA en manos de Franja Morada tiene escaso interés en frenar la embestida hacia la Universidad, no les interesa enfrentar a Mauricio Macri, ni defender  la  “Educación pública siempre” a pesar de lo que digan sus “slogan” y remeras moradas. 

Josefina Mendoza es militante de Franja Morada,  Presidenta de la FUA y Diputada por el frente Cambiemos. Es la que votó en contra de los jubilados y pensionados, la que votó también el recorte en las Asignaciones Universales por Hijo. Pésima carta de presentación. Ella y su agrupación forjaron el frente de la UCR con el PRO, militaron los globos amarillos por todo el país, aplaudieron el fin del PROGRESAR como plan universal para los estudiantes, votaron por un presupuesto 2018 que destina más recursos al pago de deuda pública que a Educación (14% y 7% respectivamente[1]), se enfrentaron en los hechos y a través de una carta abierta a los docentes que reclamaban mejoras salariales y condiciones de labor…¡qué se puede esperar de la actual conducción de la FUA! Nada más que lo que vienen haciendo: planchar la discusión en cada Centro de Estudiantes o Federación que conducen y mantener silenciado al Movimiento Estudiantil, no vaya a ser que el jefe Macri se enoje si los estudiantes se deciden a gritar a viva voz lo difícil que es estudiar en un país donde las condiciones de vida desmejoran y asistir a la Universidad parece un lujo y no un derecho de cualquier ciudadana y ciudadano argentino.

La Franja Morada no está preocupada por los destinos de la Educación. La FUA en sus manos significa permitir que el gremio sea el brazo del ajuste macrista en la Universidad, podríamos parafrasear el Manifiesto Liminar y decirles “Los dolores que nos quedan son el ajuste que votaron” y no estaríamos equivocados.

Quienes consideramos que la Federación debe ser un instrumento de resistencia, tenemos la tarea de conformar un FRENTE DE UNIDAD EN DEFENSA DE LA EDUCACIÓN PÚBLICA Y GRATUITA. El Encuentro de Estudiantes en la Ciudad de la Plata fue el primer paso hacia un proyecto común.  Diversas organizaciones estudiantiles debatimos en comisiones y elaboramos un documento en común donde manifestamos que  “este año es el Centenario de la Reforma Universitaria de 1918 y necesitamos homenajearlo de la forma en que fue conquistada esa Reforma: con la más amplia unidad estudiantil en torno a un nuevo proyecto educativo; que defienda los derechos conquistados y sea capaz de dar respuesta a las necesidades de la comunidad educativa, el pueblo y la soberanía nacional”.

Recuperar la FUA a través de un gran frente compuesto por los estudiantes del campo nacional y popular, es el faro que debe guiar las acciones de  las organizaciones estudiantiles que buscamos una Universidad popular, profundamente democrática y al servicio de los argentinos y argentinas que la financian. Las elecciones de mayo, en el  Centenario de la Reforma, son el punto de encuentro para quienes coincidamos en esta tarea.



[1]https://www.minhacienda.gob.ar/onp/documentos/presutexto/proy2018/ley/pdf/planillas_anexas/capitulo1/anexa102.pdf

“Este año es el Centenario de la Reforma Universitaria de 1918 y necesitamos homenajearlo de la forma en que fue conquistada esa Reforma: con la más amplia unidad estudiantil en torno a un nuevo proyecto educativo; que defienda los derechos conquistados y sea capaz de dar respuesta a las necesidades de la comunidad educativa, el pueblo y la soberanía nacional”

Estas líneas encabezan el  comunicado redactado por Centros de Estudiantes, Federaciones y agrupaciones estudiantiles de todo el país, reunidas en la Facultad de Trabajo Social de la Universidad de la Plata. En la apertura del acto también estuvieron presentes miembros del Movimiento Obrero Organizado, representados por FEDUN, Conadu y Conadu Histórica.

El documento refleja la preocupación del Movimiento Estudiantil por los sucesivos recortes del  presupuesto para la Educación pública y gratuita en el marco de medidas tomadas por Cambiemos que azotan al pueblo trabajador: reforma previsional y ajuste a jubilados, pensionados y discapacitados; reforma laboral en cuotas; ajuste en ciencia y técnica y privatización encubierta de la salud pública a través de la CUS. La responsabilidad de los estudiantes comienza por denunciar a quienes atentan contra los derechos de quienes producen y trabajan, a quienes entregan nuestra soberanía y gobiernan al servicio de los pocos que concentran la riqueza en nuestro país y a nivel mundial.

Como es de esperar la agrupación macrista Franja Morada no participó del encuentro y fue duramente denunciada por ser cómplice del  gobierno nacional: por ser parte de la estructura de Cambiemos  y por conducir el máximo gremio estudiantil y  vaciar la discusión entre estudiantes.  “Frente a tremendo escenario, Franja Morada (presidencia de la Federación Universitaria Argentina) no reúne la Junta Ejecutiva hace más de seis meses y lejos de cuestionar las políticas de ajuste mencionadas, la presidenta de la FUA y Diputada de Cambiemos — Josefina Mendoza , votó el ajuste a los jubilados. De esta manera la presidencia de la FUA ha optado por ser representante del gobierno ante los estudiantes, cuando debiera ser al revés”.

Sin embargo hay quienes aspiramos a darle vida a la FUA y debatir con el conjunto de los estudiantes cuáles son los dolores de nuestro pueblo, para poder concretar acciones dispuestas a colaborar en su resolución.  Como herederos de los Reformistas de 1918 debemos ser capaces de transformar la Universidad conforme a las demandas de los argentinos y argentinas que la sostienen, abocarnos al estudio de temas que la realidad de nuestra región demande, tejer relaciones con países latinoamericanos que también sufren los embates de la extranjería, comprometer a la Universidad con la emancipación de la mujer, hacer valer los derechos humanos y transformar la estructura de la universidad con un sentido verdaderamente democrático.

Cuando los estudiantes  se ponen en marcha y acoplan sus acciones a las del movimiento obrero organizado, no hay quien frene el impulso, porque es el pueblo mismo puesto en movimiento. Es menester “revolucionar la Reforma” de manera tal de recuperar la tradición nacional-latinoamericana, democrática y popular de los episodios de 1918; y nuestra la responsabilidad de la  UNIDAD DEL MOVIMIENTO ESTUDIANTIL contra quienes atacan la educación pública poniéndola en favor de intereses ajenos a los nuestros.

“En el año del Centenario de la Reforma Universitaria tenemos el compromiso de unirnos para frenar el ajuste, la entrega, la represión, los ataques a la educación pública; peleando de esa forma por otro modelo de país y de Universidad”.

 

ACERCAMOS A NUESTROS LECTORES EL DOCUMENTO COMPLETO CON LAS CONCLUSIONES DEL ENCUENTRO NACIONAL DE ESTUDIANTES EN LA PLATA EL VIERNES 16 DE MARZO DE 2018.

 

 

A un año de la Asamblea Universitaria en la que el Rector Daniel Pizzi y muchos docentes se pronunciaron en contra de la aplicación del turno noche de cursado en la Universidad Nacional de Cuyo, recordamos esa oportunidad histórica para democratizar a la Universidad en su composición. Fue desaprovechada por el desacuerdo ideológico y de clase que el radicalismo-PRO expresa ante la posibilidad de ver a los que trabajan sentados también en las aulas de la Facultad.

Al mejor estilo macrista, Pizzi usa pretextos para no incorporar el horario nocturno. Los falsos y antiguos argumentos nos tienen re podridos:

- “Que los docentes no quieren dar clases de noche”, pues contraten nuevos docentes necesitados de trabajo, como todos los argentinos y argentinas.

-“Que los colectivos no pasan en ese horario” ¿No es acaso el gobierno provincial quien tiene la potestad para organizar el sistema de transporte público en la provincia? Alfredo Cornejo es del mismo partido político que hoy gobierna la Universidad. Militó en Franja Morada y ha pintado la provincia de ese color para no olvidarse de sus años mozos; fue promotor del Interclaustro; lanzó a Daniel Pizzi a la palestra; su gabinete está compuesto por muchísimos universitarios de la Franja y están en permanente coordinación para la inauguración de actos y distinciones; pero cuando se trata de modificar el sistema de transporte  para que lleguen los colectivos a la Universidad de noche, sus vínculos políticos se esfuman y no existe posibilidad de concretar acciones para extender el horario de los micros en el predio universitario.

Un detalle más: para  que no te la cuenten, las empresas de colectivo son eso, empresas. Buscan ganar dinero con el transporte de pasajeros. Si hay estudiantes, profesores y administrativos a las once de la noche en la Universidad  ¡obviamente que van a poner más unidades allí! Si lo que buscan es más ganancia, tienen más “clientela” en ese horario. Boludos no son. Y los que conducen el Estado provincial y la Universidad (no nos arriesgamos a decir que no sean boludos) tienen que tener VOLUNTAD POLÍTICA para diseñar y exigir un sistema de trasporte acorde a la necesidad de la comunidad educativa. Por los hechos podemos afirmar que no la tienen.

-“Que no hay presupuesto suficiente para aplicar el turno nocturno” La primera pregunta que nos hacemos es ¿en qué se gastan los recursos que actualmente tiene la Universidad? Prestarle 800 mil pesos a la Franja o pagarle un viajecito a los Intendentes no parece un problema. Pero a la hora de materializar el turno noche, no hay plata.

Pero vamos a suponer que es como ellos dicen ¿por qué no exigir más presupuesto para la UNCuyo, por qué no decirle a Macri que destine más recursos a Educación?  Jamás se ha escuchado un comentario de Pizzi en contra del recorte presupuestario a Educación, Cultura, Ciencia y Técnica. Nunca lo vimos quejarse porque se achique el presupuesto educativo, mientras aumentan los recursos destinados al pago de deuda pública (7% y 14% del presupuesto nacional respectivamente[1]). Tampoco pegó el grito en el cielo cuando el dinero destinado a las Universidades Nacionales bajo de 0,87% del PBI en el 2015 a un 0,77% en 2018[2]. Pero al momento de defender el derecho de los sectores de menos recursos, QUE SOSTIENEN LA UNIVERSIDAD CON SUS IMPUESTOS y  hallan en ella una posibilidad de mejoramiento en sus vidas, chillan y patalean diciendo ¡no hay recursos!

Evidentemente Pizzi prefiere dejar que se lleven nuestros recursos al exterior, en vez de dejarlos aquí para mejorar la Educación. También sabe que es un riesgo aplicar el Turno Noche. ¿Y si  se llena de “esa gente que trabaja”? ¿Votarán como Rector a quienes son la representación del macrismo en la Universidad? Me atrevería a decir que no. Si en las canchas, en el subte y en los recitales, el cántico al Presidente se ha convertido en un himno, en la Universidad con el pueblo en las aulas (y planes de estudio con fuerte contenido nacional), el radicalismo-pro no tiene ninguna posibilidad.

Pizzi y el Interclaustro están en la tesis de impedir el acceso masivo de laburantes. La Universidad es una puerta giratoria y expulsa a aquellos que necesitan buscar un empleo. La UNCuyo colabora con el engorde de la matrícula de las Universidades privadas, que sí tienen turno noche y  se llena de ciudadanos que se las rebuscan para trabajar y estudiar; pero pagan por doble ventanilla, la cuota en la privada y los aportes como cualquier otro ciudadano para mantener funcionando la de Cuyo. 

La inflación no cesa  y cada vez son más los que necesitan combinar el cursado con la búsqueda de recursos para costear sus carreras, ayudar en sus hogares, pagarse las fotocopias o el colectivo. GOBIERNA MACRI SEÑOR RECTOR, necesitamos que la Universidad nos permita, como adultos que somos, trabajar y desarrollar el conocimiento en ámbitos de estudio, discusión y formación  de profesionales al servicio del pueblo que nos banca con mucho esfuerzo para que podamos estudiar.

Será tarea del próximo gobierno universitario porque Pizzi, a punto de dejar su mandato, NO VA A HACER NADA POR APLICAR EL TURNO NOCHE, NO ESTÁ DE ACUERDO.

Lejos de desmoralizarnos nosotros, estudiantes, graduados, no docentes, profesores, ciudadanas y ciudadanos mendocinos, llevaremos la consigna  del TURNO NOCHE DE CURSADO pintada sobre azul y blanco como la bandera de Belgrano, a cada acto, movilización, concentración, asamblea o reunión. El turno noche es una reivindicación de aquellos que consideramos que la Universidad debe cumplir una función nacional y social: darle la posibilidad a nuestros compatriotas de ascender socialmente y ser un instrumento de resistencia cultural frente a quienes se benefician con esta sociedad injusta, dependiente y desigual.  EXIJAMOS LA INCORPORACIÓN DEL TURNO NOCHE DE CURSADO.

 


[1]https://www.minhacienda.gob.ar/onp/documentos/presutexto/proy2018/ley/pdf/planillas_anexas/capitulo1/anexa102.pdf

[2]http://iec.conadu.org.ar/files/publicaciones/1508772076_presupuesto-2018-vfcompressed.pdf

La Feria Internacional de Educación Superior (FIESA) se vio interrumpida por un conjunto de estudiantes, docentes y trabajadores mendocinos que se manifestaron contra la propuesta “internacionalizar la educación superior”, es decir adaptar nuestro sistema educativo a los intereses de los de “afuera”, sin contemplar la opinión de los de “adentro”, de los que sostienen la Educación con el fruto de su trabajo.

La Federación Universitaria de Cuyo, por medio de la Secretaría General; el Centros de estudiantes de Ciencias Políticas, de  Arte y Diseño, de Filosofía y Letras; el Centro de estudiantes de la Universidad de Congreso; los Centros de Estudiantes de IES Normal y San Martín; SADOP, CTA, UPJCN , ADUME , SIDUNCU y representantes del SUTE;  hicieron escuchar su palabras de rechazo a la aplicación de criterios propuestos por el Banco Mundial  para la educación. Adhesiones desde distintos puntos del país dejaron atónitos a los organizadores de la FIESA . El Banco Patagonia, Sheraton, Mendoza Plaza Shopping, Denver, Villavicencio, la Bolsa de Comercio de Mendoza y el macrismo radical universitario encabezado por el Rector Pizzi y la Franja Morada, no sabían cómo disimular el asco y la vergüenza  al ver ingresar a quienes venían a denunciar sus espurios acuerdos con intereses internacionales en materia, también, educativa. 

Los discursos de los oradores  desenmascararon a  los ideólogos y promotores de la FIESA, que se esconden detrás de una inocente “apertura de la educación al mundo”. Al igual que en la presentación del evento en Buenos Aires, en Mendoza  vociferaron su desacuerdo con que los organismos internacionales de crédito, y en particular el Banco Mundial, intervengan en el diseño del sistema educativo.  Sabemos que sus intereses radican en hacerse de argumentos académicos para sostener y difundir  su pensamiento, que su negocio radica en formar los profesionales que luego, desde los cargos públicos, empresas o medios de comunicación, van a defender las privatizaciones, el endeudamiento, la creación de empresas off shore, la flexibilización laboral y el ajuste feroz para cumplir con las acreencias externas.

Este programa es tan antiguo como los Chicago Boys, que en la década del 50 comenzaron a entrenar estudiantes que luego participaron en el gobierno dictatorial de Pinochet en Chile y de Videla en nuestro país. Los jóvenes economistas formados en la Universidad de Chicago fueron los que armaron el programa económico, antinacional y entreguista de las dictaduras cívico– militares, ellos fueron su “pata” civil.

Ayer como hoy, el hampa de las finanzas busca formar profesionales que luego diseñen los programas de gobierno imponiendo  sus criterios. Educar a los estudiantes en estos principios, acordes a necesidades de otros y ajenos a nuestra realidad, es arruinar el destino del país; ya que el sistema educativo es más peligroso que el sistema bancario, porque le otorga el “aval cultural” a las decisiones políticas y económica entreguistas.  

El Banco Mundial intenta poner la línea en la educación. El Rector Pizzi, funcionarios del Ministerio de Educación y la Franja Morada, los empleados. Desde Mendoza decimos NO a la injerencia extranjera, y a sus defensores locales, en la Educación.

Desde la Secretaría General de la Federación Universitaria de Cuyo, invitamos a los mendocinos y mendocinas a expresarse contra la sanción de la Reforma Previsional, que junto con la Reforma Laboral y Tributaria, forman parte del paquete de medidas que debe aprobar el gobierno Nacional por exigencia de sus acreedores externos; y deterioran la calidad de vida de los sectores mayoritarios en nuestro país.

Los estudiantes de la UBA participaron en las elecciones de Centro de Estudiantes y Consejo en las distintas facultades. Lo notable fue que, exceptuando a la Facultad de Ciencias Económicas, ganaron las elecciones fuerzas políticas que expresan un repudio al ajuste que está llevando a cabo el Gobierno Nacional y su expresión en la Provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal.

Las agrupaciones victoriosas, a pesar de sus orígenes dispares, coinciden en reclamar la aparición con vida de Santiago Maldonado, denunciando como principal responsable al Gobierno Nacional por la decisión de reprimir a los manifestantes, desaparecer a un ciudadano y luego encubrir a quienes cometieron el crimen contra Maldonado, por orden del Ministerio de Seguridad de la Nación.

No es casual que la única agrupación que ha mantenido un prudente silencio sea Franja Morada. Su vínculo directo y participación activa en el Gobierno de Cambiemos la lleva a decir poco y nada sobre la desaparición forzada. Su silencio cómplice ENCUBRE a los responsables de utilizar los instrumentos del Estado para reprimir a los argentinos que se enfrentan a su plan de ajuste y de extranjerización de la economía. Represión, terror y silencio para que puedan seguir con sus negocios. 

Si la Franja ganó en económicas ¿será por que siguen utilizando los medios de Yacobiti para quedarse en el Centro?. Este dirigente radical (ex presidente del Centro de Económicas de la UBA y Presidente de la FUA por Franja Morada) acumuló numerosas denuncias políticas, penales, periodísticas, que lo acusaban de apretar y hasta golpear opositores y montar un enorme negocio alrededor de la venta de apuntes en la facultad más grande de Latinoamérica. En el año 2002 el programa Punto Doc realizó un informe en el que denunciaban los negociados de Franja Morada y los hechos de violencia política, perpetrados públicamente y a la luz del día por esa organización.

Como es arriba es abajo. El gobierno nacional aprieta, ajusta y amedrenta para hacer negocios con el trabajo de los argentinos, impone el terror para que nadie interrumpa su labor; la Franja, siguiendo los mismos métodos, custodia sus intereses en el ámbito estudiantil: encubre, aprieta y pretende desmovilizar al estudiantado que se niega a perder derechos conquistados.

Poco a poco van quedando en evidencia, las elecciones en la Universidad más grande del país así lo demuestra.

 

El mapa de los votos estudiantiles– Por Gastón Godoy

Las elecciones estudiantiles de las trece facultades de la Universidad de Buenos Aires que se desarrollaron durante la semana pasada dejaron al reformismo (radicales y aliados), al peronismo y a la izquierda conduciendo casi los mismos centros que ya dirigían, pero dejaron también algunos cambios en la representación de los alumnos en el cogobierno universitario. A continuación, los resultados, facultad por facultad.

  • Ciencias Sociales. La UES, acompañada por La Vallese (JUP), Miles, Alternativa Académica y Clivaje, se quedó con el centro de estudiantes con el 34,1 por ciento de los votos, frente a Defendamos Sociales (La Cámpora, Nuevo Encuentro, La Mella y otras fuerzas) que obtuvo el 29,7 por ciento. Así, quedaron en primer y segundo lugar las fuerzas que hasta hace poco eran aliadas en la conducción estudiantil. La Izquierda al Frente (FIT y aliados) sacó 21,9 puntos. En la elección de consejeros directivos se reprodujo el resultado: la UES conquistó las tres bancas de mayoría y Defendamos Sociales se quedó con la de minoría (superó por menos de un punto a la izquierda). Después de los votos de profesores y graduados, los comicios estudiantiles definieron también el triunfo del bloque lleva a Carolina Mera como candidata a decana, relegando al espacio que promovía la reelección de Glenn Postolski.
  • Psicología. El Impulso (Sur, La Mella y El Brote) mantuvo el centro estudiantil con el 32,67 por ciento de los votos. Segundo terminó EDI (ex Franja Morada), con 27,86 puntos y tercera Izquierda al Frente (PO, IS, NM y PTS) con el 27,25 por ciento. Pero se invirtió la relación en consejo directivo: EDI conquistó la mayoría con el 31,65 por ciento, y El Impulso, con 29,14 puntos, será minoría. La Izquierda al Frente se quedó afuera del consejo, pese a sus 28,04 puntos. Votaron cerca de 10 mil estudiantes.
  • Filosofía y Letras. La Izquierda al Frente (FIT y aliados) retuvo el centro con el 37,62 por ciento de votos. El Colectivo (FUP y La Mella) se acercó en relación con el año pasado y sacó 34,21 puntos. Lo mismo ocurrió en consejo. Votaron más de cinco mil estudiantes.
  • Derecho. La agrupación socialista Nuevo Derecho sacó 39,4 puntos y retuvo el centro que buscaba recuperar Franja Morada, que sacó el 24,8 por ciento. En el consejo, Nuevo Derecho volvió a conquistar la mayoría que había perdido en 2015. Franja Morada tendrá la banca de minoría. Votaron 20.300 personas.
  • Ciencias Económicas. Con el 67 por ciento de los votos, Nuevo Espacio (ex Franja Morada) retuvo el centro con total comodidad y obtuvo los cuatro consejeros del consejo directivo, ya que la segunda fuerza, el MxE (PO, IS, Cauce y PTS), sacó 9,2 puntos, lejos de los 20 puntos necesarios para alcanzar la minoría. Votaron 26.750 personas.
  • Medicina. Nuevo Espacio (peronistas, radicales y aliados) alcanzó los 43,15 puntos y retuvo el centro de estudiantes y la mayoría de consejeros. El segundo lugar fue para la coalición de izquierda de El Frente + Médicas de pie, que logró el espacio de minoría, con el 21,6 por ciento. Votaron 29.697 personas. 
  • Arquitectura. Otra Facultad donde no se repitió linealmente la conducción del centro con la mayoría en el consejo. El centro de estudiantes lo mantuvo la Lista de los Estudiantes (CR, PO, Mella e IS) con el 39,6 por ciento de votos, frente a Somos FADU (reformistas), que sacó 36 puntos. Pero en el claustro se dio la inversa: Somos FADU conquistó la mayoría (con el 44 por ciento) y la Lista de los Estudiantes (30,3 puntos) quedó como minoría. Votaron 9 mil personas.
  • Ciencias Exactas. El FEM (La Mella) retuvo el centro y la mayoría de consejeros estudiantiles, con el 36 por ciento de votos. Se ubicó como segunda fuerza Exactas puede Más, un conjunto de organizaciones kirchneristas, que obtuvo el 25 por ciento de los votos. Votaron casi 5500 estudiantes.
  • Agronomía. Línea de Agronomía Independiente (LAI) retuvo el centro con el 44,3 por ciento de votos, frente a la coalición del Frente Amplio para una Nueva Agronomía (FANA) + Cambium (La Mella), que sumó 39,3 puntos. Los independientes de derecha del LAI se quedaron con la mayoría de consejeros y el FANA, con la minoría.
  • Farmacia y Bioquímica. El Antídoto (PO) sacó 55 puntos porcentuales y se mantuvo al frente de centro, por delante de Nuevo Espacio, que obtuvo el 20,3, y raspando consiguió el consejero de minoría. Votaron 2800 estudiantes.
  • Ciencias Veterinarias. El Partido Obrero retuvo el centro y la mayoría del consejo con 47,5 puntos porcentuales. La Tropilla conquistó la minoría con el 27 por ciento.
  • Ingeniería. Con el 50 por ciento de los votos, la independiente MLI mantuvo la presidencia del centro y logró la mayoría absoluta del claustro en el consejo directivo. El PRO se quedó afuera con 18,4 puntos. Votaron más de 7 mil estudiantes.
  • Odontología. La reformista AFO mantuvo el centro y las cuatro bancas de consejeros, con el 87,5 por ciento de los votos.

 

Nueva amenaza privatista a la educación

Publicado en Opinión Martes, 18 Julio 2017 15:25

Ante la insistencia de los distintos medios de comunicación de la provincia en instalar la idea de que la Educación Pública y Gratuita es un malgasto, debemos advertir, una vez más, el peligro que atraviesa nuestra educación ante una renovada amenaza privatista. La historia ya es conocida: instalar que lo manejado por el Estado es ineficiente, da “pérdidas” y por lo tanto es mejor que sea privatizado y luego “gestionado” por el mercado.

El pasado 6 y 7 de junio culminó un largo proceso, que comenzó hace más de cuatro años, en donde postulamos la necesidad de que las autoridades de la Federación Universitaria de Cuyo fuesen electas en forma directa.