Un nuevo golpe a la Soberanía Nacional, Macri lo hizo

Las políticas que ha llevado a cabo Estados Unidos en América Latina apuntan a no perder el poder de dicho país en el Cono Sur. Es por esto que han llevado un sinfín de estrategias para dominar y saquear nuestros recursos, tan preciados para los norteamericanos y necesarios para su inviable patrón de consumo.

 

Sobran los ejemplos de dominación de este país hacia nuestra América. Clara muestra de esto es  la  Doctrina Monroe pugnando por una “América para los Americanos” que establecía  que cualquier agresión de los estados europeos en América sería vista como un acto de agresión que requeriría la intervención de Estados Unidos, por lo tanto los norteamericanos tenían la potestad de ingresar a estos países para “ayudarlos” frente al invasor.

La política exterior que ha llevado el Pentágono a lo largo de la historia en América Latina se han ido modificando dependiendo de las necesidades del momento, o las facilidades del momento, vale decir, si tienen dentro de la América Morena algunas marionetas que le permitan ingresar con mayor facilidad.

En el caso de Argentina, después de quince años, el monigote le vuelve a abrir las puertas al sheriff mundial, no solo cediéndole a Estados Unidos la política económica, a través de las grandes corporaciones extranjeras, encabezadas por los bancos y aliadas al capital concentrado local; sino que ahora también a través de un convenio firmado en el mes de noviembre, que le deja la defensa nacional Argentina en manos de la Guardia Nacional de Georgia.

El 10 de Noviembre Julio Martínez, Ministro de Defensa de Argentina, firmó un convenio con el embajador de Estados Unidos, Noah Mamet, y su par argentino Martín Lousteau, con el fin de involucrar a las Fuerzas Armadas de Georgia (Estados Unidos) en la tarea de conducir nuestra seguridad interna.

La Guardia Nacional de dicho Estado fue seleccionada como la operadora del Comando Sur[i] Militar estadounidense en la Argentina como parte del programa de asociación estatal (SPP en sus siglas en ingles).

El informe de prensa N° 523/16 informó que “El SPP entre el Estado de Georgia y Argentina establecerá las bases para desarrollar una relación exitosa a largo plazo, mediante el conocimiento en respuesta a la compartición de emergencias y desastres, la mejora de  la seguridad fronteriza y el fortalecimiento de la cooperación en Operaciones de Paz y su preparación” . Además agrega:  “Gracias a la Alianza, la Guardia Nacional  llevará a cabo acciones militares entre los dos grupos, no  sólo  en apoyo de los objetivos de seguridad y defensa  sino que también hará uso de las relaciones de toda la sociedad y recursos para facilitar las acciones interinstitucionales y   de  respuesta,  no  sólo  con  los medios militares  sino  también  con  el  gobierno,  y  los  sectores  sociales  y  económicos”.  

En este tipo de  colaboración  el Convenio  determina   expresamente   que  cuando  lo consideren  necesario los efectivos militares de la guardia nacional,  podrán  operar  en  el país asociado y si es necesario tomar  decisiones con y por sobre las Fuerzas Armadas y de seguridad locales.

De este modo Estados Unidos tiene el privilegio de ingresar por la puerta grande cuando ello lo requiera, con la excusa, a través del Comando Sur de Estados Unidos que cubre 31 países y abarca 24.900.000 kilómetros, de bregar por proporcionar planificación de contingencia, operaciones, y la cooperación de seguridad para América Central,  del Sur y el Caribe, así como para la protección de los recursos militares de EE.UU. en estos lugares. También es responsable de velar por la defensa del Canal de Panamá y las zonas aledañas al canal, como asimismo combatir la lucha contra el narcotráfico.

De esta manera Estados Unidos se asegura su ingreso y permanencia dentro de los estados que crea que se encuentran en peligro, y desde adentro, a través de sus Fuerzas Armadas, que ya tienen bases militares en donde aterrizar sus aviones.

Esta pérdida de soberanía acrecienta la posibilidad de que quien hoy funge como presidente en la Casa Rosada tenga el poder de las Fuerzas Armadas, no solo argentinas sino también estadounidenses, para imponernos sus políticas de ajuste, no solo a través de los votos sino también de las botas, y así lograr de una vez por todas la mayor concentración de la renta y transferencia de esta al exterior. Mientras tanto el pueblo argentino es reprimido y acallado, a través de los medios de comunicación, o a través de la fuerza.



[i] (es uno de los nueve comandos perteneciente a los Estados Unidos. Abarca el área relativa al Sur del continente AmericanoAmérica Central y el Caribe, cuya sede es en MiamiFlorida)

 

Valora este artículo
(0 votos)