“El pibe”: De como Macri llego a ser Presidente. (Parte I)

Mientras Mauricio Macri se perfilaba como “el candidato de la oposición al kirchnerismo”, Gabriela Cerruti decidió relanzar un libro que había publicado en 2008: el pibe. En él se cuenta la historia de la familia Macri y de cómo Mauricio paso de ser ese joven tímido, que no destacaba en nada y que fracaso cada vez que se hizo cargo de las empresas familiares a convertirse en Jefe de Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Ya en 2015 se le agregaron capítulos que describían las políticas tomadas por el PRO en Ciudad de Buenos Aires y la situación previa a las elecciones de ese año. Hoy en día, ese mismo Mauricio Macri que necesitó que su padre les pagase a jugadores profesionales de futbol para que su hijo pueda aprender a “patear una pelota” es el Presidente de la Nación. ¿Cómo ocurrió esto?, ¿Cómo llegó a la política Mauricio Macri? y ¿Cómo un partido como el PRO pudo nacer, desarrollarse y llegar al poder en tan poco tiempo?.

 

Creer y crecer: la “política” sin política.

El primer acercamiento a la política de Maurico Macri ocurrió en los momentos previos a las elecciones del año 1999. Allí  Macri decidió aprovechar la popularidad obtenida como presidente de Boca para hacer su salto hacia la política nacional y presentarse como candidato a Jefe de Gobierno porteño. Para esto, pidió consejo a dos ex-jefes de gobierno: el Brigadier Osvaldo Cacciatore y Carlos Grosso. El primero es (según declaraciones del mismo Mauricio Macri) la figura que lo hizo querer convertirse en Jefe de Gobierno porteño, lo había conocido en reuniones que mantenía este, con su padre Franco y con miembros de la Logia P2 durante la última dictadura militar. El segundo realizó análisis económicos para SOCMA y fue gobernador luego de la vuelta de la democracia y protegido de Franco Macri, a tal punto que luego de cada presentación se le escuchaba a Franco decir:  “Deciles lo que te digo siempre… como me gustaría que fueses mi hijo y no el pelotudo de Mauricio”[1].

Ya en el gobierno de la Alianza, Macri comenzó a reunirse con Francisco “el colorado” De Narvaez, un empresario con el que solía cruzarse en noches y fiestas durante los 90´, y que al igual que Macri, había heredado una gran fortuna de su padre. Con De Narvaez fundaron la fundación “Creer y crecer” y con la ayuda de Doris Capurro (socióloga y especialista en “marketing político”)  contrataron “cuadros técnicos con sueldos muy bien pagos para empezar a diseñar una campaña dirigida íntegramente por el marketing”[2]. Este equipo se regía por las leyes de la publicidad y jamás discutían sobre política. El sistema era sencillo: se realizaban encuestas y luego se ponían a pensar y escribir sobre los temas que estas encuestas marcaban como prioritarios, dando siempre las respuestas que los encuestados daban como esperadas. La cuestión política era manejada por Carlos Grosso y un grupo de ex menemistas que se mantenían “en la sombras” dado el descontento generalizado que las encuestas mostraban hacia estos y la idea de presentar un proyecto con “gente que viniera de afuera de la política”.

 

 

El proyecto de la fundación consistía en llevar a De Narvaez  a ser Gobernador de Buenos Aires, a Macri a ser electo Jefe de Gobierno porteño y pagarle 50 millones de dólares a Macerlo Tinelli para que sea su candidato a Presidente. Luego de solo seis meses de constituido “Creer y crecer” los roces entre “el colorado” y Macri ya dificultaban el desarrollo del proyecto,  en este participaron personajes como: Jose Torello (actual apoderado del PRO), Nicolas Caputo (amigo y consejero de Macri), Juan Pablo Schiavi, Martin Lousteau, Marcos Peña (jefe de gabinete), Alberto Abad (hoy a cargo de AFIP) y un tal Alfonso Prat Gay.

Los primeros globos.

Para las elecciones del 2003, Macri estaba decidido a ser Jefe de Gobierno. Armó entones su estructura política mezclando a los jóvenes liberales de su fundación, los gerentes de SOCMA, la estructura del PJ porteño a cargo de Carlos Grosso y el Grupo Sophia. Esta última es una consultora dedicada al área social financiada por multinacionales y otras empresas privadas, (dime quien te financia y te diré que eres). Finalmente la campaña fue un suplicio para un Mauricio Macri que estudiaba frenéticamente discursos que repetía de memoria, pero no dejaba de tener “declaraciones poco felices”. Cuando era sorprendido por alguna pregunta era incapaz de desligarse de sus vínculos con el menemismo y los de su empresa con la última dictadura militar. Macri fue votado por los mismos sectores que apoyaron a Menem en su última elección y corrió con una suerte similar. Si bien obtuvo más votos que ninguna otra fórmula en primera vuelta, sus esperanzas para poder ganar en segunda vuelta eran remotas.

 Macri perdió finalmente el ballotage frente a Anibal Ibarra. Sin embargo, pese una dura derrota, se había conformado un equipo de campaña con nombres como: Michetti, Rodriguez-Larreta, Vidal, Torello, Grosso, Schiavi, Peña y Caputo. El PRO ya había nacido. En la segunda parte de esta nota analizaremos como está conformado el PRO hoy en día y cuáles fueron sus medidas políticas en sus 8 años a cargo de la Ciudad de Buenos Aires. Es decir, que políticas tomaron cuando “los dejaron gobernar”.



[1] CERRUTI, Gabriela. En “el pibe” ed. 2015 (pag. 229).

[2] CERRUTI, Gabriela. En “el pibe” ed. 2015 (pag 234).