NUEVO AUMENTO DE CUOTA. Sobre la especulación con el bolsillo de los estudiantes

Hace un tiempo venimos planteando la necesidad de incorporación de los centros de estudiantes de las universidades privadas y los IES a la Federación Universitaria de Cuyo, a los efectos de fortalecer el poder gremial y político del Movimiento Estudiantil, que hoy se encuentra dividido producto de la proliferación de la privatización de la educación superior, transformándose ésta en un negocio. Los aumentos injustificados y abusivos de las cuotas, son parte del problema, o tal vez, la explicación.

Una semana atrás se anunció un nuevo aumento de cuota para los estudiantes de la UCA. En un año tal aumento llegó a un 62%. ¡Increíble! La universidad cuyo Papa enfrenta al “dios dinero”, a la especulación. Nosotros también. Entonces, como decía una estudiante de la UCA “¿Qué diría el Papa Francisco si se enterara que la universidad constituida por el Episcopado de la República Argentina especula con los aumentos de cuota comprometiendo a la comunidad en su accesibilidad a la educación superior?”

Esta semana, los estudiantes de la Universidad de Mendoza fueron notificados de un nuevo aumento, de aproximadamente un 40%. Se movilizaron, cortaron la calle y están convocando a una nueva movilización para este VIERNES a las 9.30 hs., a la cual por supuesto, asistiremos en su apoyo.

El rector de esa Universidad ya adelantó que no dará un paso atrás sobre el aumento. Mientras los estudiantes consideran ese aumento como “desmesurado”, nosotros coincidimos y agregamos: ¡ABUSIVO!

Tanto las autoridades de la UCA como las de la Universidad de Mendoza, aducen ser Asociaciones sin fines de lucro, motivo por el cual era necesario el aumento. Y como es de público conocimiento, se supone que lo que ingresa a la Asociación, debe reinvertirse en la misma. Basta con observar ambos edificios para tener una idea. ¿Qué pasa si solicitamos informes sobre los salarios de los docentes, becas, investigación, etc.?

Para completar el panorama (está pasando lo propio en la Universidad Aconcagua, en la Universidad Champagnat, entre otras), hoy, los estudiantes de la Universidad de Congreso nos enteramos de un nuevo aumento, de un 25%. Como una suerte de “consuelo”, podemos pagar hasta el 28 de febrero la matrícula al valor de 2014 ($ 1100). “Suerte” de los que cobran el último día del mes. Sólo que la universidad no abre el sábado. “Suerte” para la Universidad, porque los que cobran a principio de mes, pueden pagar el aumento.

Casi el 50% de los estudiantes de nivel superior en la provincia de Mendoza, se encuentran en instituciones aranceladas (la mayoría de ellas universidades). Es claro el negocio que esto implica para las “Asociaciones sin fines de lucro”. Un mercado cautivo producto de que en estas universidades se ofrecen carreras que no ofrece la Universidad

Nacional de Cuyo, o bien, ofreciéndolas, no cuenta con los horarios para que los estudiantes que trabajan, puedan estudiar (Turno Noche). Así, se da el perverso círculo integrado por estudiantes que trabajan y que deben pagar una cuota en la universidad privada, mientras la universidad pública y gratuita, los excluye en beneficio de los negocios de unos pocos.

La UCA está siendo investigada por tener cuentas no declaradas en el banco HSBC en Suiza. Por su parte, el International Capital Markets Group S.A., de capitales chilenos que “aterrizó” en la Universidad de Congreso, luego de tener la capacidad de desembolsar unos pesos, nos encontramos con que ha recibido la baja de su CUIT por parte de la AFIP por “falta de actividad”. ¡Qué conveniente!

Al mismo tiempo, del otro lado de la cordillera, el movimiento estudiantil chileno, evitó una posible reelección del pinochetista Piñera, y hace unas semanas atrás, el Congreso chileno, luego de la presión ejercida por la CONFECH (Confederación de Estudiantes de Chile), avanzó hacia la gratuidad de las instituciones estatales en el vecino país.

Pero así planteado, nos quedaríamos a mitad de camino. El problema no es sólo la “mercantilización” de la educación, vale decir, su carácter de objeto transable (como hoy lo concibe la Organización Mundial del Comercio), sino quiénes conducen los destinos de nuestros futuros profesionales.

¿La Universidad es un fin en sí misma? Pues no. Compartimos la opinión de un clásico: “no debemos ver en la técnica el fin, sino el medio para la realización nacional”. Y es que los intereses del pueblo argentino están por sobre todas las cosas y eso es lo que han dejado las luchas de nuestros hermanos chilenos, o nuestros hermanos mexicanos que están poniendo en tela de juicio el estatus quo impuesto por el narcotráfico.

Por todo ello, es que desde el Centro de Estudiantes, nos oponemos al abusivo aumento de las cuotas en las distintas universidades privadas de la provincia, y por supuesto de la nuestra, exigiendo que de manera inmediata sea prorrogado el plazo para abonar la matrícula al valor 2014, y se convoque a los estudiantes por medio de su órgano de representación a evaluar dicho aumento y cómo se reconvierte el mismo de acuerdo a los fines de la Universidad, y como consecuencia insistimos con el derecho y la necesidad incorporar a los centros de estudiantes a la Federación Universitaria de Cuyo.

Por nuestra legitimidad de origen y de ejercicio, solicitaremos esto al Rector de la Universidad de Congreso, reservándonos el derecho-deber de tomar las medidas que consideremos pertinentes siempre en DEFENSA DE LOS INTERESES DE LA COMUNIDAD ESTUDIANTIL.

“Los dolores que nos quedan, son las libertades que nos faltan” – Reforma 1918

Yael Vela – Presidente del Centro de Estudiantes de la Universidad de Congreso