Son los alumnos favoritos de la Casa Blanca: la Franja Morada se suma al ataque contra Venezuela

En los últimos días, la situación de Venezuela ha alcanzado gran notoriedad en los medios de comunicación y redes sociales. Con consignas breves y vacías, lugares comunes repetidos hasta el hartazgo y frases viralizadas sin ningún tipo de explicación mediante, algunos personajes se han encargado de enaltecer la “lucha contra el dictador Maduro”.

Entre estos personajes encontramos a los infalibles compañeros de la Agrupación Franja Morada. No se demoraron demasiado en publicar un comunicado desde su página oficial de Facebook defendiendo el reciente intento de golpe de estado. Con su historial, era cuestión de tiempo que la agrupación radical se manifestara, en coincidencia con la política norteamericana para América Latina. Veamos, sin embargo, sus argumentos para justificar, en nombre de la democracia, el avance imperialista sobre sobre la soberanía venezolana.

Verborragia demócrata y servilismo

El comunicado comienza definiendo a la asunción presidencial de Nicolás Maduro como una “usurpación ilegal”. Uno de los fundamentos de esta afirmación es que la “comunidad internacional” no ha reconocido los resultados de las últimas elecciones. Los muchachos de Franja Morada se olvidan de aclarar que esta “comunidad internacional” no es otra cosa que el Grupo Lima, un gabinete de presidentes latinoamericanos adictos al gobierno estadounidense, acaudillados por Mike Pence (vicepresidente de los Estados Unidos), Mike Pompeo (Secretario de Estado de los EEUU) y Donald Trump (primer presidente del mundo en manifestar su apoyo al golpista Guaidó) [1].

Olvidan también que las supuestamente “fraudulentas” elecciones que ganó Maduro contaron con la observación y aprobación internacional de catorce comisiones electorales de ocho países distintos, dos misiones técnicas electorales, una delegación técnico-electoral de Rusia, un Europarlamentario y dieciocho periodistas de todo el mundo [2]. Pero todas estas comitivas autorizadas de distintas partes del globo no forman parte de la “comunidad internacional” de la que hablan con tanto cariño los compañeros y compañeras de la Franja Morada.

Luego, el comunicado pasa del reduccionismo a la omisión deliberada. Desatan toda su indignación diciendo que “Maduro llevó a Venezuela a una de las peores crisis económicas, sociales y políticas que se hayan visto en la región en las últimas décadas”. Una vez más, no mencionan el terrible bloqueo económico y financiero que Estados Unidos ha aplicado sobre Venezuela con el fin de desabastecer al país y sumirlo en una profunda crisis. Este bloqueo económico fue definido el año pasado en un extenso informe de la ACNUDH (Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos), organismo oficial de la ONU, de la siguiente manera: “Las sanciones y los bloqueos económicos modernos son comparables con los asedios medievales de las ciudades con la intención de obligarlos a rendirse. Las sanciones del siglo XXI intentan poner no sólo a una ciudad, sino a los países soberanos de rodillas” [3]. Pero la ONU tampoco forma parte de la “comunidad internacional”. De hecho, para la Franja Morada, nada que no sea orquestado y acaudillado por los Estados Unidos forma parte de la “comunidad internacional”. ¿Debemos pensar que es una casualidad, o que la Franja Morada es intencionalmente servil al país norteamericano?

 Siempre de la mano de Mauricio…

En realidad, este apoyo deliberado al golpe imperialista en Venezuela no solo se explica como un simple fetichismo de la Franja Morada por los Estados Unidos. Debemos tener en cuenta que Mauricio Macri fue uno de los primeros en apoyar abiertamente la usurpación de Guaidó después de Trump. El gobierno de Cambiemos, cumpliendo órdenes directas de la Casa Blanca, ha puesto a la Argentina a la cabeza del boicot internacional y del bloqueo económico contra Venezuela, junto con los de Temer y Bolsonaro en Brasil y el de Duque en Colombia. Si Macri es enemigo de Venezuela, lógicamente, la agrupación universitaria que colaboró intensamente en las campañas electorales de Cambiemos y que hoy por hoy continúa siendo la principal apoyatura del macrismo en la universidad, se erigirá como enemiga número uno del país bolivariano.

Volviendo al comunicado, vemos que la Franja Morada se rasga las vestiduras por la crisis económica en Venezuela, pero jamás se manifestó de esa manera respecto a la profunda crisis que actualmente atraviesa nuestro país, causada por las medidas antinacionales que desde hace tres años aplica el macrismo.

Por lo que hemos visto, las posiciones políticas que desde hace tiempo toma la Franja Morada suelen ser a favor de los intereses extranjeros y en contra de aquellos que, con aciertos y desaciertos, buscan un porvenir independiente y soberano para América Latina. No es nuestra intención profundizar en los porqués; ellos los sabrán. Lo cierto es que cada vez se esfuerzan más por ser los alumnos favoritos de la Casa Blanca en Argentina.

 Fuentes

[1] Revista Integración Nacional: https://rinacional.com.ar/sitio/fracasa-politica-intervencionista-la-oea-venezuela/

[2] Telesur: https://www.telesurtv.net/opinion/nicolas-maduro-presidente-venezuela-legitimidad-201901230024.html

[3] Nodal: https://www.nodal.am/2018/09/venezuela-informe-de-la-onu-destaca-a-las-sanciones-economicas-como-factor-clave-de-la-crisis/