Los entretelones del conflicto Macri-Loma Negra-Techint: va ganando la timba financiera

Las pseudas investigaciones de “los cuadernos de la corrupción”, le están causando grandes dolores de cabezas a los ex amigos de Macri. Es que Loma Negra y Techint están siendo enjuiciados en EEUU por el impacto de los “sobornos” que les han hecho perder sumas millonarias en la bolsa de Nueva York a los accionistas estadounidenses.

Loma Negra está acusada en los Estados Unidos de haberle hecho perder dinero a accionistas que apostaron por invertir en sus papeles, por haber participado en hechos de corrupción en la Argentina. Algo similar le está pasando a Techint.

Ahora, esas empresas que supieron formar parte, junto a Macri, de la denominada Patria Contratista, ahora ven como el sistema financiero sigue comiendo terreno a medida que crece la concentración de poder, y acusan a Macri de perseguirlos judicialmente con Bonadío a la cabeza, que tal vez ordene la detención de los CEOs de estas empresas.

La causa que sufre Loma Negra en Wall Street fue iniciada por un grupo de tenedores de acciones, en su mayoría ciudadanos norteamericanos con dinero en fondos de inversión, encabezados por el ahorrista Eugenio Carmona; quienes presentaron una demanda colectiva ante la corte del segundo distrito de Nueva York, pidiendo un juicio por jurados, reclamando por la posible participación de la empresa “en actos de corrupción” y de haber “inflado” la IPO (Initial Public Offer); esto es, la oferta pública en la que se lanzaron las acciones de la cementera por primera vez en Wall Street en noviembre del año pasado.

Los accionistas demandan además a los bancos que intervinieron por haber presentado tanto la situación de Loma Negra como la del país con una ponderación muy superior a la real.

Esta presentación, se suma a una anterior de julio pasado, donde otros tenedores de acciones, en plena crisis financiera y antes del estallido de la causa de los “cuadernos”, reclamaban ante los mismos tribunales de Estados Unidos por no haber anticipado las consecuencias de la crisis financiera argentina en las acciones de la compañía en Nueva York. Y que durante la presentación de la IPO no se advirtió desde los bancos colocadores (J.P.Morgan y Alaria) sobre la endeblez de la situación fiscal del país y de la cercanía que las cuentas públicas argentinas tenían de un eventual default.

Loma Negra es el principal productor de cemento del país dominando el 45% del mercado.

En el “establishment” hay recelos con el presidente porque creen que, ya en modo electoral, busca generar una imagen de transparencia y lucha contra la corrupción a costa de los empresarios con los que compartió los mismos caminos durante décadas.

Y es que el Grupo Macri también formó parte de la Patria Contratista desde Onganía en el poder, pasando por la dictadura cívico militar de 1976, Alfonsín y Menem. Cavallo estatizó la deuda privada, siendo beneficiario Macri de tal condonación. Con las privatizaciones, el Grupo Macri se quedó con el Correo Argentino. Como no pagaron, Néstor Kirchner revertió la venta. Macri, durante su gobierno, condonó la deuda de su padre.

Los empresarios creen que el presidente está detrás de ambos procesamientos. En el caso del CEO de Techint, a través del fiscal Carlos Stornelli, muy cercano a Macri. Y en el caso de Brito, el dueño de Macro mantiene una muy tensa relación con Macri, que le recrimina su supuesto apoyo a Sergio Massa. Pero también es verdad que ambos se conocen hace décadas y hasta supieron ser amigos cercanos de hasta compartir partidos de Paddle.

En el caso judicial de Rocca (Loma Negra), la cámara que definirá su libertad está integrada por los jueces Leopoldo Bruglia, Pablo Bertuzzi, ambos nombrados por Macri. El dueño de Techint tendría con el presidente una “relación compleja, de recelos, acuerdos y tensiones y son conocidas las historias de destrato de Rocca hacia los Macri, a quienes acaso consideraba empresarios de menor nivel que el suyo”.

El rencor del conocido como “círculo rojo” con Macri se agrava porque la mayoría de las empresas argentinas perdieron la mitad de su valor por la devaluación de este año. El caso de Arcor, la multinacional de Luis Pagani, pasó de tener fuertes ganancias durante el kirchnerismo y abrir plantas en el exterior a enfrentar en sus últimos balances multimillonarias pérdidas, que hacen dudar de su capacidad de enfrentar los fuertes vencimientos en dólares que tiene por delante.

La alianza de clase que puso a Macri en la Rosada, se desmorona. La Sociedad Rural reclama más devaluación aun para mejorar sus exportaciones. El empresariado monopólico reclama frenarla para que sigan perdiendo. Pero los bancos siguen poniendo el tono. No tocan los monopolios, pero la política monetaria y de timba financiera funciona a la perfección y a la justa medida de los grandes bancos. Algunos ya huyen…como desde hace rato…