Polémica por $ 93 millones de pesos que «faltan» en el Instituto de Juegos y Casinos

Lo denunció el diputado Ilardo, pero desde el ente oficial salieron a aclarar que se trata de un «tecnicismo».

Un informe del Tribunal de Cuentas y una deuda flotante de 93 millonesde pesos inquietaron esta mañana la Legislatura, que se preparaba para tratar la Ley de Paridad de Género en las listas.

El diputado de Unidad Ciudadana Lucas Ilardo dio una improvisada conferencia de prensa en el salón de Pasos Perdidos para denunciar que en el Instituto Provincial de Juegos y Casinos faltaba una importante suma de dinero.

“Hay un faltante de 93 millones que ha quedado asentada en un informe del Tribunal de Cuentas del año 2017. Nos preocupa porque se trata de muchisímo dinero y estamos exigiendo las explicaciones de la titular y del gobernador”, dijo el diputado kirchnerista.

“Es un informe de un año completo. No creo que sea una demora de tanto tiempo. Que al día de hoy falte ese dinero puede ser un delito muy importante. Nosotros vamos a hacer un pedido de informe y una presentación en la Fiscalía de Estado para que inicie una investigación”, agregó.

En el mismo sentido se expresó el secretario general de la Unión del Personal de Juegos y Casinos de Mendoza, Martín Caín: “Este es un hecho más que demuestra que la gestión de Juegos y Casinos es una farsa. Venimos denunciando que (Josefina) Canale y (Mercedes) Rus gestionan en contra de las arcas del Estado, están vaciando sistemáticamente el Instituto. Esta falta de transferencia de dinero que existe es una prueba más de que es una farsa la gestión”.

Pero la propia titular del Instituto, Josefina Canale, explicó que esos 93 millones de pesos quedan registrados en la contabilidad como deuda flotante porque nacen de la diferencia entre lo que dice el presupuesto y lo que efectivamente se envía. “Se trata de temas contables, de tecnicismos. Nosotros estamos al día con los números”, sentenció.

Ese monto surge de la diferencia entre los 245 millones de pesos que –según el presupuesto 2018– debería haber enviado el Casino al Estado y lo que realmente envió –el año pasado transfirió 152 millones de pesos en total-.

Según la Ley de Responsabilidad Fiscal N° 7.314, el IPJC debe transferir no menos del 35% de sus ingresos anuales a hospitales y distintos programas de salud. La ley de presupuesto lo estimó para 2017 en 245 millones de pesos (calculando que le entrarían $ 700 millones al Instituto). Pero la realidad fue otra. Se recaudó menos y se transfirió menos. “El año pasado se llegó al 60 por ciento de los 245 mil”, explicó Canale.

“A pesar de que hemos ajustado los gastos, hay que tener en cuenta que cerramos cinco casinos que tuvieron un impacto importante en los ingresos que hemos tenido”, agregó.

Este es el detalle de lo que el Instituto transfirió en los últimos años a programas sociales:

2014: $ 90 millones (54%)

2015: $ 66 millones (43%)

2016: $ 151 millones (67%)

2017: $ 152 millones (60%)

2018: $ 138 millones (48% a julio).

Fuente: «Diario Los andes»