A UN PASO

Para el gobierno las metas incumplidas ante el Fondo encuentran justificación en el sistema previsional. La variable de ajuste para Macri son los jubilados, pensionados y beneficiarios de las AUH. Sin embargo, el mal de los argentinos y argentinas se funda en el presupuesto destinado a pagar los intereses de la deuda externa.

 

Atacar a los jubilados ha sido en Norte del macrismo para ajustar y seguir pagando la fiesta de los grandes especuladores. Para la UNDAV, los haberes jubilatorios perderán hasta 8,3 por ciento en el 2018 y que ya acumulan 32 meses de caída consecutiva en relación a la inflación. El presupuesto 2019  restringe el acceso a la Pensión Universal para el Adulto Mayor y posa el beneficio a los jubilados patagónicos. El gobierno se apoya en la reforma integral que incluye la privatización parcial del Fondo de Garantía de Sustentabilidad y la desarticulación de un sistema previsional público con solidaridad intergeneracional.

Por otro lado, el desmantelamiento a PAMI y el recorte en la canasta básica de medicamentos le dejarían al Tesoro 100 mil millones de pesos pero deja al libre albedrío la salud de millones de jubilados. Los medicamentos aumentaron desde 2015 un 157,8% frente a un 111,9% de aumento a las jubilaciones. Esto significa 46 puntos menos. En la actualidad con la inflación actualizada a los primeros días de septiembre, los medicamentos aumentaron un 172,1% y las jubilaciones un 126%.

Miguel Ángel Fernández Pastor hizo sus propios cálculos. Ilustra que en septiembre de 2015 la jubilación mínima era de 4299 pesos, a partir de septiembre de este año alcanza los 8637, y en diciembre será de 9255. Estima que si los 4299 pesos se actualizaran por el índice de inflación acumulado de septiembre de 2015 a diciembre 2017 más la estimación del Ministerio de Hacienda para este año (en total, 172 por ciento), el haber mínimo debería ser de 11.697 pesos en septiembre y de 14.240 pesos en diciembre. Fernández Pastor concluye que esto significa que las jubilaciones tendrán una caída de 35 por ciento a fin de año respecto a septiembre de 2015[1]

El deterioro en las condiciones de vida de nuestros jubilados es abismal. Pagan las consecuencias de este modelo político-económico nefasto, el cual destina un 10% más al pago de intereses de la deuda externa sin embargo deja librado a la suerte el destino de más de 140 mil jubilados.