EL DEFAULT INTERIOR

La megadevaluación de 17 a 40 pesos ha condenado al fracaso a las provincias que como política de financiamiento han sostenido el endeudamiento externo. Lideradas por Buenos Aires, quince provincias han emitido bonos de deuda por un equivalente total de 12.200 millones de dólares. “Un informe elaborado por Delphos Investment detalla que entre las provincias que tienen el mayor porcentaje de su deuda en dólares se ubican Santa Fe y Córdoba, con el 99 y 95 por ciento del total, respectivamente. Le siguen Chubut (86 por ciento), Buenos Aires (76), Neuquén (76), La Rioja (66), Entre Ríos (59), Tierra del Fuego (55) y CABA (54). Entre las provincias que menor porcentaje de su deuda en dólares se ubican Chaco, con 35 por ciento, Río Negro, con 40,  Mendoza, con 42 y Salta, con 49 por ciento.”[1]

La estrategia macrista de toma de deuda para pagar gastos corrientes se suma a la megadevaluación y al impedimento de generar recursos genuinos producto, entre otras cosas, de un déficit fiscal que ya alcanza los 19 meses en rojo, puede fracasar terminando en default. El ahogo financiero que sufren las provincias tiene como finalidad abultar el presupuesto de la provincia de Vidal, algunos ejemplos lo dejan ver: “más asistencia de la Anses para cubrir el déficit del Instituto de Previsión Social, además consiguió la actualización del Fondo del Conurbano”. Recursos que sin embargo, se irán por la borda gracias a la deuda provincial.

Esta toma de deuda abrupta ha sido posible ya que en 2015 cayó 20 puntos la deuda total de las provincias. Esto ha sido el respiro de Macri y de algunas provincias que siguen a pie juntillas sus políticas. Menos recursos por coparticipación e ingresos genuinos tratan de ser suplidos por más toma de deuda interna y externa. Las fuentes de recursos de las provincias en 2013 correspondían a un 52 por ciento de Nación y un 39 por ciento de emisión de deuda. En 2017, 26 por ciento provenía de Nación y un 61 por ciento de deuda.

El único pilar que tiene Mauricio Macri y el gobierno nacional para sobrevivir unos meses más es el empréstito con el Fondo Monetario Internacional si el acuerdo no se concibe como prenden los CEO’s, las cuentas del Estado van a arder más de lo que hoy lo hacen. Las provincias requieren de un salvataje de este gobierno inestable y de los dólares que tenga en el Banco Central si esto no ocurre, las provincias terminarían por quebrar.