Macri y Cornejo nos ofrecen la solución: vivamos de las dádivas de los turistas

Compartimos a continuación el análisis publicado en la revista Integración Nacional:

Una buena nueva nos vino a traer el Presidente Mauricio Macri: ¡logramos un dólar competitivo! ¡Vamos a poder vivir de las dádivas y propinas de los turistas!

Mauricio vino a sacarse la foto con los Ministros de Trabajo del G-20, a la cual asistió su exministro Triaca. ¿Habrá tenido que dar explicaciones por la degradación en de su cartera a niveles preperonistas? Aunque por el tipo de reunión nos inclinamos a pensar que debe haber sido recibido con un cálido aplauso. Menudo logro, donde se discuten las formas de precarizar el trabajo, el macrismo (siempre en busca del apoyo de esa parte antropofágica del mundo), llegó a la reunión con grandes avances.

Luego asistió como invitado del Chucky a discutir el futuro de la provincia. En el exponente marco de Potrerillos, Macri y Cornejo, desarrollaron una especie de conferencia con los sectores empresariales vinculados al turismo.

La ecuación es sencilla para el presidente y su pequeño (aunque agrandado) gobernador: la devaluación nos beneficia a todos (a todos los que reciben dólares y pagan en pesos). El futuro de Mendoza está en el turismo y un poco en el agro (que viene bastante mal).

Veamos los nuevos tips de Macri:

  • “El del turismo es un sector que tenemos que vender todos juntos; todos los argentinos tenemos que promover a nuestro país y procurar que la experiencia de quienes nos visita sea grata”.
  • “El mejor vendedor es aquel que logra que después hablen maravillas de nosotros, de nuestras virtudes…. si el turista tiene una mala experiencia, por el contrario, empeora nuestra imagen multiplicado por 7”.

Y destaca que: “tenemos un dólar más competitivo para el turismo receptivo. Tenemos una relación de competitividad más razonable, estamos en un equilibrio. Vamos a trabajar para traer gente al País, para que cada vez hay más turismo receptivo.”(1) . Y por último cerró pidiendo a municipios y gobernadores que no pongan impuestos.

Por primera vez la pitonisa Carrió tenía razón, se viene la revolución de la propina.

Mientras tanto, Macri, descentraliza la “tarifa social”, concentrando cada vez más los ingresos y federalizando los gastos.

Nada nuevo nos propone Mauricio. El típico proyecto oligárquico, ayer de las vacas y las mieses, hoy de la timba financiera y el turismo.

También en Mendoza, centro del gorilismo por estos días, Caputo nos dice que viene un período de tranquilidad y crecimiento para los “mercados”, pero que la economía va a atravesar un proceso lento y doloroso. Habría que preguntarle por qué la economía tiene que bancar los mercados. De esta fraseología, el verdadero sentido es “ustedes van a bancar las enormes ganancias de nosotros (el mercado). Que compremos y vendamos papelitos y dólares y nos llevemos la guita afuera requiere que alguien pague esta fiesta. Ustedes.”

Todos versos, todas soluciones que la historia argentina ha demostrado como fracasos contundentes. Pero la decadencia del gobierno es más que evidente y cada vez son menos los que se comen el verso.