“Cuadernos Gloria” y los Panamá Papers. Si no hay pan, que haya circo

Es un buen hábito desconfiar de la veracidad de todo “escándalo” que reciba amplia cobertura mediática. O al menos de los objetivos políticos de la prensa que los reproduce una y otra vez, exageradamente, distanciándose de la búsqueda de verdad y  justicia.

 

Es que resulta mucho menos escandaloso los U$S 16.676 millones transferidos al exterior durante el primer semestres del año[1], que los supuestos U$S 160 millones (en palabras del chofer Centeno,) de coimas de la obra pública en épocas del kirchnerismo detalladas en supuestos cuadernos Gloria. O que existan 269 funcionarios del gobierno de Macri que ocupen 890 cargos en empresas privadas[2], es intrascendente frente a  la propiedad (no comprobada) vía un testaferro (no comprobado) que Amado Boudou tenía de la Compañía Ciccone.

Qué hablar de los Panamá Papers o el escándalo de los aportantes truchos a la campaña de Vidal en Buenos Aires. En Islandia y España, casos análogos terminaron con la renuncia de los primeros mandatarios de estos países, pero en Argentina ocupan secciones secundarias de los periódicos, junto alguna noticia chismosa.

No es objetivo de esta nota desmentir las acusaciones que pesan sobre ningún funcionario pasado o presente. Bastará con decir que luego de años de persecución mediática –judicial sobre la expresidenta, con obvias intencionalidades políticas, aún no existe sentencia firme, siquiera prueba validada por ningún tribunal, que indique que “se robaron todo”. Aun así, con dieciocho cuentas deslocalizas en paraísos fiscales, Macri justifica su política de ajuste en la pesada herencia.

Si no hay pan, que haya circo

El fin del “gradualismo” (si alguna vez lo hubo) a partir del acuerdo con el FMI, impulsó la caída estrepitosa de Macri en las encuestas. A esto se le suma el proceso de reunificación del campo nacional, con el peronismo a la cabeza, como movimiento con mayores posibilidades de obtener un triunfo en la disputa electoral con Cambiemos. La ´política del escándalo´ (aquella de los bolsos de José López, los Hoteles en el Sur, la obra pública, entre otros) es repuntada y señala a aquellos que rodean a los que enfrentan a Macri y sus aliados. “Si no hay pan, que haya circo” confesó un ministro al periodista de La Nación, Carlos Pagni[3].

Ni los hechos de corrupción del gobierno anterior justifican la salvaje política económica de Cambiemos, ni borran la orientación nacional que tuvo el kirchnerismo en sus medidas más importantes: creación de 6 millones de puestos de trabajo, nacionalización de las AFJP, reestructuración de la deuda externa, AHU, jubilaciones para amas de casa, etc.

Moralina y moral nacional

La corrupción como explicación frívola[4] de los problemas del país pretende correr de foco a sus verdaderas causas. La orquesta de la prensa oligopólica y antinacional formadora de la opinión pública, condena las impresentables corruptelas de (algunos) funcionarios que usufructúan el patrimonio público; pero omiten consideración alguna respecto a la usura financiera que hoy rige la Argentina. La moral “doméstica” o moralina, como le llamaba el viejo Jauretche, en este caso, atenta contra la ´moral nacional´ que rechaza el atentado a nuestra soberanía y brega por una mejor vida para nuestro pueblo.

Insistimos, que a los corruptos los metan en cana, sean del palo que sean. Pero esta crisis económica y política no obedece exclusivamente al manejo inmoral de los recursos públicos, sino fundamentalmente a un modelo económico sostenido por el partido de gobierno que excluye a millones de argentinos. Salir de este quilombo no dependerá de cuántos de ellos metamos en cana, sino en sentar las bases de una política nacional, democrática y popular. Política que, entre otras cosas, castigue severamente a quienes ejercen la función pública en beneficio propio y se hacen un banquete con los recursos y el trabajo de argentinos y argentinas.



[1] “La fuga de capitales se duplicó en el primer semestre: alcanzó los u$s 16.676 millones”. Ámbito Financiero. 23/07/2018

[2] A ambos lados del mostrador: 269 funcionarios ocupan cargos en empresas privadas. El Destape. 01÷08÷18

[3] Los cuadernos de las coimas: las cuatro particularidades del caso. La Nación. 03/08/2018

[4] ESTALLIDO DEL MODELO ECONÓMICO IMPLOSIÓN DEL SISTEMA POLÍTICO. Mauro Aguirre. 2002