Un “no” rotundo al desembarco de Farmacity

 

En el marco de la espera de la audiencia pública informativa que la Corte Suprema de Justicia de la Nación fijó para el 29 de agosto, cientos de municipios bonaerenses resisten la instalación de la cadena farmacéutica «Farmacity». Detrás de esta sociedad anónima no encontraremos ninguna sorpresa: un miembro del gabinete de Macri haciendo negocios mediante la autoridad de la administración estatal. Según su declaración jurada, Mario Quintana conserva un 3% de Farmacity; a pesar de asegurar, después de abandonar su cargo como presidente de la empresa al ingresar «del otro lado del mostrador», de no seguir manteniendo influencias en la misma. Además de haber creado en su momento una cadena de supermercados con Lopetegui, tiene fama por su ligazón con Flybondi, la aerolínea bajo-costo que aterrizó hace poco tiempo en las pistas financieras argentinas.

A esta «farmacia», que incorporó al negocio otro tipo de productos como golosinas, regalos, perfumería y hasta libros, se le ha negado el desembarco en la provincia de Buenos Aires por romper con algunas determinaciones legales. Los dueños del negocio, para que estos argumentos no tengan validez, inició una demanda contra provincia de Bs. As. declarando inconstitucionales los artículos 3° y 14 de la ley de farmacias que rige actualmente.

La poca lucidez los caracteriza. A pesar de conocer las manifestaciones del pueblo acompañando la del Colegio de Farmacéuticos de Buenos Aires, no tuvieron mejor idea que resaltar como la mejor cualidad de la empresa que sólo 1 de cada 10 de sus empleados es farmacéutico. Parece que quisieran darle letra a los contrarios para su propio perjuicio.

Pero esto no es todo. El escándalo surgido a partir de las denuncias de los aportantes truchos para las últimas campañas de Cambiemos, también tiene de protagonista a Farmacity; quien no financió directamente a la campaña electoral pero sí contribuyó con $1,5 millón al sostenimiento del partido político «PRO».  (RU)

____________________________________________________________________________________________________

 

Un verdadero fenómeno político y sanitario conmueve a la provincia de Buenos Aires. Ya son 100 (de 135) municipios los que rechazan el desembarco de las farmashopping.

Se trata de un acontecimiento multipartidario. Intendentes y concejales, muchas veces por mayoría y otras tantas por unanimidad, respaldaron instrumentos normativos como ordenanzas, resoluciones o decretos para decirle «no» al desembarco del modelo de negocio de farmashopping, donde Farmacity intenta quedarse con una interesante porción del negocio en el distrito más grande del país.

HECHA LA LEY

«Hecha la ley, hecha la trampa», reza el dicho popular. Según publica el diario digital Primeraplana.com.ar, el gigante Farmacity encontró un atajo para entrar por la ventana a algunos distritos de la provincia y ya habría instalado más de 30 locales bajo el nombre de Simplicity.

En la ciudad de Pergamino, sobre la Avenida de Mayo (una de las arterias más concurridas del esta localidad bonaerense), la firma alquiló un local y ya solicitó la habilitación del medidor. «Abrirán la parte de perfumería, porque la parte de medicamentos no la tienen habilitada. Están preparando el terreno en vista a lo que decida la Corte. Con el accionar de ellos, uno puede presuponer el fallo», dijo Roxana Mirad, presidenta del Colegio de Farmacéuticos de Pergamino.

CONSENSO MASIVO

En cada distrito de la provincia de Buenos Aires hubo encuentros de los farmacéuticos con la comunidad para trasladar a los concejos deliberantes, la preocupación por la vulneración de la Ley 10.606 que permitiría la instalación de estos farmashopping. En líneas generales, se le solicita a María Eugenia Vidal y a los presidentes de la Cámara de Diputados y Senadores, Manuel Mosca y Daniel Salvador respectivamente, «que tomen las medidas conducentes con el objeto de garantizar todos los derechos adquiridos por los farmacéuticos de la provincia, en función de lo que establece la legislación provincial». También se les exige «que mantengan los términos, condiciones y alcances de la Ley 10.606 con las modificaciones introducidas por las leyes 11.328 y 13.054, respaldando así el sistema de salud provincial y la profesión farmacéutica».

Este respaldo de las gestiones municipales a un modelo sanitario de farmacia constituye un antecedente valioso en vistas a la audiencia pública que se realizará el 29 de agosto a pedido de los jueces Ricardo Lorenzetti, Elena Highton de Nolasco y Juan Carlos Maqueda, para resolver la causa iniciada por Farmacity en 2012 buscando que se declarare la inconstitucionalidad de los artículos 3° y 14 de la ley 10.606 de la provincia de Buenos Aires, norma que regula la propiedad de farmacias.


EL EJE DEL DEBATE

El eje del debate es la instalación de un nuevo modelo de negocios o la defensa de las farmacias tradicionales. Isabel Reinoso, presidenta de la Confederación Farmacéutica Argentina (CoFA) y el Colegio de Farmacéuticos de la provincia de Buenos Aires (CFPBA), también ha destacado el accionar de las organizaciones profesionales para respaldar a la farmacia comunitaria: «Es un espacio emblemático de nuestra práctica profesional, de independencia, de respeto por nuestras incumbencias y la sostenibilidad económica. Nos permiten intervenir en defensa de los colegas de hospital, en droguerías y laboratorios y garantizar el acceso a un bien social como el medicamento en lugares donde no había servicio farmacéutico profesional», consideró.

Fuente: Ámbito Financiero