De cómo Macri colabora con el saqueo de nuestros recursos naturales

Desde que el macrismo gobierna en la Argentina, ha llevado a cabo un terrible proceso de endeudamiento que ya nos coloca entre los países que más deben (en diciembre de este año, el total de la deuda equivaldrá al 82,2% del PBI). Para colmo, el mismo gobierno cipayo abre las puertas a los grandes especuladores extranjeros para que se burlen de nuestra soberanía y saqueen nuestros recursos naturales. Veamos de qué manera el Presidente nos entrega a las garras de los usureros.

Podríamos mencionar numerosos ejemplos de entreguismo macrista, pero vamos a detenernos en uno de ellos, ocurrido en enero del año pasado. Por medio del Decreto 29/2017, el Presidente Macri estableció que los bienes del dominio privado del Estado (entre ellos los recursos hidrocarburíferos y mineros [1]) quedan excluidos de la defensa de inmunidad soberana ante cualquier reclamo que haga un acreedor extranjero en tribunales judiciales de Nueva York y de Londres. Esto quiere decir que Macri ha puesto como garantía de pago de la deuda externa a los recursos naturales. Para ser más claros, si la Argentina entra en default (lo cual es cada vez más probable considerando el endeudamiento record antes mencionado), los grandes usureros internacionales podrán reclamar en tribunales también extranjeros que se embarguen nuestros recursos naturales. Y bien sabemos que estos tribunales no tendrán ningún problema en fallar a favor de los especuladores; recordemos, por ejemplo, cuando los fondos buitre recurrieron a los tribunales de Nueva York y allí obtuvieron la respuesta favorable del juez Thomas Griesa.

En otras palabras, Macri decide someternos a las decisiones de la “justicia” extranjera y poner nuestros recursos naturales prácticamente como garantía de deuda. Un fondo buitre podrá reclamar, por ejemplo, que se le pague la deuda con acciones sobre el yacimiento petrolífero de Vaca Muerta. Tanto es así que la Legislatura de Neuquén aprobó por mayoría una declaración en contra del mencionado decreto, y solicitó al gobierno nacional que no excluyera a los recursos naturales de la defensa de inmunidad soberana [2].

La historia se repite

Esta burda entrega en bandeja de la soberanía a los grandes usureros no es cosa nueva. Macri es descendiente directo de una vieja estirpe de gobiernos vendepatria que a lo largo de nuestra historia se han beneficiado transando con la extranjería. Bien podemos remontarnos al año 1826 cuando, por iniciativa de Bernardino Rivadavia, “todos los bienes, rentas, tierras y territorios” del país eran hipotecados como garantía del préstamo contraído con la Banca inglesa Baring Brothers. Cuatro décadas después, el entonces Presidente Bartolomé Mitre entregaba a las empresas ferroviarias británicas tres millones de hectáreas de tierras fértiles ubicadas a cada lado de las vías recién construidas. Como vemos, el saqueo de nuestros recursos naturales no sería tal de no ser por la colaboración de los Rivadavia, de los Mitre, de los Macri.

Los recursos naturales propios son un patrimonio invaluable e innegociable del pueblo argentino y latinoamericano. Su explotación y la justa distribución de su aprovechamiento nos corresponden. Por medio del Estado debemos protegerlos con estrictas medidas. ¿Qué cuidado ecológico genuino puede tener un megaempresario inglés, holandés o norteamericano sobre un territorio que no es suyo?. Ya no se trata solamente de impedir que la extranjería saquee lo que es nuestro, sino además de proteger nuestro espacio vital. Lamentablemente, la rosca cipaya a la que pertenece Macri no se detiene en su entreguismo constante.



Bibliografía y fuentes:

 

Decreto 29/2017. Publicado en el Boletín Oficial el día 11 de enero de 2017. Disponible en línea:  https://www.boletinoficial.gob.ar/#!DetalleNorma/157611/20170112.

Jorge Abelardo Ramos. La penetración europea. En: Revolución y Contrarrevolución en la Argentina. Tomo 2: Del patriciado a la oligarquía (18621904).

José María Rosa. Capítulo 4: La tierra hipotecada. En: Rivadavia y el imperialismo financiero.

 

[1] Según lo establece el artículo 236 del Código Civil y Comercial. Disponible en línea: https://www.codigocivilonline.com.ar/articulo-236/.

[2] https://www.pagina12.com.ar/39846-en-defensa-de-la-inmunidad-soberana.