AJUSTE: ¿A dónde recorta el decreto 632?

 

En la jerga criolla, «eficiencia», «eficacia», «racionalizar» son sinónimo de ajuste. Esta descripción podría bastar para explicar la esencia del decreto 632/18 firmado por Macri, su jefe de gabinete Peña y sus ministros: Dujovne e Ibarra (Modernización). Este decreto es la materialización de las condiciones que le ha puesto el FMI a Cambiemos para seguirle prestando plata y mantener la olla de presión que simboliza la Argentina, todavía tapada.

$25 mil millones de pesos es lo que se pretende reducir de gasto público con esta poco difundida medida. Se hace alusión constantemente a la necesidad de cumplir con el «principio de economía», el cual se lograría si el funcionamiento de la Administración Pública propendiese a la utilización racional de los recursos públicos, para lo cual se «requiere instrumentar diversas acciones que permitan brindar respuestas eficientes con la asignación de los recursos disponibles.»

Después de adornar con esa serie de palabras que no dicen nada y a la vez dejan entrever todo, el decreto menciona específicamente cuales serán las áreas del Estado que sufrirán una disminución ya sea del presupuesto real hasta el momento designado o de las facultades que les correspondían.

Analizaremos a continuación las más perjudiciales para los trabajadores y para el pueblo argentino en general:

–En su artículo 1° queda sentado que las Jurisdicciones y Entidades del PODER EJECUTIVO NACIONAL, tanto de la Administración Nacional o de los entes públicos que ésta no incluye, «no podrán efectuar nuevas designaciones ni contrataciones de personal de cualquier naturaleza o fuente de financiamiento presupuestarias o no presupuestarias, hasta el 31 de diciembre de 2019

Mientras que para un argentino o una argentina mantener su puesto de trabajo se ha vuelto el reto más complicado, el gobierno inconforme se asegura que desde el Estado no se contratará ni un solo trabajador más hasta fines del 2019

Los que conserven la perla más preciada por estas tierras, llamada trabajo, también serán perjudicados. Veamos el artículo 5: Las mismas Jurisdicciones y Entidades del artículo precedente «no podrán instrumentar nuevos beneficios tales como bonificaciones, premios, incentivos o suplementos salariales en dinero, o en especie, hasta el 31 de diciembre de 2019.» Aquí no es necesario aclarar nada; el salario ya es indigno, Macri garantizará que no haya nada que lo complemente.  

No es novedad que los medios de comunicación de esto no digan nada. El ajuste empieza a llevarse a cabo en medidas concretas. Siempre las víctimas son las mismas, los trabajadores y aquellos que necesitan acceder a una fuente de ingresos para subsistir o mantener a su familia dignamente. Lo único que no podemos afirmar es que este decreto se aplique hasta la fecha estipulada, finales de 2019, ¿seguirá el FMI a través de Macri gobernándonos para ese entonces?

 Fuente: https://www.boletinoficial.gob.ar/#!DetalleNorma/187783/20180710