Sobre la intervención inconstitucional del Partido Justicialista

 “¿Quiénes son los barú budú budía de la Cámara Nacional Electoral?”

Con motivo de la apelación de José Luis Gioja, en los siguientes párrafos vamos a dar una breve información académica, antecedentes laborales y seudo declaraciones de posición política de los jueces que deberán dar un fallo a la polémica intervención de la Jueza Servini de Cubría, con el objetivo de entender un poco más a quiénes se enfrenta el PJ y, en definitiva, cómo y para quién opera el Sistema Judicial hoy en Argentina.  

Ya sabemos que la intervención judicial del PJ y el desplazamiento de la conducción de Gioja (para ubicar en su lugar al impresentable Barrionuevo, el mismo que inmortalizó la frase: “en Argentina debemos dejar de robar por dos años”), ordenada por la grotesca Jueza Servini de Cubría, tiene como único fin desarticular al partido político con más afiliados del país e imposibilitar una sólida unidad del campo nacional que pueda enfrentar a Macri y sus políticas librecambistas y financieras, sostenidas y justificadas por la prensa antinacional, la doctrina Chocobar, la inserción del capital extranjero y el ajuste despiadado hacia las clases trabajadoras.

¿Cómo sigue esto?

Esta semana La Cámara Nacional Electoral deberá discutir y confirmar o no el pedido de intervención dictaminado por la jueza “barú budú budía”. En el ojo de la tormenta se encuentran un tal Alberto Dalla Vía y un tal Santiago Corcuera, quienes tendrán la responsabilidad jurídica en todo este accionar de carácter antidemocrático, golpista.

Pero… ¿quiénes son Alberto Dalla Vía y Santiago H. Corcuera? 

Actualmente Dalla Vía es Juez de La Cámara Nacional Electoral  y profesor titular en Elementos de Derecho Constitucional en la UBA. Su carrera jurídica inició en 1986, cuando integró el Consejo para la Consolidación de la Democracia. Una década más tarde se inscribió en el concurso para ocupar una de las dos vacantes que existían en la Cámara Nacional Electoral, en la que fue nombrado en 2001.

En el 2015, Dalla Vía declaró en una entrevista que “hay ciertas provincias que no pueden hacer elecciones, que no están capacitadas.” (Tímido para la democracia, el Albertito). En esa declaración apuntó, principalmente, a Formosa, Santa Cruz, La Rioja, Catamarca, Santiago del Estero y Tucumán, bastiones históricos del movimiento revolucionario más grande de Argentina,  el peronismo.

Corcuera estudió abogacía en la UBA e hizo un curso superior en Perfeccionamiento para Magistrados en la Escuela Nacional de la Magistratura de la República Francesa (París, Francia). En el 2001 ocupó la vacante superior en la Cámara Nacional Electoral.

En el año 2010, participó del Primer Encuentro del Grupo de Trabajo de Presidentes de Tribunales Electorales de América Latina, organizado por el Tribunal Electoral de Poder Judicial de la Federación y la Organización de los Estados Americanos, en la Ciudad de Washington DC, o mejor dicho tomó un cursito acelerado de servilismo para abogados vendepatrias y gorilas.

 En el 2012 Santiago Corcuera participó como Jefe de la misión de “Nam Panamá” en representación de la Naciones Unidas (La misma organización que hace unos días declaró su apoyo a la intervención militar de Trump en Damasco, Siria)

En fin, sin pecar de Gurúes podemos decir que no sabemos con claridad la finalidad de este episodio que solo es un síntoma más de la crisis y el agotamiento del sistema financiero.

 Lo que sí está claro es nuestro rechazo y repudio al accionar arbitrario, inconstitucional y golpista del sector reaccionario del sistema jurídico que responde a los intereses de Mauricio Macri y sus seudo ministros adictos y offshoristas, que saquean las riquezas de nuestra tierra a costa del sufrimiento y del pesar de millones de argentinos y argentinas, trabajadores, estudiantes, jubilados, madres, hijas e hijos.

Es de vital importancia que el estudiantado universitario sea consciente de la necesidad de denunciar el accionar inconstitucional del sistema judicial que avasalla y persigue a los que pretenden ponerle un freno al gobierno antinacional de Macri y su expresión estudiantil Franja Morada.