LOS DUEÑOS DEL PAÍS: ¿QUÉ EMPRESAS CONTROLAN LA CADENA PRODUCTIVA? PARTE II

 

En los primeros tres meses de gobierno del presidente Mauricio Macri, la inflación creció de forma abrupta. Las grandes empresas monopólicas empezaron a hacer un festival de aumentos. La canasta básica de los alimentos creció entre un 6% y 7% por encima de la inflación. Además, los precios de los alimentos más básicos aumentaron entre un 14% y 15%

 

Algunos de los alimentos que se incluyen en la canasta básica son: pan, arroz, harina de trigo, maíz, fideos, azúcar, legumbres secas, huevos, leche, queso, aceite, te, yerba, entre otras. ¿Quiénes se encargan de producir, comercializar y distribuir estos bienes?

En el caso del trigo, solo cuatro empresas se encargan del 50% de la producción y el 55% de la exportación. Las empresas son: Cargill, Molinos Cañuelas, Lagomarsino e Hijos y los Grobo. El arroz por otro lado es producido el 50% por solo tres empresas (Molinos Río de la Plata, Adecoagro, Glencore.

Adecoagro empresa holandesa posee 400.000 héctareas propias de cultivo en Suramérica. Las tierras están valuadas en más de mil millones de dólares y produce más de un millón de toneladas de productos agrícolas y agroindustriales. Es un claro ejemplo que nuestra economía y producción de bienes está monopolizada pero también extranjerizada.

En cuanto a la molienda húmeda (dextrosa, glucosa, almidón, fructosa y derivados) cuya materia prima es el maíz la producción del mismo la posees cinco empresas de las cuales dos son nacionales y tres extranjeras de Francia y EE.UU. La producción de la molienda seca (copetín, snacks, cereales, polenta, entre otros) es controlada el 100% por cinco empresas de las cuales tres son nacionales y dos extranjeras.

El azúcar y la yerba mate llegan al 80% de los hogares del país teniendo un promedio anual de 5 y 6 kg por habitante. Más del 85% de la producción de azúcar está en manos de 8  empresas. Por otro lado, solo tres empresas producen yerba mate representando el 50% y el 72% de la exportación.

Solamente tres meses pasaron desde la asunción de Macri y las empresas encargadas de controlar la cadena productiva subieron sus precios. La Serenísima, controlada por Arcor y Danone produce el 72% de los lácteos en el país, en el verano del 2015 incrementaron el 65% de los precios. La harina subió en un 60,6%. El aceite en un 72%. La lista sigue y denota que la monopolización en la cadena productiva de bienes alimenticios genera inflación y vulnera el derecho de los argentinos y argentinas de tener una vida digna. El 10 por ciento de las clases más postergadas del país perdió un 23,8 por ciento en capacidad de compra, registrado por el Conicet en 2016.

Macri y sus medidas antinacionales y antipopulares atentan contra los derechos humanos del pueblo argentino. Vivir en una sociedad justa se torna difícil con el cipayo que nos gobierna, los intereses que representa son los intereses de la extranjería y de los que se benefician con el sufrimiento del pueblo argentino.