Breve historia de la deuda externa Argentina. PARTE I. De la dictadura cívico militar de 1976 a 1983

A mediados de los años 70 Estados Unidos sufre un abultado déficit en su cuenta corriente. Nixon, presidente de Norteamérica, decide devaluar el dólar, esto supuso un revés para los principales países productores de petróleo, ya que el precio estaba fijado en dólares, disminuyendo así el valor de sus exportaciones, impulsando a los representantes de la OPEP[1] a cuadriplicar el valor del crudo en solo dos meses.

Este acontecimiento es fundamental para explicar el endeudamiento argentino y latinoamericano, porque a partir de la crisis mundial de los años setenta, surgen  los llamados “petrodólares”, fruto del aumento de los precios internacionales del petróleo. Los países productores de petróleo colocaron una gran parte de estos fondos en grandes bancos internacionales que luego fueron colocados  como préstamos en países necesitados de capitales, y sólo los países del Sur podían ser las victimas de esa maniobra.[2]

Para volcar este chorro de préstamos, era necesaria la imposición de planes liberales basados en una serie de supuestos y “recetas” a ser aplicados. El 24 de marzo de 1976 iniciaba la dictadura cívico militar  de Martínez de Hoz y de Videla, iniciando un nuevo modelo económico basado en la concentración, transferencia de la renta nacional de los argentinos y argentinas hacia el exterior y el endeudamiento externo, y para eso  aplicaron políticas tales como: liberación de precios, congelamiento salarial, devaluación, liberalización del régimen de inversión extranjera y del comercio exterior, desocupación, etc.[3]

Aquí debe encuadrarse el interés del sistema financiero internacional del momento, que tuvo sus enormes ganancias gracias a nuestro endeudamiento.

Al disminuir la tasa de interés de Estados Unidos, y promover una tasa de interés alta  en América Latina, se instala en nuestro país la bicicleta financiera, generando un derrumbe en nuestra industria y destruyendo el mercado interno, que habían crecido exponencialmente durante los gobiernos de Juan Domingo Perón, volcando toda la economía a la especulación.

Durante este periodo la deuda externa sufrió un brutal crecimiento pasando de U$S12.000 millones en 1978 a U$S 43.000 millones en 1982, de ese dinero solo  ingresaron a nuestro país 20.411 millones de dólares. La deuda contraída por la dictadura cívico militar se destinó  en un 33% a pago de intereses de deuda y un 44% para sostener la trasferencia de renta nacional al exterior de forma legal e ilegal. [4]

Para llevar esta feroz política de destrucción del Estado peronista y garantizar un modelo rentístico financiero que ponía a la economía al servicio de la especulación y las finanzas  fue necesario el uso por parte del gobierno del aparato represivo del Estado. Destruyendo al movimiento obrero y la  legislaciónlaboral más avanzados de todo el continente, a la clase trabajadora e instalando el miedo y el terror al pueblo argentino. Ese brutal ajuste nos costó 30.000 vidas y una brutal represión.

 



[1] Organización de países exportadores de petróleo (OPEP) compuesto por Arabia Saudita, Abu Dabi, Irán, Irak, Katar y Kuwait.

 

[2] MARIO RAPOPORT, Las políticas económicas de la Argentina. Una breve historia. Buenos Aires, 2010.

[3]MAURO AGUIRRE,  Estallido del modelo económico implosión del sistema político. Mendoza, 2002.

 

[4] CALCAGNO ALFREDO ERIC, CALGAGNO ERIC La nueva deuda externa explicada a todos. Buenos Aires: Catálogos, 2006.