VOX CLAMANTIS IN DESERTO (La voz que clama en el desierto)

VOX CLAMANTIS IN DESERTO (La voz que clama en el desierto)

Así se siente Francisco en la Argentina oficial

Podríamos describir la Argentina oficial en la actualidad como el conjunto de dirigentes de empresas extranjeras, oligarcas de cualquier laya, vetustos fracasados en la dirigencia política y unos cuantos en la dirigencia sindical, cagatintas y opinólogos de los medios de comunicación que se nutren de las vacuidades de los presuntos inteligentes universitarios. Estos últimos, abrevan en las fuentes del pensamiento único que es, a pesar de sus matices, único.

Es oficial esta Argentina porque está impuesta, de afuera hacia adentro y de arriba hacia abajo.

El oficialismo de los poderosos en la Argentina o en cualquier punto de América Latina jamás transformó las pobres vidas de los pobres en algo mejor.

Francisco I,el Papa latinoamericano, con un gesto que revela su bonomia y su humildad genera más esperanza que toda la acumulación de tilinguería y frases hechas de esta oficial injusticia.

Como incomoda a Macri la doctrina social de Francisco

El núcleo duro de la Argentina oficial se ha apropiado, con la aquiescencia circunstancial del 50% de los argentinos, de la Casa Rosada. Vale decir, de los resortes del poder. Este último se ejerce en detrimento del 90% del pueblo argentino que ya no canta la marcha peronista en son de rebeldía como hace tres o cuatro décadas. Interpreta en cualquier ámbito el hitazo del 2018: Mauricio Macri la puta que te parió. Esta canción va in crescendo y las miradas y los corazones se inclinan hacia el hombrecito de blanco.

En sus exordios, encíclicas, discursos que orientan su doctrina social, reclama una sociedad más justa. La macrista es cada vez más injusta. Se multiplican los argentinos sin Tierra, ni Techo ni Trabajo.

Esta contradicción entre el Papa de las grandes mayorías y el presidente de las minúsculas minorías, incomoda, por ahora, a la CEOcracia instalada en la calle Balcarce. Pero al mismo tiempo, como las trompetas de Jericó, les va anunciando un catastrófico final.