¿Qué tipo de profesionales necesita el macrismo?

El instrumento que forma a los “inteligentes” en nuestro país  (o sea el sistema educativo en general y la Universidad en particular), se encuentra desvinculado de su fin esencial, que es el de la creación de pensamiento genuino y crítico con un sentido nacional; sin embargo a los profesionales que emanan de la Universidad nos  hacen observar nuestra realidad con anteojeras impuestas y no con ojos propios.

Decía un amigo  una vez, la Universidad es como un supermercado; en las góndolas están las carreras que se ofrecen, algunas con ofertas, descuentos, 2×1, y uno entra con un carrito buscando la que más le conviene, o en la que podes ingresar, porque ya sabemos que la ausencia de turno noche y la intensión de promover algunas carreras y otras no en Mendoza, no es casualidad, no nos dan tanta libertad de elegir.

Ese es el sentido que hoy  le dan  a nuestra educación, un sentido mercantil. De mercado educativo, como dirá María Marta Ferreyra, economista del Banco Mundial, que fue invitada estrella en la FIESA por parte de Daniel Pizzi. En este mercado educativo lo único que importa es, tanto para el Banco Mundial,  Mauricio Macri, y en la Universidad Daniel Pizzi, la creación de profesionales altamente calificados pero despojados de la historia de su país, de los problemas de los latinoamericanos, y de las necesidades que tenemos.

No pensemos en nuestra historia, los que la hicieron ya están muertos, no pensemos en que abogados necesita nuestro país, formemos abogados que litiguen contra el Estado, no pensemos en los médicos que curen, creemos médicos que favorezcan a las grandes farmacéuticas, vale decir, creemos profesionales  que se vinculen a  empresas  multinacionales, o que simplemente cumplan las funciones que el macrismo necesita en la Argentina. Ese es el objetivo.

Un ejemplo de ello, fue la Feria Internacional de Educación Superior Argentina (FIESA), en donde uno de los expositores,  Luis Agustín Landa, vicerrector del área de Desarrollo de la Universidad de Monterrey, en México, en una entrevista,  planteó que, “Es imprescindible la relación con las empresas buscando un “ganar-ganar” para las tres partes: el alumno, la empresa y la universidad”.[1]

Podemos ver, a través de esta declaración, que sintetiza quizá el pensamiento del macrismo en la Universidad, como el Banco Mundial hoy necesita de un sistema educativo que le permita actuar con fluidez en la Argentina, pero el Banco Mundial está muy lejos como para sentarse en las aulas o discutir cada uno de los planes de estudio que existen. Esa es la función de sus aliados menores, en este caso de Mauricio Macri, de  Cornejo y  Pizzi.

O acaso que hoy el progresar se convierta en beca no está abocado a fomentar algunas carreras y otras no, no solo el mérito es lo que vale en esta beca, sino también la carrera que uno quiere estudiar. No por ello creemos que no se debe estudiar ingeniería por ejemplo, que es una de las carreras más “beneficiadas” por esa beca, sino porque esos ingenieros, comunicadores sociales, docentes, etc. Hoy son educados para garantizarle de buenos negocios a quienes se dedican a las finanzas, que claro está, poco les importa nuestro país.

Esto nos lleva a pensar que los estudiantes debemos recuperar la política e inyectarla en los órganos de representación a través de la comprensión de los asuntos comunes. Recordemos  a los reformistas del 18“ que lucharon por una universidad con tradición latinoamericana, popular, nacional y democrática. Hoy nuestra universidad requieren de nuevos reformistas que encarnen el proceso que vivimos los suramericanos y batallen por nacionalizar nuestra educación, y volver a mirarla con ojos propios.

 



[1] http://www.unidiversidad.com.ar/procuracion-de-fondos-vinculacion-laboral-e-internacionalizacion-un-enfoque-integral.