¿UNIÓN INDUSTRIAL ARGENTINA O UNIÓN INDUSTRIAL DE LA EXTRANJERÍA?

 

El presidente de la Unión Industrial Argentina (UIA), Miguel Acevedo, afirmó que «hay que seguir trabajando en bajar el costo argentino y mejorar las condiciones para exportar». «La clave para exportar más y abrirnos al mundo es continuar con este camino de disminución de la presión tributaria».

A pesar de las tibias críticas esbozadas por el mismo debido a los dichos del Ministro de agroindustria Cabrera de que “los empresarios deben tener una agenda más positiva y dejar de llorar”, Acevedo señaló que «el empresariado está completamente de acuerdo con el Gobierno de Macri y sus medidas.”

Aclaremos primero que bajar el “costo argentino” en las condiciones actuales, se traduce en bajar los salarios a los laburantes; “mejorar las condiciones para exportar” es igual a devaluar;  y la baja en la presión tributaria se refiere a la reducción de impuestos como en las contribuciones patronales de la actual Ley de reforma tributaria.

 

¿Pero qué es la UIA y qué intereses representa?

La UIA no solo aparece desde 1887 como la expresión gremial de grandes bodegueros y azucareros asociados a la oligarquía de la época a la que solamente le importaba la defensa aduanera de sus productos, desvinculada del país. Principalmente se asoció a  la gran industria extranjera monopólica que habla en nombre de la industria nacional para, al mismo tiempo, combatirla.

Sus socios en 1945, iban desde Joaquín S. de Anchorena, familia de larga trayectoria reaccionaria, pasando por la Shell, Bunge y Born, Coca Cola, Philips, compañía Ítalo Argentina de Electricidad, etc. Ya en 1904 la UIA se había opuesto al avanzado Código de Trabajo presentado por Joaquín V González, por supuesto se opuso al peronismo quien la intervino acertadamente y le dio apoyo, en cambio, a la CGE. Simplemente, afirmaba ser “la industria anexa al interés británico”.

Hoy la UIA continúa ligada a sectores exportadores de alimentos y al sistema financiero. El actual presidente Acevedo  fue gerente de Cargill, Molinos Rio de la Plata y Aceitera General Deheza. Este sector es  quien pone el tono dentro de la UIA, a pesar de que existan otros sectores dentro de la misma vinculados sus negocios al consumo interno y le reprochen la política económica al gobierno, principalmente en lo que refiere a la apertura de las importaciones del sector automotriz, calzado, textil, fitosanitario y equipamiento eléctrico.

Primera conclusión: La UIA no representa la industria nacional y su sector predominante se beneficia de las políticas llevadas a cabo por el gobierno.

¿Qué ocurre entonces con la industria nacional?

Es la gran perdedora de esta historia; pequeñas y medianas empresas que se ven perjudicadas por la contracción del mercado interno debido la caída del consumo, las altísimas tasas de interés en beneficio de la especulación financiera, el aumento de las tarifas,  la apertura de importaciones,  junto con el pueblo argentino que sufre del ajuste, pérdida de poder adquisitivo,  desempleo y hambre.

La burguesía nacional ha sufrido continuos fracasos históricos, y su destino siempre ha estado atado a la protección necesaria del Estado (otorgándole créditos baratos, ventajas arancelarias frente a la extranjería, etc.). Sin embargo, muchas veces ha negado su papel de industrial y ha querido simular a la oligarquía en un acto profundo de enajenación de sí misma; siendo luego destruida por la política económica del golpe cívico militar de Martínez de Hoz y Videla, luego por el gobierno menemista, o bien avasallada por un gobierno liberal oligárquico como el actual donde cierran 9 negocios por día; en Tierra del Fuego la fabricación de notebooks, tablets y PC pasaron de 290.000 unidades a apenas 16; las ventas minoristas de los comercios– pymes– acumulan ya una baja anual de 1,3% en los primeros dos meses de 2018, según CAME.

Mientras el gobierno y la UIA continúan coqueteando entre ganancias e inversiones, tanto el empresariado nacional, como los gremios de trabajadores, estudiantes, organizaciones sociales y políticas, ciudadanos y demás organizaciones, continuarán movilizando o cantando en las canchas y en las calles en defensa de una sociedad un poco más justa.

 

- http://www.ambito.com/914154-cuales-fueron-los-sectores-mas-afectados-por-la-apertura-comercial

–http://www.ambito.com/914135-la-uia-llamo-a-seguir-trabajando-en-bajar-el-costo-argentino

-       Jorge A. Ramos:  La era del peronismo