¿Casualidad o causalidad?: Caputo y Cuccioli, los hombres que aman los paraísos fiscales a cargo de la AFIP.

 

El actual Ministro de Finanzas, Luis Caputo, fue noticia las últimas semanas en la Argentina.  Recordemos porqué: el funcionario PRO fue investigado y resultó ser accionista en sociedades offshore desde el 2009, así lo revelan documentos oficiales de la Securities and Exchange Commision (SEC), la Comisión Nacional de Valores de los Estados Unidos,  junto al equipo argentino de Paradise Papers. El “Toto” poseía el 75% de las acciones de la sociedad Princess International Grup que radica en las Islas Caimán y a través de la misma, accedió a ser dueño de casi el 74% de acciones en otra compañía offshore, Affinis Parteners II, dueña de la empresa Noctua  que se dedica a administrar fondos de inversión de alto riesgo en Caimán.[1]

 

Caputo es un gran mentiroso y negó todo ante la Oficina Anticorrupción y ante la consulta periodística del equipo argentino de Paradise Papers[2]. Haberlo hecho le puede (o podría) costar hasta dos años en la cárcel. ¿Y ahora, quien podrá salvarlo?

Para fortuna de Luis, pertenecer a un gobierno de CEOs, grandes evasores de impuestos y amantes de las empresas offshore le trajo beneficios y cierta tranquilidad. Renunciaron a Abad (ex director de la AFIP) y pusieron como nuevo director a un pichón de Caputo, Leandro Cuccioli. Este muchacho posee casi  7 millones de pesos de los cuales, 6 millones los tiene en cuentas y bienes del exterior. Comenzó su carrera en Strat Consulting en el año 2000 asesorando clientes privados y estatales en Argentina, Brasil y Chile,  además trabajó en  el área de private equity de The Capital Group basado en Londres y hasta hace unas semanas era Secretario de Servicios Financieros del gabinete de Caputo[3]. Curriculum perfecto para este gobierno amante de la extranjería saqueadora y explotadora de países latinoamericanos.

No es casualidad que en el marco de la investigación de Caputo[4], el ente que se encarga de administrar los fondos públicos del Estado Argentino y controlar las obligaciones de los contribuyentes – la AFIP –  pase en manos de un amigo de Peña, Dujovne, Caputo y Macri.

La gran mayoría del pueblo argentino se ve perjudicado por las políticas de ajuste de este gobierno pero evidentemente para ellos “hacer justicia” se basa en encubrir a un hombre corrupto, mentiroso y funcional a los hampones de las finanzas y así poder seguir haciendo de sus negocios sin que nadie lo note.