Chocobar es un criminal, Macri también


No fue legítima defensa, fue cumplimiento del funcionario público.

Patricia Bullrrich

En menos de un año el gobierno de Macri tuvo el honor de llevar adelante verdaderas proezas en un país “democrático”: hacer pasar a Santiago Maldonado como un joven que se ahogó (a pesar de que su cuerpo estuvo desaparecido por 78 días); condenar al olvido a Rafael Nahuel (asesinado por la espalda por el grupo Albatros, de Prefectura); reprimir brutalmente la reacción a la reforma previsional, y por ultimo felicitar y homenajear al policía que mató de dos balazos por la espalda a una persona de  que delinquió. Todo esto está directamente  vinculado con el ajuste brutal que están llevando adelante.

¿El problema es la policía, gendarmería o prefectura?¿ La “yuta”? ¿ los pobres?  ¿Macri o la Bullrrich?  Son muy pocos los medios (que mayoritariamente sostienen a Macri), las cátedras y los inteligentes que explican el problema de fondo y su forma. Intentemos aclarar el panorama.

Como sabemos el Estado tiene el monopolio de los medios de coerción, es decir del uso de la violencia legal y legítima dentro de un determinado territorio, con la finalidad de garantizar la seguridad exterior (fuerzas armadas), e interior (fuerzas de seguridad)(1).  Pero resulta que el Estado responde en función de la orientación política del gobierno de turno, es decir, aquellas personas que compitieron en las elecciones, ganaron, y ahora tienen los cargos. Es decir que Macri, la Bullrich, los radicales, son los que utilizan los instrumentos del Estado, por lo tanto también a las fuerzas de seguridad.  La clave es descubrir la seguridad de quienes garantizan y, si reprimen, a quienes y porqué.

La historia nos ha dejado experiencias para analizar los acontecimientos actuales. Siempre que un gobierno se ve en la obligación de quitar derechos a las mayorías de “adentro” para cumplir las obligaciones con los de “arriba “y  “de afuera” ha tenido que seguir siempre la misma recetaajuste, reacción, represión, más ajuste y represión, hasta que el gobierno cae o se va volando en helicóptero. La dictadura cívico militar (30.000 desaparecidos) y el último gobierno radical de De la Rua (39 muertos, víctimas de la represión) son un claro ejemplo de esto.

Este gobierno necesita de los Chocobares para seguir reprimiendo y ajustando. Tiene por delante las definiciones salariales en paritarias, las exigencias del Fondo Monetario y los acreedores externos, la Reforma Laboral, el inicio de clases, entre otros conflictos que afrontar; y para los que no va a dudar en utilizar al instrumento represivo del Estado en su favor, es decir, al servicio de los más poderosos.

El saludo y felicitaciones de Macri, las declaraciones de Bullrich (2) y las delirantes declaraciones de Jaime Duran Barba (3), dejan en evidencia que están dispuesto a todo, hasta de pasar por encima de la Justicia, que ha iniciado una causa contra Chocobar ¡y hasta bancar la pena de muerte!.

Todos los colores políticos han repudiado enérgicamente estos hechos. Adherimos al repudio, pero no sin antes aclarar: Chocobar mató a un ser humano y Macri y su gabinete lo defienden.

Por último, les dejamos el video donde se ve que Chocobar no actuó en legítima defensa, ni nada que se le parezca. Simplemente gatilló para dar muerte a una persona. La justicia ya ha actuado y Macri y los suyos presionan para no mandar tras las rejas a los verdaderos criminales y así seguir distrayendo a los argentinos.

 

 

 FUENTES:

(1) http://rinacional.com.ar/sitio/la-desaparacion-forzada-maldonado-comparaciones/

(2) “No fue legítima defensa, fue cumplimiento del funcionario público”;  “Hay jueces que no lo entienden. Vamos a cambiar el Código Penal para eliminar la figura de legítima defensa para las fuerzas policiales”, etc.  https://www.pagina12.com.ar/94038-la-doctrina-cambiemos

(3) “La inmensa mayoría de los argentinos quiere la pena de muerte” https://www.lanacion.com.ar/2107094-jaime-duran-barba-la-inmensa-mayoria-de-la-gente-quiere-la-pena-de-muerte