¿Hablar con el Pueblo o hablar con los CEOs?

Luego de una semana agitada en la que algunos grandes medios del país intentaron presentar la gira de Francisco por Chile y Perú como un fracaso por la falta de fieles, otros estaban muy ocupados dando vueltas por Europa para ver si podían cumplir de una vez por todas con ese embuste de la “lluvia de inversiones”.

 

Por un lado, la semana pasada  el Papa Francisco anduvo por Chile y Perú en una recorrida que, a pesar de que medios como Clarín la hayan tildado de “la peor de sus cinco años de pontificado” (1), tuvo un éxito rotundo con más de un millón de personas en Lima y gente que no pudo ingresar al predio donde se realizó la misa en Temuco debido a la masiva convocatoria.

El líder de la Iglesia Católica realizó encuentros con los mapuches, las autoridades, los jóvenes, mujeres, familias y los pueblos de la Amazonia; y en cada uno de ellos denunció los problemas reales que aquejan al pueblo sudamericano. Desde la pobreza, la violencia, la trata de personas, hasta la defensa de la “casa común” resaltando que hay “movimientos que, en nombre de la conservación de la selva, acaparan grandes extensiones de bosques y negocian con ellas generando situaciones de opresión a los pueblos originarios para quienes, de este modo, el territorio y los recursos naturales que hay en ellos se vuelven inaccesibles” (2).

Además, instó a cuidar a los hombres y mujeres que habitamos esta tierra, entendiendo que la Justicia Social es la mejor herramienta que tenemos para hacerle frente a la exclusión y la alienación, a todo ese sistema que nos aleja cada vez más de nosotros mismos, de los demás y de la naturaleza.

Con su crítica a la cultura del descarte, al Dios dinero y a quienes ejecutan este sistema cada día más desigual, el Papa les pidió a los jóvenes no escuchar a los mayores que dicen que cuando pensamos en cómo involucrarnos para resolver problemas, lo hacemos porque somos jóvenes. Criticó duramente la famosa y repetida falacia “cuando seas grande y madures, te vas corromper”. Para Francisco, madurar no es aceptar la injusticia, es “llevar adelante los sueños, las ilusiones de ustedes, juntos, confrontándose mutuamente, discutiendo entre ustedes, pero siempre mirando para adelante, no bajando la guardia, no vendiendo esas ilusiones y esas cosas” (3). Y dejó en claro, una vez más, la política es la forma más alta y exigente de caridad.

Sin embargo, para Mauricio Macri esto no es así. Por eso atacan al Papa y no al Presi, quien generosamente se encuentra viajando por  Europa para que con un grupo de CEOs decidan el futuro de nuestro país. Esto no es muy alentador, teniendo en cuenta que en el último encuentro el gobierno se encargó de negociar la flexibilización laboral y la reforma tributaria que tiene a gran parte del pueblo argentino preocupado.

Habiéndose reunido con el presidente de Rusia, Vladimir Putin, con quien el mandatario puede tener algunas diferencias (como la de la defensa de la soberanía argentina en Malvinas), lo más interesante fue la reunión con los empresarios rusos, a quien les debe haber comentado las ventajas de invertir en un país donde se va a discutir una reforma laboral que beneficia únicamente a los empresarios. Debe ser una propuesta atractiva para los empresarios rusos, pero nadie les ha preguntado a los trabajadores argentinos cómo se sienten con eso.

Por otro lado, también se encontró con grandes empresarios y funcionarios en Davos, tales como Bill Gates, Angela Merkel, James Quincey (CEO de Coca-Cola), Mázima Zorraguieta, a quien le prometió la construcción de un reactor nuclear o la CEO de Lloyd’s, quien le agradeció las medidas de desregulación para que participen empresas extranjeras en el sector.

Así que mientras Macri se pasea regalando el trabajo y esfuerzo de los argentinos por 2,50$, el Papa, en un mensaje al Foro Económico Mundial, sostuvo que es necesario “crear las condiciones adecuadas a fin de que todas las personas vivan de manera digna” y la necesidad de “poner al hombre y no al dinero al centro de la economía mundial”.

Creo que han quedado más que claro las diferencias y por ende, las razones por las que medios como Clarín o La Nación no pueden hacer más que defenestrar a este Papa, no porque no visite la Argentina, sino porque defiende a los morochos y hace temblar, aunque sea por ahora, al orden establecido, sus principales beneficiarios, la distribución de los bienes y servicios y el feroz ataque al medio ambiente.

 

REFERENCIAS:

(1)    La gira en Chile del Papa se convierte en la peor de sus cinco años de pontificado. En: https://www.clarin.com/mundo/gira-chile-papa-convierte-peor-anos-pontificado_0_Hy0QNT0EM.html

(2)    Encuentro con los pueblos de la Amazonia en el Coliseo Regional Madre de Dios. En: http://w2.vatican.va/content/francesco/es/speeches/2018/january/documents/papa-francesco_20180119_peru-puertomaldonado-popoliamazzonia.html

(3)    Encuentro con los jóvenes en el Santuario Nacional de Maipú. En: http://w2.vatican.va/content/francesco/es/speeches/2018/january/documents/papa-francesco_20180117_cile-maipu-giovani.html