El ojo está mal puesto ¡OJO CON BRASIL! parte I

Desde  hace ya algunos meses, es imposible no haber visto o escuchado alguna noticia al respecto de la situación del gigante suramericano. Desde esta nota pretendemos demostrar algunas similitudes que encontramos al analizar la situación de Brasil y el correlato que esta tendrá en nuestro país.

 

Lula da Silva, presidente de Brasil en los años 2003 y 2010 fue condenado por el juez Sergio Moro a nueve años de prisión por delitos de corrupción. Durante más de tres semanas los argentinos vimos la cara del ex mandatario brasilero en todos los diarios y canales de televisión del país.

Mientras nos contaban como un juez, formado en los programas de estudio del departamento de estado norteamericano sobre el lavado de dinero, intentaba condenar al único líder político del país vecino con capacidad electoral, en vista de los comicios que se avecinan allí, se inicio el proceso de aplicación de la reforma laboral de la mano de Michel Temer.

Raramente algunas semanas después, comenzó a disminuir la intensidad de noticias al respecto de Lula y comenzaron a aparecer los artículos que afirmaban la concreción de la Reforma Laboral. Es un  hecho un tanto extraño  que mientras se llevaba adelante el proceso, hubo al menos tres inmensas protestas por parte  de las centrales sindicales de Brasil y eso no apareció en ningún diario o canal.

En esta primera maniobra mediática podemos evidenciar que el caso de Brasil, fue el bombardeo de playa para comenzar a instalar en la opinión pública del continente la necesidad de que aquellos países que aun no impulsan este tipo de medidas lo hagan para cuidar la “competitividad” de sus mercados.

Este último asunto, la competitividad de los mercados como la entienden los Temer o los Macri, lo abordaremos más profundamente en la segunda parte de esta nota.

Aquí en Argentina Macri está amansando el terreno desde que asumió, esto se expresa en hechos concretos como los despidos masivos y las paritarias por decreto que atentan contra la discusión salarial que debe darse entre los empleadores, los trabajadores y el estado brindando las condiciones optimas de negociación.

Temer y Macri están impulsando el mismo modelo económico y son afines a los mismos intereses extranjeros. El Brasilero vendepatria ya avanzo un paso mas allá de los despidos y el ajuste, Macri no quiere quedarse atrás ni un solo paso.

Hace más de tres semanas que en Argentina en  todos los medios del país  se discuten el posible juicio a Cristina Kirchner, (candidata cuya imagen positiva va en aumento) y las posibilidades que existen de que vaya presa. A  esto hay que  sumarle la discusión al respecto de Julio De Vido y su desafuero, discusión que finalizo con la negativa de la cámara ante dicha medida.

Nadie se opone a que si Cristina Kirchner o  De Vido cometieron algún delito sean juzgados por él, pero ojo donde ponemos el ojo y ojo con Brasil, porque a los trabajadores argentinos les esperan tiempos muchos más difíciles de los que ya hoy por hoy atraviesan.

 Esto es la antesala de la reforma laboral en nuestro país. Estamos ante las puertas de una nueva flexibilización laboral y los medios y la “justicia” parecen empeñados en que esto no se note tanto.