Ofrecemos a continuación el análisis de Enrique Lacolla sobre la reciente intromisión militar norteamericana y de sus aliados europeos en Siria. La geopolítica, ciencia tachada de la cátedra universitaria por ser considerada «de derecha», juega un papel clave para entender el carácter del conflicto en Medio Oriente. Sin embargo, los análisis reduccionistas que los medios de prensa concentrados difunden, limitan sus explicaciones sobre la cuestión a si hubo o no uso de armas químicas contra la población civil en Siria.
 
Que Estados Unidos bombardee impunemente a un país sin despertar la indignación y la condena mundial es porque debe contar con un respaldo que lo salva de culpas. Y este es un aparto cultural que se funda en la Universidad y que luego se sintetiza y se repite por la tele y los diarios. El desconocimiento producto de la omisión (o la negación directa) de los conocimientos que nos permitirían entender las razones de fondo de la disputa en Medio Oriente, en América Latina o en cualquier nación oprimida del planeta ponen a la Universidad en función de otros intereses.
 
Sea en Siria, por las bombas, o en Argentina o Brasil, por los votos o los golpes «blandos», la política de concentración y transferencia de la renta nacional y los recursos naturales es diseñada y perpetrada desde la embajada estadounidense. El primer paso en esta disputa debe ser cultural. (Revista Universitaria)
 

Hace más de un año explicábamos cuales eran las causas que le hacía afirmar al Papa Francisco que estábamos viviendo una tercera guerra mundial en cuotas. Hoy, a pocas horas de que el impresentable Trump expresara la orden de “atacar a precisión” a los sirios, reflotamos nuestra publicación.

Esta nueva guerra, es motorizada por las mismas razones que las anteriores, es la lucha por el control de los mercados, recursos y pasos estratégicos en numerosos países del mundo. En las puertas del resquebrajamiento del orden mundial unipolar observamos cómo la guerra comercial que venía sosteniendo EE.UU. – China se expresa en conflictos bélicos.

La importancia, en materia de recursos naturales y resistencia cultural, vuelve a Siria el territorio que pone los muertos. Sólo porque algún “Juez Moro” sentenció sobre los riesgos de la posesión de armamento químico, sin tener una sola prueba de ello, los sirios fueron sometidos a un ataque de aproximadamente 30 misiles que afortunadamente fueron interceptados por la fuerza aérea siria.

Como argentinos y latinoamericanos no somos ajenos al conflicto mundial. En los últimos días el obsecuente y vendepatria Macri autorizó la importación de soja a nuestro país en pos de procurar recibir las mercancías norteamericanas que China ya no recibe. Lo que acrecienta el déficit de la balanza comercial que, como nos tiene acostumbrados Cambiemos, se solventará con más endeudamiento…tal vez. Un círculo vicioso insostenible que ya ha tenido sus crisis en el mundo y en nuestro país.

Haciéndonos eco de la historia latinoamericana, podemos aseverar que cada vez que entran en crisis las potencias mundiales, el resto de los países tenemos más oxígeno para revertir el atraso al que nos tienen sometidos. En la grieta que se abre tras el resquebrajamiento del antiguo orden mundial don EEUU pierde el dominio, se nos presenta una oportunidad.

También se recrudece la presión del ex sheriff mundial sobre las regiones poseedoras de recursos naturales. Luego no es casual que se meta preso a Lula en Brasil o que los representantes de los órganos multilaterales de crédito vengan a bendecir las políticas impopulares del macrismo, y que una jueza imponga la intervención del Partido más importante del país. Son distintas caras de la misma moneda, luego la comprensión y seguimiento de estos asuntos son de suma importancia.


¿Por qué vivimos en una tercera guerra mundial en cuotas? (2ª parte)

Por Matias León

La principal potencia militar del mundo con más de 3.000.000 de efectivos en actividad, que dispone de la última tecnología y que se gasta la mitad del presupuesto mundial en armamento, no puede contra 60.000 soldados armados con AK-47 y un puñado de tanques en un territorio desértico menor a la provincia de Entre Ríos.

La afirmación sería ridícula si no fuera porque, en verdad EEUU, no está en guerra contra el terrorismo. Está en guerra contra los que disputen su dominio, en distintos grados de violencia. Los grupos terroristas pueden existir sólo al calor de las crisis creadas, todo como excusa para la intervención norteamericana.

Sus verdaderos enemigos son los países que han convertido al mundo en multipolar. En especial Rusia y China. El primero por su potencial energético y nuclear, el otro por su potencial económico. Pero ahora bien si ellos son sus mayores contendientes ¿por qué no estalla la guerra a escala global o al menos continental?

Por una serie de razones simples, como la destrucción mutua asegurada y la rentabilidad económica. Desde la antigüedad la razón última de la existencia de los imperios es asegurar a sangre y fuego las riquezas de las clases más acaudaladas, garantizando el crecimiento de sus negocios con nuevos territorios y mercados. Con la aparición del imperialismo, se le suma la creación del capital financiero, el control de los grandes monopolios y la colonización cultural.

En el caso de que un lado pueda verse perdedor en un conflicto militar podría apelar a su armamento nuclear. Ahora bien, hacer grandes negocios luego de una hecatombe nuclear es bastante complicado, porque básicamente no queda nada. Ni mercado, ni recursos y mucho menos gente. Si ambos países tienen la capacidad de destruirse absolutamente entre sí, –vale decir la destrucción mutua asegurada-, un conflicto total de manera armada es poco querible, no quedaría nadie para contar el resultado. En esta relación están EEUU y Rusia desde finales de los 60´. Sumémosle a eso que Rusia provee de energía a gran parte de Europa, especialmente a los aliados de EEUU en la OTAN.

En otro aspecto, China y EEUU dependen intrínsecamente entre sí. La mayoría de la deuda pública norteamericana está en manos de los chinos, por lo que si ellos quisieran podrían quebrar la economía norteamericana. Pero eso no les interesa por el momento, ya que sus mayores compradores son los norteamericanos. Tienen grandes negocios entre sí más allá de sus diferencias.

Esto no implica que EEUU se quede de brazos cruzados, es más, busca otros métodos y formas de agresión contra estos países y el resto del mundo. Si lo descripto en los párrafos anteriores es un problema para los yanquis, harán lo necesario para cambiar a los gobiernos o a quienes manejen los territorios a conquistar.

Crea, entrena y financia grupos armados fundamentalistas contra gobiernos que no se arrodillen, aprovechando el negocio de la venta de armas y la “reconstrucción” de lo que ellos mismos destruyeron. Fomenta golpes suaves y parlamentarios de la mano de ONGs y partidos adictos, contra los frentes nacionales ganadores. Financia campañas y deuda para candidatos y gobiernos amigos en donde las medidas que lo combaten no hayan sido suficientemente profundas. Mientras sirvan a los intereses inmediatos o a largo plazo del capital norteamericano, no les importa si se dicen de derecha, izquerda o mucho menos su religión.

La guerra que une a todas las guerras y se da en cuotas en todo el mundo empezó hace tiempo. Mientras usted leyó esta nota, en promedio, sólo en Siria en la última hora murieron 11 personas. A una razón de casi medio millón en los últimos cinco años, (o sea, más del 11% de su población), sin contar los heridos y refugiados. Si algo así sucediera en un país como el nuestro, imagine una guerra con más de 4 millones de muertos. Esos son los niveles de masacre a los que el capital norteamericano está dispuesto a llegar para garantizar sus ganancias, a base de hambre, muerte y pobreza. Esos son los grandes apóstoles del “Dios Dinero” que ya denunció Francisco y sus formas de dominación./

La guerra comercial entre EEUU y China se trasladó vía las armas al territorio sirio. La disputa por el control del medio oriente, los recursos naturales y un gran mercado donde imponer las mercancías, son algunas de las razones. Mentiras, difamaciones y una dictadura mediática al servicio de las potencias genocidas como EEUU, Francia o la piratería inglesa permiten “casi” legitimar el bombardeo.

El pronunciamiento judicial contra Lula y la orden de detención contra su persona, constituyen una clara proscripción política del candidato popular; el cual habría cometido el “delito” de poner un plato de comida a más de 40 millones de brasileños y brasileñas sumidos en la pobreza.

En Brasil se repite la historia de la proscripción contra el movimiento nacional y popular. Si durante el siglo XX, se daban golpes “cívico-militares”, el siglo XXI contempla los golpes “cívicos” (aunque con amenazas latentes de intervención militar).

Es el caso del hermano país. Tras un proceso judicial plagado de irregularidades y manchado con una grave carga de parcialidad en contra del ex presidente brasileño Luiz Inàcio “Lula” Da Silva, el Superior Tribunal rechazó un hábeas corpus presentado por su defensa con el propósito de evitar la orden de detención emitida por el sospechoso juez Moro, tras condenar a Lula en un juicio cuestionado por asociaciones locales e internacionales de juristas.

La realidad es que en Brasil hay un gobierno ilegítimo, surgido del «golpe parlamentario» que destituyó a la presidente constitucional Dilma Rousseff; y ahora tiene lugar un «golpe judicial» preventivo, para evitar que el sindicalista metalúrgico Lula da Silva gane las próximas elecciones, como indican todas las encuestas.

Sin embargo, el hombre que sacó en sus dos presidencias a millones y millones de compatriotas brasileños de la pobreza, y que luchó denodadamente por la integración posible de la América Morena, hoy es tratado como un delincuente y un corrupto; la rosca mediática lo crucificó a través de la calumnia infame, y ahora la “sentencia” de las clases pudientes es ejecutada al pie de la letra por jueces venales, inmorales y dependientes del poder financiero, mediático y monopólico que ejerce un dominio cruel sobre la desventurada patria de Getulio Vargas.

En estos momentos, el “símbolo de la resistencia de los trabajadores” del pueblo brasileño permanece en la sede del sindicato metalúrgico, rodeado de trabajadores, campesinos sin tierra, movimientos sociales y miles de personas que se han movilizado pacífica y democráticamente para acompañar a Lula en estas horas de infamia y violencia antinacional, antipopular y antilatinoamericana.

Desde la Universidad Nacional de Cuyo en el 2011, en reconocimiento de su enorme transformación popular, se le otorgó el título de Doctor Honoris Causa. Hoy, por los mismos motivos desde UNIDAD POR LA UNIVERSIDAD PÚBLICA proclamamos un total y completo respaldo a LULA DA SILVA ante la persecución de los sectores dominantes del Brasil, que son similares a los del gobierno macrista. Y declaramos que estamos con Lula, así como con todas/os las/los patriotas latinoamericanos que viven y luchan por la independencia cultural y económica, la soberanía popular, la democracia y la justicia social, y la integración de la América Mestiza.

 

Habiendosé cumplido un nuevo aniversario del genocidio iniciado el 24 de Marzo de 1976 por la última dictadura cívico-militar de Martínez de Hoz y Videla que condenó a los argentinos a décadas de miseria y dolor, se hace necesario comprender los hechos del pasado para interpretar el presente que nos toca vivir.

La dictadura necesitó de una feroz represión que se cobró 30.000 vidas para sostener un modelo económico de saqueo y transferencia de nuestra riqueza al exterior. Salvando las distancias, el gobierno
de Macri, circunstancialmente respaldado en las urnas, reprime la protesta social y promueve la doctrina Chocobar para aterrorizar e inmovilizar al pueblo argentino.

Así como la familia Macri se aprovechó de la corrupción del Estado durante la dictadura para hacer sus pingües negocios, hoy los Caputo y los Díaz Gilligan transfieren sus ganancias a cuentas offshores con el respaldo del gobierno.

Ajuste y corrupción, represión y violación de los derechos humanos son caras de una misma moneda.

Así lo demuestran los casos de Santiago Maldonado, Rafael Nahuel o el asesinato del niño tucumano Facundo Ferreyra. Reprimen porque ajustan; ajustan porque se la llevan afuera.

Todo aquel que diga defender los derechos humanos debe cuestionar a este gobierno que viola sistemáticamente el derecho a la vida, al trabajo, y la dignidad del pueblo argentino.

Porque creemos que, a diferencia de Patricia Bullrich, “disparar por la espalda o no”, no es un detalle, es que invitamos a participar de la Jornada — Debate La corrupción y la violación de los Derechos Humanos entiempos de Macri, este miércoles a las 19:00 hs en la
Sala de Estudios Leornardo Favio del Centro de Estudiantes.

AUN ¡Malvinas Volveremos!
Conducción CECPyS

Comenzó la privatización de YPF

Publicado en País Martes, 27 Marzo 2018 14:34

Días atrás, la petrolera estatal YPF SA. oficializó la venta del 24,99% de las acciones de su empresa subsidiaria YPF Energía Eléctrica” (YPF EE), creada en el año 2013, a  la multinacional estadounidense “General Electric Compani” (GE), por un monto de  275 millones de dólares.

La excusa en este caso es seguir incrementando la capacidad de generación eléctrica con una inversión total que podría ascender a 1.300 millones de dólares durante los próximos tres años.[1] Sabemos que no sería algo necesario vender parte de una empresa para garantizar las inversiones, ya que se podría simplemente hacerse un convenio como el realizado en su momento por YPF con Chevron sin que fuese necesario venderle sus acciones a la misma.  Además, el Estado debe poner las condiciones para acumular y distribuir las ganancias generadas en el país, paralelamente al desarrollo de una política de autoabastecimiento.

 Esta decisión no es aislada,  sino que se enmarca en la política del gobierno de Macri de privatizar la empresa.  Recuperar soberanía energética nunca estuvo en sus planes desde el año 2012 donde afirmaba abiertamente no apoyar la medida de nacionalización. Para Aranguren, YPF es una carga más que no le permite hacer (todos) los negocios que quisiera hacer directamente desde la Shell, lo mismo para Miguel A. Gutiérrez, presidente del directorio de YPF, ex JP Morgan.

No les es tarea fácil llevar a cabo dicho plan, ya que la misma ley 26.741 de Nacionalización del gobierno anterior, deja bien claro en su artículo 10 que… deberá dejarse constancia de que la expropiación de tales acciones (representado por el 51% de las acciones pertenecientes a Repsol YPF SA.), es por causa de utilidad pública y que se encuentra prohibida la transferencia futura de ellas sin autorización del Congreso de la Nación votada por las dos terceras partes de sus miembros…[2]

El 51% de las acciones pertenecientes al Estado Nacional es intocable si no pasa por el Congreso,  pero no ocurre lo mismo con las empresas subsidiarias de YPF como  YPF EE, entre otras. Una subsidiaria es una entidad que se encuentra bajo el control de otra empresa separada (YPF). Ésta última controla cuando tiene más de la mitad de los derechos de voto de la subsidiaria, dándole autoridad sobre la toma de decisiones.

El gobierno no puede tocar el 51% de las acciones de YPF, pero sí se puede desligar de sus subsidiarias, vendiendo sus acciones y generando otra forma de privatización, desguazando así la empresa estatal.  Estas subsidiarias son importantes porque le permiten tener un mayor desarrollo en otros ámbitos estratégicos de un país, no solamente en la cuestión energética  petrolífera o gasífera, si no también eléctrica.

A esto le sumamos la política de desinversión, que empezó con la de YPF en la empresa distribuidora de gas “Metrogas”. A través del Ente Nacional Regulador del Gas (ENARGAS), el gobierno le ordenó a YPF iniciar un proceso de desinversión en la empresa. Parece entonces volver a la metodología ya utilizada: quitarle a la empresa sus sectores rentables, endeudarla, vaciarla, hacerle dar pérdidas, luego, ya desprestigiada se podría  plantear su privatización.

Mientras tanto, las consecuencias que provoca esta política según datos del mismo Ministerio de Energía, es que en 2017 se incrementó la importación de crudo un 26%, cayó la producción de gas y petróleo en un 8%, lo que provoca déficit comercial de crudo y nos somete a comprar combustible al precio internacional que imponen  las empresas petroleras extrajeras.[3]

El autoabastecimiento energético es fundamental para que la producción de energía no esté atada al interés del capital extranjero. Para eso se requiere la conducción política del Estado en la materia, como lo tuvo el Gral. Mosconi de la mano de Yrigoyen con la creación de YPF. Hoy, lejísimo de ese plan, nos quieren hacer pasar como  “venta de algunas acciones”,  lo que se llama privatización.

 


[1] Ambito financiero: www.ambito.com/906702-privatizacion-parcial-en-ypf-vende-parte-a-general-electric

[2] Ley 26741 “Restatización de YPF”, Art. 10.

[3] http://www.ambito.com/910808-argentina-lejos-del-autoabastecimiento-energetico-se-importa-mas-crudo-y-bajan-la-produccion-y-las-regalias

               

Superando las cifras del mismo mes del año pasado (217 millones de dólares), la balanza comercial (1) en nuestro país dejó un déficit de 903 millones de dólares. Las importaciones no paran de crecer, y las exportaciones no terminan de recuperarse según informó el INDEC. Mientras las primeras crecen al 26,3%, las segundas lo hacen al 10,7%. (2)

Esta diferencia, cada vez más acentuada, entre lo que la Argentina vende y compra, no es una cuestión de cifras meramente. En primera instancia se trata de una decisión política impulsada por el gobierno de Mauricio Macri, que en favor de los intereses extranjeros, perjudica inmoralmente al pueblo argentino. Vale decir, el problema es político y acarrea enormes consecuencias económicas y sociales.

¡Importemos, que no importa! (murmuran en la Rosada)

¡Hay que abrirse al mundo!, se gritan de oficina a oficina los funcionarios de la alianza PRO-UCR en la casa de gobierno. NO IMPORTA que, en 2017, un informe publicado por el diario cooperativo Tiempo Argentino diera a conocer que desde que Macri llegó al gobierno cerraron por día 7 empresas, 3198 empresas en total. (3)

No importa que en un país como la Argentina, durante 2017, se haya importado petróleo cuatro veces más que en el año 2015. La compra del “oro negro” aumentó un 326% y la nafta, es la segunda más cara en América Latina. (4)

No importa el desenlace inevitable de miles y miles de argentinos y argentinas, que ante la imposibilidad de competir con los productos importados, pierden sus puestos de trabajo, su poder adquisitivo, sus derechos laborales, y la posibilidad de vivir una vida más justa en una sociedad más justa. Crece el déficit comercial, la pobreza se aleja de ser “cero”, y la impaciencia del pueblo argentino se expresa en canchas, subtes y bares. (5)

Los halagos del FMI ¡Eso importa!

Lo que desvela a Mauricio Macri y a los estafadores que lo acompañan son los elogios de Claudio Loser (ex director del FMI para América Latina) y las felicitaciones de Lagarde (Directora general del FMI).

Aquellos que, hace años, imponían ajustes estructurales en nuestro país fijando la privatización de empresas públicas, abrir la economía, rebajar salarios, reducir el gasto público y ¡por supuesto, tomar más deuda! (6), vuelven para reconocerle a Mauricio la “brillantez” de sus medidas y bastardear las políticas proteccionistas que tanto han beneficiado, y beneficiarían a países semicoloniales como el nuestro.

Achican sobre el presupuesto del Estado responsabilizando nuestras conquistas y por eso ajustan sobre ellas: recortan en los empleos, salud, educación, ciencia y técnica. Y en pala se llevan nuestra renta nacional hacia afuera.           

Para el FMI, Macri es un gran aliado, y redondo el negocio propuesto: un déficit comercial actual que implica un gran desgaste en la producción industrial local y del empleo, al mismo tiempo que una salida de divisas el exterior que, necesariamente, ha de ser solventada con más endeudamiento. (7)

 Pero ¡Ojo!, aunque el déficit comercial no cesa, aunque impongas ajuste y reprimas brutalmente nuestra protesta, enterate Mauricio: al pueblo lo que nos importa ¡es la Argentina! Para nosotros ésta, no está en venta. Y esperamos ansiosos, si es necesario helicóptero mediante, que te vayas pronto y lloren tu retirada los buitres que nos devoran desde afuera.

REFERENCIAS

(1)   Balanza Comercial: es el registro de importaciones y exportaciones de un país cualquiera en un momento determinado. El saldo de la balanza comercial es la diferencia entre importaciones y exportaciones. Se habla de superávit comercial cuando el valor de las exportaciones es mayor al de las importaciones (saldo positivo), y se habla de déficit comercial cuando el saldo de las importaciones es mayor al de las exportaciones (saldo negativo).

(2)   http://www.ambito.com/915957-el-deficit-comercial-fue-de-us-903-millones-en-febrero-segun-el-indec

(3)   https://portaldenoticias.com.ar/2017/07/10/macri-gobierno-cerraron-7-empresas-por-dia/

(4)   http://www.politicargentina.com/notas/201707/21899-se-importa-cuatro-veces-mas-petroleo-que-en-2015.html

(5)   https://www.youtube.com/watch?v=qru_X72sjzI

(6)   Eric Calcagno. “La Deuda Externa explicada a todos. (Los que tienen que pagarla). Capítulo II.

(7)   http://rinacional.com.ar/sitio/el-proteccionismo-es-muy-mal-negocio-para-quien/

 

MOVILIZACIÓN POR LA VIGENCIA DEL ESTADO DE DERECHO Y CONTRA LA VIOLACIÓN DE LOS DERECHOS HUMANOS EN EL GOBIERNO DE MACRI

En un un nuevo aniversario de la llegada de la dictadura cívico militar más nefasta de la historia de nuestro país, consideramos necesario retomar la conciencia de estos hechos para entender el presente.

La ruptura del Estado de Derecho, la anulación de las garantías democráticas y la implementación de un modelo rentístico financiero a partir de las políticas que facilitaron la concentración y transferencia de la renta nacional al exterior y la destrucción del mercado interno, fueron acompañadas por una política represiva contra los sectores sindicales, estudiantiles y políticos que se alzaron contra la cúpula militar. El sector más antinacional de las Fuerzas Armadas estuvo dispuesto a cobrarse la vida de 30.000 compañeros y compañeras en beneficio de una rosca oligárquica de especuladores, terratenientes y empresarios ligados a los negocios del Estado.

A 42 años del inicio de la noche más oscura de nuestra historia, el gobierno de Cambiemos retoma las premisas económicas de Martínez de Hoz, buscando fundar el «crecimiento» de la Argentina en la desregulación del mercado financiero para que los hampones de las finanzas, los grandes exportadores y las empresas trasnacionales se hagan de exorbitantes ganancias y las transfieran a sus cuentas offshores.

Este proyecto político solo cierra con represión. Los sectores populares que ven mermar el empleo y el salario son reprimidos severamente. La violación de los DDHH por parte del gobierno, aquella que creíamos enterrada hacía años, vuelve a florecer con todo el apoyo del presidente.

Invitamos a todos aquellos que hagan defensa de los derechos humanos a participar en la movilización del día de mañana, convocada a las 17:45 hs en Rivadavia y San Martín.

AUN ¡Malvinas Volveremos!
Conducción CECPyS

Cornejo: autoritario anfitrión de acreedores

Publicado en País Domingo, 18 Marzo 2018 18:20

El gobierno provincial solo habla de una cosa: salvar el rojo radical en las cuentas del Estado mendocino. El actual gobernador ha triplicado la deuda provincial que pagaremos todos los mendocino con destino en el negocio de empresas amigas y maquillaje público predominantemente.

A 100 años de la Reforma Universitaria, se realizarán en Córdoba múltiples reuniones, congresos y encuentros para discutir lo concerniente a nuestra Educación.

Este también es el caso de la Conferencia Regional de la Educación Superior (CRES). Su objetivo es que, entre rectores, decanos, sindicatos estudiantiles y docentes, centros de investigación, trabajadores y trabajadoras discutan la Educación Superior de América Latina para consolidarla como bien social, derecho humano y universal con responsabilidad de los Estados.

En febrero pasado, organizaciones sindicales universitarias  se reunieron en el 11° Congreso Internacional de la Educación Superior y lograron redactar un documento con el propósito de delimitar algunos puntos que unen sus reclamos y luego poder presentarlos en la CRES. La precarización laboral, la pérdida de derechos laborales y del poder adquisitivo de los salarios, la desigualdad en la distribución de la riqueza y la violencia de género fueron algunos de los flagelos de la región señalados; cada uno de los cuales se funda en la dominación imperialista ejercida sobre la región.

Coincidimos con Daniel Ricci, Secretario General de FEDUN, cuando en una Jornada en la que participó en la Universidad de Buenos Aires en el marco de la CRES convocó a defender la educación de los enemigos de la Universidad Pública: el capital financiero y los bancos que intentan convertirla en una mercancía.

Es menester acoplar nuestras exigencias como universitarios argentinos a las del resto de nuestros hermanos. Es evidente que son los mismos problemas los que nos aquejan y nos coartan, a través del dominio extranjero de nuestro sistema educativo, nuestra emancipación. No es casualidad que no hayan dejado, en aquel congreso, de denunciar la privatización y mercantilización de las instituciones de educación superior en nuestra región.

Con una idea de educación similar, hacemos hincapié en la búsqueda de una Universidad al servicio del pueblo, integrando a todo aquel, sea trabajador o de sectores vulnerables, que quiera completar sus estudios; una Universidad pública, gratuita, de excelencia académica, que sea generadora de conciencia social y que se encuentre comprometida con un desarrollo sustentable de nuestro medio ambiente.

Por más que la CRES esté organizada por el Instituto Internacional para la Educación Superior en América Latina y el Caribe (IESALC), el cual es un organismo de la UNESCO dentro de la órbita de la ONU (¡con todas los desacuerdos políticos que tenemos con ésta!) y por la Secretaría de Políticas Universitarias, actualmente conducida por el radicalismo macrista; creemos que los gremios universitarios, docentes y estudiantiles, deben participar de forma incisiva para no dejar que sean estas organizaciones las que decidan el destino del desarrollo humano integral de los latinoamericanos en su conjunto.

Uno de los aspectos más reivindicables de la citada Reforma del 18 es su profundo carácter latinoamericanista. Apropiémonos de esta instancia para que nuestra nación progrese en su proceso de integración y complementación económica.