Lunes, 31 Julio 2017 21:20

El avance del modelo Macri-Temer sobre los trabajadores de Brasil

Escrito por 

 

El pasado martes 11 de julio la cámara de senadores de Brasil aprobó en una sesión escandalosa la reforma laboral con 50 votos a favor, 26 en contra y 1 abstención, proyecto llevado adelante por el gobierno golpista de Michel Temer,  aliado de Mauricio Macri. Sin lugar a dudas esta modificación es un retroceso histórico para los derechos laborales conseguidos por el pueblo brasilero.

 

La reforma laboral ya conocida en la Argentina como “flexibilización laboral”, nombre que sonó fuerte en las épocas donde gobernaba Menem y posteriormente en el gobierno radical de De La Rua, trata de imponerse sobre el pueblo trabajador de Brasil exponiendo las maniobras políticas del actual gobierno. Se sabe que este modelo de reforma busca destrozar más de 100 derechos adquiridos a lo largo de la historia en el país vecino, estos son los puntos más importantes:

Permite la negociación individual entre el patrono y el trabajador.

Elimina la idea de jornada de trabajo, crea el trabajo intermitente.

Permitirá el despido por común acuerdo entre empleador y trabajador.

Inutiliza el salario mínimo nacional y los pisos salariales por gremio.

Bloquea caminos que hasta ahora el trabajador tenía para reivindicar sus derechos ante la justicia laboral.

Permite que la negociación colectiva con el patrón reduzca derechos que aún quedan en la ley.

Se permite el trabajo de mujeres embarazadas en ambientes considerados insalubres.

Inviabiliza la ley que reglamentó la convención sobre el trabajo doméstico y que garantizó derechos históricos a las trabajadoras del hogar.

Se podrá pagar al trabajador/a por periodo trabajado, recibiendo por horas o a diario.

Elimina el financiamiento a los sindicatos, que era obligatorio desde los años 40.

Un ejemplo que permite exponer la magnitud de esta reforma es:  imponer la «negociación» entre el trabajador y el patrono, sin presencia del sindicato, facilitando la imposición de condiciones por debajo del acuerdo colectivo, cuando éste exista.

 Difícilmente un trabajador o trabajadora con riesgo de perder su empleo o sufrir otras discriminaciones pueda enfrentar el poder del patrono y de la empresa. Al facilitar la contratación a destajo, por horas o por producción, el empleado está expuesto a una situación de permanente inestabilidad en el empleo y el sindicato verá minada su estructura de afiliación.

Estas políticas como mencionábamos anteriormente son conocidas en los países en donde los sectores concentrados de la economía buscan sacar provecho ‚  luego estos imponen la especulación financiera por sobre la producción, el empleo y el salario y van hasta por la fuerza del trabajo y los derechos de los que lo efectúan.

En coincidencia , el gobierno actual de los argentinos y argentinas busca disminuir los costos laborales, es decir, el salario que para nosotros es un derecho mientras que  para el gobierno de los de afuera es  simplemente “un costo” . Lo que realmente quieren es  encontrarse con una latinoamerica que sirva de fábrica barata para las empresas multinacionales ligadas a los grandes bancos y por otro lado poner al hombre al servicio de la economía y la economía nacional al servicio de las finanzas otorgando ganancias siderales a los que manejan el mercado financiero en detrimento de quienes trabajan.

En la Argentina algunas fuentes anuncian que el gobierno de cambiemos luego de las elecciones aplicaría un similar proyecto laboral, el mismo gobierno que ya lleva record en deuda pública y un brutal desempleo quiere ajustar aún más sobre el pueblo que lo eligió en las urnas.

 

Información adicional

Copyright