Nahuel Moyano — FCPyS

 

Anteriormente desde Revista Universitaria publicábamos una nota sobre Bolivia y la nacionalización del petróleo, sumado a la riqueza que generó para el bienestar del pueblo boliviano. Es importante mencionar el papel estratégico que tiene el Estado de Bolivia conducido por Evo Morales. Para continuar con este tema, esta vez nos enfocaremos en la política de Seguridad Social del Gobierno altoperuano, y cómo determinó la mejoría en la calidad de vida de las bolivianas y bolivianos. 

Conviene, antes que nada, dar un pantallazo sobre la situación anterior del Gobierno de Evo. El pueblo boliviano durante muchos años sufrió el embalse del imperialismo sobre su territorio. Esto repercutió en la calidad de vida de los altoperuanos y las altoperuanas. Mientras tanto, el imperialismo hacía un festín con sus recursos que son la minería y el petróleo. La población nativa masticaba coca, que es un estimulante que sustituye al apetito pero no alimenta. Por eso por mucho tiempo los bolivianos y las bolivianas tuvieron problemas de desnutrición, hasta que llegó Evo a la conducción del Estado.

A partir de entonces, es interesante la medida que ha otorgado el Estado boliviano de bonos para su población, con un solo resultado que es la mejoría de la calidad de vida del pueblo. Dichos bonos son: Juana Azurduy, Juancito Pinto, Renta Dignidad y el Subsidio Universal prenatal.

Cabe explicar para qué están destinados estos planes.

-       El bono Juana Azurduy es un incentivo económico para mujeres gestantes, condicionado con el cumplimiento de cuatro controles prenatales, parto institucional y control post parto. También incluye a niños y niñas menores de dos años, con la condición de cumplir doce controles integrales de salud bimensual.

-       El bono Juancito Pinto está destinado a niños y niñas que hayan cursado ocho años del sistema educativo estatal, seis de ellos correspondientes al nivel de primaria y los dos primeros cursos de secundaria

-       El bono Renta Dignidad es un pago mensual, universal y vitalicio para personas de 60 años o más, residentes en el país, con el objeto de permitir a los adultos mayores una vejez digna.

-       Con el subsidio Universal prenatal, las beneficiarias reciben productos alimenticios desde el quinto mes de embarazo hasta el nacimiento del bebé.

Según los datos del Ministerio de Economía, el presupuesto de 3.936 millones de bolívares será para la Renta Dignidad, que beneficiará a 1.061.287 adultos mayores de 60 años. 449 millones de bolívares están destinados para el Bono Juancito Pinto, monto que se repartirá a 2,2 millones de estudiantes. Este asciende a un pago de 200 bolívares anuales para cada estudiante, y en los últimos años permitió disminuir la tasa de deserción escolar en Bolivia en 4,4%. Además se asignaron 187 millones de bolívares para el Bono Juana Azurduy de Padilla, que tiene el objetivo de reducir la mortalidad materna e infantil en el país. Se espera llegar a 241.613 madres y niños (1).

Bien sabemos los argentinos desde que gobierna Mauricio Macri, que el Estado puede ser utilizado para beneficiar a ciertas minorías oligárquicas y garantizar la transferencia de renta al exterior. Sin embargo, si miramos a Bolivia, podemos darnos cuenta de que el Estado también puede ser utilizado en favor de los más humildes y de las grandes mayorías. Esto, lejos de ser un “derroche” (como afirma una famosa zoncera que se repite en la actualidad), mejora la productividad, el mercado interno y la calidad de vida del pueblo. Basta con observar que los bolivianos cobran doble aguinaldo, mientras que en la Argentina de Cambiemos cada vez se pierden más puestos de trabajo.

 

En una Latinoamérica conducida por gobiernos contrarrevolucionarios, donde el panorama parece oscurecerse cada día un poco más, se encuentra una pequeña esperanza en el Alto Perú, gobernado por Evo Morales desde el 2006.

En julio del 2018 escribí una nota sobre las persecuciones y asesinatos de líderes sociales y políticos, la situación no ha cambiado después de haber transcurrido 6 meses y medio. Llegado el 2019, se registraron 9 asesinatos de líderes sociales y políticos. Esto es un atropello más a los Derechos Humanos. Sin embargo no es difundido por los grandes medios de comunicación, que desprestigian con sus maniobras a gobiernos como los de Venezuela y Nicaragua.

En marzo de este año, Colombia afrontó un nuevo proceso electoral. Luego de dicha elección, en junio se realizó la segunda vuelta, donde salió victorioso Iván Duque, candidato fiel y servil a los intereses de Estados Unidos. La otra lista de “izquierda” era la de Gustavo Petro. En una América Latina donde los presidentes como Macri en Argentina, Piñera en Chile, Temer en Brasil y Moreno en Ecuador imposibilitan la integración Latinoamericana, la elección del máximo mandatario en Colombia no fue la excepción.

Colombia no corrió la misma suerte que México donde salió electo López Obrador. Recordemos que en ambos países Estados Unidos pisa fuerte con su política, ya que tiene a su disposición los medios de comunicación, gran parte de los partidos políticos y es el principal subsidiario del negocio del narcotráfico. Esto llevó a que ambos países en la actualidad tengan un alto clima de violencia.

Añadimos que el gobierno actual siguió los intereses de los EE.UU y el mandatario electo también seguirá esos pasos. Cuando el expresidente Juan Manuel Santos fue mandatario, no combatió la violencia, solo logró pactar con la FARC para apaciguar territorio colombiano. Como veremos en Telesur la paz no reina en Colombia y lo más sorprendente es la gran cantidad de fallecidos desde el 2016 hasta la actualidad.

Desde los acuerdos de Paz del 2016 hasta la fecha, se registraron más de 436 muertes de líderes sociales y además hay 131 muertos en el 2018, esto lleva lamentablemente al promedio de un fallecido por día. La mayoría de las muertes se han localizados cerca o en la periferia de la frontera. Cabe aclarar que en Colombia algunos de sus territorios están cooptados por el narcotráfico, donde el Estado no tiene control.

Por eso Duque es la representación de la política yanqui que someterá a las colombianas y los colombianos, lo que significa seguir el camino de su antecesor. Es un país donde prima la desigualdad social, la pobreza, la educación y la violencia.

En Argentina no se hace referencia desde ningún medio de comunicación nacional y provincial sobre la situación que se vive en el norte suramericano.

Que defendían estos líderes para que sean perseguidos y luego asesinados

La gran causal de los conflictos es por la tierra, los territorios y recursos naturales.  Es evidente porque suceden estas muertes,  en su mayor parte provienen de organizaciones son campesinas y/o étnicas.

Según el diario Telesur estos líderes tenían en común:

• Defensa del territorio y de los recursos naturales: Conflictos asociados a la oposición a los cambios en el uso del suelo. Impulso de iniciativas para la protección del ambiente.

• Procesos de restitución de tierras y de retorno: Es quizás, el asunto que más víctimas aporta. Es un círculo en que los propietarios legales iniciales fueron desplazados por grupos al margen de la ley. Cuando por sentencia judicial regresan a tomar posesión de sus tierras, muchos de ellos son asesinados.

• Defensa del territorio frente a intereses privados.

• Denuncias relacionadas con temas de expendio de drogas, presencia de actores armados y utilización de niños, niñas y adolescentes en sectores periféricos de centros urbanos

• Denuncias respecto a la inversión de recursos públicos.

 

 

Compartimos el link del mapa de los asesinatos de los últimos años en Colombia  para más información

https://www.telesurtv.net/telesuragenda/geografia-genocidio-lideres-sociales-colombia-201807190038.html.

 

¿La SuperLiga desfinancia los torneos del interior?

Publicado en Opinión Jueves, 15 Marzo 2018 16:15

En un comunicado, la AFA autorizó la desintegración de los Torneos Federal B y C. El argumento es fortalecer la Liga del Interior con la fusión de ambos Torneos. El posible nuevo torneo pasaría a llamarse Torneo Federal Regional Amateur. Esta medida provocaría una seria disminución del presupuesto para estos clubes, el cierre de algunos de ellos y la pérdida de docenas de empleos por la pérdida económica que conlleva.

Sintéticamente, ¿Qué significó Fútbol Para Todos? Dicho programa consistía en que el Estado financiaba a la AFA y esta era la que distribuía los recursos entre las diferentes categorías del Fútbol Argentino. Esto representaba una ayuda muy importante para los clubes más chicos, aportando también a su función social de fomentar el deporte como parte fundamental del desarrollo delas nuevas generaciones.  Es decir, fomentaba la competencia  y la posibilidad de que distintos clubes del interior pudieran soñar con ascender de categoría.

Resaltemos que, desde que se terminó el Programa Fútbol Para Todos, a los clubes del interior se les ha hecho difícil transitar los torneos federales. Esto es resultado de la aparición de la Superliga, que favorece a los grandes clubes de la Argentina, ya que posee los derechos de televisación de los partidos de la primera división. Por eso, una de las razones para rescatar el Programa Fútbol Para Todos es el  financiamiento que daba a los clubes del interior con el fin de que cumplan una función social y deportiva, expresándose el fútbol como parte de la cultura de los argentinos y argentinas.

Lo que está ocurriendo nos retrotrae a la década de los 90’, época en la que  varios clubes terminaron cerrando sus puertas generando que mucha gente se quedara sin trabajo. Este nuevo torneo perjudicará al fútbol del interior, al no ser televisados sus partidos, disminuirá la cantidad de sponsors y eso desfinanciaría aún más a los clubes.  Si este llegara a concretarse, el paso siguiente sería el avance sin control de las sociedades anónimas sobre el fútbol argentino, es decir los negocios por sobre la cultura y la pasión de las argentinas y argentinos.

Posiblemente, una vez más se entone en las canchas “Mauricio Macri la puta que te parió”